Cuadratura Júpiter Neptuno 2019 Para los nacidos entre 1975 y 1981. Urano en Tauro. Revisión y Reorietación.

Las personas nacidas entre 1975 y 1981 por configuración generacional comparten a Neptuno en Sagitario en los grados 11 a 22 y a Urano en Escorpio entre los 0 y 30 grados, marcando una época en el que la búsqueda de la verdad no se encontraba en su seno familiar, ni en la sociedad, sino en la propia capacidad de confiar en que un mundo mejor es posible y que ello sólo es posible a través de la formación continua y de la apertura a nuevos ideales de lo que significa el progreso en la vida. En la gran mayoría de los casos los secretos familiares, la tradición y las restricciones fueron el origen de las fobias (Urano en Escorpio) porque era un espacio peligroso. Criados en hogares donde el concepto de familia discrepaba mucho del ideal al que las personas con Neptuno en Sagitario aspiraban. En 2019 el ingreso de Urano en Tauro hace oposición al Urano de nacimiento (Escorpio) unido a la cuadratura que Neptuno desde Piscis está haciendo al Sagitario Natal. Es el momento de confrontar los ideales, de evaluar si los logros alcanzados son los que fueron originalmente, pero sobre todo y como mayor fuerza la oposición de Urano desde Tauro que hace que surjan los miedos, los fantasmas y la realidad de que muchas veces pensando que la sociedad, instituciones y organizaciones en las que desempeñan sus tareas, son otras formas de restricción. La mayoría de los profesionales de esta generación trabajan en grandes multinacionales que no hacen más que reproducir los viejos esquemas de destrucción de la individualidad al igual que las familias de origen. La realidad se presenta como cruel, despersonalizante y saturada. Aunque se haya alcanzado cierto grado de éxito, está surgiendo la necesidad de rever y re diseñar un futuro diferente. Momento de detenerse y darle otro objetivo a la vida. Este es un año clave para esto, porque la activación que genera Júpiter desde Sagitario en cuadratura a Neptuno en PIscis pone en primer plano este momento. Produciendo una gran sensación de vacío unida a una necesidad de escapar de lo cotidiano y de la abulia que se produce por la desilusión a través de ideales que con el tiempo no sean posible de concretarse. Es un gran momento para repensar el sentido de la vida, de lo logrado y de construir esos nuevos ideales, no desde el escapismo, sino desde lo que los que tienen a Neptuno en Sagitario saben hacer muy bien. Formarse para una nueva etapa que tendrá su mejor momento a partir de 2026.

Si estás interesado en ver este ciclo en stu carta natal y en tu vida, podés contactarte conmigo.

Un cariño, Mariana

Anuncios

Luna Nueva en Piscis- Un re-encuentro desde lo nuevo que somos. Urano en Tauro- Mercurio Retrógrado.

La llegada del mes de Marzo nos coloca en la impostergable sensación de retirarnos, de encontrarnos con aquellas personas y situaciones con las que vibramos en una misma frecuencia. El escenario en el que las alas neptunianas cobijarán el encuentro de la Luna con el Sol, nos invita a la introspección en soledad o junto a otros iguales, a aislarnos para re conectarnos con nuestro lado más intuitivo y sensible. Permitirse la sensibilidad es una forma de vida que no condice con la realidad de la cotidianidad que vivimos, en un mundo convulsionado, inseguro y agresivo. Cuando se forme la Luna Nueva, Mercurio estará retrógrado ,  Quirón ya en Aries, Urano ingresando en Tauro y Neptuno unificando la unión como totalidad de Luna/Sol. Los inicios que marcan las Lunas Nuevas son parte de finales, desde esta premisa podemos decir que estamos en un gran cierre de despedida de un ciclo en el que estuvimos cambiando una parte muy arraigada de nuestra concepción qué somos y qué queremos ser. La búsqueda de una nueva identidad significó una limpieza de los patrones en los que en general nos justificamos, un pasado, otros culpables de nuestra situación, etc etc. Empezamos ahora otra época, en la cual ya sabemos por lo menos que los cambios dependen de nuestra forma de procesar los acontecimientos y de cómo nos brindamos estabilidad material y emocional a nosotros mismos. La cuadratura Venus-Urano también está marcando un fuerte deseo de libertad, esa libertad interna que sólo podremos conquistar sabiendo que, como las estructuras, razones y principios en las que nos sostuvimos ya no serán los mismos, las tendremos que crear y trabajar para que tomen cuerpo. Muchas personas estarán sintiendo esta cuadratura como ruptura de relaciones, hartazgo en los trabajos, o necesidad de cambios de lugar, pero no es tiempo aún de decidir esos cambios tan abruptos, porque el sentido es crear y no destruir. Recordemos que Mercurio estará retrógrado hasta el 28 de marzo y que una cuadratura entre Júpiter y Neptuno está activa. Esta cuadratura es la que nos puede hacer pensar y creer que las cosas son de una forma, y en realidad no lo son. Las salidas escapistas y mágicas son salvavidas de plomo, que cuando se desintegran nos encontramos con la realidad, que es completamente distinta a la que nos imaginamos. Si somos capaces de encontrarnos y de sostener lo que realmente queremos para nuestra vida, esta es una lunación fantástica para apoyarnos en el sextil que forman Neptuno y la Luna Nueva con Saturno en Capricornio, porque solamente con la atención y la dedicación constante y realistas podremos lograr los objetivos trazados. Con la suficiente flexibilidad para afrontar los cambios internos y externos.

Seamos lo suficientemente cautos para no ser engañados ni engañarnos. Es tiempo de soñar y trabajar por los sueños. No de creer que sólo por imaginar se hace real. Utilicemos este tiempo para conectarnos, de inspirarnos, para desarrollar proyectos, para lanzarlos o hacerlos conocer luego del 28 de marzo.

LINKS; El Cambio es difícil, no cambiar es fatal. Sinapsis a la interioridad, Mercurio Retrógrado 5 de marzo

Mariana

Marte conjunción Urano y Cuarto creciente en Tauro. El momento en que ya estamos viviendo otra realidad. Estrella Mirach. 12 de Febrero 2019

Llegamos al momento en que si por alguna circunstancia no quisimos, no pudimos o nos resistimos a tomar conciencia de que estamos viviendo otra realidad de la que se presentaba como posible, a la que estábamos acostumbrados, llegó. La unión de Marte y Urano este año es de una significación importantísima, porque es la última vez que se reunirá en el el signo de Aries hasta dentro de 84 años. A esto se le une que se da en un grado crítico de Aries que es el 29. El grado 29 del signo de Aries (del Yo soy) es lo que podríamos visualizar como la disolución, el caos necesario para el resurgimiento concreto y real. Está asociado a la valentía, y desde la interpretación astrológica, animarse a ser lo que se es. Hay mucha tensión que nos está llevando, queramos o no, a impulsarnos a ser lo que nos hace auténticos. Cuando la realidad se hace cada vez más asfixiante nuestra fuerza de supervivencia se multiplica. Es tiempo de acción por el cambio y de concentrarnos en nuestros ideales y objetivos (Neptuno sextil Saturno). Estamos en un momento de gran confrontación entre el Eros o pulsión de vida y Thánatos (pulsión de conservación-muerte). Este cuarto creciente de Luna en Tauro es un llamado al instinto de supervivencia y cuando sucede esto es cuando nos vemos obligados a sacar a la luz la mejor versión de nosotros mismos, ser lo que somos. Si no existe algo que nos movilice, un proyecto hacia el futuro concreto y real, por el cual tengamos deseos de volcar nuestra energía, quedamos atrapados en la naturaleza entrópica propia de un sistema. Todo sistema sin retroalimentación tiende a su degeneración y a su muerte. Estamos con Sol en Acuario, los cambios y la urgencia de futuro están presentes. Cuando hay un por qué y un hacia a dónde, el caos (Urano) se organiza y somos capaces de ingresar a nuestro sistema (a nuestra vida), la cuota de retroalimentación para dirigirlo. No acallemos el instinto (Vesta y Mercurio están unidos en Piscis) porque será una guía en este proceso de creación de una realidad que podremos sostener solamente desde la llama interna que se encuentra en nuestra Alma despojada de todo condicionamiento. El proceso de individuación lo estuvimos viviendo los últimos dos años con el Nodo Norte en Leo, ahora tenemos que cuidar lo que descubrimos. El grado 29 también está presente cuando miramos a Quirón y vemos que se está despidiendo de Piscis para ocupar el lugar que deja Urano. Empieza otra etapa, en la que los que intenten mostrarnos las soluciones como una cuestión de fe dejarán de tener representación y autoridad porque llegó el momento en el que estamos construyendo nuestros propios sistemas que nos llevan a evaluar en qué ámbito nos sentimos inferiores y dominados para generar las estrategias y salir de allí. El instinto está unido a la supervivencia de lo colectivo ante la hostilidad y violencia del sistema (social, personal o intrafamiliar) que tiende a la exclusión (lilith en Acuario). El cuarto creciente en Tauro nos propone un camino hacia un ordenamiento (Luna Llena en Virgo del 9 de febrero) que no provendrá del afuera, sino que habrá que construirlo y para construir es necesario manifestar, hablar, comunicar solo lo comunicable a quien deba ser comunicado. Porque las palabras tienen carga de direccionalidad y lanzadas al viento quedan sin materialidad. Con la conjunción Marte Urano podemos sentir mucha inquietud y tensión si estamos pasivos. Pero mucha energía y determinación para inicios, originalidad y recursos para ponernos en movimiento y encontrar las forma de un camino distinto para llegar a donde nos dirigimos. Las repuestas están dentro nuestro, no las esperemos de otros. Nuestro instinto está muy abierto. Dejar la emocionalidad es una de las claves, porque podríamos caer en un mar de confusión y desánimo, Venus está en Capricornio y no está dispuesta a dejarse influenciar por el romanticismo. Busca concretar proyectos y relaciones que aporten estabilidad.

Aspectos más técnicos desde la astrología: La unión de Marte con Urano es una unión muy fuerte, de mucha energía que busca liberarse, es explosiva. En el grado 29 en que se da esta conjunción se encuentra la estrella Mirach asociada a lo Afortunado. Pero qué significa esto? Unido a los acontecimientos que se están sucediendo que para resumirlos es que Plutón está en conjunción al Nodo Sur en camino a la conjunción con Saturno: fin y cambio de estructuras. Venimos de un Eclipse de Sol en Leo el 21 de Enero, luego la Luna Nueva en Acuario del  4 de Febrero con Lilith como protagonista, que marcaron grandes finales a sostener lo insostenible, y para finalizar este período estamos con la conjunción de Marte y Urano en Aries en cuadratura a los Nodos Cáncer Capricornio. Sin dudas otra realidad ya está ante nosotros que nos desafía a ser lo que somos, a ser la retroalimentación de nuestra propia vida, ver nuestras debilidades para saber de nuestras necesidades, expresarlas, y canalizarlas con acciones. Sin esto se nos hará difícil entender que tenemos la inmensa responsabilidad de cuidarnos y recrearnos.

Mariana