Luna Nueva en Sagitario. Animarse a la Expansión y al Sentido. Luna de la Verdad. 7 de diciembre 2018

Para introducir los aspectos más importantes de la Luna Nueva en Sagitario me gustaría hacer una breve introducción sobre lo que es la Felicidad. a Júpiter se lo asimila a la expansión, alegría, felicidad y abundancia (entre otras cosas). Traigo este tema porque la pregunta por la felicidad puede tener innumerables respuestas, pero todas y cada una de ellas son variaciones sobre dos ejes fundamentales. La Pertenencia y el Sentido. Si analizamos momentos en los que podemos identificar como felices, notaremos que están íntimamente relacionados con momentos en los que somos uno con lo que hacemos. Es un estado de conciencia en la que la conciencia como ego no interviene. Cuando sentimos que pertenecemos a algo mayor que nuestra individualidad, podemos y de hecho lo hacemos llevar una vida comprometida con lo que hacemos, con nuestros afectos, con nuestra ideología, con las amistades y con lo que consideremos familia. En ese momento podremos percibir que la noción de tiempo cambia. es como si se parara. Pero el tiempo no se detiene, lo que detenemos es nuestro proceso de conciencia sesgada, para introducirnos en uno más amplio: el sentido de pertenencia y de sentido,  y porque es en el fluir cuando estamos creciendo. Júpiter y Sagitario encierran estos principios, el símbolo de Sagitario es una flecha lanzada hacia un objetivo, con el ánimo de la expansión del área de acción y de experiencia, a través del conocimiento del sentido de la vida. Porque toda acción tiene una teleología, un por qué. Dejar lo conocido para introducirnos en un estadio mayor de conciencia es parte de este proceso de Júpiter en Sagitario, con la sincronicidad de los Nodos Cáncer / Capricornio, que impulsará a salir de antiguas estructuras y verdades que ya tenemos adquirida, para crear una nueva estabilidad y seguridad vital. Esto es un proceso dinámico, pero con objetivos claros (a diferencia de Neptuno), de integrarnos en un proceso mayor al que estamos viviendo. Júpiter es el Gran Maestro del crecimiento hacia el futuro. Pero todo crecimiento y aprendizaje tiene que estar guiado y dirigido y aquí es importante la figura de Saturno y de Plutón, quienes desde Capricornio marcarán la necesidad de constancia y tenacidad para la generación de esa ampliación que irán marcando la consolidación de este proceso a principios de 2020. Que el planeta Marte al momento de la lunación se encuentre unido a Neptuno y ambos en cuadratura al Sol y la Luna en Sagitario, puede darnos una inmensa energía impulsiva sin dirección, que te coloque en actitudes y pensamientos autoritarios y fundamentalistas sin poder comprender las motivaciones y causas de la acción de otras personas, en el caso en que tu nivel de conciencia no esté abierto y dispuesto a la integración. Pero si estás dispuesto a llevar adelante ese salto de conciencia al que nos invita esta Luna, podrás encontrar la maravilla del dinamismo y de la posibilidad de poner en marcha nuevas áreas de experiencia. Otro aspecto importante es la Cuadratura de Quirón a los Nodos (Artículo), recordándonos que estamos en un momento de evolución y que somos nosotros siempre los que decidimos nuestro nivel de conciencia, sin esperar ni con la necesidad de quedar como víctimas.  Es una Luna Nueva de apertura, propicia para inicio de estudios, viajes reales o de conciencia, para relacionarnos más allá de las personas con que lo hacemos habitualmente. Inicia el año de Júpiter con sus beneficios, sus desafíos y frustraciones. 

Les dejo un Saludo, Mariana

Anuncios

Júpiter en Sagitario tiene dos caras

Júpiter es el planeta que todos tomamos como el benefactor mayor, pero como todo, este planeta también tiene dos caras.  Su cara más benévola es la que te brinda beneficios, oportunidades yy expansión. Es la apertura mental que nos permite trascender los propios límites. Podríamos llamarlo el planeta que te brinda regalos. Pero hay otra cara de Júpiter que está vinculada con el goce y el disfrute que esconde o enmascara el “no darse cuenta” de lo que por debajo está sucediendo. Toda expansión requiere de haber hecho un profundo análisis de la situación real y de estar muy seguros del sentido y de la trascendencia que tienen nuestras acciones, sobre todo en el ámbito del pensar y del actuar. Toda trascendencia implica saber de un límite al cual trascender. No podemos trascender lo que no conocemos. En el paso de Júpiter por Escorpio el trabajo fue hacernos conocer nuestra parte más oculta, nuestros deseos más olvidados en el deseo del otro, nuestras ganas de compartir. Pero para esto fue necesaria una limpieza muy profunda. Es por esta razón que era imprescindible llegar a este momento sin deudas, ya sean emocionales, como materiales, económicas o kárnicas. El lado oscuro o la otra cara de Júpiter en Sagitario es la de una suerte de fundamentalismo que poco a poco irá tomando forma. Ya comenzamos a notar fuertemente la exclusión de lo distinto como un otro invasor y violento. Esta manifestación de Júpiter en Sagitario es el producto de no haber comprendido que la libertad, la verdad y la trascendencia están íntimamente unidas. Van de la mano, no hay opción. Cuando el miedo a lo oculto, que podríamos verlo proyectado sobre la construcción de un sujeto social, etnia o cultura, en el fondo no deja de ser una construcción personal o social que cumple el rol de justificación de un estatus quo que sostiene su permanencia sobre la diferencia, la división y la condena. Pluton, el gran transformador y Saturno el gran constructor de estructuras, poco a poco se irán acercando. Este encuentro en el signo de Capricornio ponen en jaque las estructuras vigentes. Esta dupla tendrán sus Eclipses. Momentos en los que las estructuras vigentes se verán confrontadas con las reales necesidades personales El desafío del año 2019 se dirime entre si permanecemos justificando lo que está extinguiéndose, a través de la construcción de un otro enemigo, y temible o cuidamos el colectivo como una unidad en la cual podemos desarrollarnos. ¿Pagamos altos precios morales, éticos y vitales, sosteniendo lo insostenible? o ampliamos nuestras fronteras mentales ante la transformación plutoniana (incrementada por el paso de Urano por Tauro) o nos hacemos conscientes de estar vivenciando una época muy dura y crítica de finales, que requiere de todo el potencial de un nuevo paradigma. No son tiempos de confrontación, sino de consciencia sobre nuestras elecciones. El año 2020 está cerca, pero será el resultado dependerá de la liberación de deudas que hayamos procesado en 2018 y de la acción dirigida al cuidado de lo que nos nutre y nos permite crecer. Esto es el 2019.
Links recomendados:  Unificar lo que somos.
Previeux 2019

Instagram: @zonas_humanas_astrologia

Mariana

Octubre. Intensidad emocional. Terminar con deudas pendientes.

Empezamos el mes de octubre dejando atrás un período lleno de experiencias y vivencias que no sólo conmovieron nuestra emocionalidad sino que la sentimos fuertemente en el cuerpo.  El 1 de Octubre Pluton inicia directo. Plutón estuvo retrogrado desde el 23 de abril y en ese tiempo estuvimos trabajando los cambios internos con mucha profundidad pero ahora es cuando es tiempo de que esos cambios que se vienen sean definitivos porque Saturno también se encuentra en Capricornio. Los tránsitos de Plutón son lentos, pero con la presencia de Saturno se potencian. Los temas que encontrarán resolución y cambios son temas que vienen dando vueltas y que estamos manejando desde el año 2016.  Desde Mayo a Septiembre mucho ha pasado,  muchas personas se han confrontado con sus miedos otras con su propia imposibilidad de confiar en sí mismos y algunas han hecho una reconsideración de las relaciones en las que se encuentran. Hemos experimentado lo que significa que los puntos de apoyo tanto internos como externos ya no nos sostengan básicamente porque han perdido su sentido.  Desprendernos, luego de confrontar con las propias inseguridades, nos lleva en este mes de Octubre a una transición y a una preparación para fines de noviembre, pero hasta ese momento tenemos un mes de “revisión y corrección”. Júpiter se está despidiendo de Escorpio, en esta despedida lo acompaña la retrogradación de Venus que se desplazará hacia Libra. Este proceso será sobre nuestra conciencia sobre los deseos de pareja la relación y puntualmente sobre qué buscamos compartir.  Venus retrógrado en Escorpio nos arranca de la individualidad para llevarnos a comprender cómo y qué compartir. Vinculaciones intensas y transformadoras serán las que dominan el transcurso de este mes cargado de momentos de revisión de lo víncular y de los recursos emocionales y económicos. Relaciones que no han quedado cerradas, tanto reales como las que quedaron alojadas en nuestro inconsciente, se harán preeentes.  Los eclipses este año han marcado momentos de mucho cambio sobre los procesos individuales. El último de la serie que ocurrió el 11 de agosto pluton se encontraba  en quincuncio  al eclipse en Leo Esto fue una gran llamada sobre nuestra decisión de ver cumplidos nuestro propósito. Entre el 10 y el 12 de octubre este punto del eclipse vuelve a activarse pero ya Venus estará retrógrado en escorpio en dirección a libra con lo cual estaremos en ese proceso de corrección sobre nuestras acciones nuestros deseos y apegos en todo tipo de relaciones y temas económicos. Plutón que arranca directo el primero de octubre con Saturno en Capricornio nos da la capacidad y la posibilidad de construir, todo tomará otro sentidoen Noviembre,  porque no hay espacio para que puedan convivir lo que ya terminó con lo que estás construyendo. La presencia de Quirón en Aries te llevará a desarrollar tu talento y a trabajar sobre la propia imposibilidad para intentar sanar y ganar seguridad,  que verá sus frutos a partir de Febrero del 2019. Ahora aprovecha para fortalecer tus habilidades y tus deseos. Saturno proyecta a largo plazo, pero la proyección es sobre lo nuevo. Urano en oposición a Venus nos hace movernos para salirnos de nuestro propio conformismo octubre es un mes importante para proyectar. Mercurio en Escorpio nos hará comunicarnos con lo pendiente para comprender qué es lo que nos une y nos separa. Es muy probable que indaguemos en el sentido de las relaciones. Viejas deudas económicas y emocionales saldrán a la luz y tendrán que ser re negociadas,  octubre será un mes muy emocional donde las estructuras psíquicas estarán en el escena para dejar atrás el sentimiento de deuda.  Con deudas pendientes no se puede construir lo propio.

Empezamos a despertar a lo nuevo. Semana para reorganizar. 20 al 26 agosto.

Haciendo una rápida mirada sobre los últimos tres meses podemos darnos cuenta de que no solo estamos necesitando un espacio de asimilación emocional sino, y más que nunca, asegurarnos que lo único estable que tenemos es la seguridad de nuestra capacidad de transformación. Cuando las estructuras reales o proyectadas fueron cayendo una a una, lo único que queda en pié es nuestra capacidad de transformarnos. Esa transformación es el poder discernir entre lo que encontramos cuando miramos la realidad  tal cual se presenta ante nosotros y aquella que desde nuestra intencionalidad encontramos y configuramos. Ahora que Mercurio inició su ciclo directo y luego de haber sido protagonista del eclipse del 11 de agosto,  despertamos a una nueva forma de comprender cómo lo no resuelto se manifiesta como límite -por ahora lo seguiremos sintiendo de esa forma, hasta que Marte inicie directo el 27 de agosto-. Esta semana es ideal para comenzar a tomar contacto con ese proceso cotidiano tan necesario para construir. Muchas veces luego de tantos disturbios, tantos sucesos y cambios, quedamos agotados y con la sensación de que no vamos a poder con lo que viene. Es por eso que es ahora el momento para tranquilizarnos, reencontrarnos, perdonarnos y tenernos paciencia para poder darnos cuenta dónde se alojan nuestras inseguridades. Esta semana empieza a configurarse un gran trino de tierra, compuesto por el Sol en Virgo, Saturno en Capricornio y Urano en Tauro . Este Gran Trino se perfeccionará los días 24, 25 y 26 de agosto. La figura de  Gran Trino es una fuerte energía de manifestación de talento y como se forma en signos de Tierra, nos conecta con la materialidad y la factibilidad de nuestros procesos creativos.  Por eso es importante que tengamos en cuenta qué es lo que queremos hacer y sobre todo con qué herramientas, recursos  y elementos contamos para ello. Como el Sol entra en Virgo el 23 de agosto, tenemos la posibilidad concreta de trabajar, organizarnos y elegir cuáles son las acciones que debemos llevar adelante, y sobre todo de disponer de dedicación y tiempo. Esto es importante porque como conjuntamente a este gran Trino, Júpiter y Neptuno también hacen su trabajo. Cuando estos dos planetas se conectan el canto de las sirenas se hace sentir. Y al igual que los compañeros de Ulises podemos quedar atrapados bajo el encanto de lo irreal  y aquello que en un momento era posible con el trabajo sostenido, los objetivos claros y la dedicación y constancia necesarios, disuelto en lo ilusorio de lo profético de un salvador. El amor está presente esta semana, pero tengamos nuestros recaudos porque cuando Venus se cuadra con Plutón la valoración está en juego y con ello las disputas. A nivel económico no es una semana fácil, y hay que manejarse con cuidado. La pulsión por imponer nuestro orgullo nos distrae de lo importante. Es por es que lo mejor es  concentrar  la energía en nuevos proyectos y nuevas formas de manifestar lo que emergió luego de dos años de re encuentro con nuestro ser, porque lo que viene es empezar a cuidar lo que ya sabemos que necesitamos y a trabajar para conseguirlo sostenerlo Pero para esto falta un poquito pero no quiere decir que ya tenemos que estar dispuestos Akwid tenemos que estar dispuestos a cuidar de nosotros mismos de lo propio de lo que conseguimos porque si no somos nosotros quienes sabemos lo que necesitamos quedamos en el deseo de otro,  no sólo en el plano del amor, sino en el trabajo, la familia, amistades. Porque una vida vivida es una vida habitada.

Mariana   Mas info en post Instagram @zonas_humanas_astrologia

Claridad para sostener los cambios – Semana del 29 de Julio al 4 de Agosto

Estos meses no tenemos respiro. Desde mediados de Mayo, nada queda como estaba. Esto no significa que todo lo que sucede sea malo o bueno, es un mix no sólo interesante sino estresante, que implica y requiere un gran caudal de aceptación y de madurez emocional para no desestabilizarnos a niveles dramáticos. Sólo si aceptamos somos capaces de modificar. Repasando un poco, si la semana del 14 al 20 de Mayo tuvo su cuota de tensión y de imprevistos (1ra. Cuadratura de Marte directo con Urano), imaginemos las dos semanas que van del 29 de Julio al  12 de Agosto. Cuando vuelven a encontrarse estos dos planetas de imprevistos, agresividad, fuego, luchas, rebeldía) Muchos cambios que se aceleran pero que todavía no tienen claridad en cómo manifestarse o hacerse concretas. Si nos enloquecemos o pretendemos que las cosas sucedan tal como en algún momento lo planeamos, los sentimientos de ira y de cólera pueden afectar fuertemente nuestro sistema nervioso y nuestras relaciones. Sobre todo a partir del 6 de agosto cuando Lilith ingrese en Acuario, porque las características que asume Lilith en ese signo son de miedo  y reacción ante el poder ejercido como coacción de la libertad y de la pugna de voluntades y los temas legales estarán en primer plano para tratar de armonizar (Venus en Libra). Durante el periodo en que Marte continúe en Acuario formando cuadraturas con Urano (hasta finales de septiembre), la tensión no solo entre personas sino en lo social (Acuario son las organizaciones sociales) adquiere características de muy alto voltaje y de luchas ideológicas. Los días de mayor tensión de esta semana serán los días en que la Luna en su paso por Tauro active la tensión marcada por el último eclipse del 27 de Julio, los días viernes 3 y sábado 4 cuando se forma la fase de Luna Menguante que dará el inicio de la aproximación al eclipse del 11 de agosto (último de esta serie). Un aspecto interesante para tener en cuenta en estos días es que Mercurio que está retrógrado y que los eclipses que han sacudido profundamente para transformar y acelerar procesos, nos permite fijar nuestra vista y atención sobre cómo hacer para constituirnos en nuestros propios observadores de las experiencias que estamos viviendo en estos días y conjuntamente a ello tomar medidas que se dirijan con nuestro propósitos más sinceros e internos. Este desafío que viene de la mano de Mercurio/Venus, está ligado a discriminar y comprender rotundamente que las diferencias de criterios que puedan ponerse en juego en estos días no provienen del desamor, sino de la imposibilidad de poder salir de las posiciones fijas que podemos aún seguir sosteniendo. Así es que es un buen momento (aunque tenso), para saber si podemos aún desde nuestro dolor más profundo,  reconocemos y saber si podemos ser claros y con la fortaleza necesaria para sostener nuestras elecciones manteniéndonos suaves y flexibles actuando desde el amor. La respuesta a este interrogante podremos experimentarlo cerca del día 18 de agosto, para evitar que para mediados de octubre entremos en conflictos muy intensos relacionado a las relaciones y podamos comunicarn en forma clara y evitar caer en idealizaciones producidas por nuestras imágenes mentales proyectadas en el otro. Comienza una semana muy movida, para lo cual tenemos que integrar el desapego con la acción dirigida, aceptando que lo mismo a que estábamos acostumbrados ya no forma parte de nuestras vidas.

Mariana

 

Amor y Relaciones: delicado equilibrio entre frustración- restricción y libertad 23 de marzo al 1 de abril. Sanos silencios como forma de expresión.

Cuando hablamos de amor hablamos de Venus, pero tiene distintas formas de mostrarse según el signo en el que se encuentre. Venus en Aries como en estos días, es una Venus deseosa de expresar su amor, lo que quiere y desea en forma inmediata desde la sinceridad más simple, casi sin registro de que la paciencia y la espera son parte necesaria de la construcción de cualquier vínculo. Los días 19 al 21 de marzo la cercanía de Venus y Mercurio nos dieron días en los cuales los encuentros, los vínculos gozaron de la frescura, la sinceridad y la simpleza del gozo del encuentro, de la seducción del deseo y de la comunicación. Sin resquemores, sin especulaciones. Poco a poco esta unión se fue disolviendo, Mercurio entra retrógrado y se hacen presentes la frustración, los obstáculos, los miedos manipulatorios y las comunicaciones se trastocan, se tiñen de miedos ocultos, de ocultamientos. Se hace evidente que el dilema deseo-libertad si no ha sido trabajado intensamente se transforma en dominación, poder y distanciamiento. El miedo a expresar y el miedo a sentir oculto genera ruptura y deslealtad. Incongruencias internas que paralizan. La Luna Llena en Piscis del 17 de marzo  fue una luna que nos inspiró a animarnos a la posibilidad de nuevos inicios, ahora tendremos que saber y aprender a saber manejar los impulsos y reacciones que puedan hacerse presentes en esta semana del 23 al 1 de abril, ante una realidad que se puede sentir limitante y por lo tanto frustrante para la impaciente Venus en Aries relacionada con Plutón (transformación) desde Capricornio unido a Marte (acción). Es interesante mantener a raya la obsesión y el impulso de reacción, porque a partir del 1 de Abril Venus cambia sus vestiduras y se presenta tolerante, paciente y segura de que el gozo y el amor concreto serán aquellos  que perduren y para esto son imprescindible los cambios, la libertad interna, y la apertura a nuevas dimensiones del amor cuando en su paso toque a Urano y a Eris el día 29 de marzo, días en los que podemos acercarnos a la idea de que es mejor dejar de lado aquello que nos trae discordia y desunión interna en pos de las metas a largo plazo que fijamos con los Eclipses y la Luna Nueva en Piscis.

Mariana