Luna Nueva en Sagitario. Animarse a la Expansión y al Sentido. Luna de la Verdad. 7 de diciembre 2018

Para introducir los aspectos más importantes de la Luna Nueva en Sagitario me gustaría hacer una breve introducción sobre lo que es la Felicidad. a Júpiter se lo asimila a la expansión, alegría, felicidad y abundancia (entre otras cosas). Traigo este tema porque la pregunta por la felicidad puede tener innumerables respuestas, pero todas y cada una de ellas son variaciones sobre dos ejes fundamentales. La Pertenencia y el Sentido. Si analizamos momentos en los que podemos identificar como felices, notaremos que están íntimamente relacionados con momentos en los que somos uno con lo que hacemos. Es un estado de conciencia en la que la conciencia como ego no interviene. Cuando sentimos que pertenecemos a algo mayor que nuestra individualidad, podemos y de hecho lo hacemos llevar una vida comprometida con lo que hacemos, con nuestros afectos, con nuestra ideología, con las amistades y con lo que consideremos familia. En ese momento podremos percibir que la noción de tiempo cambia. es como si se parara. Pero el tiempo no se detiene, lo que detenemos es nuestro proceso de conciencia sesgada, para introducirnos en uno más amplio: el sentido de pertenencia y de sentido,  y porque es en el fluir cuando estamos creciendo. Júpiter y Sagitario encierran estos principios, el símbolo de Sagitario es una flecha lanzada hacia un objetivo, con el ánimo de la expansión del área de acción y de experiencia, a través del conocimiento del sentido de la vida. Porque toda acción tiene una teleología, un por qué. Dejar lo conocido para introducirnos en un estadio mayor de conciencia es parte de este proceso de Júpiter en Sagitario, con la sincronicidad de los Nodos Cáncer / Capricornio, que impulsará a salir de antiguas estructuras y verdades que ya tenemos adquirida, para crear una nueva estabilidad y seguridad vital. Esto es un proceso dinámico, pero con objetivos claros (a diferencia de Neptuno), de integrarnos en un proceso mayor al que estamos viviendo. Júpiter es el Gran Maestro del crecimiento hacia el futuro. Pero todo crecimiento y aprendizaje tiene que estar guiado y dirigido y aquí es importante la figura de Saturno y de Plutón, quienes desde Capricornio marcarán la necesidad de constancia y tenacidad para la generación de esa ampliación que irán marcando la consolidación de este proceso a principios de 2020. Que el planeta Marte al momento de la lunación se encuentre unido a Neptuno y ambos en cuadratura al Sol y la Luna en Sagitario, puede darnos una inmensa energía impulsiva sin dirección, que te coloque en actitudes y pensamientos autoritarios y fundamentalistas sin poder comprender las motivaciones y causas de la acción de otras personas, en el caso en que tu nivel de conciencia no esté abierto y dispuesto a la integración. Pero si estás dispuesto a llevar adelante ese salto de conciencia al que nos invita esta Luna, podrás encontrar la maravilla del dinamismo y de la posibilidad de poner en marcha nuevas áreas de experiencia. Otro aspecto importante es la Cuadratura de Quirón a los Nodos (Artículo), recordándonos que estamos en un momento de evolución y que somos nosotros siempre los que decidimos nuestro nivel de conciencia, sin esperar ni con la necesidad de quedar como víctimas.  Es una Luna Nueva de apertura, propicia para inicio de estudios, viajes reales o de conciencia, para relacionarnos más allá de las personas con que lo hacemos habitualmente. Inicia el año de Júpiter con sus beneficios, sus desafíos y frustraciones. 

Les dejo un Saludo, Mariana

Anuncios

El Amor en tiempos de Reflexión. Mercurio Retrógrado/Venus Directa. Una percepción sobre las Relaciones.

Encontrar otras formas, descubrir que lo que podemos tomar como auténtico se construye desde el reconocimiento de  límites existentes entre lo que deseas y lo posible. Ninguna unión es posible sin límites porque nada ni nadie puede unir lo que no existe previamente separado.  Amar implica valorar la capacidad de reconocer en el otro lo igual y distinto a mi y tener la capacidad de celebrar lo semejante y de respetar lo diverso. Esta es una ecuación que solo la permite el saber qué buscamos en cada momento y con qué personas. Todo acto de amor es un reto que nos indaga sobre la capacidad, predisposición y apertura a la que estamos dispuestos. Los últimos seis meses nos permitieron queramos o no, alejarnos de la necesidad de ser aceptados por un colectivo para ir al encuentro de lo propio. Este camino no fue fácil, porque no siempre sabemos expresarnos desde lo particular de cada uno de nosotros. Con el paso de Júpiter por Escorpio muchas verdades salieron a la luz luego de haber profundizado sobre qué damos, qué recibimos y qué valoramos. A su vez Urano en Tauro nos mostró que no todo es tan fijo y estable, y sobre todo que si no estamos dispuestos a modificar ciertas actitudes rígidas fundamentadas en un antifaz (Neptuno en Piscis), las consecuencias las sentimos en el cuerpo, en lo económico y en nuestra capacidad de valoración. Del 15 al 17 de Noviembre es un fecha importante a tener en cuenta porque se dan muchos cambios por los que podremos poner en práctica lo aprendido, pero con calma. Encontrando las propias formaa.  Venus retoma su tránsito directo. Mercurio inicia retrógrado. Marte ingresa en Piscis y los Nodos cambian de signo. Es como si la escenografía cambiase y tuviésemos que adecuarnos a ser nosotros mismos, en otro tipo de relaciones y creando ese espacio propio del que nos hemos sentido desplazados. Ante la necesidad de encontrar una estabilidad perdida, es probable que entremos en terrenos de confusión, de ilusión tomando ciertas percepciones como válidas cuando no lo son. Evitar esto será el importante trabajo de Mercurio retrógrado en Sagitario en cuadratura a Neptuno en Piscis. No nos permitamos quedar encerrarnos en nuestras propias ideas como si fuesen las únicas válidas y por las cuales todos debieran regirse, porque nos perderemos la posibilidad de comprender ampliamente y retirarnos de lo que permanece inmóvil, fijo, sin pisibilidad de cambio. No olvidemos de las dos caras de Júpiter que ya se encuentra en su signo, Sagitario.  Toda retrogradación es un aprendizaje y en Sagitario aún más. Aprender sobre lo necesario para nuestra expansión, tanto sea en la forma de comunicarnos, en los estudios, en ampliar nuestra visión de vida integrando el nuevo ciclo que está iniciando. Pero es momento de permanecer en un estado de actividad silenciosa. Creando estrategias vinculadas a los temas que estarán en primer plano en Enero 2019: hogar, familia, trabajo y cómo te presentas al mundo.

Seguir actualizaciones en Instagram  @zonas_humanas_astrologia

Mariana