2020. Un año en dos actos. Nos necesitamos livianos y comprometidos con el sentido. Introducción.

2020 se presenta como un año en el que estaremos dedicados a consolidar bases firmes y sólidas desde las cuales podamos lentamente crecer. ¿Qué significa crecer en este contexto? Saber y sentir internamente que todo lo que estamos haciendo está íntima y estrechamente vinculado con nuestros objetivos de vida. Hago esta aclaración porque 2020 será un año en el que quizás no obtengamos grandes manifestaciones de éxitos o logros si nos centramos en lo inmediato. Justamente porque el crecimiento estará relacionado con la solidificación de objetivos. El logro o éxito radicará en el mismo proceso de consolidación, es por esta razón que desde hace un tiempo vengo planteando la importancia de los objetivos y metas claras, porque serán nuestro norte. Objetivos y metas podríamos pensar que los tenemos siempre, y esto es verdad, pero por las características con las que se presenta el año, y por lo que significó 2019, todos internamente vivimos en cierta medida una importante re-significación de vínculos y de la forma de relacionarnos con nuestra auténtica naturaleza. Esto implicó dejar atrás muchos condicionantes para poder labrar el camino de la autenticidad. Nuestras verdades, miedos y deseos quedaron al descubierto y este es el año de plantearnos la vida desde esa ventana de autenticidad, alejada ya de pre-conceptos y axiomas vacíos.

La claridad sobre el por qué hacemos lo que hacemos, elegimos lo que elegimos y amamos lo que amamos será uno de los pilares de 2020 que, sin un sentido determinado que surja desde esa autenticidad propuesta por el Nodo Norte en Cáncer y dejando atrás (Júpiter conjunción Nodo Sur, y en Conjunción con Saturno Plutón 12 de Enero) el buscar imponer nuestros propios esquemas, sea a otras personas como a nosotros mismos y sobre la relación que tenemos con la vida y el mundo, estaremos construyendo sobre bases sin cimientos que verán sus primeros temblores a partir de 5 de Junio 2020 cuando el Nodo Norte ingrese en Géminis y el Nodo Sur lo haga en Sagitario al mismo momento en que se forma la segunda conjunción de Plutón -Júpiter (de las 3 del año), en este caso ambos planetas retrógrados. Ideal para reformularnos la segunda mitad del año desde una perspectiva más amplia.

La primer parte del año no es un buen momento para acelerar conclusiones o decisiones, aunque Urano desde Tauro a partir del 11 de Enero nos cree un alto grado de impaciencia y necesidad de que los cambios sobre los que venimos trabajando se hagan tangibles y concretos. Lo mejor será utilizar la fuerza y el impulso uraniano para profundizar los cambios que tenemos que hacer para lograr una estabilidad a futuro. La impaciencia y la aceleración es el camino que nos conduce directo a enfrentamientos y luchas generados por la propia sensación de necesidad de estabilidad. Es importante tener en cuenta que la estabilidad la encontraremos sólo en nuestro proceso de vivir en plenitud, y para esto es necesario no solamente adaptarse a los cambios sino identificarse con ellos. Saber administrar nuestra energía será vital en la primer parte del año, y esto es uno de los obstáculos con los que tendremos que tener mucho cuidado, porque nuestra mente ya está ubicada en un tiempo más allá del tiempo presente, pero los procesos aún se están gestando y habrá que transitarlos y consolidarlos en tiempos marcados por el ritmo de la conjunción de Plutón y Saturno en Capricornio del 12 de Enero. Estos dos colosos del cielo marcan cambios radicales y para que todo cambio prospere algo hay que derrumbar y nos tenemos despojar. Requiere mucho esfuerzo la construcción de esos nuevos cimientos sobre los que vamos a caminar a partir del 2021. Pero vale la pena porque será el encuentro con la propia capacidad de una real independencia que se esconde tras el aprendizaje sobre la confianza que aporta el conocimiento de nuestra potencialidad, cuando es libre, y sobre todo de nuestros límites para verlos, afrontarlos y sobrepasarlos y sobre todo de poder construir con un otro, sean relaciones de amor, sociedades, amistades más auténticas despejadas del sobrepeso que implica la búsqueda de que algún otro se haga cargo de las cargas emocionales de cada uno. Esa es la autenticidad y la libertad que reclama Acuario y hacia donde nos lleva 2020. El 19 de Diciembre 2020 Júpiter y Saturno ingresen juntos al signo de Acuario (Aire) que cierra un ciclo de conjunciones en signos de Tierra. Estamos presenciando y vivenciando un nuevo concepto sobre lo que es el hombre y su libertad, tratemos en lo posible de mantener la calma los meses de Enero a Junio y dediquemos nuestra energía a construirnos dejando algunos fragmentos atrás porque nos necesitamos livianos.

Links . SATURNO CONJUNCIÓN JÚPITER: EL INICIO DE UN NUEVO PARADIGMA —-

Feliz Inicio de Año 2020, Mariana ,

Podcast- Eclipse 26 de Diciembre 2019 5to. episodio

Te invito a escuchar el Podcast sobre el Eclipse del 26 de Diciembre. La Vida es un Proceso de Metas que nos acompañan hacia el Futuro.

Te dejo el Link: https://anchor.fm/mas-allu00e1-de-la-astrol/episodes/LA-VIDA-ES-UN-PROCESO-DE-METAS-QUE-NOS-ACOMPAA-HACIA-EL-FUTURO–ECLIPSE-DICIEMBRE-2019-e9ng5c

Mariana,

Solsticio 22 de Diciembre 2019. El punto de inicio de encuentro con el sentido de futuro.

El solsticio es el momento en que cambia la polaridad energética, llegamos a un clímax en el que replanteamos lo hecho hasta ahora hacia lo que vendrá. El ingreso del Sol en Capricornio da inicio a este solsticio al que este año se le añade un plus que viene de la mano de la unión de Plutón con Saturno que, como ya sabemos, marca el final de toda estructura caduca para dejar espacio a un nuevo principio de realidad. Esto implica que habrá una marcada necesidad de aislamiento interno (Luna Escorpio trígono Nodo Norte en Cáncer) para poder identificar qué emociones son las que nos invaden y perturban, porque sin este análisis profundo no tendremos la suficiente claridad y despego que posibilite ese salto hacia una visión a futuro. Con la fuerte influencia de Júpiter en Capricornio el concepto de Esperanza no está sostenida en la espera de lo que ocurrirá como auto cumplimiento…, sino que toma fuerza performativa que nos posiciona a tomar responsabilidad sobre la confianza de futuro dirigida a a hacerlo realidad.

Este solsticio marca tres meses (hasta el 20 de abril 2020) en que vamos a sentir muy profundamente la necesidad de liberarnos de esas estructuras caducas pero aún nos sentiremos sin las herramientas suficientes y con bastante incertidumbre y miedos. El sentimiento de no pertenencia y de soledad pueden imponerse sobre nuestra voluntad y llevarnos a grandes cuestionamientos sobre el sentido del esfuerzo al que estaremos sometidos, básicamente porque nos sentiremos sin contención ni emocional ni social. El sextil de Neptuno desde Piscis a Plutón en Capricornio nos aleja de los sistemas y modelos consumistas, para dirigir la energía a la construcción de estabilidad económica y emocional interna. Enero, Febrero y Marzo son los meses para conectar con el sentido y el por qué interno, para que cuando sea el Equinoccio del 20 de Marzo, con el ingreso del Sol en Aries, inicio del año Astral) con Quirón desde Aries en cuadratura a los Nodos (Cáncer-Capricornio) y nos conecte con lo que tenemos que dejar atrás para avanzar, no desperdiciemos la energía de la conjunción Júpiter, Marte y Plutón en Capricornio en sostener lo insostenible y utilicémosla para comenzar la real transformación a través del cambio de la valoración que le damos al instante para sostener lo que realmente permanecerá.

Mariana

Plutón despierta y con èl, el camino hacia 2020

La Luna Nueva en Libra abrió el camino para re definir què tipo de energía vamos a necesitar para el año próximo. El mes LIbra es el mes del encuentro con el balance y equilibrio que mantenemos con nosotros y con los otros. Venus y Mercurio se encuentran en Libra en tensión a la configuración que marcó fuertemente este año: la unión de Saturno, Plutón y el Nodo Sur. Hoy 1ro de octubre es el final de un ciclo en el que este año 2019 marca un final como prolegomenon de grandes transformaciones que se hacen necesarias para poder evolucionar de acuerdo a la esencia propia de cada uno. Saturno se une por última vez en Capricornio hasta el año 2048 cuando lo hará con el Nodo Norte. A partir del 3 de octubre cuando Plutón inicie directo el 3 de Octubre, serà el momento en que si quedamos anclados en viejos espejos, el sentimiento de estancamiento serà muy doloroso. Plutòn en Capricornio es una fuerza transformadora que nos sirve para ponernos en contacto y sentir nuestras propias estructuras limitantes, romperlas y eliminarlas, para dejar paso a otras nuevas que seràn las que utilicemos desde un espacio de mayor libertad. En Marzo Saturno ingresarà en Acuario por un breve lapso, como muestra de que existe otro timing y que lo que estemos construyendo será beneficioso y tendrá posibilidades de prosperar siempre y cuando esté sostenido en un sistema de estructuras basadas en la intelectualidad creativa destinada a la consagración de la unión entre la razón y la intuición y nociòn de futuro.

Ahora entramos en tiempos de elección y definición del camino a seguir y el compromiso que estamos dispuestos a asumir ya sea en relación con otros como en el balance interno que necesitamos para ser fieles (Júpiter en Sagitario) con aquello que tengamos que modificar, ahora que la cuadratura entre Neptuno y Jùpiter se está finalmente desarmando, y el impulso plutoniano nos moviliza a un surgimiento renovado. Es ahora cuando los resultados comienzan a mostrarse y cuando tenemos el tiempo de ajustar lo que deba ser ajustado . Si quedamos en la dualidad o indefinición, cuando inicie el tiempo de Escorpio, a partir del 23 de octubre, y el Sol se enfrente a Urano y Marte se cuadre a Saturno-Plutón y los Nodos, el sentimiento de frustración y destierro sobre nuestra propia vida puede transformarse en dependencia y obsesión sobre el afuera en lugar de ser un momento de manifestación y de integración de nuestra emocionalidad con nuestro valor personal y la posibilidad de nuevas formas de compartir desde la construcción de seguridad interna mayor intimidad y compromiso con los otros, sin temores, de una forma màs auténtica, creando relaciones desde el cuidado y el crecimiento.

Construir lo permanente desde una nueva permanencia, comprender las relaciones desde su posibilidad, dejando atrás aquellas en las que la valoración no sea de igual a igual. No existe relación posible si no somos conscientes del balance y equilibrio en la entrega y cuidado que ambas partes estén dispuestas a asumir.

Mariana

El despertar de Saturno- ¿Ilusión o Realidad? Después de la Luna Llena en Piscis. 18 de septiembre

La Luna del 14 de septiembre marcó el momento en que nos encontramos con la posibilidad de poner fin a procesos y mecanismos ilusorios bajo los cuales justificamos de una u otra forma el sentirnos imposibilitados. Porque la Luna Llena en Piscis puso en primer plano el sentimiento y la sensación de desamor y de soledad como uno de los síntomas de esta época en que no tenemos más opción que encontrarnos cara a cara con esa necesidad interior imposible de ser colmada por ninguna relación, ningún trabajo, ni ninguna riqueza extraordinaria, porque responde a la profunda e intensa pregunta del sentido y del por qué de nuestras vidas. Piscis representa la casa 12: ese anhelo de unión perfecta e ideal con un sentido de pertenencia mayor a la individualidad que experimentamos previo a nuestro nacimiento. Del 10 al 13 de septiembre fueron días muy desestructurantes y colmados de desánimo, en los que tuvimos que intentar no olvidarnos de nuestras prioridades, esforzándonos por poner orden interno para comenzar a construir el camino concreto que nos saque del contacto con ese desamor al que nos puede conducir la realidad concreta. El amor incondicional que busca Piscis solo lo podremos sentir en tanto lo construyamos consciente. Requiere de un real compromiso y verdad, primero con nosotros para luego compartir con el otro. Ya con Mercurio y Venus unidos en el signo de Libra, (casa de Venus, diosa del amor y de las relaciones) y Saturno despertando podremos comenzar a construir, si no quedamos atrapados por la proyección y la evasión, ese camino que nos permita tender redes reales junto a otros. Pero sin olvidarnos que primero tenemos que hacernos cargo de nuestra propia sensación de desamor.

El ciclo retrógrado de Saturno finaliza el 18 de septiembre luego de haber tenido 4 meses (desde el 28 de abril) para tomar contacto y aprender que la diferencia entre la ilusión y la realidad se encuentra únicamente en nuestra capacidad y potencia de descartar todo aquello que sostengamos para evitar un gran cambio en nuestra estructura interna. Puede ser por miedo al fracaso, a ver la realidad tal y como es, o por evitar hacernos cargo de la enorme tarea que supone elevar el deseo y la imaginación por sobre la fantasía. Del 18 de septiembre al 24 de diciembre comenzamos otra etapa con otra energía a través de la cual, si comprendemos que la frustración no surge del desear sino de un exceso de expectativas sin las acciones reales y adecuadas, podremos comenzar a re orientarnos hacia el compromiso concreto y real con cada uno de nosotros y de trabajar por el deseo concreto y tangible encontrando el equilibrio entre lo real y lo ilusorio junto a aquellas personas con las que sepamos que compartimos los mismos ideales de concreción, dejando atrás, con el cuarto menguante de Luna en Géminis del 22 de Septiembre, emocionalidades cargadas de desamor del pasado. ¿Tenemos claro lo que queremos construir?

Mariana, #horóscopo #astrología #astrology #astrologyposts #astrocoaching #saturnoencapricornio #astrologiahumanista #relaciones

Junio y la Luna Nueva en Géminis. Acallar y limpiar la mente para sostener objetivos. 3 de junio 2019

Estamos terminando el mes de Mayo, en el que las movilizaciones tanto internas como externas nos mostraron que ciertas formas con las que nos estuvimos manejando, ya no nos satisfacen. La última Luna Llena en Escorpio del 18 de Mayo reveló y puso luz sobre regiones oscuras de nuestra propia realidad. Conectarse con aquello que no hemos podido hacer o lograr puede ser extremadamente nocivo si lo tomamos desde la frustración sobre nuestra propia vida y la posibilidad de cambiarla. Nos puede dar miedo, inseguridad y una profunda tristeza con nosotros mismos y quedar perdidos en un sin número de ideas irrealizables. La cuadratura entre Júpiter y Neptuno que se está formando y que nos va a acompañar, con diferente intensidad, hasta el 23 de Octubre, tiene dos aristas. Una es la que nos puede instalar en un laberinto mental del que no podamos salir y en el que nos sintamos arrastrados no sólo a martirizarnos, sino a evadirnos en espejismos encontrando fuera de nosotros personas o situaciones a quienes endosarle nuestras frustraciones. O por el contrario a utilizar esta energía para motivarnos a buscar lo verdadero, lo concreto y real para enfocarnos en una transformación drástica hacia lo que queremos -posible (Neptuno sextil Plutòn-Saturno-Nodo Sur). La energía Géminis que estamos viviendo hasta el 21 de Junio es excelente para comunicarnos, para relacionarnos, pero con aquellas personas con las que nos encontremos como iguales y sean leales y reales. En este mes Géminis podemos perdernos en la dispersión o, por el contrario, llevarnos a una visión de síntesis y configuración de polo de sentido que se refleja en su opuesto Sagitario, donde hoy se encuentra Júpiter Retrogrado en oposición a Mercurio (en Géminis) y en cuadratura a Neptuno en Piscis). El peligro de esta configuración y en particular para los signos mutables de Sol, Ascendente o Luna (Piscis, Géminis, Virgo y Sagitario) es la estar en una fase de interrupciones mentales que operan como saboteo y distracciones. Esas interrupciones pueden estar motivadas en general y para todos por sentimientos de soledad, de pérdida, de gente que altera y a la cual le permitimos que altere e interrumpa un proceso interno de trabajo sobre objetivos. Pero siempre la responsabilidad por lo propio es de uno mismo, y en saber que este tiempo de activación de eclipses es fundamental para encontrarse con esas personas que ayuden, de hablar sobre lo que queremos y deseamos, y de compartir con aquellos que aporten y que apoyen un nuevo camino desde la valoración y el amor. La tarea de enfocarnos en nuestros objetivos parte de dejar atrás nuestros propios miedos y sombras a través de una voluntad elevada, de persistencia y de saber y poder limitar y limitarnos en nuestros procesos emocionales y mentales. Esto no quiere decir cerrase al entorno, sino de abrirse a lo valioso, a lo que nos estimula el alma (Urano y Venus en Tauro), sin miedo a dejar atrás lo conocido. Estamos iniciando un proceso que nos lleva de Junio a mediados de Octubre que por màs que sintamos una gran falta de motivación no es tiempo de claudicar, sino de cambiar, porque estamos marcando el camino para lo que será la manifestación de la transformación. Entre Junio y Octubre muchas alineaciones irán marcando el rumbo, pero inicia ahora a través de una profunda limpieza de nuestra mente, de lo que nos decimos y de lo que comunicamos. Nos puede costar màs o menos, pero es el momento de unir el pensamiento consciente con una nueva manera de accionar (Marte conjunción Nodo Norte en Cáncer). Es ahora, no te dejes de lado. Todo comienza por comprender la valoración que tenemos sobre nosotros, muy distinto a querer imponerse sobre otros.

Mariana