Luna Llena en Tauro. La emoción nos sacude ante verdades que se materializan. 12 de Noviembre

Un Luna llena en Tauro es la materialización concreta de lo vincular, pone a prueba la valoración que damos y que nos damos. Es una Luna que abre grietas casi irreparables y que deja al descubierto diferencias que van a ser muy difíciles de superar. En estos tiempos el amor pareciera agotado…. como si se hubiera escondido tras la sombra de una neblina que confunde lo que es el valor del compromiso y la aceptación de lo distinto como complemento y crecimiento. Es tan difícil encontrar actitudes claras y consensos que confiar es casi un acto de fe. El individualismo protectivo de un sobrecargado eje Nodal Cáncer-Capricornio, ante la cercanía de la unión de lod dos colosos: Pluton y Saturno que cada vez se siente con mayor potencia generan sequedad y separación en lo vincular. Nada más lejano a la superación y a la unión. La violencia se ejerce a través de la desintegración, como desaparición del campo de experiencia. Se le quita identidad. Toda esta marea emocional sale a la luz, se hace manifiesta y se activa con la conjunción que Mercurio le hace al Sol en Escorpio pudiendo darnos cuenta de lo que se encuentra detrás de actitudes, palabras, señales, profundiza sobre lo oculto. La Luna en Tauro que el 11 noviembre toca al rebelde Urano que busca la libertad del sentir y de expresión del valor propio se enfrenta a esta unión de Mercurio con el Sol. Podemos darnos cuenta de cosas maravillosas o de las realidades más crueles. Pero de lo que si estamos seguros es que esta Luna tiene la potencia de despertarnos, de crear. Esto no tiene por qué llevar a enfrentamientos, sino a tomar decisiones vinculadas a lo que tenemos que darnos cuenta sobre nuestra emocionalidad y a lo que tenemos que dejar atrás si o s, porque nos retiene. Es tiempo de dar fin y cierre para dar apertura a lo nuevo y no seguir anclados en grietas, disputas y poderes. Para esto hay muy buenos aspectos de sextiles y trígonos que llevan a poder implementar esta conciencia de pertenencia a algo que está más allá de reivindicaciones basadas en el poder. Personas, hábitos., formas personales, y relaciones tendrán la oportunidad de transformarse o finalizar. Cuando estamos atrapados en realidades que no queremos o que no aceptamos nos genera dolor, tristeza, enojo e irritación y todo esto repercute en nuestra vitalidad. Es momento de enfrentarse con lo que nos hace bien y construir hacia allí. Pero sin enfrenar a otros, sino creando. El poder creativo sobre nosotros mismos es la llave para alejarnos de luchas violentas con otros, de pensar que tenemos el poder de juzgar y criticar a otros. Todo tiene un tiempo, este es el tiempo de sembrar hacia una nueva forma, aunque existan realidades, sobre todo en lo político-social, que aún se resisten a una nueva forma de respeto por las personas. Tenemos la oportunidad de alejarnos de los engaños y mentiras que se disfrazan de legalidad o que se justifican desde la plena individualidad como camino de libertad y salida de la emocionalidad entendida como dependencia y factor de apegos. No siempre es fácil y sencillo, porque tenemos todos una tendencia a la conservación, pero es ahora cuando podemos finalizar con situaciones poco claras y engañosas.

Es una Luna de finales que da la apertura necesaria para el desapego concreto sobre expectativas ilusorias y poner claridad a la forma sobre la que buscamos construir y compartir.

Mariana. Si queres leer el análisis por signo podes entrar en Instagram https://www.instagram.com/zonas_humanas_astrologia/ o Facebook

Noviembre y la despedida de Júpiter en Sagitario, Resolviendo tensiones entre voluntades… y 2020??

El 3 de diciembre de 2019 Júpiter se traslada a Capricornio. En su paso por Sagitario (8 de Noviembre 2018 a 2 diciembre 2019) más allá de las distorsiones e ilusiones que produjeron las cuadraturas que tuvo con Neptuno, finalmente comprendimos que la verdad no es una mera construcción de la voluntad, sino que depende de la realidad y que eso es algo que no puede ocultarse ni dejar de ser tenido en cuenta. El inmenso proceso de transformación al que hemos estado sometidos requerirá de un enorme trabajo de construcción y estabilización que será una de las tareas de Júpiter por Capricornio. Desde Sagitario se planteó una expansión de consciencia y profundo aprendizaje, si hemos estado receptivos a la acción de finalización de las estructuras limitantes (apoyando el trabajo del Nodo Sur-Pluton y Saturno desde Capricornio), descubriendo y confiando en las propias capacidades y recursos internos; como la peligrosa faceta de afirmarnos y atrincherarnos sobre nuestras propias concepciones y principios como refugio de sustentación al sentir que la realidad en la que nos manejamos, los afectos, espacios y momentos de relajación uno a uno se fueron esfumando, cambiando o se encuentran totalmente resquebrajados, ya sea en la realidad o dentro nuestro. En ambos casos se produjo un enfrentamiento de voluntades y distanciamiento emocional con otros debido a un infinito sentimiento de protección interna ante el sentimiento de extrema vulnerabilidad, con mucha desconfianza ante la interpelación de la presencia de las necesidades de un otro. Todos nos estamos protegiendo, todos nos sentimos amenazados. Tenemos poco espacio interno para compartir. En algún lugar nos sentimos drenados.

Noviembre es un mes en el que no hay mucha posibilidad de acuerdos, ni encuentros porque estamos muy introspectivos haciendo un balance interno intentando separar las propias necesidades de la que no lo son. Las relaciones en toda su magnitud (personales, laborales, familiares) están en una profunda evaluación para determinar cuánta energía estamos dispuestos a dedicarles o si son posibles o no (dependerá de la capacidad de transformación que esa relación tenga). Júpiter desde Sagitario busca el sentido, y si no lo encuentra no permanece. Lo que se presenta a partir del 10 de Noviembre es un indicio fuerte de lo que será el escenario del 2020, Jùpiter hará un sextil Marte y Saturno un sextil a Neptuno marcando un tiempo de aprender a poner la energía donde se construye y no de sentirnos limitados en nuestra expresión. Los condicionamientos deben ser consensuados, no impuestos ni solapados. Esto estará muy vigente el año próximo y con mayor rigurosidad a partir de Junio. Pero para ese momento aun falta mucho, y sobre todo la fuerte influencia de la conjunción de Plutón y Saturno de Diciembre a Enero, y la triple conjunción Plutón, Saturno, Júpiter de Abril.

Preparemos la despedida de Júpiter de Sagitario para aclararnos internamente ya que con la Luna en Tauro del 12 de Noviembre trae excelentes alineaciones para finalizar un proceso interno de valoración, de concreción y finalización de proyectos. Y luego para cerrar el mes la Luna Nueva en Sagitario del 27 de Noviembre con Júpiter conjunción Venus para permitirnos una apertura desde un espacio de mayor libertad y objetividad y preparándonos para el eclipse del 26 de Diciembre (Júpiter conjunción Sol-Luna), porque a partir de allí las relaciones que no se transformen no tendrán chances de permanecer por mucho tiempo. Lo que viene es un tiempo de constancia en la construcción, no hay espacio para lo que no esté en esa dirección. Esto vale para todos los ámbitos de la vida.

Mariana

PODCAST.

Si te interesa ir más allá de las predicciones diarias……..te comparto una serie de Podcast desde una lectura astrológica de los procesos transgeneracionales que van marcando el tiempo, los sentires,  las relaciones, el concepto de amor, cuerpo. sexualidad, éxito, logro, fracaso, arte y compromiso con la comunidad.  Porque somos personas que pertenecemos a generaciones que se desarrollan en una dinámica y contexto más amplio que la propia individualidad.

Podés Escuchar el 1er Episodio

Millenials entre la Ruptura y la Rebeldía (Generación 1991-1995) : En este episodio analizamos una generación que todos ponen en discusión, los millenials. ¿Qué sucede con estos jóvenes atrapados entre viejas estructuras pero abrumados por la posibilidad de cambio? Un podcast por Mariana Simonassi