Mes Virgo, sintonizando con el 3er Chakra. El cuerpo es la voz del Alma

Con tantos planetas en Virgo y con los eclipses en Capricornio junto a Plutón y Saturno es un excelente momento para prestar especial atención a las somatizaciones corporales, a la autoexigencia y sentimiento de frustración. Porque la frustración no solo se genera por los acontecimientos de una sociedad que está en su final de ciclo, sino por la forma en que, más allá de lo concreto del mundo y de la vida cotidiana, somos capaces de gestar el discernimiento y trabajar por nuestro bienestar. El cuerpo es el envase del alma, sólo podemos vivir encarnados en la materia. El cuerpo es la voz del Alma, de los deseos, de las necesidades y gracias a él tenemos sensaciones, placeres concretos, abrazo, encuentros. Mercurio en Virgo es preciso, al igual que el mecanismo de los cuerpo vivos. Cuidar el cuerpo y mantener el equilibrio es cuidar el Alma y la posibilidad de encuentro con otros.

El 23 de Agosto inicia el mes Virgo con la particularidad de la formación de un Stellium de planetas (Sol,Marte,Venus y unos días después Mercurio). Virgo está vinculado a la función del Intestino delgado que discrimina los líquidos, sales, vitaminas útiles para el cuerpo y desecha lo sólido que no es necesario para un primer proceso de desarrollo. La glándula asociada con el proceso digestivo es el páncreas encargada de controlar los niveles de glucosa en el organismo. Estos órganos están relacionados con el 3er chakra: Plexo Solar, identificado con la Valentía, la Fuerza y la estrategia, las metas y los Logros. Todo nos remite a la forma por la cual concebimos y nos ubicamos en la relación que constituimos entre el mundo externo y nosotros. Virgo, el Intestino Delgado-Páncreas y el 3er Chakra responden a procesos de asimilación de la relación que generamos y construimos con el medio en que nos movemos, con el trabajo y con la propia capacidad de discriminación y discernimiento entre el cuerpo y lo externo, clave para un equilibrio entre la salud corporal y mental. Virgo es la frontera entre el Yo individual, en su desarrollo y afirmación a través de sus actos concretos y la vinculación con otros (Libra).  Cuando este Chakra está en equilibrio  se tiene discernimiento (capacidad que permite distinguir entre lo que se quiere y lo que necesita) y, por tanto, beneficia la capacidad de gestionar en forma eficiente y distendida nuestras obligaciones diarias, podemos poner ordenen a nuestros pensamientos y sentir que fluimos con la vida y en forma empática. Porque seguimos siendo nosotros en cada proceso de asimilación de lo que es parte de nuestro desarrollo. En cambio cuando la vida se presenta como algo externo a nuestro ser, cuando nos ejercemos demasiadas exigencia que nunca llegan a colmar nuestra exigencias más profundas y en respuesta a ello proyectamos la autoexigencia no satisfecha hacia los demás a través de enjuiciamientos, y nos privamos de satisfacer nuestras necesidades mínimas de bienestar, el páncreas y el intestino comienzan a sufrir desequilibrios. Como Virgo y el 3er chakra son la forma en que apreciamos la vida, el desequilibrio se manifiesta a través de dolencias y enfermedades como molestias intestinales, dolor de hombros, de abdomen, de oídos, imposibilidad de flexionar la cintura, inflamación de amígdalas y diabetes. No podemos organizar nuestros pensamientos y quedamos enredados en miedos, falta de confianza y limitaciones sin poder coordinar las acciones necesarias para el logro de objetivos.

Para activar el 3er Chakra: Es muy buena la exposición al Sol, con respiraciones a través del diafragma y con música relajante de orquesta. Cuando el tercer chakra se encuentra en equilibrio mejora el respeto hacia los demás porque no tenemos conflictos con la autoestima, nos sentimos más seguros y expresivos. Y los retos de la vida son desafíos que podemos asumir, porque tomaremos los propios.

“El verdadero secreto de la felicidad es exigirse así mismo y no a los demás”. “La libertad es aquella facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades” Emmanuel Kant.

Anuncios

Eclipse de Sol 2 de Julio. Inicia el Retorno a una nueva afectividad.

Julio 2019 es un mes en el que se abren y se cierran puertas dirigidas a que construyamos dentro de la temporalidad en la que vivimos, ese espacio que sentimos propio. Ese espacio que podemos llamar de varias maneras, pero que más allá del concepto que utilicemos para designarlo, todos refieren por su afectividad a la noción de hogar. Sin un espacio interno en el cual nos podamos habitar y en el que sintamos empatía entre lo que somos y cómo lo manifestamos en lo concreto de la vida, no podremos sentir ni construir un camino a transitar. Esto es lo que este mes nos propone con la fuerza implacable que traen los eclipses. Este 2 de Julio, cuando la Luna oculte el Sol, será un llamado a nuestra interioridad, a conectarnos con lo más íntimo de nuestra sensibilidad y deseo. Este año cada evento astronómico es una propuesta a una reconstrucción de lo que en algún momento quedó velado y olvidado. Los años 2019 y 2020 con Nodos Cáncer Capricornio, son años que están unidos como propuesta de encuentro con una nueva estabilidad tanto emocional como material de la mano de Urano en Tauro. En 2020 cuando Júpiter y Saturno se unan en el grado 0 de Acuario el 21 de diciembre, se cierra uno de los ciclos entre estos dos planetas que tuvo su inicio en Tauro en Mayo de 2000 en que los Nodos estaban ubicados igual que en este año. Aquel momento del 2000 marcó una profunda necesidad de conservación y seguridad en el plano económico para encontrar cierta libertad, Urano en Acuario, En 2020 dará inicio a otro tiempo, en el que sólo encontraremos la libertad y expansión en la conciencia interna de saber que lo que estamos construyendo y nos otorgue seguridad será aquello en lo que sentimos que estamos comprometidos desde la sensibilidad y una nueva estructura en la que nos sintamos pertenecientes, Urano estará en Tauro y Plutón Saturno en Capricornio.

Este 2 de Julio es un Eclipse en Nodo Norte, nos marca el inicio de una transformación interna, acompañado por el ingreso de Marte en Leo, que dará la fuerza y la voluntad de dirigir nuestra acción y voluntad en una misma dirección. Sabiendo que algo tiene que quedar atrás, y eso que debe quedar atrás son las dependencias emocionales a lo establecido y que no sintamos que nos representa. Es una potencia para mediar con la vida misma, como el poder que tenemos de tomarla en nuestras manos, haciéndonos responsables de lo que deseamos y valoramos. La afectividad como esencia de la revelación del surgimiento desde lo que somos hacia otros y hacia nuestro hacer en la vida. Sentirnos unidos y adheridos a nuestra identidad como gozo y alegría. Reconocerse y reconocer a otros desde lo que son. La cuadratura entre Neptuno y Júpiter (protagonista de este año), nos ha mantenido en medio de una nebulosa con intentos temporales de incertidumbre ante una realidad que no es confiable. Luego de pasados los dos eclipses de Julio, el 11 de agosto Júpiter inicia directo y la cuadratura en ese momento toma otra dimensión, la de poder ampliar nuestra conciencia y confianza hacia lo que somos y deseamos.

Si quieres leer el pronóstico por signo para Julio entra en Instagram Zonas Humanas Astrología

Mariana

Júpiter en Sagitario tiene dos caras. Temporada eclipses Cáncer Capricornio

Júpiter es el planeta que todos tomamos como el benefactor mayor pero como todo tiene dos caras, su cara más benévola es la que te brinda beneficios oportunidades expansión. Una mente abierta para trascender los propios límites. Podríamos llamarlo el planeta que te brinda regalos. Pero hay otra cara de Júpiter que está vinculada con el goce y el disfrute que esconde o enmascara el “no darse cuenta” de lo que por debajo está sucediendo. Toda expansión requiere de haber hecho un profundo análisis de la situación real y de estar muy seguros del sentido y de la trascendencia que tienen nuestras acciones,  sobre todo en el ámbito del pensar y del actuar.  Toda trascendencia implica saber de un límite al cual trascender.  No podemos trascender lo que no conocemos. En el paso de Júpiter por Escorpio el trabajo fue hacernos conocer nuestra parte más oculta,  nuestros deseos más olvidados en el deseo del otro,  nuestras ganas de compartir Pero para esto fue necesaria una limpieza muy profunda. Es  por esta razón que era imprescindible llegar a este momento sin deudas,  ya sean emocionales, como materiales, económicas o  kármicas. El lado oscuro o la otra cara de Júpiter en Sagitario es la de una suerte de fundamentalismo que poco a poco irá tomando forma. Ya comenzamos a notar fuertemente la exclusión de lo distinto como un otro Invasor y violento. Esta manifestación de Júpiter en Sagitario es el producto de no haber comprendido que la libertad, la verdad y la trascendencia están íntimamente unidas. Van de la mano, no hay opción. Cuando el miedo a lo oculto,  que podríamos verlo proyectado sobre la construcción de un sujeto social, etnia o cultura, en el fondo no deja de ser una construcción personal o social que cumple el rol de justificación de un estatus quo que se sostiene su permanencia sobre la diferencia., la división y la condena. Pluton, el gran transformador y Saturno el gran constructor de estructuras, poco a poco se irán acercando. Este encuentro en el signo de Capricornio ponen en jaque las estructuras vigentes. Esta dupla tendrán sus Eclipses. Momentos en  los que las estructuras vigentes se verán confrontadas con las reales necesidades personales El desafío del año 2019 se dirime en la encrucijada de permanecer justificando lo que está extinguiéndose, a través de la construcción de un otro enemigo y temible; o cuidamos el colectivo como una unidad propia en la que sentimos pertenencia y donde podemos desarrollarnos. Las opciones se bifurcan entre pagar un altos precio moral, éticos y vital sosteniendo lo insostenible, o ampliamos nuestras fronteras mentales ante la transformación plutoniana (incrementada por el ingreso de Urano a Tauro el 26 de marzo). Estamos comenzando a vivenciar una época muy dura y crítica. Época de finales, que requiere de todo el potencial de un nuevo paradigma. No son tiempos de confrontación, sino de consciencia sobre nuestras elecciones. El año 2020 está cerca, pero el resultado dependerá de la liberación de deudas que hayamos procesado en 2018 y de la acción dirigida al cuidado de lo que nos nutre y nos permite crecer. Esto es el 2019.

Links recomendados: Verificar lo que somos. 

Link recomendado: Previeux  2019

Mariana