Luna Llena en Aries. Pone a prueba la coherencia entre lo que soy, lo que pienso, lo que hago y lo que siento. 13 de octubre

Quirón, ese simbolito que nos indica ese sector en el que tenemos que aprender a conocer y enfrentar nuestra debilidad está ubicado en Aries desde fines de Febrero. Aries es el impulso más primario que nos trae y nos sostiene en la vida. Lo que nos da ganas e impulso de lograr lo que buscamos. En este momento ese principio vital recibe la luz del Sol e ilumina cual reflector nuestros miedos, heridas y partes más vulnerables. Es un foco hacia la capacidad que tenemos de tomar contacto y ponernos en marcha con lo que tenemos que transformar. Para romper con lo que nos paraliza o nos retiene en un continuo estado de carencia frente al choque con la realidad. Ese espacio en donde crecen y alimentamos los fantasmas. Encontrar el equilibrio (Sol en Libra) entre los 4 paradigmas sobre lo que soy (Sol en Libra), lo que quiero (Venus en Escorpio), lo que hago (Marte en Libra) y lo que siento (Luna en Aries), ayuda a construirnos sin caer en extremos estados de ansiedad nociva que nos conducen a situaciones de depresión. La ansiedad está generada por el terror a no poder transformar una realidad y que sea ella la que termina imponiéndose, y nos deje desarmados e imposibilitados de dirigir nuestra concreta potencia creadora (Saturno en Capricornio). El sextil entre Júpiter y el Sol nos da la posibilidad de simbolizar el contacto con el equilibrio necesario entre lo que nos damos, lo que necesitamos y lo que hacemos por ello. Marte desde Libra se opone a Quirón en Aries, estará en nuestras manos seguir actuando desde la reactividad, sintiendo que esa realidad que es el afuera está en oposición y actúa como limitante agresivo, o comenzar a descubrir dentro nuestro cuál es ese dolor e imposibilidad tan interna en la cual quedamos atrapados. Todas las configuraciones de los planetas son interpelaciones a nuestro ser, a nuestro actuar y a nuestros deseos. La de esta Luna Llena en Aries está marcada por ser la primera etapa del ingreso de Urano en Tauro marzo 2019 (otra forma concreta de manifestar nuestra potencialidad) y como el preámbulo del ingreso de Saturno en Acuario (estructuras de libertad) en Marzo 2020.

La característica de esta Luna es de ruptura, tensiones, imprevistos y exabruptos si nos dejamos llevar por el miedo y por la angustia, dos hermanas de la vida, que desactivan nuestra energía para los cambios a realizar que dejen sin espacio a los propios fantasmas. Y esto no es que no existan, sino que los podemos hacer conscientes para transitar la tristeza saludable sobre una pérdida o final que nos permite tomar contacto con nuestro dolor con la finalidad de salir de allí y que no se transforme en depresión. El estado de alienación de la voluntad.

Si querés ver la predicción detallada por signo entrá en Zonas Humanas Astrologia en Instagram Mariana

Algo se modifica en las relaciones que comienza viendo al otro como esa parte de ti. Equinoccio 23 de septiembre 2019

Hay un aroma que comienza a presentarse…. y que lo podemos sentir en el momento en que podemos detenemos en la demora y posar la mirada sobre el otro. Pareciera que inicia un proceso en el que los aromas buscan comprenderse para no mezclarse, sino para compartirse. Este es el clima en el que comenzamos a movernos marcado por el ingreso del Sol en el signo de Libra donde ya se encontraban Venus unido a Mercurio. Por como se presentan las posiciones y relaciones planetarias, y dentro del contexto en el que van marcando su ritmo, estamos en tiempos de reflexión sobre temas vinculares. ¿Cómo es posible que de lo que más se alimenta el alma, sea una de las cosas más complejas en nuestras vidas?. Vivimos en una sociedad del vértigo en el que el instante reemplaza a la permanencia. El instante se presenta como determinante, y suponemos y esperamos que ese instante que esté por suceder supere la amargura y decepción del que ya pasó. Los instantes rompen la narrativa a la efímera espera del cumplimiento de la promesa y esperanza del encuentro del sentido màgico (cuadratura Júpiter-Neptuno), creando en su lugar mayor desorientación, falta de sentido y mayor proyección sobre el otro como aquel que debe colmar las expectativas. Es tan alto el miedo a la soledad y a la frustración que los escondemos tras certezas y debajo de un sistema de control y limitación sobre las reales posibilidades de que el otro sea y se manifieste en su mejor condición. El otro posicionado desde la anulación opera como negatividad plena e impenetrable que alimenta en nosotros un mayor estado de soledad e imposibilidad de compartir. Quedamos reducidos y atrapados en la autoreferencialidad, limitados a una única y clausurada forma de reconocernos dentro de lo igual. Todo otro queda finalmente reducido a una amenaza desestabilizadora que a su vez, se refugia en su propia mismidad en una supuesta libertad enmascarada.

Este Equinoccio habla de la transformación que podemos generar sobre cada uno de nosotros para comprender que la vulnerabilidad es un espacio de crecimiento que a su vez es la del otro. La cuadratura que Mercurio y Venus tienen con Saturno, Plutón y el Nodo Sur al momento en que se enfrentan a Quirón es un maravillosi, aunque doloroso momento para comprender que en los vínculos nos transformamos, pero que esto no implica anularse ni anular. Es tiempo para examinar què y desde donde estamos dispuestos a acordar. No es lo mas fácil ni sencillo, porque acordar es ver al otro y verse a si mismo para desde la mayor honestidad estar dispuestos a comprender que el sostenimiento de la condición del ser del otro es de la única manera en que se puede construir en el tiempo, cambiando los instantes por continuidad para comenzar a caminar el sendero de la narrativa. Decir, actuar y amar a través de la limitación como creación de sentido de lo relacional. El límite es la preservación y la elección libre, porque solo en la preservación desde la apertura es desde donde podremos elegir real y verdaderamente la forma de vinculo que deseamos. Dejando atrás la violencia que genera el encierro en las pautas infantiles que en este tiempo pueden volver a salir a la luz.

La permanencia no es sostenimiento….. es la posibilidad de transformación y de elección libre.

Mariana

Luna Nueva en Piscis- Un re-encuentro desde lo nuevo que somos. Urano en Tauro- Mercurio Retrógrado.

La llegada del mes de Marzo nos coloca en la impostergable sensación de retirarnos, de encontrarnos con aquellas personas y situaciones con las que vibramos en una misma frecuencia. El escenario en el que las alas neptunianas cobijarán el encuentro de la Luna con el Sol, nos invita a la introspección en soledad o junto a otros iguales, a aislarnos para re conectarnos con nuestro lado más intuitivo y sensible. Permitirse la sensibilidad es una forma de vida que no condice con la realidad de la cotidianidad que vivimos, en un mundo convulsionado, inseguro y agresivo. Cuando se forme la Luna Nueva, Mercurio estará retrógrado ,  Quirón ya en Aries, Urano ingresando en Tauro y Neptuno unificando la unión como totalidad de Luna/Sol. Los inicios que marcan las Lunas Nuevas son parte de finales, desde esta premisa podemos decir que estamos en un gran cierre de despedida de un ciclo en el que estuvimos cambiando una parte muy arraigada de nuestra concepción qué somos y qué queremos ser. La búsqueda de una nueva identidad significó una limpieza de los patrones en los que en general nos justificamos, un pasado, otros culpables de nuestra situación, etc etc. Empezamos ahora otra época, en la cual ya sabemos por lo menos que los cambios dependen de nuestra forma de procesar los acontecimientos y de cómo nos brindamos estabilidad material y emocional a nosotros mismos. La cuadratura Venus-Urano también está marcando un fuerte deseo de libertad, esa libertad interna que sólo podremos conquistar sabiendo que, como las estructuras, razones y principios en las que nos sostuvimos ya no serán los mismos, las tendremos que crear y trabajar para que tomen cuerpo. Muchas personas estarán sintiendo esta cuadratura como ruptura de relaciones, hartazgo en los trabajos, o necesidad de cambios de lugar, pero no es tiempo aún de decidir esos cambios tan abruptos, porque el sentido es crear y no destruir. Recordemos que Mercurio estará retrógrado hasta el 28 de marzo y que una cuadratura entre Júpiter y Neptuno está activa. Esta cuadratura es la que nos puede hacer pensar y creer que las cosas son de una forma, y en realidad no lo son. Las salidas escapistas y mágicas son salvavidas de plomo, que cuando se desintegran nos encontramos con la realidad, que es completamente distinta a la que nos imaginamos. Si somos capaces de encontrarnos y de sostener lo que realmente queremos para nuestra vida, esta es una lunación fantástica para apoyarnos en el sextil que forman Neptuno y la Luna Nueva con Saturno en Capricornio, porque solamente con la atención y la dedicación constante y realistas podremos lograr los objetivos trazados. Con la suficiente flexibilidad para afrontar los cambios internos y externos.

Seamos lo suficientemente cautos para no ser engañados ni engañarnos. Es tiempo de soñar y trabajar por los sueños. No de creer que sólo por imaginar se hace real. Utilicemos este tiempo para conectarnos, de inspirarnos, para desarrollar proyectos, para lanzarlos o hacerlos conocer luego del 28 de marzo.

LINKS; El Cambio es difícil, no cambiar es fatal. Sinapsis a la interioridad, Mercurio Retrógrado 5 de marzo

Mariana

Cuando por última vez volvemos la mirada sobre nuestro pasado. Quirón retrógrado 5 de Julio

A la danza de planetas retrógrados (Neptuno, Plutón, Saturno, Júpiter y Marte) este 5 de Julio se le une Quirón. Para hablar de Quirón, tenemos que estar dispuestos a considerar que es un puente entre el pasado (saturno) y el presente (urano). Un punto de inflexión entre el orden la limitación y el sufrimiento del cambio y la reforma; pero sobre todo un enfocar sobre qué es lo que hacemos por los demás que no podemos hacer por nosotros y a eso yo lo llamo puente. Poner el foco sobre las áreas de nuestra vida y de nuestra emoción en las cuales no podemos observar nuestras necesidades y que por no poder atenderlas nos producen reactividad. Porque en el momento en que no somos capaces de enfrentar las propias debilidades y las proyectamos sobre los demás estamos provocando reactividad y falsa omnipotencia, colocando a los demás en un sitio que no les es propio y en consecuencia somos nosotros quienes nos colocamos en lugares de proyección constante que nos mantienen exiliados de nuestra identidad. Cuando Quirón entró en Aries  el 17 de abril (Link por signos)  venía de recorrer desde 2011 el signo de Piscis correspondiente a finales, a lo que está oculto a lo que se encuentra en el inconsciente y a los miedos, Durante esos 7 años el proceso estuvo dirigido a ponernos en contacto y disolver ese pasado que de alguna forma permanecía presente confundiendo cuales son nuestros límites y los de los otros. El breve tiempo transcurrido entre el 7 de abril y el 5 de Julio tuvimos la oportunidad de haber experimentado lo que significa posar la mirada sobre la propia capacidad de ser y de sentir y saber que ese paso sólo depende de la seguridad sobre nuestras capacidades y de la capacidad de dirigirnos hacia la autoafirmación y compartir con un otro (proyección sobre Libra). Ahora que comenzará su retrogradación para volver a ingresar en Piscis (retorno) el día 25 de Septiembre, lo hará junto a la Luna Llena en Aries para dar un cierre al ciclo de cómo nos concebimos y percibimos (nosotros y los otros). Será el tiempo de dirigirnos hacia el pasado, hacia los miedos para evaluarlos desde la experiencia de los dos meses en que transitó por Aries. Esta mirada será quizás como una última despedida que puede estar teñida de la nostalgia, del dolor y del sufrimiento interno que significa saber que no existirán excusas, más allá de nuestra propia voluntad de existir, para lo que podemos o queremos ser. En el paso retrógrado de Quiron, tendrán lugar los eclipses de apertura de los nodos Cáncer/Capricornio (cuidar de nosotros/apego a estructuras heredadas) y el cierre de los correspondientes a Leo/Acuario (identidad/apego a las ideas del colectivo) que ayudarán a reforzar junto con Urano en Tauro y el comienzo del ciclo directo de Júpiter en Escorpio (10 de Julio) lo que es necesario animarse a reconocer en nosotros, lo que nos mantuvo retenidos tanto en el ámbito de la valoración (monetaria y emocional) como en la disolución de la identidad. Es interesante destacar que la próxima vez que Quirón ingrese en Aries será dentro de 50 años (Mayo de 2068). Unos cuantos de nosotros estaremos experimentando por segunda vez este proceso, el anterior fue en Abril de 1968, de muy pequeños y otros de jóvenes. El efecto por el nivel de conciencia y las alineaciones que acompañan será muy distinto. Hay que animarse, porque seguro que algo del año 1968 quedó en proceso de elaboración y nunca es demasiado tarde!!!!!

Mariana

Luna Nueva en Tauro- Ingreso de Urano en Tauro. ¿Estamos listos para los cambios y para una nueva estabilidad?

A la preguntarnos de qué es lo que va a cambiar con este importante evento entre la Luna Nueva en Tauro y el ingreso de Urano al signo de Tauro, podríamos responder según el Signo, Ascendente y la Luna de cada uno el ámbito de la vida que estará por varios años en permanente modificación. Pero el sentido ultimo de la astrología no es sólo ubicar estas áreas, sino lo que implica en profundidad un cambio de este tipo. Desde la Luna Llena en Libra del 31 de marzo (Link: Amores, Tensiones, Placer ) que fuimos sintiendo, aquellos que se lo permitieron, las áreas que estarán puestas en juego en este nuevo período que tendrá su primeras manifestaciones en estos próximos seis meses. Los cambios se darán, no hay chance de que la tranquilidad taurina no se vea sacudida por la energía uraniana. Cambios en lo económico, en las formas de comprensión de la estabilidad, cambios en la valoración que nos concedemos, qué nos merecemos, cuál es nuestra capacidad de generar recursos. Todos estos temas estarán vigentes hasta Noviembre de 2018 destinados a evaluar profundamente en qué nos estamos negando a cambiar. Plantearnos nuestros proyectos de estabilidad real y no aquellos en que nos escudamos para evitarnos la confrontación con las necesidades reales. En el mundo las economías cambian y las necesidades se re-estructurarán. Se presentarán enfrentamientos tanto en lo personal como en lo colectivo por el poder económico, los recursos y el poder financiero (no nos olvidemos que Júpiter se encuentra en Escorpio en oposición a Tauro), ecos del período 1935 a 1942: xenofobia, recursos, conservadorismo.  La búsqueda de una nueva estabilidad es el reto. Otras formas de acción son necesarias que tiendan a lo práctico, a permitir la manifestación de la potencia de cada uno de nosotros. Evitar los pensamientos obsesivos y recurrentes es un buen antídoto que nos evitará anclarnos en la permanencia de aquellas personas o situaciones que no acompañen los estados de placer, gozo, vinculación y crecimiento conjunto. Estaremos casi obligados a alejarnos de todo aquello que se mantenga como estaba. Si bien no basta sólo con cambiar la forma de pensar para transforma la realidad, es importante que nos posicionemos desde otros parámetros porque esto es lo que nos permitirá no quedar disueltos en ella. Ese es el gran poder de cambio y transformación de Urano en Tauro. Ir por lo que valoramos, no claudicar en nuestra vitalidad, porque muchos de los cambios a los que nos veremos destinados nos transformarán fuertemente y para ello tenemos que saber lo más concreto posible hacia dónde nos dirigimos. Link. Cómo se presenta 2018: una nueva melodía   ; Te animas a otro texto de tu vida

Mariana