Luna Llena en Aries. Pone a prueba la coherencia entre lo que soy, lo que pienso, lo que hago y lo que siento. 13 de octubre

Quirón, ese simbolito que nos indica ese sector en el que tenemos que aprender a conocer y enfrentar nuestra debilidad está ubicado en Aries desde fines de Febrero. Aries es el impulso más primario que nos trae y nos sostiene en la vida. Lo que nos da ganas e impulso de lograr lo que buscamos. En este momento ese principio vital recibe la luz del Sol e ilumina cual reflector nuestros miedos, heridas y partes más vulnerables. Es un foco hacia la capacidad que tenemos de tomar contacto y ponernos en marcha con lo que tenemos que transformar. Para romper con lo que nos paraliza o nos retiene en un continuo estado de carencia frente al choque con la realidad. Ese espacio en donde crecen y alimentamos los fantasmas. Encontrar el equilibrio (Sol en Libra) entre los 4 paradigmas sobre lo que soy (Sol en Libra), lo que quiero (Venus en Escorpio), lo que hago (Marte en Libra) y lo que siento (Luna en Aries), ayuda a construirnos sin caer en extremos estados de ansiedad nociva que nos conducen a situaciones de depresión. La ansiedad está generada por el terror a no poder transformar una realidad y que sea ella la que termina imponiéndose, y nos deje desarmados e imposibilitados de dirigir nuestra concreta potencia creadora (Saturno en Capricornio). El sextil entre Júpiter y el Sol nos da la posibilidad de simbolizar el contacto con el equilibrio necesario entre lo que nos damos, lo que necesitamos y lo que hacemos por ello. Marte desde Libra se opone a Quirón en Aries, estará en nuestras manos seguir actuando desde la reactividad, sintiendo que esa realidad que es el afuera está en oposición y actúa como limitante agresivo, o comenzar a descubrir dentro nuestro cuál es ese dolor e imposibilidad tan interna en la cual quedamos atrapados. Todas las configuraciones de los planetas son interpelaciones a nuestro ser, a nuestro actuar y a nuestros deseos. La de esta Luna Llena en Aries está marcada por ser la primera etapa del ingreso de Urano en Tauro marzo 2019 (otra forma concreta de manifestar nuestra potencialidad) y como el preámbulo del ingreso de Saturno en Acuario (estructuras de libertad) en Marzo 2020.

La característica de esta Luna es de ruptura, tensiones, imprevistos y exabruptos si nos dejamos llevar por el miedo y por la angustia, dos hermanas de la vida, que desactivan nuestra energía para los cambios a realizar que dejen sin espacio a los propios fantasmas. Y esto no es que no existan, sino que los podemos hacer conscientes para transitar la tristeza saludable sobre una pérdida o final que nos permite tomar contacto con nuestro dolor con la finalidad de salir de allí y que no se transforme en depresión. El estado de alienación de la voluntad.

Si querés ver la predicción detallada por signo entrá en Zonas Humanas Astrologia en Instagram Mariana

Algo se modifica en las relaciones que comienza viendo al otro como esa parte de ti. Equinoccio 23 de septiembre 2019

Hay un aroma que comienza a presentarse…. y que lo podemos sentir en el momento en que podemos detenemos en la demora y posar la mirada sobre el otro. Pareciera que inicia un proceso en el que los aromas buscan comprenderse para no mezclarse, sino para compartirse. Este es el clima en el que comenzamos a movernos marcado por el ingreso del Sol en el signo de Libra donde ya se encontraban Venus unido a Mercurio. Por como se presentan las posiciones y relaciones planetarias, y dentro del contexto en el que van marcando su ritmo, estamos en tiempos de reflexión sobre temas vinculares. ¿Cómo es posible que de lo que más se alimenta el alma, sea una de las cosas más complejas en nuestras vidas?. Vivimos en una sociedad del vértigo en el que el instante reemplaza a la permanencia. El instante se presenta como determinante, y suponemos y esperamos que ese instante que esté por suceder supere la amargura y decepción del que ya pasó. Los instantes rompen la narrativa a la efímera espera del cumplimiento de la promesa y esperanza del encuentro del sentido màgico (cuadratura Júpiter-Neptuno), creando en su lugar mayor desorientación, falta de sentido y mayor proyección sobre el otro como aquel que debe colmar las expectativas. Es tan alto el miedo a la soledad y a la frustración que los escondemos tras certezas y debajo de un sistema de control y limitación sobre las reales posibilidades de que el otro sea y se manifieste en su mejor condición. El otro posicionado desde la anulación opera como negatividad plena e impenetrable que alimenta en nosotros un mayor estado de soledad e imposibilidad de compartir. Quedamos reducidos y atrapados en la autoreferencialidad, limitados a una única y clausurada forma de reconocernos dentro de lo igual. Todo otro queda finalmente reducido a una amenaza desestabilizadora que a su vez, se refugia en su propia mismidad en una supuesta libertad enmascarada.

Este Equinoccio habla de la transformación que podemos generar sobre cada uno de nosotros para comprender que la vulnerabilidad es un espacio de crecimiento que a su vez es la del otro. La cuadratura que Mercurio y Venus tienen con Saturno, Plutón y el Nodo Sur al momento en que se enfrentan a Quirón es un maravillosi, aunque doloroso momento para comprender que en los vínculos nos transformamos, pero que esto no implica anularse ni anular. Es tiempo para examinar què y desde donde estamos dispuestos a acordar. No es lo mas fácil ni sencillo, porque acordar es ver al otro y verse a si mismo para desde la mayor honestidad estar dispuestos a comprender que el sostenimiento de la condición del ser del otro es de la única manera en que se puede construir en el tiempo, cambiando los instantes por continuidad para comenzar a caminar el sendero de la narrativa. Decir, actuar y amar a través de la limitación como creación de sentido de lo relacional. El límite es la preservación y la elección libre, porque solo en la preservación desde la apertura es desde donde podremos elegir real y verdaderamente la forma de vinculo que deseamos. Dejando atrás la violencia que genera el encierro en las pautas infantiles que en este tiempo pueden volver a salir a la luz.

La permanencia no es sostenimiento….. es la posibilidad de transformación y de elección libre.

Mariana

Mercurio en Piscis- Sinapsis hacia la interioridad y su periodo retrógrado del 5 de marzo 2019

Mercurio rige las funciones, conexiones y comunicación neuronal que posibilita el contacto con el exterior, la comprensión, el aprendizaje. Cuando se encuentra en Piscis, signo que nos conecta con la zonas más profunda del inconsciente, el proceso neuronal de envío de información (sinapsis) se encuentra influenciado por la energía de agua. Dirigiendo la atención hacia la emoción, los recuerdos, la memoria. Un proceso de aislamiento y de introspección nos dificulta el pensar dirigido hacia el exterior y hacia el mundo. Podemos percibir que la vida cotidiana se hace pesada e insostenible, porque en realidad requiere de toda nuestra atención, que en estos momentos se encuentra desviada hacia nuestra interioridad. Mercurio estará en Piscis hasta el 18 de abril. Esto no quiere decir que hasta ese momento estaremos sintiendo la pesadez, la falta de atención y las dificultades para el pensamiento práctico. Pero sí que estamos haciendo un proceso de re conexión y de eliminación emocional que será más fuerte a partir del 5 de marzo. Esta semana Mercurio hace buena conexión con Venus que contrarresta la cuadratura con Júpiter que nos puede traer errores al apresurarnos en emitir juicios y al recibir información. Es muy importante estar atentos a estabilizar la emoción y evaluar la realidad de nuestras relaciones, desde dónde nos estamos relacionando y hasta dónde nos estamos adecuando y hasta dónde valorándonos, para no traicionarnos a nosotros mismos. 

El 5 de marzo Mercurio comienza su retrogradación luego de la unión con Quirón recién ingresado en Aries. Es como si regresara a buscar en nuestro interior aquello que nos mantiene retenidos y nos imposibilita nuestra acción. Pero como en ese mismo momento Mercurio y Quirón hacen un sextil a Venus en Acuario, para darnos la posibilidad de definirnos en libertad. Porque Venus es la representación de nuestra definición sobre lo que nos gusta, de nuestro deseo, de nuestra propia belleza y valor interno. Todo este movimiento va a estar condicionado por el ingreso de Urano en Tauro, con lo cual finalizada la retrogradación de Mercurio tendremos que tomar decisiones importantes por nuestra estabilidad y libertad. El 14 de marzo de une con el Sol y es un buen omento para revisar nuestras ideas para no quedarnos encerrados en nuestro pensamiento, sino utilizarlo para tomar contacto con nuestro potencial creativo. Es un día a tener en cuenta y no precipitarnos en nuestros juicios, porque al día siguiente se cuadra con Júpiter y podemos ser víctimas del engaño de nuestras propias palabras. Es preferible esperar hasta el 11 de abril para tomar resoluciones de importancia cuando vuelvan a encontrarse. Del 20 al 25 de marzo es un excelente día para rever el compromiso con nuestras metas y objetivos para modificar lo que sea necesario referido a nuestros ideales. El 28 de marzo Mercurio finaliza la retrogradación y Venus ya estará acompañándolo en Piscis, la manifestación del amor de Venus. Al retomar su camino directo irá conectando otra vez con Saturno, Plutón, y Júpiter para ahora sí estar más claros y despejados. Si estamos confundidos en lo que somos, no podemos accionar sobre lo que deseamos.

Mariana

Cuando por última vez volvemos la mirada sobre nuestro pasado. Quirón retrógrado 5 de Julio

A la danza de planetas retrógrados (Neptuno, Plutón, Saturno, Júpiter y Marte) este 5 de Julio se le une Quirón. Para hablar de Quirón, tenemos que estar dispuestos a considerar que es un puente entre el pasado (saturno) y el presente (urano). Un punto de inflexión entre el orden la limitación y el sufrimiento del cambio y la reforma; pero sobre todo un enfocar sobre qué es lo que hacemos por los demás que no podemos hacer por nosotros y a eso yo lo llamo puente. Poner el foco sobre las áreas de nuestra vida y de nuestra emoción en las cuales no podemos observar nuestras necesidades y que por no poder atenderlas nos producen reactividad. Porque en el momento en que no somos capaces de enfrentar las propias debilidades y las proyectamos sobre los demás estamos provocando reactividad y falsa omnipotencia, colocando a los demás en un sitio que no les es propio y en consecuencia somos nosotros quienes nos colocamos en lugares de proyección constante que nos mantienen exiliados de nuestra identidad. Cuando Quirón entró en Aries  el 17 de abril (Link por signos)  venía de recorrer desde 2011 el signo de Piscis correspondiente a finales, a lo que está oculto a lo que se encuentra en el inconsciente y a los miedos, Durante esos 7 años el proceso estuvo dirigido a ponernos en contacto y disolver ese pasado que de alguna forma permanecía presente confundiendo cuales son nuestros límites y los de los otros. El breve tiempo transcurrido entre el 7 de abril y el 5 de Julio tuvimos la oportunidad de haber experimentado lo que significa posar la mirada sobre la propia capacidad de ser y de sentir y saber que ese paso sólo depende de la seguridad sobre nuestras capacidades y de la capacidad de dirigirnos hacia la autoafirmación y compartir con un otro (proyección sobre Libra). Ahora que comenzará su retrogradación para volver a ingresar en Piscis (retorno) el día 25 de Septiembre, lo hará junto a la Luna Llena en Aries para dar un cierre al ciclo de cómo nos concebimos y percibimos (nosotros y los otros). Será el tiempo de dirigirnos hacia el pasado, hacia los miedos para evaluarlos desde la experiencia de los dos meses en que transitó por Aries. Esta mirada será quizás como una última despedida que puede estar teñida de la nostalgia, del dolor y del sufrimiento interno que significa saber que no existirán excusas, más allá de nuestra propia voluntad de existir, para lo que podemos o queremos ser. En el paso retrógrado de Quiron, tendrán lugar los eclipses de apertura de los nodos Cáncer/Capricornio (cuidar de nosotros/apego a estructuras heredadas) y el cierre de los correspondientes a Leo/Acuario (identidad/apego a las ideas del colectivo) que ayudarán a reforzar junto con Urano en Tauro y el comienzo del ciclo directo de Júpiter en Escorpio (10 de Julio) lo que es necesario animarse a reconocer en nosotros, lo que nos mantuvo retenidos tanto en el ámbito de la valoración (monetaria y emocional) como en la disolución de la identidad. Es interesante destacar que la próxima vez que Quirón ingrese en Aries será dentro de 50 años (Mayo de 2068). Unos cuantos de nosotros estaremos experimentando por segunda vez este proceso, el anterior fue en Abril de 1968, de muy pequeños y otros de jóvenes. El efecto por el nivel de conciencia y las alineaciones que acompañan será muy distinto. Hay que animarse, porque seguro que algo del año 1968 quedó en proceso de elaboración y nunca es demasiado tarde!!!!!

Mariana

Luna Llena Capricornio- Hacernos responsables de la emoción. Preview del Eclipse 12 de Julio, influencias para 2019.

Hablar de Capricornio, es hablar de responsabilidad, metas, estructuras, autoridad, seguridad material. Pero no olvidemos que estas categoría se encuentran muy movilizadas desde que Urano entró en Tauro.  Las Lunas Llenas en Capricornio siempre nos enfrentan frente a eje seguridad material: Luna en Capricornio,  seguridad emocional: Sol en Cáncer. Pero este año (finales de eclipse Leo/Acuario), esta Luna tiene la característica de dar un final concreto a todo tipo de seguridad material que no contemple un diferente tipo de seguridad emocional. Y ésta será la temática que se manifestará con el Eclipse del 13 de Julio y que teñirá el año 2019. El 28 de Junio a la 1:45 de la madrugada no sólo se enfrentará el Sol a la Luna, porque la Luna estará en exacta unión con Saturno retro en Capricornio. Cuando esto ocurre el tono de la emoción es de replegarse y de sobriedad, pero sobre todo de experimentar la estructura de la realidad como negativa, opresora y frustrante. De sentirnos excluidos, pero la pregunta sería si sentirse excluido es la contraparte de sentir que estamos siendo distinto a lo que se espera de nosotros. O sea siendo lo que somos o acercándonos a ello. El equilibrio y el balance de este sentimiento lo estará aportando Urano, marcando el ritmo irrefrenable de salir del sentimiento de carencia que nos sitúa en relaciones y situaciones de dependencia (Saturno/Luna), para enfocarnos a asumir las renovaciones necesarias de nuestras metas y de las formas de arribar a ellas. Para esto será interesante y sobre todo inteligente tomar y permitirnos el tiempo necesario para ponerlas en acción (Marte retrógrado en Acuario). Todo intento de precipitación solo generará las mismas reacciones. Junto a la configuración de la Luna Llena tenemos el ingreso del asteroide Ceres a su signo de residencia: Virgo haciendo un trino a Vesta. Ceres es una diosa capaz de tornarse vengativa cuando se trata de custodiar y discernir los cuidados necesarios de preservación. Es la madre que cuida y alimenta reforzando el paso del Sol por Cáncer.  A su vez Vesta desde Sagitario representa esa llama interna que nunca debemos descuidar y que busca respuestas sin temor a lo que encuentre y descubra, porque siempre es mejor conocer la verdad que mantenerla ocultarla (reforzando la acción de Júpiter en Escorpio).  Esta Luna en Capricornio (Cronos) marca los tiempos de una nueva seguridad interna,  porque las vendas caen (Neptuno Retrógrado), están ya en el piso y no es posible su restitución;  y con Quirón en Aries la revisión del pasado quedó definitivamente atrás para enfrentarnos con nuestra propia acción o inacción. Lo que haremos con lo descubierto depende de la responsabilidad que asumamos sobre la propia vida, las posibilidades están. No es un camino sencillo pero siempre vale la pena romper compromisos que ya no están vigentes.

Replegarse en la emoción despliega las verdades del corazón. Semana 18 a 25 de junio

Cuando podemos transformar la emoción en fuente de comprensión interna, estamos permitiendo un alto grado de sinceridad sobre nuestras acciones y abandonando una vivencia de tragedia y de angustia que inmoviliza y nos silencia. Tuvimos dos días importantes en que tuvimos la posibilidad de haber tomado contacto sobre cómo vivimos la emoción. El jueves 14 y viernes 15 luego de la Luna Nueva en Géminis “tiempo de Reset” con Marte conjunción Nodo Sur, fue cuando Venus apenas ingresada en Leo, se contactó con Quirón quien desde no hace mucho está ubicado en Aries (Link Quirón en Aries, Vernos permite actuar y estar). Esta relación de influencias permitió (a cada uno en distintas áreas de su vida) accionar sobre un cambio de posición sobre la angustia y la emoción.  Venus en Leo es un hermoso momento para despertar al amor. El amor que expresa Venus cuando se encuentra en Leo es de reconocer las relaciones de amor tal como nosotros somos capaces de amar. Es una Venus que necesita expresar la profundidad, calidez y la creatividad del amor verdadero. En caso de no puede concretarlo o existe un intento de camuflar sus deseos reprimiéndolos estamos limitando el flujo de la vida, cayendo en frustraciones y desequilibrios emocionales.  Es así que esta semana que inicia será una semana en la cual tendremos la enorme posibilidad de replegarnos (Neptuno retrógrado en Piscis trino a Júpiter retrógrado en Escorpio) sobre nuestra emoción, encontrar sosiego perdonándonos y personando, para sincerarnos respecto a lo que es el amor. Comunicarnos desde la emoción positiva nos llevará a construir lo que buscamos. Neptuno Retrógrado nos hará presente nuestros engaños y los de los otros. Esto no implica que estemos exentos de desilusiones, pero ¿qué mejor que enfrentarnos a esa sensación para empezar a construir desde la profilaxis emocional?. Venus y Marte estarán en oposición, las relaciones se verán afectadas para tener la posibilidad de ser re fundadas en la verdad y sinceridad. El 21 Venus se unirá al Nodo Norte contrapuesto a Marte unido al Nodo Sur, justo el día que el Sol entre en Cáncer (solsticio de invierno), marcando un momento de reconexión con lo que nos es cercano, con lo que nos hace sentir en casa. Con lo familiar. Urano seguirá muy activos desde Tauro, es el único planeta lento que se encuentra en marcha directa. Saturno, Plutón, Júpiter y ahora Neptuno están retrógrados, queramos o no estamos en procesos de revisión, de introspección. Démonos el tiempo interno para conectar, re-conectar y limpiar las emociones que por estar bloqueadas o no estar reconocidas quedan anquilosadas y se transforman en angustia vital.

Mariana