AÑO 2021. Equinoccio 20 de Marzo 2021

2020 fue un fin de ciclo que nos confrontó a la caída de una representación del mundo en el que sabíamos cómo movernos. En el que quizás no estábamos del todo cómodos, pero en el que sabíamos manejarnos. Todo tiempo de cambio de un sistema a otro es un momento crítico, porque el sistema de representación tiene que cambiar. Nuestros parámetros de interpretación y configuración se ven interpelados al cambio y tenemos que preguntarnos qué es lo que queremos y en qué estamos dispuestos a comprometernos. Cada vez que se produce un cambio se manifiesta un nuevo ordenamiento del mundo e internamente esto no es otra cosa que una nueva forma de relacionarnos con la realidad.

2021 presenta otra dimensión, la que nos mueve a romper con nuestros condicionamientos. Es real que los efectos de la demolición del sistema se van a hacer ver con todo su potencial este año, pero también es cierto que cada uno de nosotros llevó adelante un proceso de transformación y ahora es cuando las tenemos que poner en práctica. Todos estuvimos en un proceso de aislamiento en el que nos conectamos con nuestras necesidades esenciales reales, y es por ello por lo que tenemos trabajar. Comenzamos la construcción de esa nueva forma de relacionarnos con nosotros para poder conectar con nuestra inmensa capacidad productiva junto a otros.

Los tránsito tensos de Urano son disruptivos y atacan la fortaleza psíquica y física que construimos en torno a la autovaloración y autoestima. Y como Urano rige el hipotálamo (sistema nervioso) genera un especie de corto circuito que resiente la regulación global del organismo. y esto produce un alto grado de incertidumbre e inseguridad. Al estar en Tauro cuyo regente es Venus (recursos, economía y seguridades) y es el signo en el que se exalta la Luna (necesidades emocionales primarias) el ataque uraniano dispara una antigua memoria de supervivencia, de carencia y de imposibilidad, angustia y temor. La cuadratura (aspecto tenso) entre Saturno en Acuario y Urano en Tauro se traduce en la dinámica de sostener estructuras internas, mientras creamos las nuevas que son la que van a poder acompañarnos hacia el futuro.

El año inicia con Ascendente, Nodo Norte, Marte y Luna en Géminis, un signo de aire y dual que está regido por Mercurio que se encuentra en Piscis. Esto trae ya una interpretación directa del escenario como un año cargado de dualidad y dudas. De información volátil y cambiante que va a requerir de cada uno de nosotros un gran esfuerzo de claridad ante la diversidad de opiniones y de sucesos que se van a estar planteando. Los malos entendidos y los cambios de opinión van a ser el terreno más común en el que vamos a tener que movernos.

Toda actitud de intento de que la realidad se acomode a nuestros deseos van a encontrarse con una realidad que no responde a los viejos patrones. Quirón desde Aries puede activarse tanto desde la comprensión de que somos vulnerables y tenemos que cuidar lo que deseamos y por eso vamos a tener que trabajar con mucha dedicación transformando nuestras estructuras internas, o del lado más nocivo de sentirnos imposibilitados y que la realidad es algo externo a lo que nosotros podamos construir. 2021 trae ventanas de claras posibilidades de desarrollo, pero tendremos que poner en práctica nuevas formas de certezas internas y cuidado de no dispersarnos

Los cambios son procesos dolorosos que implican pérdidas. Ante esto el miedo se dispara como reacción, y desde el miedo nada podemos construir. Por eso será muy importante el cuidado que tengamos de nuestra mente y cuerpo y de la construcción de redes afectivas reales y auténticas. Estamos en medio del cambio donde los puentes hacia una forma pasada de representación del mundo se cortaron y sólo nos queda seguir hacia adelante en la construcción de otro sistema de representación en el que nos sintamos más incluidos.

Buen inicio de Año

Mariana

Equinoccio 22 de Septiembre 2020. Re escribir nuestro contrato con la Vida.

Con el ingreso del Sol en Libra dio inicio el Equinoccio de Primavera/Otoño que este año marca el inicio del proceso de re estructuración con el movimiento que Mercurio estará haciendo desde el 23 de Septiembre al 19 de Noviembre. En ese tiempo de retrogradación de Mercurio desde el signo de Escorpio hacia Libra los temas que estarán sobre la mesa serán los relacionados a lo económico y de qué manera estaremos planteando los compromisos a futuro. Pero primero tendremos que estar dispuestos a revisar el compromiso que vamos a asumir con nosotros mismos.

Libra es el único signo que está representado por una simbología inanimada porque es un portal de balance que nos introduce en la experiencia con el otro. Rige los acuerdos, el aprecio y la aceptación, conceptos básicos para que sea posible un equilibrio de voluntades. Ese delicado equilibrio entre mi voluntad y la del otro es lo que posibilita la convivencia. No es entrega, es acuerdo. Cuando esto sucede el respeto se hace presente y las relaciones son posibles. Pero….  estos son conceptos que en estos momentos están en tensión y las experiencias librianas de acuerdos no son fáciles porque cada uno está revisando su propio Contrato con la Vida y puede estar costando mucho hacerlo, Marte está retrógrado en Aries (el Yo Soy). De esa revisión que hagamos va tratar esta segunda parte del año astrológico… De re escribir ese contrato sobre nuestra voluntad que nos permita establecernos en la vida desde el sentimiento de concordancia que nos abre el espacio a lo Bello. De hecho Libra está asociado a ese difícil equilibrio que permite que lo Bello se manifieste, está regido por Libra.

En todo tiempo de negociación con otros nuestros puntos débiles salen a la luz, no los podemos esconder, esto estará sucediendo para que a partir de Octubre podamos negociar con nosotros mismos ese Nuevo Contrato con el que tenemos que atravesar esta nueva etapa. Saturno y Plutón arrancan directos el 29 Septiembre y 4 de Octubre lo mejor sería ya estar dispuestos a tener una lapicera en la mano para comenzar a re escribirlo.

Mariana

Equinoccio del 20 de Marzo 2020. Se cierran fronteras al exterior, una apertura a la cercanía. Anticipa Nodos Géminis-Sagitario

Los efectos del cambio de paradigma que anunciaba la triple conjunción Plutón, Júpiter y Saturno con eclipses Cáncer Capricornio y la influencia de Urano desde Tauro ya está entre nosotros. Nada iba a quedar igual y en esto estamos… obligados a repensarnos en un mundo que se frenó y que al mostrar su vulnerabilidad descubre la nuestra. Ya se anunciaba la importancia de tener metas y sentido claro para sostenernos en los cambios que traía la conjunción de Saturno, Júpiter y Plutón en Capricornio. Ahora la estamos viviendo. El inicio del año astrológico marca a nivel mundial un repliegue hacia el interior necesaria para sentar nuevas bases que acompañarán nuestro desarrolla hasta 2023. La energía del ascendente en Capricornio con el que inicia el año marca un tono en general para todos de mucha exigencia que tendremos que canalizan en acciones concretas, prácticas y con sentido. Si pensamos que todo se puede mantener por el solo hecho de controlarlo, tendremos grandes posibilidades de caer en serias decepciones y frustraciones. Será muy importante centrarnos en nuestra capacidad de sostener objetivos, no obsesivamente, sino a largo plazo. Pero tenemos que tener en cuenta que vamos a tener que luchar contra un sentimiento de extrema soledad y aislamiento, que si bien es necesario para los cambios y trasformaciones que vienen, nos pueden hacer perder ese sentido tan necesario de hacia dónde nos estamos dirigiendo. No es el mejor momento para buscar salidas y opciones con la finalidad de contenernos emocionalmente, porque sólo serán formas de retrasar el compromiso que tenemos que asumir internamente sobre nosotros mismos. Será inevitable que estemos haciendo un repaso de nuestra vida en especial desde el 2008 año en que Plutón entró en Capricornio. Y nos daremos cuenta que en mayor o menor medida todos hemos tenido modificaciones y transformaciones muy profundas en la zona Capricornio de nuestra Carta Natal, y es ahora, a partir de que Saturno ingrese en Acuario el 22 de Marzo hasta el 30 de Junio cuando vamos a poder comprender el gran cambio estructural que significa este período tanto a nivel personal como de políticas de Estado y Economía para que a partir de Diciembre podamos empezar a sentir un poco de mayor estabilidad.

Este año el Sol estará ubicado en la casa 2 al momento del Equinoccio y esto habla claramente de la economía. de los sistemas de producción y del cuerpo físico. O sea que estos temas son los que van a marcar el tono del año. Pero es importante saber que Quirón sigue en Aries unida a Lilith también en Casa 2 y haciendo cuadratura a los Nodos. Todo esto es indicativo de cómo los Estados a través de sus gobiernos tendrán que redireccionar sus políticas con la máxima manifestación de vulnerabilidad que se mostró a nivel pandémico. El “cuerpo” y la vida pasaron a ser un objeto de temor y esto si nos dejamos arrastrar por las turbias aguas neptunianas de los que se alimentan algunos medios de comunicación fatalistas que buscan rédito y raiting sólo incrementan el instinto de supervivencia de la fuerza plutoniana que puede llevarnos a individualismos extremos de salvación, y ese será el peor camino. Porque estamos ante una gran enseñanza sobre lo que implica el pertenecer a una única comunidad. Este aprendizaje lo vamos a tener muy claro con los primeros 3 meses de Saturno en Acuario y por la Luna en Acuario con que inicia este año porque la única forma de construir verdad y legitimidad será a través de la unión con otros respetando la igualdad y las libertad individuales.

Marzo y Abril son los meses más desestabilizantes en donde se nos imponen los grandes cambios, en estos meses es importante no dejarse llevar por ilusiones y ensoñaciones porque podemos perdernos la gran posibilidad de poder organizar los cambios necesarios, aunque tendremos tres fases importantes en que se despiertan procesos importantes de cambios porque se muestran realidades y verdades para aceptarlas y trascenderlas. Estas fechas son del 17 de Marzo al 5 de Abril, del 18 al 30 de Junio y del 10 al 20 de Noviembre .

Es importante tener en cuenta que todo el proceso del año para todos, pero quizás con mayor intensidad para las personas que tengamos planetas, el Ascendente o el Medio Cielo en los 10 primeros grados de los signos fijos: Acuario, Escorpio, Leo y Tauro. y en los 10 últimos grados de los signos Cardinales: Cáncer, Capricornio, Aries y Libra, todo este proceso de disolución nos puede tornar obsesivos, angustiados o temerosos, y que justamente esos estados emocionales pueden llevar finalmente a limitarnos en el sostenimiento del sentido sobre metas y objetivos.

Todo cierre de ciclo es agonizante por ese motivo es necesario e imprescindible construir y construirse desde lo que viene, y lo que viene es un nuevo paradigma social, político y económico.

Links Cambio de Paradigma La Vulnerabilidad de los sistemas Quirón en Aries por signos. En qué estamos cuando estamos.

Mariana,

Algo se modifica en las relaciones que comienza viendo al otro como esa parte de ti. Equinoccio 23 de septiembre 2019

Hay un aroma que comienza a presentarse…. y que lo podemos sentir en el momento en que podemos detenemos en la demora y posar la mirada sobre el otro. Pareciera que inicia un proceso en el que los aromas buscan comprenderse para no mezclarse, sino para compartirse. Este es el clima en el que comenzamos a movernos marcado por el ingreso del Sol en el signo de Libra donde ya se encontraban Venus unido a Mercurio. Por como se presentan las posiciones y relaciones planetarias, y dentro del contexto en el que van marcando su ritmo, estamos en tiempos de reflexión sobre temas vinculares. ¿Cómo es posible que de lo que más se alimenta el alma, sea una de las cosas más complejas en nuestras vidas?. Vivimos en una sociedad del vértigo en el que el instante reemplaza a la permanencia. El instante se presenta como determinante, y suponemos y esperamos que ese instante que esté por suceder supere la amargura y decepción del que ya pasó. Los instantes rompen la narrativa a la efímera espera del cumplimiento de la promesa y esperanza del encuentro del sentido màgico (cuadratura Júpiter-Neptuno), creando en su lugar mayor desorientación, falta de sentido y mayor proyección sobre el otro como aquel que debe colmar las expectativas. Es tan alto el miedo a la soledad y a la frustración que los escondemos tras certezas y debajo de un sistema de control y limitación sobre las reales posibilidades de que el otro sea y se manifieste en su mejor condición. El otro posicionado desde la anulación opera como negatividad plena e impenetrable que alimenta en nosotros un mayor estado de soledad e imposibilidad de compartir. Quedamos reducidos y atrapados en la autoreferencialidad, limitados a una única y clausurada forma de reconocernos dentro de lo igual. Todo otro queda finalmente reducido a una amenaza desestabilizadora que a su vez, se refugia en su propia mismidad en una supuesta libertad enmascarada.

Este Equinoccio habla de la transformación que podemos generar sobre cada uno de nosotros para comprender que la vulnerabilidad es un espacio de crecimiento que a su vez es la del otro. La cuadratura que Mercurio y Venus tienen con Saturno, Plutón y el Nodo Sur al momento en que se enfrentan a Quirón es un maravillosi, aunque doloroso momento para comprender que en los vínculos nos transformamos, pero que esto no implica anularse ni anular. Es tiempo para examinar què y desde donde estamos dispuestos a acordar. No es lo mas fácil ni sencillo, porque acordar es ver al otro y verse a si mismo para desde la mayor honestidad estar dispuestos a comprender que el sostenimiento de la condición del ser del otro es de la única manera en que se puede construir en el tiempo, cambiando los instantes por continuidad para comenzar a caminar el sendero de la narrativa. Decir, actuar y amar a través de la limitación como creación de sentido de lo relacional. El límite es la preservación y la elección libre, porque solo en la preservación desde la apertura es desde donde podremos elegir real y verdaderamente la forma de vinculo que deseamos. Dejando atrás la violencia que genera el encierro en las pautas infantiles que en este tiempo pueden volver a salir a la luz.

La permanencia no es sostenimiento….. es la posibilidad de transformación y de elección libre.

Mariana

EQUINOCCIO Y LUNA LLENA EN LIBRA. EL DILEMA DE LAS RELACIONES. 20 marzo 2019.

Iniciamos el año astrológico con una Luna Llena en Libra, indicador de que el tinte del año será en el plano relacional. La paradoja detrás de esta Luna, en que sincronizan dos principios, el de inicio de año con el de cierre (Luna Llena) de heridas sobre nuestras relaciones, marcando claramente un antes y un después en la forma en que manejaremos nuestros vínculos. De alguna forma esta Luna nos evidencia en qué medida hemos dejado o no atrás viejas heridas emocionales. La influencia del entorno astral muestra una gran tensión entre lo que deseamos, cómo lo construimos y desde qué expectativa. El hecho de estar abandonando el origen más profundo de la construcción de los vínculos emocionales, nos genera una polarización tanto interna como externa. La presencia de los Nodos en el eje Cáncer Capricornio, y en este mismo signo la conjunción de Saturno con Plutón es una gran fractura con lo que en algún momento pensamos que debía o tenía que ser de alguna forma determinada. Muchas veces nos resistimos a la experiencia de encontrarnos en plena libertad de decisión y elección porque esto implica evaluar y poner en claro qué tipo de compromiso tenemos con nosotros mismos. Palas Atenea (sabiduría y estrategia) en el signo de Libra se encuentra retrógrada, significando este análisis sobre la relación que somos capaces de generar y sostener con nuestro deseo. Esta Luna Llena del 20 de Marzo es la primer Luna de una serie de tres en que el dilema de la libertad en las relaciones se resolverán finalmente el 27 Octubre. Construir vínculos desde la libertad (Venus está en Acuario junto a LIlith) implica un compromiso que quizás aún no estemos tan decididos a asumir, tengamos en cuenta que Marte está en Tauro que es una fuerza unidireccional. A su vez Juno en Géminis genera dualidad y no estar fijo a una forma determinada. En este esquema las relaciones que generen dependencia (estar pendiente) ya no sean tan atractivas, porque en su esencia implican relaciones de poder y de verticalidad. Las relaciones que se generen en este tiempo, tienen que poder ser de igual a igual, sin estar pendiente, sino de poder fluir, de sentirse perteneciente y no pertenecido. La igualdad es dignidad (Marte trígono Plutón) y el Amor merece la mayor cuota de dignidad entre las personas. Urano abandonó Aries, en los vínculos ya no hay reactividad. Urano en Tauro (Venus regente) en cuestiones de Amor plantea la construcción lenta, y si gozamos en ese estar construyendo, permaneceremos, si no, simplemente no. Sobre todo cuando Venus-Lilith en Acuario forma un semisextil separativo a Plutón. Qué significa esto? Que Venus (Amor y Valoración) está en una fase de transformación. Ya tuvo su encuentro con Plutón y el Nodo Sur del 15 al 20 de febrero cuando rompió con dependencias. Estos 15 días hasta el 5 de Abril muchos temas en relaciones saldrán a la luz para luego poder tomar decisiones.

Si te interesa leer las influencia signo por signo de esta Luna podés entrar en Instagram Zonas_Humanas_Astrologia

Mariana