Luna Llena en Acuario. 3 de Agosto 2020. Sentido de futuro

Algunas Lunas marcan momentos de pasaje y esta Luna Llena en Acuario es una de ellas. Ahora es cuando podemos comenzar a hacernos cargo de la urgencia por instalarnos ya, desde otra perspectiva, en esta nueva realidad de la que estamos siendo protagonistas. Toda oposición es confrontación, y en cada confrontación podemos permanecer instalados dogmáticamente en nuestra posición o encontrar un camino de síntesis y resolución de opuestos que nos abra nuevas posibilidades de accionar. ¿Cómo vamos a comprender lo que es la libertad si no lo hacemos en primera instancia liberándonos de nuestros propios dogmatismos? Es a partir de Agosto cuando podemos comenzar a sentir la influencia de los Nodos en el eje Géminis/Sagitario. Tradicionalmente se entiende que toda Luna Llena es la culminación de un proceso, pero la particularidad de esta Luna en Acuario por ser un puente hacia 2021 por la cuadratura Tauro/Acuario, es que si actuamos desde el concepto de clausura o cierre podemos estar muy limitados para el accionar si lo hacemos de acuerdo a nuestra voluntad individual, y el resultado será quedar atrapados en un dogmatismo ivalidante. Si bien esto a nivel social se va a manifestar con toda su fuerza, a nivel personal quizás podamos manejarlo de otra forma. La conjunción de Venus al Nodo Norte en Géminis nos mueve a hacer un balance objetivo de resignificación sobre la relación que sostenemos tanto con nuestro entorno como con los valores sobre los que construimos pertenencia, proximidad y cercanía. Géminis es la energía que nos pone en contacto con lo que nos es ajeno a nuestra propia interioridad y a la forma de comprensión. En este pasaje de Venus sobre el Nodo Norte, luego de haber estado mucho tiempo retrógrada nos insta a expresarnos desde una amplitud de comprensión mayor de la que contábamos. Pero como también está formando un quincuncio a Saturno retrógrado en Capricornio, el sentimiento de pérdida, limitación y melancolía por esa parte nuestra que está siendo obligada a quedar atrás se va a hacer sentir. Sobre todo teniendo en cuenta que quizás ahora nos estemos dando cuenta de la dimensión de la violencia a la que estuvimos sometidos los últimos meses.

A partir de Agosto la energía se torna super dinámica y las contradicciones y choques entre dos modelos de realidad comienzan a surgir. Esta es la fuerza de la cuadratura que Urano le está haciendo desde Tauro al Sol en Leo y a la Luna en Acuario-. Los tres signos (Acuario, Leo y Tauro) son de naturaleza fija y esto anuncia que los cambios a los que estamos siendo movidos por la acción de Urano, si bien en principio nos pueden costar un poco, en el momento que se aceptan son radicales. Todo proceso con Urano en medio no es transformación es cambio,

Lo que vamos a estar atravesando de ahora hasta mediados de Diciembre va a ser una constante y permanente construcción desde un sentimiento de inadecuación frente a un sistema que ya no genera inclusión y otro que aún no termina de iniciar. Ya estamos transitando la co existencia de dos realidades, somos jinetes de dos épocas que van a estar en fuerte pugna en 2021, dejar paso a lo nuevo no es rendición ni abdicación de principios, es simplemente el ciclo de la vida que se abre paso.
Una Luna Llena para comenzar a dar espacio a lo nuevo, que no es más que el desprendimiento de una capa de nuestro ser.

En cada uno de nosotros convive una huella o memoria de un momento creador originario, esa es la energía de Acuario y a lo que esta Luna Llena nos convoca. es a predisponernos a transformar la ansiedad en actos concretos, coordinados y destinados hacia el sentido de futuro, porque la dimensión de futuro se construye desde una conciencia de presente.

Mariana…..

Venus Retrógrada en Géminis. Tiempo de hablar de las relaciones y el amor.

A Venus se la asocia con el amor, pero en realidad va más allá del amor idealizado en abstracto. Representa la belleza que resulta de la armonía de la conexión entre lo que deseamos, lo que hacemos y lo decimos y pensamos. No existe armonía si no tenemos claridad para valorarnos y valorar lo distinto. Esta es la magia de las relaciones, poder desprenderse del narcisismo de valorar desde uno mismo y no desde el otro. De querer que el otro sea lo que deseamos. La química de toda relación está en el permitirse mostrarse mutuamente para elegirse.

Este año Venus y Marte los signos de la energía femenina y masculina estarán retrógrados, Venus en Géminis y Marte en Aries. Pero es Venus la que va abriendo el camino. Es la que primero llegó a Géminis signo en el que ingresará el Nodo Norte y esta es la energía que va a marcar el mood donde podremos encontrar armonía. Es la apertura a la posibilidad de las relaciones para que sean posibles desde lo simple de elegirse sabiéndonos individualidades que estamos atravesando procesos de cambio. La comunicación fluida y rica en la posibilidad de intercambio de ideas es la que puede generar auténtica cercanía y confianza. No es tiempo de grandes dramas emocionales, ni de luchas por validarse personalmente a través de una razón unilateral que al fin y al cabo termina en silencios y resentimientos. La energía de aire (Géminis) es liviana y esto no hay que confundirlo con falta de compromiso. El compromiso está entendido si no, no existiría la posibilidad de comunicación. El compromiso se basa en la libertad de no tener que estar ratificándolo constantemente.

¿Qué trae esta Venus retrógrada que vuelve a reposar en Géminis luego de 8 años? La última vez que Venus retrogradó en Géminis fue en 2012 y en ese momento los Nodos se ubicaban inversos a los que tendremos este año. El Nodo Norte estaba en Sagitario y el Nodo Sur en Géminis y Urano en Aries. Las relaciones respondían a esa época de individualismo extremo, en que cada uno se relacionaba desde el sostenimiento de la independencia como principio de regulación. 2012 es el año en que Tinder es lanzado al mercado de las relaciones. La virtualidad y la instantaneidad coparon el amor, los vínculos y lo cotidiano.

Este año de la retrogradación de Venus en Géminis es un retorno a lo cercano. Vamos a estar valorando y evaluando nuestro propio concepto de cercanía para anexar a otro u otros. La valoración de la posibilidad de cualquier tipo de relación necesitará bases sólidas en la permanencia de la estabilidad emocional y no desde la subsistencia. Venus y Mercurio van a estar actuando juntos hasta el 12 de Mayo sobre esas alianza que pueden ser perdurables o no. Desde el 9 de Abril Venus ya está en período de sombra cuando tocó el grado 5 de Géminis con los Nodos aún con toda la intensidad en Cáncer-Capricornio, Esto nos acerca a lo que sentimos, pero puede confundirnos con la necesidad de sentir refugio y reparo. A ese grado 5 de Géminis va a volver el 24 de Junio para iniciar un camino seguro ya sobre esta nueva energía en la que estaremos vibrando que es la que marcan los Nodo Géminis-Sagitario: el resurgir de lo absoluto en la simplicidad de lo que podemos compartir. Volver a confiar en no es sencillo pero es necesario porque la vida se desarrolla plenamente en la creación de un espacio y un sentir común y auténtico.

Hay algo muy importante a tener en cuenta y es la cuadratura que estarán formando Venus con Neptuno en PIscis hasta el 30 de Junio. Esta cuadratura responde a un chequeo y ajuste sobre lo que se planteo con la Luna Nueva en Acuario del 24 de Enero en que Venus se unió a Neptuno en Piscis. Esa Luna ya marcaba el redireccionamiento sobre lo que se está planteando en este momento y ahora ya no lo podemos evadir, pero tampoco tomar decisiones apresuradas, porque estamos emocionalmente muy vulnerables conectándonos con nuestra propia soledad y en un proceso de re encuentro con nuestras necesidades más constitutivas, (el nodo norte está casi en el grado 1 de Cáncer), pero que aún no está tan clara la aceptación necesaria para construir desde la libre elección y no desde la necesidad.

Tratemos de encauzar la energía de la cuadratura de Venus con Neptuno en lo creativo de nuestra propia vida para evitar caer en imágenes redentoras que nos rescaten del vacío emocional de la crisis e incertidumbre en la que estamos viviendo. El 13 de Mayo Venus cambia su curso a retrógrada con el cuarto Menguante de Luna en Acuario. Y volvemos a la Luna Nueva del 24 de Enero a replantearnos en qué consiste la libertad y cómo se construye con otros. Porque sólo será perdurable lo que podamos construir si sabemos preservar los sanos límites en las relaciones desde la igualdad en la diferencia. Un delicado equilibrio que estamos aprendiendo. Las ilusiones caen ya sea porque son imposibles, porque son sostenes o porque finalizan en dependencias nocivas.

Hacia el 3 de Junio cuando el Sol en su camino se una a Venus y formen cuadratura con Marte en Piscis vamos a tomar conciencia interna sobre qué tipo de relación estamos construyendo, porque a partir del momento en que Venus retro se une con el Sol, el Sol la conciencia de lo que somos, comienza a transitar delante de Venus, el deseo. Ahí podremos comunicar y mostrar lo que es nuestra esencia y estar dispuestos a derribar los dogmas que no nos permiten acercarnos a nuestro verdadero deseo. Pero esta ya será tarea del eclipse de Luna del 5 de Junio en Sagitario y el del 21 de Junio de Sol en Géminis el día de Solsticio de Invierno-Verano, que irán alineando y que darán tiempo para un inicio a todo este proceso que estaremos evaluando en épocas de Venus retrógrado. Aunque falte aún el último eclipse de Luna en Capricornio que cierra esta temporada Cáncer Capricornio el 5 de Julio con una Venus en sextil a Marte en Aries lista para liberarse. Aunque el cómo se implemente será cuestión de cómo administremos la energía de Marte retrógrado a partir de septiembre y esa es una tarea que estamos abordando ahora con Marte en Acuario. Energía dirigida hacia lo que viene.

La energía Femenina y Masculina estarán en revisión de roles y deseos, para finalmente en Enero 2021 llegar a la posibilidad de complementarse mutuamente.

Espero que sea de ayuda y guía este pequeño anticipo de Venus en su retrogradación.

Mariana

Plutón Retrógrado-Sol conjunción Urano. El poder curativo de la libertad lo encontramos recreando la vida. Última semana de Abril

Ahora nos toca transformarnos a nosotros. “El que tiene un por qué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo”. F.Nietzsche.

Plutón retrógrado puede ser bastante desgarrador y extremo cuando intentamos evitar la reflexión sobre nuestra forma de pertenecer a la vida. Creo que está quedando claro que no podemos dominar ningún tipo de estabilidad desde la pura imposición de la voluntad como conservación. Que Plutón inicie su retrogradación este 25 de Abril indica que inicia un momento necesario para un profundo contacto con todo lo que se ha derrumbado y que ya no puede ser sostenido, simplemente para permitir la eliminación de todo aquello que terminó su ciclo tal como era. En los próximos meses y hasta el 4 de octubre Plutón recorrerá nuevamente el trayecto que inició el 4 de Enero 2020, día que se unió a Saturno. La unión Saturno-Plutón obliga a afrontar los cambios, pero cómo los hacemos y qué responsabilidad tomamos sobre esa crisis, depende de nosotros. Ante la radicalidad de la situación presente que se manifestó en todo su potencial a principios de Abril cuando Júpiter y Plutón se unieron por primera vez en Capricornio y que aún continúa y que puede profundizarse hasta fines de Junio cuando estos dos planetas vuelvan a unirse por segunda vez, pero en ese momento ambos estarán transitando su fase retrógrada, será inevitable la revisión de sentido, de las relaciones, de los deseos, de las obsesiones, de los miedos y dependencias. Cuanto más permanezcamos queriendo preservarnos a la transformación mayor será el sentimiento de imposibilidad. Esta semana se dio la unión de Urano con el Sol en Tauro el 25 de Abril, el mismo día en que Plutón comienza a retrogradar, Esto nos trae la posibilidad de tomar conciencia de que el cambio ya está, y de que la vamos a tener que estar construyendo, pero sobre todo que ese proceso nos toca hacerlo a nosotros, saliendo de la espera y de la crítica hacia el afuera. Esta última semana de Abril el ánimo puede decaer, vamos lentamente tomando contacto con la realidad tal como es porque aunque en general el mundo confinado comienza a flexibilizar el sistema de aislamiento, los controles, los problemas económicos y la enorme sensación de pérdida de libertad está instalada e interiorizada. Con el ingreso de Mercurio en Tauro nuestro pensamiento se vuelve práctico y dirigido a pensar en la sustentación. Ya estaremos más desapegados de las noticias que llenan horas y horas de especulaciones sin fundamento, porque también son parte de una estructura que responde a captar nuestra atención desde la afirmación de su propia verdad. Lo que viene es el Nodo Sur en Sagitario. Con Mercurio en Tauro el pensamiento estará dirigido hacia lo propio, hacia la economía, hacia nuevos proyectos. Mercurio es el planeta que simboliza nuestra forma de pensar, la reflexión, la comunicación, el intercambio) y esta semana va a estar contactando con Saturno en Acuario (el 26, 27 y 28) no va a se fácil reponerse de un fuerte sentimiento de disconformidad que lleva a querer estar solos porque nos cuesta comunicarnos porque no encontramos esas nuevas formas que necesitamos en este momento para sobrellevar este momento de tanto temor al futuro. Pero como venimos de una Luna Nueva en Tauro y Saturno se encuentra en Acuario, podemos transformar esta configuración en el comienzo de una nueva base de dirección de nuestro pensamiento. Teniendo en cuenta que Mercurio hizo su conjunción con Saturno el 10 de Enero,que formó parte del Eclipse del 12 de Enero 2020. Esto es una activación directa al cierre propuesto en ese momento apoyado por la unión que Mercurio hace con Urano el día 30 de Abril, día de la Luna Cuarto creciente en Leo, Como Urano se encuentra en semisextil a Quirón en Aries (desconexión emocional, frustración y desilusión). Nuestra mente va a estar muy inquieta, con necesidad de tener respuestas y certezas que no las encontraremos, lo importante es no dejarse llevar por el sentimiento de soledad y comenzar a construir el espacio de cercanía en el que sintamos que podemos construir. Tengamos en cuenta que todos los planetas uno a uno van a ir frenando su movimiento para volver a recorrer parte del camino ya transitado. El primero es Plutón el 25 de Abril. Le siguen Saturno el 11 de Mayo; Venus el 13 de Mayo; Júpiter el 14 de Mayo; Mercurio el 18 de Junio; Neptuno el 23 de Junio; Urano el 15 de Agosto y Marte el 9 de Septiembre. De esto hablaremos más adelante, pero es interesante tenerlo en cuenta, porque la re estructuración que tenemos que llevar adelante (Saturno) exige de una nueva perspectiva (Venus en Géminis) y de un nuevo sentido interno y de las instituciones (Júpiter en Capricornio); de desterrar ilusiones y espejismos mesiánicos (Neptuno); enfrentar cambios o circunstancias no previstas (Urano) y replanteamientos, reagrupamientos y un proceso de reintegración de nuestra acción y afirmación. (Marte en Aries).

Links recomendados: Sincronicidad Temporal una posibilidad de redireccionar nuestras vidas Venus ingresa en Aries: Preparando la segunda parte de 2020

Nos queda un largo camino………. Mariana

Luna Nueva en Tauro- 22 de Abril. Dos meses de re construcción.

Dos meses de re construcción. Urano en Tauro finalmente se hizo sentir en toda su naturaleza acompañado por el ingreso de Saturno en Acuario, y el mundo se vió obligado a frenar para reacomodarse. En poco tiempo todo se volvió impredecible, no porque no lo fuera con anterioridad a la pandemia, sino porque las formas con las que habitualmente nos manejábamos ya no son ni serán efectivas. De una u otra forma y sin olvidarnos de los problemas en la economía real que día a día parecieran profundizarse más, estamos obligados a rescatar la fuerza y valor interno para crear nuevas posibilidades de reconstrucción desde la abismal experiencia de decidir y actuar desde lo que vendrá. Esta expresión puede sonar como una falacia, porque en uno de los mayores momentos de incertidumbre plantear la posibilidad de pensar desde lo que vendrá parece un absurdo. Pero no lo es. Estamos en una Luna Nueva en Tauro y los temas de Tauro son seguridad, sostenimiento, economía, el cuerpo, la tierra, el placer y nuestro sistema de valores…. todo lo que justamente en este momento está sometido al mayor grado de incertidumbre que pueda ser pensada. Es muy difícil lo que estamos atravesando no sólo por la crisis económica mundial, sino porque estamos en un proceso de reseteo de nuestro sistema y estructuras internas. ¿Qué trae esta Luna Nueva en Tauro del 22 de Abril (23 para algunos países)? Una profunda y obligada re estructuración interna, porque lo que tenemos que construir deberá estar sustentado por la claridad y autenticidad de nuestra identidad y sobre todo desde la capacidad de sostenimiento interno de esa estabilidad que deseamos construir. Sería un error pensar que todo va a volver a ser y a ordenarse como lo era, porque sencillamente ya no lo es. La radicalidad de Urano en conjunción a la Luna Nueva consolida el cambio. Un cambio que está íntimamente vinculado a la transformación de perspectiva sobre los valores con los que de ahora en más vamos a asumir el sentido de nuestras vidas. No son momentos fáciles, hay mucho dolor, muchas pérdidas de vidas, mucha sensación de desintegración. Pero aunque suene paradójico, los problemas que tendremos que afrontar de ahora en más son los mismos que se encontraban solapados en el devenir de nuestra vida cotidiana. La libertad que perdimos por tener que tener que cumplir el aislamiento quizás sea la misma libertad que ya habíamos perdido tratando de sostener lo insostenible y justificando lo injustificable. ¿Qué ciclo abre esta Luna Nueva? , bueno, Venus es su regente, porque lo es del signo de Tauro, que actualmente y desde el 9 de Abril con Luna Nueva de Aries inició su período de sombra en el signo de Géminis, donde el Nodo Norte va a ingresar el 4 de Junio. Esto significa que estamos iniciando un proceso de evaluación interna muy minuciosa y dolorosa sobre lo que llamo el concepto de cercanía: En qué mundo queremos vivir, qué y quiénes van a ser parte de este proceso pero fundamentalmente bajo qué valores. Ahora más que nunca tenemos que comenzar a reconstruir estabilidad desde la reconstrucción de nuestra escala de valores. No somos nosotros los que elegimos la situación en la que estamos, pero si somos nosotros los que podemos elegir la forma desde la cual la vivimos y la forma en que nos re convertimos, para dejar de vivir desde la ajenidad de las formas propuestas e impuestas y hacernos plenamente cargo de nuestra vida. Ese proceso es interno y es propio, no podemos esperar que se resuelva desde el afuera. Es muy difícil encontrar sentido en momentos de crisis tan profundas como el actual, pero es un esfuerzo al que le tenemos que dedicar nuestro mayor esfuerzo. Este tiempo va a pasar, como han pasado otros momentos de crisis, y tenemos que estar internamente sostenidos.

Marzo fue el mes de los cambio y Abril nos enfrentó a través del aislamiento con nuestros mayores miedos, esos que estuvimos intentando ocultar a través de distracciones absurdas aunque sabíamos que en algún momento teníamos que resolver. Urano es un huracán que arrasa con lo que está saturado para dejar paso a lo nuevo y con posibilidades de crecimiento. Nada podremos sostener si nos fijamos a las formas conocidas, Necesitamos ampliar nuestra perspectiva, pero para ello tenemos que tener una dirección que sea auténtica, válida y con sentido, porque la estabilidad la encontraremos en la construcción del proceso, esto puede hacerse bastante difícil en el mes de Mayo, por eso lo más importante es no perder de vista este objetivo tan importante para preparar y sostener las bases para abordar la segunda parte del año. 2020 un año en dos actos – Júpiter en Capricornio: Un trabajoso camino de consolidación entre el sentido y la concreción.

Están disponibles las consultas particulares a través de Video Llamadas para analizar tu Carta Natal, Revolución Solar o alguna consulta puntual sobre cómo y hacia dónde dirigir las transformaciones que estamos viviendo. Espero tu consulta.

Mariana

.

Venus sextil Urano. El Amor como proceso de una nueva perspectiva de libertad. 15 de Enero 2020

Adelantos de Saturno en Acuario. Venus en Piscis es uno de los mayores y sutiles contactos con los anhelos más profundos e intensos con lo bello, la armonía y con el amor. Si negamos nuestra Venus nos restringimos, nos anulamos porque sin conciencia de que el Amor es uno de los grandes móviles de nuestra vida, vivimos una vida cercenada. Este es uno de los mensajes que nos trae este sextil que forma Venus desde Piscis con Urano en Tauro. Sentirnos independientes no tiene que estar relacionado con la negación del Amor, porque ese es un Amor mal comprendido. El poder compartir desde la independencia, la comprensión y desde el saber que todos somos parte de un mundo carente de cuidado es una de las formas que tenemos de acercarnos no solo al potencial interno que poseemos para crear el camino hacia el resultado, sino de construir relaciones desde la estabilidad emocional, entrega, sin miedos y con la responsabilidad de saber que la otra persona es una persona y no un producto descartable que juega el papel ficcional de acallar momentos de soledad. Urano que está regido por Venus que representa la forma en que damos valor a las cosas, a las personas, a la belleza y a nuestros deseos. Tauro responde a la estabilidad, la valoración y el gozo, y desde que Urano ingresó en Tauro estos conceptos están cambiando de manera acelerada. Pero que cambie no implica permanecer en la inestabilidad o sin capacidad de gozo, sino que nos incita a crear una nueva estabilidad. Y sobre esto tratará el Amor en 2020. Este sextil del 15 de Enero nos permite un contacto con la realidad de los vínculos que estamos alimentando para no construir castillos de arena donde nos los hay. Ya queda cada vez menos espacio para lo que no se manifieste plenamente, para los ocultamientos, el egoísmos y la falta de sinceridad y esto lo vamos a sentir claramente el 22 de Enero cuando Venus forme sextil con Júpiter en Capricornio y el 27 cuando se una a Neptuno en cuadratura a Marte. Muchas relaciones estarán tomando otra dinámica de Enero a Marzo. Las que puedan convivir con los nuevos paradigmas tienen la enorme posibilidad de elegir el camino de construcción de una realidad de a dos, y las que intenten mantenerse en la falta de claridad, sostenidos por argumentos vacíos o retenidos en el miedo a la apertura, caerán en el sinsentido y la disolución. Del 15 de Enero al 8 de Marzo serán momentos de definiciones en estos temas con un punto clímax los primeros 10 días de Febrero. El 8 de Marzo Venus se unirá a Urano en Tauro y en sextil al Nodo Norte en Cáncer, intentemos llegar a ese día lo más livianos posibles de nosotros mismos para comprender que la construcción del amor requiere de un concepto de real libertad en que esté incluido el otro y no de la libertad de uno sobre el otro. Esto es lo más alejado al egoísmo enmascarado tras el velo de libertad. Todo este recorrido de Venus anuncia el ingreso de Saturno en Acuario el 20 de Marzo 2020.

Podés leer el post del Eclipse del 2 de Julio 2019 en el que se adelanta lo que estamos viviendo ahora: Link El Inicio de una Nueva Afectividad

Mariana

2020. Un año en dos actos. Nos necesitamos livianos y comprometidos con el sentido. Introducción.

2020 se presenta como un año en el que estaremos dedicados a consolidar bases firmes y sólidas desde las cuales podamos lentamente crecer. ¿Qué significa crecer en este contexto? Saber y sentir internamente que todo lo que estamos haciendo está íntima y estrechamente vinculado con nuestros objetivos de vida. Hago esta aclaración porque 2020 será un año en el que quizás no obtengamos grandes manifestaciones de éxitos o logros si nos centramos en lo inmediato. Justamente porque el crecimiento estará relacionado con la solidificación de objetivos. El logro o éxito radicará en el mismo proceso de consolidación, es por esta razón que desde hace un tiempo vengo planteando la importancia de los objetivos y metas claras, porque serán nuestro norte. Objetivos y metas podríamos pensar que los tenemos siempre, y esto es verdad, pero por las características con las que se presenta el año, y por lo que significó 2019, todos internamente vivimos en cierta medida una importante re-significación de vínculos y de la forma de relacionarnos con nuestra auténtica naturaleza. Esto implicó dejar atrás muchos condicionantes para poder labrar el camino de la autenticidad. Nuestras verdades, miedos y deseos quedaron al descubierto y este es el año de plantearnos la vida desde esa ventana de autenticidad, alejada ya de pre-conceptos y axiomas vacíos.

La claridad sobre el por qué hacemos lo que hacemos, elegimos lo que elegimos y amamos lo que amamos será uno de los pilares de 2020 que, sin un sentido determinado que surja desde esa autenticidad propuesta por el Nodo Norte en Cáncer y dejando atrás (Júpiter conjunción Nodo Sur, y en Conjunción con Saturno Plutón 12 de Enero) el buscar imponer nuestros propios esquemas, sea a otras personas como a nosotros mismos y sobre la relación que tenemos con la vida y el mundo, estaremos construyendo sobre bases sin cimientos que verán sus primeros temblores a partir de 5 de Junio 2020 cuando el Nodo Norte ingrese en Géminis y el Nodo Sur lo haga en Sagitario al mismo momento en que se forma la segunda conjunción de Plutón -Júpiter (de las 3 del año), en este caso ambos planetas retrógrados. Ideal para reformularnos la segunda mitad del año desde una perspectiva más amplia.

La primer parte del año no es un buen momento para acelerar conclusiones o decisiones, aunque Urano desde Tauro a partir del 11 de Enero nos cree un alto grado de impaciencia y necesidad de que los cambios sobre los que venimos trabajando se hagan tangibles y concretos. Lo mejor será utilizar la fuerza y el impulso uraniano para profundizar los cambios que tenemos que hacer para lograr una estabilidad a futuro. La impaciencia y la aceleración es el camino que nos conduce directo a enfrentamientos y luchas generados por la propia sensación de necesidad de estabilidad. Es importante tener en cuenta que la estabilidad la encontraremos sólo en nuestro proceso de vivir en plenitud, y para esto es necesario no solamente adaptarse a los cambios sino identificarse con ellos. Saber administrar nuestra energía será vital en la primer parte del año, y esto es uno de los obstáculos con los que tendremos que tener mucho cuidado, porque nuestra mente ya está ubicada en un tiempo más allá del tiempo presente, pero los procesos aún se están gestando y habrá que transitarlos y consolidarlos en tiempos marcados por el ritmo de la conjunción de Plutón y Saturno en Capricornio del 12 de Enero. Estos dos colosos del cielo marcan cambios radicales y para que todo cambio prospere algo hay que derrumbar y nos tenemos despojar. Requiere mucho esfuerzo la construcción de esos nuevos cimientos sobre los que vamos a caminar a partir del 2021. Pero vale la pena porque será el encuentro con la propia capacidad de una real independencia que se esconde tras el aprendizaje sobre la confianza que aporta el conocimiento de nuestra potencialidad, cuando es libre, y sobre todo de nuestros límites para verlos, afrontarlos y sobrepasarlos y sobre todo de poder construir con un otro, sean relaciones de amor, sociedades, amistades más auténticas despejadas del sobrepeso que implica la búsqueda de que algún otro se haga cargo de las cargas emocionales de cada uno. Esa es la autenticidad y la libertad que reclama Acuario y hacia donde nos lleva 2020. El 19 de Diciembre 2020 Júpiter y Saturno ingresen juntos al signo de Acuario (Aire) que cierra un ciclo de conjunciones en signos de Tierra. Estamos presenciando y vivenciando un nuevo concepto sobre lo que es el hombre y su libertad, tratemos en lo posible de mantener la calma los meses de Enero a Junio y dediquemos nuestra energía a construirnos dejando algunos fragmentos atrás porque nos necesitamos livianos.

Links . SATURNO CONJUNCIÓN JÚPITER: EL INICIO DE UN NUEVO PARADIGMA —-

Feliz Inicio de Año 2020, Mariana ,