EQUINOCCIO Y LUNA LLENA EN LIBRA. EL DILEMA DE LAS RELACIONES. 20 marzo 2019.

Iniciamos el año astrológico con una Luna Llena en Libra, indicador de que el tinte del año será en el plano relacional. La paradoja detrás de esta Luna, en que sincronizan dos principios, el de inicio de año con el de cierre (Luna Llena) de heridas sobre nuestras relaciones, marcando claramente un antes y un después en la forma en que manejaremos nuestros vínculos. De alguna forma esta Luna nos evidencia en qué medida hemos dejado o no atrás viejas heridas emocionales. La influencia del entorno astral muestra una gran tensión entre lo que deseamos, cómo lo construimos y desde qué expectativa. El hecho de estar abandonando el origen más profundo de la construcción de los vínculos emocionales, nos genera una polarización tanto interna como externa. La presencia de los Nodos en el eje Cáncer Capricornio, y en este mismo signo la conjunción de Saturno con Plutón es una gran fractura con lo que en algún momento pensamos que debía o tenía que ser de alguna forma determinada. Muchas veces nos resistimos a la experiencia de encontrarnos en plena libertad de decisión y elección porque esto implica evaluar y poner en claro qué tipo de compromiso tenemos con nosotros mismos. Palas Atenea (sabiduría y estrategia) en el signo de Libra se encuentra retrógrada, significando este análisis sobre la relación que somos capaces de generar y sostener con nuestro deseo. Esta Luna Llena del 20 de Marzo es la primer Luna de una serie de tres en que el dilema de la libertad en las relaciones se resolverán finalmente el 27 Octubre. Construir vínculos desde la libertad (Venus está en Acuario junto a LIlith) implica un compromiso que quizás aún no estemos tan decididos a asumir, tengamos en cuenta que Marte está en Tauro que es una fuerza unidireccional. A su vez Juno en Géminis genera dualidad y no estar fijo a una forma determinada. En este esquema las relaciones que generen dependencia (estar pendiente) ya no sean tan atractivas, porque en su esencia implican relaciones de poder y de verticalidad. Las relaciones que se generen en este tiempo, tienen que poder ser de igual a igual, sin estar pendiente, sino de poder fluir, de sentirse perteneciente y no pertenecido. La igualdad es dignidad (Marte trígono Plutón) y el Amor merece la mayor cuota de dignidad entre las personas. Urano abandonó Aries, en los vínculos ya no hay reactividad. Urano en Tauro (Venus regente) en cuestiones de Amor plantea la construcción lenta, y si gozamos en ese estar construyendo, permaneceremos, si no, simplemente no. Sobre todo cuando Venus-Lilith en Acuario forma un semisextil separativo a Plutón. Qué significa esto? Que Venus (Amor y Valoración) está en una fase de transformación. Ya tuvo su encuentro con Plutón y el Nodo Sur del 15 al 20 de febrero cuando rompió con dependencias. Estos 15 días hasta el 5 de Abril muchos temas en relaciones saldrán a la luz para luego poder tomar decisiones.

Si te interesa leer las influencia signo por signo de esta Luna podés entrar en Instagram Zonas_Humanas_Astrologia

Mariana

Anuncios

Con el Cuarto Creciente en Géminis damos cierre al Año. Tensiones, confusiones y engaños.

Muchos cambios salieron a la luz a partir del 5 de Marzo cuando se formó la Luna Nueva en Piscis seguida el 6 de Marzo por el ingreso de de Urano en Tauro. Tenemos que recordar que estamos viviendo el acercamiento de Plutón con Saturno, quienes marcan el final de un ciclo de 30 años incrementado por la unión con el Nodo Sur todo este proceso en el signo de Capricornio (instituciones, gobiernos y estructuras dominantes). A este escenario se le suma la Cuadratura entre Neptuno y Júpiter marcando fuertemente los engaños, los manejos ocultos y la distorsión sobre la realidad. Con Mercurio retrógrado en Piscis nuestra racionalidad se ve fuertemente afectada, nos sentimos agobiados, y nuestros pensamientos se manifiestan desde la sensibilidad, esto lo sienten con mayor fuerza los signos mutables (Piscis, Virgo, Sagitario y Géminis de Sol y Ascendente). Este Cuarto Creciente nos lleva a re-evaluar dónde dirigiremos nuestra energía, nuestro tiempo y nuestras emociones en el año astrológico que inicia el 20 de Marzo con el ingreso del Sol en Aries formando una Luna Llena. Esta última semana que inicia hoy 14 de Marzo, será una semana muy tensionante, porque más allá de que los cierres son agónicos, a éste se le suma la pesadez de que nos sentimos desencantados, rodeados de incertidumbres. Sostenerse en ese estado es desgastante. Las cuadraturas formadas por Sol/Neptuno/Mercurio Retro en Piscis con la Luna en Géminis, y con Júpiter en Sagitario, nos lleva a actuar ante las situaciones que están pendientes, a las carencias, a las mentiras detrás de las que el mundo se nos presenta. Nos cuesta sentirnos pertenecientes a algo, y corremos el riesgo de transformarnos en nuestros propios enemigos. Piscis corresponde a la Casa 12 que en astrología antigua era considerada la casa de los Enemigos Ocultos, actualmente interpretada como el inconsciente.

Es un buen momento para un stop, y de ser lo más objetivos posibles y estar atentos a lo que está saliendo a la luz, poner en orden pendientes, darnos un espacio de conexión para permitir que con la unión de Mercurio con el Sol el 15 de Marzo podamos darnos cuenta de lo que tenemos que finalizar para un nuevo comienzo el 20 de Marzo, aunque quizás estemos muy polarizados entre lo que deseamos y nuestra capacidad de acción por la cuadratura de Venus en Acuario busca, quiere y desea cosas distintas para nuestra con Marte. en Tauro a quien muchas veces le cuesta cambiar la forma en que se maneja, pero esto se está terminando con el ingreso de Aries en Tauro. Muchos cambios, mucha inestabilidad y mucha energía de finales.

Links: Júpiter tiene dos Caras Luna Nueva en Piscis Mercurio Retrógrado en Piscis

Les deseo a todos una semana en la cual podamos re encontrarnos para comenzar a transitar una nueva realidad. Mariana

Luna Nueva en Piscis- Un re-encuentro desde lo nuevo que somos. Urano en Tauro- Mercurio Retrógrado.

La llegada del mes de Marzo nos coloca en la impostergable sensación de retirarnos, de encontrarnos con aquellas personas y situaciones con las que vibramos en una misma frecuencia. El escenario en el que las alas neptunianas cobijarán el encuentro de la Luna con el Sol, nos invita a la introspección en soledad o junto a otros iguales, a aislarnos para re conectarnos con nuestro lado más intuitivo y sensible. Permitirse la sensibilidad es una forma de vida que no condice con la realidad de la cotidianidad que vivimos, en un mundo convulsionado, inseguro y agresivo. Cuando se forme la Luna Nueva, Mercurio estará retrógrado ,  Quirón ya en Aries, Urano ingresando en Tauro y Neptuno unificando la unión como totalidad de Luna/Sol. Los inicios que marcan las Lunas Nuevas son parte de finales, desde esta premisa podemos decir que estamos en un gran cierre de despedida de un ciclo en el que estuvimos cambiando una parte muy arraigada de nuestra concepción qué somos y qué queremos ser. La búsqueda de una nueva identidad significó una limpieza de los patrones en los que en general nos justificamos, un pasado, otros culpables de nuestra situación, etc etc. Empezamos ahora otra época, en la cual ya sabemos por lo menos que los cambios dependen de nuestra forma de procesar los acontecimientos y de cómo nos brindamos estabilidad material y emocional a nosotros mismos. La cuadratura Venus-Urano también está marcando un fuerte deseo de libertad, esa libertad interna que sólo podremos conquistar sabiendo que, como las estructuras, razones y principios en las que nos sostuvimos ya no serán los mismos, las tendremos que crear y trabajar para que tomen cuerpo. Muchas personas estarán sintiendo esta cuadratura como ruptura de relaciones, hartazgo en los trabajos, o necesidad de cambios de lugar, pero no es tiempo aún de decidir esos cambios tan abruptos, porque el sentido es crear y no destruir. Recordemos que Mercurio estará retrógrado hasta el 28 de marzo y que una cuadratura entre Júpiter y Neptuno está activa. Esta cuadratura es la que nos puede hacer pensar y creer que las cosas son de una forma, y en realidad no lo son. Las salidas escapistas y mágicas son salvavidas de plomo, que cuando se desintegran nos encontramos con la realidad, que es completamente distinta a la que nos imaginamos. Si somos capaces de encontrarnos y de sostener lo que realmente queremos para nuestra vida, esta es una lunación fantástica para apoyarnos en el sextil que forman Neptuno y la Luna Nueva con Saturno en Capricornio, porque solamente con la atención y la dedicación constante y realistas podremos lograr los objetivos trazados. Con la suficiente flexibilidad para afrontar los cambios internos y externos.

Seamos lo suficientemente cautos para no ser engañados ni engañarnos. Es tiempo de soñar y trabajar por los sueños. No de creer que sólo por imaginar se hace real. Utilicemos este tiempo para conectarnos, de inspirarnos, para desarrollar proyectos, para lanzarlos o hacerlos conocer luego del 28 de marzo.

LINKS; El Cambio es difícil, no cambiar es fatal. Sinapsis a la interioridad, Mercurio Retrógrado 5 de marzo

Mariana

2019, Saber dónde estamos, saber lo que queremos desarrollar y en qué queremos comprometernos. Encontrar pertenencia.

2019 es un año para formar estructuras. No va a ser un año fácil, porque la realidad se hará presente en cada momento. Muchas veces deberemos confrontar nuestra estructura de vida con nuestros deseos, para realizar los ajustes necesarios, porque sentirnos bien con lo que somos será el motor que nos impulse a dinamizar nuestra realidad. Una mirada hacia las estructuras del pasado nos va a permitir resolver de una manera totalmente distinta lo que no está resuelto o alejarnos definitivamente. Porque será imprescindible que lo superfluo se elimine. Será un año de trabajar en forma consciente sobre nuestros proyectos. De retomar el poder que delegamos en otros. De ser responsables por nuestra vida y el cuidado de los más cercanos. El sentido de unión será muy importante y fuerte con lo que nos es familiar. La energía femenina en su mejor performance será la protagonista y el cimiento de construcción. Dar atención a lo instintivo nos conecta con nuestra capacidad de generar bienestar para nosotros y los que nos rodea. Es un año de fuerte e intensa maduración, porque muchas veces sentiremos que nuestra supervivencia está en juego. Las instituciones tal como están funcionando ya no son referente, y la tarea es reconstruir referencia y pertenencia desarrollando integridad personal. Los vínculos sinceros y que sean movidos y sostenidos por el sentido, tendrán su espacio para crecer, nutrirse y elevarse como vínculos fuertes y permanentes. Abrirse a nuevas alternativas, explorar opciones, pero con el suficiente cuidado de encontrar allí la panacea. Ni bien intentemos evadirnos de la realidad algún sacudón nos hará volver a través de reflexiones internas. La emoción estará a flor de piel. Enero, Junio y Octubre pueden ser meses de mucha confusión, lo ideal sería no caer en desilusiones o falsas expectativas, sino utilizar esos momentos para replantear tu camino. Qué tienes que modificar?, qué te da miedo?, A qué verdad sobre ti y los demás tendrías que abrirte?. Acá estamos, iniciando un año de 5 eclipses, que nos llevan a trabajar con nuestra emoción. A animarnos a encontrar un lugar real de pertenencia, a alejarnos de lo que creíamos estable y duradero para abrirnos a la difícil y maravillosa idea de ser, cuidar y nutrirnos a nosotros con otros.

Buen inicio de año.

Si te interesa conocer más sobre vos y cómo influye este año podés escribirme biografiadelmovimiento@gmail.com o 5491154897545.

Pueden seguirme por Instagram @zonas_humanas_astrologia

Cariños…… Mariana

Galería

Cuando necesitas ayuda, comienza el crecimiento. Nodos Cáncer-Capricornio. Cierre de ciclos 2009-2018

El ingreso de los Nodos a Cáncer y Capricornio, es empezar a preguntarse por lo que realmente necesitamos. Venimos de vivir con una energía muy fuerte con un impulso motivador de individuación, de encontrar aquello más propio y auténtico de nuestra naturaleza. No fue fácil, porque para esto hubo que aceptar qué parte de nosotros manteníamos oculta. Ese proceso nos reflejó lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. En 13 junio 2018 tuvimos una Luna Nueva en Géminis (puedes leer el link) en la cual pudimos comenzar a adaptar nuestros procesos mentales a esa nueva realidad, luego con la Luna Nueva de Eclipse en Cáncer (link para leer) del 12 de Julio comenzamos a sentir la íntima necesidad de comenzar el proceso de cuidado, y las preguntas sobre ¿cómo quiero vivir? se hicieron más y más importantes. La acción estuvo desdoblada en dos direcciones, entre ir hacia lo nuevo con la inestabilidad que ello significa, o permanecer atrincherados en posiciones extremas, para enfrentarnos con lo que estábamos dejando atrás. En ese momento la tensión se hizo más fuerte. Quizás no todos comprendimos el proceso, aunque lo sintiéramos, provocando mucho desgaste de energía, y sentir que estábamos perdiendo el rumbo de lo que realmente era importante. Hoy, ya con los Nodos en Cáncer/Capricornio, con Júpiter en Sagitario y a 3 días de la Luna Llena en Géminis, estamos cerrando por un lado el ciclo que comenzó el 13 de Junio. Pero hay un cierre mayor que está relacionado con hechos y sucesos de agosto 2009 cuando la relación de los Nodos estaban invertidos (Nodo Norte en Capricornio-Nodo Sur en Cáncer), en esos años la adaptación fue hacia sostener ciertas estructuras o volviendo a generar similares. El sentido del deber hacia lo familiar y lo conocido tuvo preponderancia. Ahora los Nodos cambian su dirección y la atención estará dirigida a generar hogar, familia, trabajo, dejando atrás todo lo que no responde a lo que estos conceptos significan. No toda familia legal es familia. No toda casa es hogar y no todo trabajo es en el que nos desarrollamos. Las estructuras seguirán, pero con otro significante. Pero para llegar a esto estamos reviviendo heridas que han quedado ocultas bajo la tensión que generó la retrogradación de Marte en Acuario y el ingreso de Urano en Tauro., a través del retorno de Quirón en Piscis. Este proceso no retrotrae a revivir dilemas de lo que no nos sentimos con ánimo a vivir. Pero con este retorno de Quirón a Piscis y de Urano a Aries, volvemos a enfrentar nuestras formas e ideologías con los otros y a revivir la herida del miedo a la separación, porque el anhelo instintivo es permanecer unidos a un todo común. Pero justamente eso es de lo que debemos distanciarnos para poder decidir a qué queremos pertenecer.  El cierre de este proceso estará presente con la Luna Nueva en Sagitario el 7 de diciembre. Es allí donde iniciamos la posibilidad de un nuevo enfoque de lo que vamos a estar trabajando este año 2019.  Cáncer y Capricornio son signos Cardinales, con la particularidad de generar los cambios. Cáncer  representa las relaciones con el hogar, los padres, las raíces, donde encontramos refugio, la necesidad emocional  (dónde vivimos, dónde habitamos). Es así que vamos a estar trabajando las necesidades más primarias de protección. Esto es un camino de evolución con un caudal enorme de liberación. Salir de la culpa para sentir lo que necesitamos y construirlo. Saber de dónde venimos nos permite saber a dónde queremos ir y qué es lo que necesitamos, alejados de lo que las estructuras sociales o tradicionales esperan de nosotros. Serán momentos de encontrar refugio en la emoción y en el sentimiento de pertenencia a lo propio. Saber qué es lo que necesitamos emocionalmente nos permite crecer, evolucionar y construir nuestro propio espacio de habitabilidad. Iniciamos otro periodo, seguros de lo que somos y decididos a cuidarlo, estar pendiente de lo cercano, pero con la presión que ejercerá el pasado, Salir de la seguridad para ingresar a la propia seguridad.

Podés seguirme en Intagram:  https://www.instagram.com/zonas_humanas_astrologia/

Mariana

Luna Llena en Tauro. Marca entre el antes y el después. 24 de octubre 2018

El mes de Mayo marcó el inicio de un tiempo distinto en el que día a día aprendimos a desandar caminos conocidos para abrirnos a nuestra capacidad de transformación. Pero no solo eso, sino que en ese camino que transitamos fue en pos del encuentro con lo que somos, que muchas veces se encontraba muy lejos de lo que manifestábamos. Fue un proceso de aprendizaje sobre el miedo a desprendernos de lo que no nos corresponde, sea porque aceptamos esa determinación o porque la asumimos como forma de subsistencia. Esta Luna Llena en Tauro es la última lunación con los Nodos en Leo y Acuario de los que tanto hablamos, pero también es la última con Júpiter en Escorpio. Esto ya marca un final y un cierre de ciclo, pero como todo cierre de un gran ciclo en el que sin dudas salimos transformados, es una gran Marca, así como lo fue el ingreso de Urano en Tauro el 15 de Mayo. Urano y Venus son co pratonistas principales en la complementación que representa el enfrentamiento de la Luna y el Sol y de la Gran Cruz Cósmica (cuadraturas en signos fijos). La Luna unida a Urano en Tauro nos impulsa a encontrar espacios nuevos de libertad, pero enfrentada al Sol junto a Venus Retrógrado nos recuerda que la vida se comparte, y que en ese compartir que nos completa es de individuo a individuo. Limpios en la mayor manera posible de condicionantes que traemos y adquirimos como una posible forma de subsistencia. Éste es el gran legado de estos 5 meses del paso de Urano por Tauro, que volverá en Marzo 2019 que complementó perfectamente con el paso de los Nodos en Leo y Acuario,  y que con esta Luna nos ponen en primer plano, formando parte de la Cruz Cósmica, previa al ingreso de los Nodos a Cáncer y Capricornio. Pueden haber imprevistos?, Si. Podemos sentirnos agotados?, Si. Podemos sentirnos inseguros?, Si. Pero seguramente estaremos más seguros de lo que no queremos y esa es la llave para el ingreso de Júpiter en Sagitario, porque junto los Nodos Cáncer- Capricornio, tendremos la enorme posibilidad de cuidar a quienes y lo que nosotros podemos hacer para cuidar nuestra expansión. Acuario-Leo-Escorpio y Tauro serán los signos y ascendentes que más sentirán este cierre, pero fueron los que más transformación interna han transitado. Los 15 días que transcurrirán hasta el 7 de noviembre con la Luna Nueva en Escorpio que da el momento de apertura hacia 2019.

Mariana