Venus,Júpiter, Saturno y Plutón retrógrados. Reflexión, Ajustes y desarmonías.

Llega el momento de comenzar a mirar hacia adentro y nos encontramos con la realidad tal cual es, se la llama Nueva normalidad incurriendo en un sinsentido semántico, porque la normalidad es lo que se ajusta a la norma habitual. Estamos comenzando a transitar una nueva realidad que la incorporaremos como normalidad con el tiempo. Por ahora estamos en esta modalidad de vida tomando cuenta de que llegó para quedarse un tiempo largo y comenzando a intentar reconstruir y reconstruirnos. La retrogradación casi en simultáneo de Júpiter, Saturno y Plutón pareciera que nos dan un tiempo de asimilación, pero esto es efecto de la cuadratura de Neptuno con Venus retro en Géminis ….

Ahora que esta nueva realidad comienza a solidificarse y pareciera que la urgencia sanitaria comenzara a mermar y nos habituarnos a los partes diarios de cómo evoluciona la pandemia, afloran los miedos, los duelos, los pendientes y comenzamos a re evaluar los afectos. Con la presencia de Marte en Piscis quizás sintamos que nuestra fuera de voluntad está mermada y que lo único que quisiéramos es volver a nuestra normalidad conocida al despertarnos de un sueño. Pero no va a pasar. Entonces la pregunta ahora es sobre ¿qué vida merece ser vivida? Porque la tenemos que construir descubriendo y conservando los auténticos afectos que serán nuestro verdadero refugio.

Júpiter Retrógrado nos conectar con el sentido de vida, con cuáles son nuestros proyectos y la capacidad que tenemos para ejecutarlos. Para eso necesitamos un plan que tendremos que seguir en forma ordenada y constante. Estamos en terrenos de Capricornio. Tenemos que tener mucho equilibrio, porque la tendencia en este tiempo es a sentir que ya no somos dueños de nuestra vida. No es así, somos los dueños de nuestra capacidad y de buscar ayuda si es necesario, porque lo que estemos aprendiendo en esta época (aunque sea doloroso) es que la seguridad está dentro nuestro. Este aprendizaje tiene su costo.

Saturno Retrógrado nos marca tiempos. El tiempo de retorno desde Acuario hasta Capricornio el 1ro. de Julio para revisar lo que ya vimos que tenemos pendiente. Lo que no está firme y estable para construir esos cimientos necesarios para que cuando vuelva a unirse con Júpiter el 17 de diciembre 2020 sea para estar preparados a esta nueva realidad y afrontar desde otra perspectiva la cuadratura con Urano en Tauro que durará todo 2021 y dirigirnos al crecimiento. Júpiter y Saturno son maestros que marcan caminos y los caminos cambiaron. El miedo paraliza y no es la mejor opción. Buscar en nuestro interior lo que tenemos reprimido para transformar la zona Capricornio y Tauro de nuestra esencia. La estabilidad, la constancia y el sentido de lo que hacemos.

Link: Nueva Normalidad y el concepto de cercanía. Conjunción Júpiter Saturno

Mariana

Nodo Norte en Géminis-Nodo Sur en Sagitario. El camino de la cercanía. Una perspectiva distinta sobre los fundamentos del alma.

La ubicación de los Nodos son el escenario en el que se desenvuelve la evolución de la vida durante un cierto tiempo. Estamos a muy pocos días del cambio de signo de los Nodos. Luego de un profundo e intenso proceso está finalizando el paso que tuvieron por Cáncer y Capricornio. Los Nodos hablan del alma, y de la conexión con la dirección de vida. Desde que el Nodo Norte ingresó en Cáncer el 16 de Noviembre de 2018, marcó el camino hacia la construcción interna de lo propio, de nuestra pertenencia para desde allí centrarnos en la experiencia de sostener esa construcción que pueda albergar nuestra verdadera necesidad de evolución junto a otros. El Nodo Sur en Capricornio (con la conjunción Júpiter-Plutón-Saturno) derribó toda estructura que ya no aportase a esa evolución de la interioridad. Los sistemas se saturaron y en su sostenimiento nos convertimos en ajenidades, sin pertenencia auténtica. Ahora estamos iniciamos otra etapa que está relacionada con la sincronicidad de la polaridad Géminis-Sagitario. Este eje habla del saber, de las ideas, de las ideologías, de lo cercano y lo lejano. Este tiempo de convivencia con los Nodos en Géminis Sagitario se interpelarán las forma que tenemos de comprensión de nuestro entorno, la forma en que nos comunicamos y que comunicamos. Géminis está regido por Mercurio y se asocia con la “cercanía”, con la flexibilidad de nuestra mente, con lo práctico y del enriquecimiento en el intercambio de ideas. Sagitario el signo opuesto regido por Júpiter refiere a las ideologías que fundamentan el sentido último de la existencia. Son los dogmas, las religiones, las sectas, las ideologías que defienden los fundamentos de una determinada doctrina en su integridad desde la intransigencia. Las distancias, los saberes absolutos y la justicia.

El camino de la transición ya está iniciado desde el Equinoccio del 20 de Marzo y lo estamos viviendo. Nos encontramos prácticamente desnudos e indefensos ante el quiebre de las estructuras externas en las que hasta hace no poco tiempo habitábamos seguros sobre terrenos conocidos. Todo nos obliga ahora sí a un cambio interno de paradigma sobre la importancia de crear relaciones reales, auténticas y verdaderas, la fuerza de Saturno lo mostró claramente a partir de su ingreso en Acuario el 22 de Marzo. Y en eso estamos…. las vidas están entre paréntesis, haciendo una gran reducción hacia lo esencial, porque sólo eso podemos sostener y esto implica una profunda revisión sobre los propios dogmas internos. Ante una nueva realidad, la capacidad de flexibilizarnos es parte del cambio hacia la evolución de nuestras vidas. Flexibilizarse no es dejar de lado nuestra esencia, es simplemente hacerla posible a través de la amplitud de perspectivas, pero sobre todo porque todo lo que tomemos como cierto tendrá que ser evidente, no instituido como un sistema de creencias a priori, sino porque tendrá que estar sujeto a un cuidadoso y critico proceso a través del cual sea aceptado.

La experiencia del mundo dejará de ser una entelequia a la cual tengamos que adecuarnos, para comenzar lentamente a conformarse en una experiencia de lo simple. Desde la comprensión de que sólo a partir de un retorno a lo simple, y que desde el contacto cercano, se encuentra la posibilidad de expresarnos, de compartir y de expandirnos en la medida en que podamos interactuar. Saber que hay un más allá de la propia perspectiva desde la cual observemos e interactuemos. Estamos con Urano en Tauro y esto también es una llamada a la valoración de lo viviente, del cuerpo no como objeto sino como sensación. Un cuerpo viviente está más allá de la limitación de una lectura ideológica y productiva, Tiene una expresión y vida propia.

La experiencia de vivir en el mundo como un mundo posible para nosotros se constituye desde la conciencia y en la dinámica de dar y recibir, porque este mundo y la vida que queramos construir será aquella de la cual tengamos conciencia de pertenencia, y no desde lo que es la sola obediencia y adecuación a un sistema. Esto tanto en la vida institucional como personal.

Mercurio es el regente de Géminis y al momento del ingreso del Nodo Norte en este signo, se encuentra transitando el grado 8 de Cáncer, grado al que va a volver el día de la segunda Luna Llena en Cáncer (este año se forman dos Lunas Llenas en Cáncer (inicios en el hogar, en el mundo, en la pertenencia), Pero también estará en sextil a Urano y en Cuadratura a Quirón, toda esta configuración muestra que ante el gran dolor que estamos viviendo necesitamos conocer verdades y tener respuestas y que ante eso el lugar en que la emoción, el alma y los sentimientos encontrarán refugio ya no será en las grandes explicaciones, sino en la construcción del concepto de pertenencia, de lo familiar, de lo más cercano, de saberes nuevos. Ya no en términos de proximidad habitacional, sino desde la interrelación de valores que es la única forma de compartir lo cotidiano. No será una cercanía impuesta por una pandemia y establecida por los regímenes sanitaristas, sino esa cercanía que libremente podamos decidir, la auténtica, la de lazos de amor, amistad y diálogo.

Hay un aspecto a tener en cuenta y es el delgado límite que puede esgrimirse entre lo propio y lo ajeno. Esas son fronteras de protección en nombre de la seguridad y la libertad fundadas en la exclusión, esta es la influencia del Nodo Sur en Sagitario con la potencia que hasta Noviembre va a tener la conjunción de Júpiter con Plutón. Pero sobre esto hablaremos en el próximo post.

Cito una frase de Kant que me parece que describe el proceso de inclusión que será necesario recorrer en el tiempo del Nodo Norte en Géminis y Nodo Sur en Sagitario: “Pensamientos sin contenidos son vacíos y las intuiciones sin conceptos son ciegas” . En otras palabras, sin sensibilidad nada nos sería dado y sin entendimiento, nada sería pensado.

Links Nodo Norte en Cáncer comienza el crecimientoSaturno en Acuario 2020Equinoccio 20 de Marzo: Se cierran fronteras una apertura al interior

Mariana.

Está abierta la agenda para consultas sobre la influencia del cambio de Nodos. Sólo tienen que escribirme para coordinar. Les dejo un cariño y estamos iniciando un nuevo ciclo muy intenso y desafiante, pero vale la pena transitarlo.

Plutón Retrógrado-Sol conjunción Urano. El poder curativo de la libertad lo encontramos recreando la vida. Última semana de Abril

Ahora nos toca transformarnos a nosotros. “El que tiene un por qué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo”. F.Nietzsche.

Plutón retrógrado puede ser bastante desgarrador y extremo cuando intentamos evitar la reflexión sobre nuestra forma de pertenecer a la vida. Creo que está quedando claro que no podemos dominar ningún tipo de estabilidad desde la pura imposición de la voluntad como conservación. Que Plutón inicie su retrogradación este 25 de Abril indica que inicia un momento necesario para un profundo contacto con todo lo que se ha derrumbado y que ya no puede ser sostenido, simplemente para permitir la eliminación de todo aquello que terminó su ciclo tal como era. En los próximos meses y hasta el 4 de octubre Plutón recorrerá nuevamente el trayecto que inició el 4 de Enero 2020, día que se unió a Saturno. La unión Saturno-Plutón obliga a afrontar los cambios, pero cómo los hacemos y qué responsabilidad tomamos sobre esa crisis, depende de nosotros. Ante la radicalidad de la situación presente que se manifestó en todo su potencial a principios de Abril cuando Júpiter y Plutón se unieron por primera vez en Capricornio y que aún continúa y que puede profundizarse hasta fines de Junio cuando estos dos planetas vuelvan a unirse por segunda vez, pero en ese momento ambos estarán transitando su fase retrógrada, será inevitable la revisión de sentido, de las relaciones, de los deseos, de las obsesiones, de los miedos y dependencias. Cuanto más permanezcamos queriendo preservarnos a la transformación mayor será el sentimiento de imposibilidad. Esta semana se dio la unión de Urano con el Sol en Tauro el 25 de Abril, el mismo día en que Plutón comienza a retrogradar, Esto nos trae la posibilidad de tomar conciencia de que el cambio ya está, y de que la vamos a tener que estar construyendo, pero sobre todo que ese proceso nos toca hacerlo a nosotros, saliendo de la espera y de la crítica hacia el afuera. Esta última semana de Abril el ánimo puede decaer, vamos lentamente tomando contacto con la realidad tal como es porque aunque en general el mundo confinado comienza a flexibilizar el sistema de aislamiento, los controles, los problemas económicos y la enorme sensación de pérdida de libertad está instalada e interiorizada. Con el ingreso de Mercurio en Tauro nuestro pensamiento se vuelve práctico y dirigido a pensar en la sustentación. Ya estaremos más desapegados de las noticias que llenan horas y horas de especulaciones sin fundamento, porque también son parte de una estructura que responde a captar nuestra atención desde la afirmación de su propia verdad. Lo que viene es el Nodo Sur en Sagitario. Con Mercurio en Tauro el pensamiento estará dirigido hacia lo propio, hacia la economía, hacia nuevos proyectos. Mercurio es el planeta que simboliza nuestra forma de pensar, la reflexión, la comunicación, el intercambio) y esta semana va a estar contactando con Saturno en Acuario (el 26, 27 y 28) no va a se fácil reponerse de un fuerte sentimiento de disconformidad que lleva a querer estar solos porque nos cuesta comunicarnos porque no encontramos esas nuevas formas que necesitamos en este momento para sobrellevar este momento de tanto temor al futuro. Pero como venimos de una Luna Nueva en Tauro y Saturno se encuentra en Acuario, podemos transformar esta configuración en el comienzo de una nueva base de dirección de nuestro pensamiento. Teniendo en cuenta que Mercurio hizo su conjunción con Saturno el 10 de Enero,que formó parte del Eclipse del 12 de Enero 2020. Esto es una activación directa al cierre propuesto en ese momento apoyado por la unión que Mercurio hace con Urano el día 30 de Abril, día de la Luna Cuarto creciente en Leo, Como Urano se encuentra en semisextil a Quirón en Aries (desconexión emocional, frustración y desilusión). Nuestra mente va a estar muy inquieta, con necesidad de tener respuestas y certezas que no las encontraremos, lo importante es no dejarse llevar por el sentimiento de soledad y comenzar a construir el espacio de cercanía en el que sintamos que podemos construir. Tengamos en cuenta que todos los planetas uno a uno van a ir frenando su movimiento para volver a recorrer parte del camino ya transitado. El primero es Plutón el 25 de Abril. Le siguen Saturno el 11 de Mayo; Venus el 13 de Mayo; Júpiter el 14 de Mayo; Mercurio el 18 de Junio; Neptuno el 23 de Junio; Urano el 15 de Agosto y Marte el 9 de Septiembre. De esto hablaremos más adelante, pero es interesante tenerlo en cuenta, porque la re estructuración que tenemos que llevar adelante (Saturno) exige de una nueva perspectiva (Venus en Géminis) y de un nuevo sentido interno y de las instituciones (Júpiter en Capricornio); de desterrar ilusiones y espejismos mesiánicos (Neptuno); enfrentar cambios o circunstancias no previstas (Urano) y replanteamientos, reagrupamientos y un proceso de reintegración de nuestra acción y afirmación. (Marte en Aries).

Links recomendados: Sincronicidad Temporal una posibilidad de redireccionar nuestras vidas Venus ingresa en Aries: Preparando la segunda parte de 2020

Nos queda un largo camino………. Mariana

Marzo. El mes en el que estrenamos los cambios. Nada puede seguir como estaba….

Llegamos muy rápidamente al mes de Marzo. Si miramos un poco para atrás pareciera que Enero fue hace mucho tiempo. Es que estamos construyendo otro tiempo, el tiempo de reunificación interna. Febrero configuró ese momento de reorientación al darnos cuenta de que el camino de reconstrucción lo podemos comprender solamente desde la unidad que podamos conformar en el infinito e interminable proceso de una constante apropiación de la vida en nuestras manos. Aunque parezca sencillo quizás sea lo más complejo, porque implica animarnos a conocernos y a jugar el juego de darle sentido a través de la unificación de las variables que condicionan nuestro presente. Sólo el entender este aquí y ahora como una reconfiguración de nuestra historicidad nos otorga libertad interna. Febrero fue el mes en que necesitamos respondernos a nosotros mismos por el sentido originarios. Sentir que aunque las infinitas preocupaciones del día a día están presentes, las podemos abordar desde el deseo y no desde la absoluta obligación o desde la confrontación. Este proceso es el de despojarnos de la historicidad, no de la historia.

Marzo tiene como escenario la primera conjunción Júpiter Plutón acompañada por Marte en Capricornio, esto es que el crecimiento y la transformación de nuestras estructuras económicas, profesionales y relacionales requieren de un gran cambio de conciencia. Nada puede ya quedar como estaba. Iniciamos la toma de decisiones. Para comenzar a analizar este mes podemos ver que inicia con la Luna transitando por el signo de Tauro en sextil a Neptuno que se encuentra muy activo. Recordemos que estamos todavía bajo la influencia de la última Luna Nueva en PIscis y estamos en camino hacia la Luna Llena en Virgo el 9 de Marzo en la que Neptuno será protagonista en una conjunción al Sol y oposición a la Luna, La Luna en Virgo nos incita a una reorganización entre lo interno y lo externo y con las características con que se presenta esta Luna Llena en Virgo es una clarísima llamada a dejar atrás el perdernos en la mirada de otros para concentrarnos profundamente en la organización que necesitamos para transitar este mes de Marzo que será decisivo para el trayecto hasta la primer semana de Septiembre cuando Marte haga su conjunción con Lilith en Aries, previo a su retrogradación, momento en que tendremos que poner en juego nuestro deseo y nuestra voluntad para darle cauce a cierta frustración que podamos estar viviendo o sintiendo si no estamos comprometidos con ese sentido final que implica comprender que no podemos guiarnos pura y exclusivamente por esquemas principistas o máximas absolutas, abstractas, el Nodo Sur ya estará en Sagitario. La forma en que podamos resolver nuestros principios con lo concreto de las relaciones y vida cotidiana resultará de como gestionemos este mes de Marzo. Tenemos que estar abiertos a la disposición de la flexibilidad, no entendida como claudicaciones sino como crecimiento propio. Urano es cambio y en Tauro nos está sometiendo a crear nuevas estabilidades y nos mueve hacia otros espacios, a ir más allá de lo conocido.

En Marzo Venus y Marte comienzan a tomar un interesante protagonismo. Mencioné que el mes comienza con Luna en Tauro y si hablamos de Tauro estamos haciendo referencia directa a Venus por ser su regente y a Urano porque se encuentra en este signo. La cuadratura que Venus, antes de abandonar Aries estará formando para unirse con Urano en Tauro, es de un gran poder transformador y de depuración. Queramos o no, seamos más o menos conscientes estuvimos y aún estamos atravesando una crisis interna (crisis entendida como cambio) que nos acerca a descubrir que la satisfacción del deseo inmediato no llena nuestra alma, porque muchas veces sólo es una huida al enfrentamiento de no poder saciar nuestros deseos más profundos, que sólo se consiguen aceptando los procesos de transformación. Es el momento de reorganizarnos y revalorizar los vínculos a través de nuestra determinación de lo que somos y de lo buscamos compartir. Esta la cuadratura de Venus con Plutón va a estar acompañada por el sextil de Neptuno a Mercurio que aun se encontrará retrógrado hasta el 9 de Marzo. Los sextiles no son posibilidades, son sucesos por los cuales ya en este mes tenemos que ponernos en marcha, con decisiones concretas. Siguiendo su recorrido Venus el 4 de Marzo formará una cuadratura con Saturno y este punto marca un momento importante de toma de conciencia de la imperiosidad de una nueva forma de organización interna, donde el secreto está en la negociación que seamos capaces de llevar adelante (Venus-Plutón), en primera instancia con nuestras urgencias de satisfacción irracional y luego con la relación que tengamos con otros y con la realidad. Porque puede pasar que alguna situación nos pone un freno, la realidad se presenta tal como es para poner a prueba nuestra capacidad de flexibilidad y de reorganización, o en su defecto de frustración (Venus-Saturno). Sobretodo teniendo en cuenta que el 8 de Marzo ya desde Tauro y un día antes de que Mercurio inicie directo en Acuario se une con Urano en sextil al Nodo Norte. Si por alguna razón pensábamos que no teníamos que generar cambios, en esos días nos va a quedar más que claro. La dinámica cambia, se pueden presentar nuevas oportunidades y negociaciones importantes. Pero para esto se requiere haber asumido y asimilado que una parte nuestra ha quedado definitivamente atrás.

Veremos cómo cada uno puede llevar adelante este proceso tan importante para lo que viene en Septiembre. Pero los cambios están más que presentes y para ello es imprescindible haber comprendido lo que nos dejó la unión de Venus con Lilith y Quirón en Aries (Link) una apertura disposicional a sabernos vulnerables, eso nos trae seguridad y valoración interna, pero ya no desde el sostenimiento o sometimiento, o desde la obstinación, sino desde comprender que la libertad radica en la posibilidad del cambio interno.

Por otro lado Marte permanecerá todo Marzo en Capricornio haciendo contacto con Júpiter y con Plutón (con Saturno lo hará ya estando ambos en Acuario) al finalizar Marzo. Esos contactos son impulsos a concretar y diseñar nuestros deseos, no como fantasmas irrealizables, sino posibles en la medida en que confiemos plenamente en el vínculo que podemos generar entre lo que buscamos y lo que hacemos. Con Júpiter-Plutón, muchas condiciones han cambiado y seguirán cambiando, pero nosotros también lo hemos hecho y eso nos tendría que estar acercando a esa nueva identidad que no es más que la libertad de ser posibles en un desarrollo propio y junto a otros desde una nueva realidad.

Mariana

Links: 2020 Año en dos Actos Lilith Quirón en Aries