Abril. Último mes de Nodo Norte en Cáncer. Podemos crear una nueva forma de pertenencia. Estamos obligados. El mundo está encerrado.

El mes de abril es un mes en el que la radicalidad de los hechos y de los acontecimientos se va a profundizar aún más, sobre todo la primera parte del mes. Ante esto lo importante será intentar sostener la calma para no perder la posibilidad de darnos cuenta de la transformación que cada uno va a tener que hacer para adaptarse a este doloroso proceso en el que estamos inmersos que viene de la mano de la primera conjunción de Júpiter con Plutón de este año 2020. Si bien la radicalización y profundización de los cambios ya está presente, ahora es cuando comienza el proceso de toma de conciencia de lo que significa lo que estamos atravesando, tanto a nivel personal como colectivo. La primer quincena de Abril es cuando comenzarán a aparecer no sólo los conflictos económicos que se están produciendo a nivel mundial unidos con una gran incertidumbre hacia el futuro, sino también grandes cuestionamientos y búsqueda de culpables, porque nos encontramos llegando al pico máximo de tolerancia tanto para los Estados y los sistemas de salud y las economías, como para los individuos, porque el aislamiento tiene sus consecuencias. Marte es el planeta que activa los sucesos, así lo hizo cuando se unión con Plutón/Saturno/Júpiter que puso en marcha el proceso de desencadenamiento de la pandemia COVID-19 (que tuvo sus inicios con el eclipse del 26 de Diciembre 2019). El ingreso de Marte en Acuario conjunción con Saturno en Acuarioy cuadratura con Urano en Tauro nos dará una pauta de lo que tenemos que tener en cuenta a nivel personal y económico para el nuevo proceso que planteará fuertemente en 2021: la disyuntiva paradigmática de convivir con un sistema que se derrumba y herido, y otro que aún no conocemos y está en construcción. Por eso es importante centrarse en la propia evolución enfrentando el propio límite ( Quirón en Aries). Cada persona por su historia, la comprensión interna y evolución que esté dispuesto a afrontar, podrá hacerloaunque no sin grandes cuestionamientos y tensiones que requerirán de una rápida pero estratégica nueva organización. Marte ingresó en Acuario el 30 de Marzo y se encuentra con la conjunción con Saturno, una de las configuraciones de mayor prueba sobre la capacidad interna de resistencia al sentimiento y vivencia de limitación. Si logramos sostener la incertidumbre, el miedo y la tensión de sentirnos impotentes, porque lo que estamos viviendo es una gran rendición de un esquema interno al que estamos habituados. Esto es lo que fundamentalmente está a la base de este proceso del que sólo podremos dar cuenta si podemos tomar este período desde una proyección de nuestro tiempo mental hacia 2021. Por eso este es el momento de hacer los cambios radicales y estratégicos (sean de conciencia o de acciones concretas) que nos van a sostener a fines de Junio y a principios de Noviembre cuando Júpiter y Plutón vuelvan a unirse. Es un tiempo de crisis, dolor y limitación, para algunos puede ser mayor y para otros menos, pero la vida de todos está cambiando y aunque parezca difícil y nos cueste es el momento de generar distintas estrategias a largo plazo. Llegamos a este mes sabiendo que el ambiente cercano tan necesario para la subsistencia ya no es es seguro y que ese ámbito de cercanía y nutrición lo tenemos que constituir en acciones conjuntas con otros. El cuidarse y cuidar al otro ya no es solo un precepto moral, sino que lo tendremos que ejercer como preservación mutua. Evaluar esa cercanía que buscamos conformar será lo que estará muy presente a partir del 3 de Abril cuando Venus abandone el ya no tan seguro y estable Tauro para ingresar en Géminis hasta el 6 de agosto. La sincronía de este año entre los planetas personales es muy significativa, porque el escenario de fondo es la tan ya conocida conjunción Plutón Saturno Júpiter, pero los que manejan los tiempos y activan ese trasfondo son Mercurio, Marte y Venus. El día que Venus ingresa en Géminis forma un trígono con Saturno en Acuario (dos signos de aire) en que las relaciones aunque tengamos muchas ganas de compartir tendrán el filtro de la intelectualidad, no podremos conectaros de la misma forma en que lo hacíamos, ahora primará el nivel de transformación de conciencia. Ese mismo día en que Venus entra en Géminis, Mercurio (el regente de Géminis ) se unirá a Neptuno en PIscis, esto nos va a permitir internalizar y procesar la magnitud de la dificultad de poner en palabras lo que no podemos expresar con el lenguaje corporal y emocional de la distancia social, de muerte y de contagios en el que estamos sumergidos. Este doble movimiento de Venus y de Mercurio, nos lleva a necesitar comunicarnos, comenzar a movernos un poco más libremente (que de apoco se va a ir dando), nos lleva a otro tipo de confrontación. Esa confrontación es la de cómo cada uno de nosotros está transitando este cambio de paradigma. Hay quienes lo estarán viviendo desde la espera pasiva de que esto pase para volver a su vida habitual (que no sería la propuesta de este tiempo) o desde el lugar de comprender la profundidad y radicalidad de este momento. Los miedos y las formas más arcaicas (las lunas de cada persona) están siendo puestas en juego para evolucionar, y este es el juego que tenemos que enfrentar y trascender. Venus desde Géminis que por su retrogradación nos va a acompañar hasta el principio del fin de la modalidad de vida por la pandemia en Agosto, también será una purificación y limpieza de las falsas cercanías y es un puente a los Nodos Géminis/Sagitario, en que la amplitud de perspectiva interna nos ayuda a comprender que los fundamentalismos no son el camino en este tiempo.

Siguiendo el camino de Mercurio, que representa la forma en que comprendemos y ponemos palabras y juicios a la interacción entre el mundo y nosotros, entrará en Aries (una de las zonas más complicadas, junto con Capricornio, este año. Porque si algo nos está costando es sentir que podemos accionar ). Mercurio en Aries no pone muy directos en la forma de expresarnos y sin filtro. Esto puede dar lugar a un alto grado de agresividad y a ponernos extremadamente enfáticos y críticos con lo que es distinto a nuestra forma de comprender y actuar. Pero como cada vez hay menos espacio para la imposición de ideas, será mejor usar esa energía para comprender que tenemos que centrarnos en dirigirnos a actuar y no mal gastar el tiempo en discusiones vanas, porque nadie es capaz de cambiar de pensar de nadie si no está dispuesto internamente a hacerlo. La gran división que peligrosa y solapadamente se puede estar gestando es la división entre los que siguen un camino de construcción de futuro y los que lastimosamente permanecen en querer imponer su limitada y restringida concepción de concebir este proceso.

Abril es el último mes del Nodo Norte en Cáncer tenemos la enorme posibilidad de crear real pertenencia, desde este nuevo paradigma que se nos presenta como desafío.

Mariana

Un comentario sobre “Abril. Último mes de Nodo Norte en Cáncer. Podemos crear una nueva forma de pertenencia. Estamos obligados. El mundo está encerrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .