¿Qué es un Eclipse de Sol? Determinismo o Libre Albedrío.

Los Eclipses son momentos de mucha concentración de energía, en los que se manifiestan situaciones que deben finalizar para que otras aparezcan, más allá de la naturaleza de cada una de ellas. Vivimos una vida en tiempos disgregados, porque en la cotidianidad nos manejamos un tiempo que nuestra mente lo interpreta como lineal. Si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia representación y vivencia del tiempo nos damos cuenta que difiere bastante del tiempo interno que experimentan otras personas, incluso muchas veces difiere de la forma en que lo percibimos nosotros de acuerdo a las vivencias que experimentemos en distintos momentos.

Los Eclipses alinean la percepción lógica que tenemos del tiempo representada por el Sol, con la intuición de nuestro tiempo interno, representada por la Luna. Existe un ritmo y un tiempo interno en la vida de cada uno de nosotros que responde a un propósito que se encuentra representado por las configuraciones de la Carta Natal. Cuando se forma un Eclipse de Sol, la Luna pasa delante del Sol mostrando la más perfecta armonía planetaria, ocultándolo. Porque la proporción de la distancia con el tamaño están relacionadas. Este pasaje perfecto acontece cuando los Nodos están presentes, sino estaríamos hablando de una Luna Nueva. Los Eclipses son momentos de gran conexión con la unidad entre lo que sentimos y lo que pensamos. Es un llamado a alinear nuestra acción …. queda en nosotros tomar decisiones. Esta es la clave de la comprensión entre lo que podemos entender como determinación y libre albedrío.

Estamos determinados a ser libres, y esa libertad implica el camino del encuentro con nuestro propósito. Por eso muchas veces en los momentos de Eclipses sentimos dolor, angustia, miedo…., porque nos están alineando. Nos portan a un estado de conexión con la interioridad sensible y a la pregunta por el propósito de nuestra vida. Es como un velo que cubre nuestras creencias para conectarnos con nuestra intuición. A través del Sol manifestamos nuestro propósito, y cuando la Luna se interpone ante el Sol refrendamos si ese propósito que pensamos lógicamente y que asumimos es el que vibra con nuestro sentimiento, si nos es propio. Al correrse el velo cuando finaliza el ocultamiento resurge el recuerdo de lo que habíamos olvidado que somos. Está en nosotros seguir ese proceso o no. De hecho son momentos de finales y cambios. Desde la Astrología antigua se habla de los Eclipses Totales o Anulares de Sol desde el Antiguo Testamento y se los asocia con procesos de muerte de los soberanos, con crisis y catástrofes que de una forma u otra generan cambios. Por ejemplo la profecía de Isaías sobre la caída del Rey Nabucodonosor en Babilonia cuando dice :”… Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros, no darán su luz; y el Sol se oscurecerá al nacer, y la Luna no dará resplandor.”; O en el caso de la devastación de la tierra por las langostas predicha por Jehová a Joel. (Joel 2, 30/31) “Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El Sol se convertirá en tinieblas…….” Luego Ptolomeo hace una clasificación de los Eclipses y el carácter y alcance de los cambios de acuerdo al signo en que se produzcan, la magnitud y las estrellas y planetas que intervienen según dignidad y triplicidad.

Los Eclipses nos acompañan de la misma forma en que lo hacen todos los planetas y astros desde la eternidad de los tiempos y tienen una cadencia que es predecible. Todo tiene su tiempo y todo momento de cambio genera un sentimiento de crisis, porque se produce un cambio sobre lo que pensábamos que era inamovible, sobre la forma en que habitualmente estamos acostumbrados a movernos, en las relaciones, en lo económico. Si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia representación y vivencia del tiempo nos damos cuenta que difiere bastante del tiempo interno que experimentan otras personas. Los Eclipses son una alineación, una ley divina del eterno movimiento. En un Eclipse de Sol, la Luna pasa delante del Sol mostrando la más perfecta armonía planetaria, ocultándolo. Porque la proporción de la distancia con el tamaño están relacionadas. Este pasaje perfecto acontece cuando los Nodos están presentes, sino estaríamos hablando de una Luna Nueva.

Los eclipses nos abren a la experiencia de sabernos determinados a vivir y a ser libres de elegir lo que deseamos ser y ser capaces de aceptar los cambios que debemos transitar. Si nos quedamos en el miedo, estamos negando nuestra pertenencia a la vida, porque la vida es acontecer y en ese acontecer podemos elegir .

Mariana.

VENUS STAR POINT EN GÉMINIS. 3 de Junio 2020. Unificación del deseo y la conciencia.

El Venus Star Point es el encuentro de Venus con el Sol. Del encuentro entre el deseo y la conciencia surge una Venus renovada. Este 3 de Junio se produce esa mágica unión en la que Venus cambia su dinámica interna, porque en los 8 días que dura el proceso de ocultamiento de este planeta se genera una transformación y su energía se re orienta. Venus es tanto la Estrella de la Mañana como la Estrella Vespertina. La danza entre el deseo -Venus- y la conciencia -Sol- marca ciclos y estamos iniciando uno de ellos que será a su vez protagonista del primer eclipse de la serie Géminis-Sagitario de 2020. Venus en su fase aún Retrógrada tendrá su encuentro con el Sol en el signo de Géminis en el que el Nodo Norte comienza a sentirse. Este encuentro marca el inicio de un nuevo ciclo de 8 años en la serie de los Venus Star Point.

Y este año es interesante porque si levantamos la carta astral del momento en que se forma el Venus Star Point vemos que la Luna está en Escorpio en oposición a Urano en Tauro. Tauro es el domicilio en el que Venus expresa su sensualidad de forma más pura y concreta (a diferencia de cuando se encuentra en Libra). La Luna en Escorpio cuando está en su vibración más alta nos conecta con nuestro poder y capacidad de transformación para aceptar que algo tiene que morir en nosotros para dar lugar a la increíble posibilidad del mayor acto creativo, el amor, la energía creativa absoluta. Porque finalmente el Amor en su sentido más amplio de fuerza vital es lo que nos permite la interacción con el afuera, rompiendo las barreras narcisistas. Ese el verdadero poder transformador de la energía amorosa, el intercambio, el poder sentir placer por un otro distinto a mí mismo. Ese es el verdadero acto creativo. No hay creación desde el solipsismo, no desde la búsqueda del placer individual, y menos cuando el concepto de amor está enmarcado y fundado en el sacrificio y el olvido de lo propio para sostener engaños y burbujas. Iniciamos un ciclo de cambio profundo sobre la valoración que tenemos respecto a las relaciones personales, respecto al dinero, al trabajo y hacia lo que realmente aporta algo a nuestras vidas, y el Amor es parte de esta re estructuración. En ese mágico pasaje que transitaremos del 3 al 11 de Junio, cuando Venus se transforme de ser Estrella Vespertina a ser Estrella de la Mañana serán 8 días en los que en el ocultamiento de Venus estaremos contactando con nuestras ambigüedades y dudas. Géminis es un signo dual que está regido por Mercurio el mensajero de los dioses al que Zeus le obsequia el Caduceo símbolo de la unión entre dos ámbitos, lo terrenal y lo divino. Esta es una analogía perfecta para el eje nodal Géminis Sagitario. Géminis representa lo cercano, lo circundante, lo práctico, lo inmediato y Sagitario los fundamentos últimos, la ideología, las normas, los principios. Si no aprendemos a negociar entre idealización y realidad continuaremos eternamente desconectados del instinto del principio de vida. Estamos en tiempos de Eclipses en Nodos Géminis-Sagitario. Mercurio, el regente de Géminis, se encuentra en Cáncer en el momento del Star Point en cuadratura a Quirón en Aries. La cuadratura es un aspecto de tensión que nos interpela a la resolución sobre las limitaciones que sentimos. Es una conexión fundamental para desterrar los engaños que sostenemos para sentirnos pertenecientes a algo o a alguien para evitar el vacío y la soledad que sentimos cuando nos alejamos de nuestro poder creativo y nos manejamos pura y exclusivamente con la razón. Estamos atravesando un periodo de toma de conciencia de nuestros propias dudas y contradicciones. Todos estamos en un momento de dualidad en el que nos urge re encontrarnos con lo que nos es propio, nuestras auténticas relaciones, nuestra forma de movernos libremente en las calles, re encontrarnos con las personas que nos son propias. La Luna en Escorpio en oposición a Urano en Tauro marca ese momento de inflexión en el que hacemos ese paso por el Hades, territorio plutoniano, para transformamos y tomar conciencia de nuestro verdadero deseo en una búsqueda interna a través de un tiempo de introspección en el que estaremos sintiendo nuestra alma dirigida a reconstruir lo que nos es valioso compartir y crear junto a otros. Vamos en busca de evidencias y realidades, que aún están en penumbras, no de juicios abstractos porque las palabras necesitan actos concretos que le otorguen existencia.

Podemos sentirnos ausentes del mundo por unos días para elaborar nuestras propias dualidades para introducirnos en la experiencia de entender y abrirnos a nuestros propios deseos y poder expresarlos. La energía de Venus está asociada al amor, pero no tenemos que restringir el concepto de amor únicamente al enamoramiento que podamos sentir por una persona, sino que representa la potencia de vida. Para los griegos el Amor estaba asociado al Logos, a la Idea de Bien como principio del movimiento que mueve sin ser movido. El concepto de Amor podemos asociarlo a la sabiduría, entendida como conciencia de saber lo que somos y lo que deseamos. Pero el Amor tiene muchas aristas y muchas formas de manifestarse que se corresponden con la vestimenta que asume Venus según el signo en que se encuentra. El Amor va más allá de la idea moderna de Venus como la diosa del Amor idealizado, porque el Amor es pulsión y supervivencia, es lo que nos conecta con la vida. La Venus del Romanticismo es muy distinta a Afrodita (diosa Griega). Afrodita implica y subsume la sexualidad como principio de Amor erótico. Este año este Venus Star Point tiene una relevancia fundamental, porque forma parte del eclipse que abre la serie Géminis-Sagitario del 5 de Junio, la búsqueda de libertad y la caída de verdades.

Artículo sobre el ciclo Star Point

Mariana

VENUS STAR POINT. La danza de la proporción áurea.

Venus identifica la energía a través de la cual nos conectamos con lo que nos atrae, lo que nos da placer, la forma en que expresamos nuestra afinidad con la armonía y el bienestar en la vida. Venus es el nombre latino de la diosa Afrodita griega. El Venus Star Point se produce en el momento en que Venus se une al Sol en su continua danza de regeneración del principio de vida: la fuerza erótica de atracción y deseo hacia la creación de vida. La vida, es el arte de la interpretación del sentido y Venus como arquetipo de la belleza entendida como belleza de la armonía de la existencia, es el impulso del Eros, de la pulsión erótica de vida. Representa el movimiento alquímico del paso de la nada al ser como acto creativo de conciencia sobre la armonía de la existencia. Entre ambos en su continuo movimiento alrededor del Sol conforman una particular figura que dibujan en el transcurso de un ciclo de 8 años. Cada ciclo se inicia con la alineación de las elípticas de Venus, la Tierra y el Sol en un punto; a partir de ese momento van conjuntamente diseñando 5 encuentros mágicos que conforman los vértices de una estrella de 5 puntas, en geometría llamado pentagrama. En esa figura queda manifestada la proporción que rige el mundo, el número áureo o Phi y que encierra los interrogantes de la existencia. La armonía del número áureo o Phi surge de la proporción entre el tiempo en que la Tierra da una vuelta al Sol (365,256 días) y lo que le lleva a Venus hacerlo (224,701 días). La división de estos dos tiempos es 0,615187, 8-13. El tiempo que le lleva a la Tierra dar 8 vueltas alrededor del Sol, a Venus 13, y en ese ciclo Venus y el Sol se unen 5 veces. O sea que son 5 alineaciones en 8 años vueltas de la Tierra y 13 de Venus. La sucesión áurea es: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, …etc. Esta proporción es la que rige la figura geométrica del pentágono (estrella de cinco puntas) y que está presente en la naturaleza, en el cuerpo humano, en la música, en el arte. Recordemos que Leonardo Da Vinci y su obra el hombre de Vitrubio, muestra la proporción como la medida de la perfección, la armonía de la perfección, la belleza Para Pitágoras, maestro de Platón (el círculo órfico), la proporción áurea es el ritmo de la partitura de la armonía de la relación del hombre con el cosmos

Esa poesía universal que atraviesa todas las cosas se refleja en infinidad de lenguajes, pero sin dudas es la potencia creadora venusina del arte de la existencia la que expresa la dinámica de la dualidad entre lo individual y lo colectivo como continua retroalimentación y como canal por el cual el trasfondo común (planetas transpersonales Urano, Neptuno y Plutón) se manifiesta en cada proceso colectivo (Júpiter y Saturno) como analogía de ese común denominador en el que nos encontramos como parte constitutiva del mundo para que nuestra psique que tiene formas definidas que son las energías de los Planetas personales: Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte, de los que surge la fuerza y la forma de nuestro actuar concreto. A estas formas son a lo que llamamos arquetipos no como representación sino como analogía y sincronicidad. Los arquetipos se manifiestan desde la idea de tiempo como un continuo tiempo en el ahora de la historia personal de la conciencia individual.

Star Point 3 de Junio 2020

Mariana

Venus Retrógrada en Géminis. Tiempo de hablar de las relaciones y el amor.

A Venus se la asocia con el amor, pero en realidad va más allá del amor idealizado en abstracto. Representa la belleza que resulta de la armonía de la conexión entre lo que deseamos, lo que hacemos y lo decimos y pensamos. No existe armonía si no tenemos claridad para valorarnos y valorar lo distinto. Esta es la magia de las relaciones, poder desprenderse del narcisismo de valorar desde uno mismo y no desde el otro. De querer que el otro sea lo que deseamos. La química de toda relación está en el permitirse mostrarse mutuamente para elegirse.

Este año Venus y Marte los signos de la energía femenina y masculina estarán retrógrados, Venus en Géminis y Marte en Aries. Pero es Venus la que va abriendo el camino. Es la que primero llegó a Géminis signo en el que ingresará el Nodo Norte y esta es la energía que va a marcar el mood donde podremos encontrar armonía. Es la apertura a la posibilidad de las relaciones para que sean posibles desde lo simple de elegirse sabiéndonos individualidades que estamos atravesando procesos de cambio. La comunicación fluida y rica en la posibilidad de intercambio de ideas es la que puede generar auténtica cercanía y confianza. No es tiempo de grandes dramas emocionales, ni de luchas por validarse personalmente a través de una razón unilateral que al fin y al cabo termina en silencios y resentimientos. La energía de aire (Géminis) es liviana y esto no hay que confundirlo con falta de compromiso. El compromiso está entendido si no, no existiría la posibilidad de comunicación. El compromiso se basa en la libertad de no tener que estar ratificándolo constantemente.

¿Qué trae esta Venus retrógrada que vuelve a reposar en Géminis luego de 8 años? La última vez que Venus retrogradó en Géminis fue en 2012 y en ese momento los Nodos se ubicaban inversos a los que tendremos este año. El Nodo Norte estaba en Sagitario y el Nodo Sur en Géminis y Urano en Aries. Las relaciones respondían a esa época de individualismo extremo, en que cada uno se relacionaba desde el sostenimiento de la independencia como principio de regulación. 2012 es el año en que Tinder es lanzado al mercado de las relaciones. La virtualidad y la instantaneidad coparon el amor, los vínculos y lo cotidiano.

Este año de la retrogradación de Venus en Géminis es un retorno a lo cercano. Vamos a estar valorando y evaluando nuestro propio concepto de cercanía para anexar a otro u otros. La valoración de la posibilidad de cualquier tipo de relación necesitará bases sólidas en la permanencia de la estabilidad emocional y no desde la subsistencia. Venus y Mercurio van a estar actuando juntos hasta el 12 de Mayo sobre esas alianza que pueden ser perdurables o no. Desde el 9 de Abril Venus ya está en período de sombra cuando tocó el grado 5 de Géminis con los Nodos aún con toda la intensidad en Cáncer-Capricornio, Esto nos acerca a lo que sentimos, pero puede confundirnos con la necesidad de sentir refugio y reparo. A ese grado 5 de Géminis va a volver el 24 de Junio para iniciar un camino seguro ya sobre esta nueva energía en la que estaremos vibrando que es la que marcan los Nodo Géminis-Sagitario: el resurgir de lo absoluto en la simplicidad de lo que podemos compartir. Volver a confiar en no es sencillo pero es necesario porque la vida se desarrolla plenamente en la creación de un espacio y un sentir común y auténtico.

Hay algo muy importante a tener en cuenta y es la cuadratura que estarán formando Venus con Neptuno en PIscis hasta el 30 de Junio. Esta cuadratura responde a un chequeo y ajuste sobre lo que se planteo con la Luna Nueva en Acuario del 24 de Enero en que Venus se unió a Neptuno en Piscis. Esa Luna ya marcaba el redireccionamiento sobre lo que se está planteando en este momento y ahora ya no lo podemos evadir, pero tampoco tomar decisiones apresuradas, porque estamos emocionalmente muy vulnerables conectándonos con nuestra propia soledad y en un proceso de re encuentro con nuestras necesidades más constitutivas, (el nodo norte está casi en el grado 1 de Cáncer), pero que aún no está tan clara la aceptación necesaria para construir desde la libre elección y no desde la necesidad.

Tratemos de encauzar la energía de la cuadratura de Venus con Neptuno en lo creativo de nuestra propia vida para evitar caer en imágenes redentoras que nos rescaten del vacío emocional de la crisis e incertidumbre en la que estamos viviendo. El 13 de Mayo Venus cambia su curso a retrógrada con el cuarto Menguante de Luna en Acuario. Y volvemos a la Luna Nueva del 24 de Enero a replantearnos en qué consiste la libertad y cómo se construye con otros. Porque sólo será perdurable lo que podamos construir si sabemos preservar los sanos límites en las relaciones desde la igualdad en la diferencia. Un delicado equilibrio que estamos aprendiendo. Las ilusiones caen ya sea porque son imposibles, porque son sostenes o porque finalizan en dependencias nocivas.

Hacia el 3 de Junio cuando el Sol en su camino se una a Venus y formen cuadratura con Marte en Piscis vamos a tomar conciencia interna sobre qué tipo de relación estamos construyendo, porque a partir del momento en que Venus retro se une con el Sol, el Sol la conciencia de lo que somos, comienza a transitar delante de Venus, el deseo. Ahí podremos comunicar y mostrar lo que es nuestra esencia y estar dispuestos a derribar los dogmas que no nos permiten acercarnos a nuestro verdadero deseo. Pero esta ya será tarea del eclipse de Luna del 5 de Junio en Sagitario y el del 21 de Junio de Sol en Géminis el día de Solsticio de Invierno-Verano, que irán alineando y que darán tiempo para un inicio a todo este proceso que estaremos evaluando en épocas de Venus retrógrado. Aunque falte aún el último eclipse de Luna en Capricornio que cierra esta temporada Cáncer Capricornio el 5 de Julio con una Venus en sextil a Marte en Aries lista para liberarse. Aunque el cómo se implemente será cuestión de cómo administremos la energía de Marte retrógrado a partir de septiembre y esa es una tarea que estamos abordando ahora con Marte en Acuario. Energía dirigida hacia lo que viene.

La energía Femenina y Masculina estarán en revisión de roles y deseos, para finalmente en Enero 2021 llegar a la posibilidad de complementarse mutuamente.

Espero que sea de ayuda y guía este pequeño anticipo de Venus en su retrogradación.

Mariana

Coronavirus. Recordando que somos una Totalidad y que la economía es vulnerable- Júpiter /Plutón Marzo 2020, Coronavirus

Sigilosamente Neptuno desde Piscis se hizo presente entre medio de la conjunción de Plutón y Saturno en Capricornio. Mientras los Estados protegen cada vez con mayor énfasis sus economías y sus fronteras y las ideologías toman un tinte cada vez más conservador, algo se despierta y nos recuerda que somos una unidad. La profundización de la brecha entre los que acceden al Estado de Bienestar instaurado por los países occidentales luego de finalizada la Segunda Guerra mundial, como frontera, límite y diferenciación con los países detrás de la Cortina de Hierro en momentos de la conjunción Saturno-Plutón en Leo, que no solo está siendo amenazada por el crecimiento y expansión del propio sistema que ya no puede ofrecer posibilidades de acceso a toda la población, sino por lo que no puede ser controlado. La dinámica Júpiter -Neptuno presente en la mayoría de las pandemias que pusieron en alerta el sistema, se hace presente una vez más con la aparición del Coronavirus poniendo en evidencia la vulnerabilidad y susceptibilidad de la interdependencia en los que se fundan los sistemas económicos financieros. La Conjunción Plutón Saturno Júpiter en Capricornio y Urano en Tauro pre anunciaba una crisis económica a nivel mundial. Y es lo que comienza a manifestarse en estos días. La caída de las bolsas a nivel mundial es el indicador de un freno a la economía mundial y con esto las burbujas comienzan a desinflarse La semicuadratura de Urano con Neptuno pone de manifiesto el poder oculto del mundo de las finanzas y de la economía. Muestra sus partes más oscuras, no olvidemos que estamos ante la conjunción de Plutón con Saturno en Capricornio con Urano en Tauro indicadores de la transformación no solo de un sistema político sino económico que dará inicio a otro. Aunque parezca muy lejano igual configuración se presentaba en el año 1285 el el siglo XIII con el surgimiento de la burguesía y el comienzo de una economía monetaria luego de que la caída de los sistemas feudales y de la migración de la población del campo a las ciudades y el consecuente cambio y transformación de la matriz productiva. Siguiendo la sincronicidad entre la historia y la astrología encontramos que la anterior conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio con la presencia de Urano en Tauro fue en 1517 año en que podemos ubicar los orígenes históricos del capitalismo actual en su primera etapa. En ese momento tomó la dimensión de un Capitalismo Nacionalista en el que su principal característica fue unir los intereses del Estado con el de los industriales. Es decir se valía del uso del aparato estatal para impulsar las empresas nacionales dentro y fuera del territorio, que luego tiene una decisiva transformación en lo económico, social y tecnológico en 1771 con la conjunción Júpiter Plutón en Capricornio, aumentando exponencialmente la acumulación de capitales y consolidó al capitalismo.liberal.

Júpiter y Plutón marcan ciclos económicos. La fuerza de Neptuno saca a la luz lo que se esconde tras los números, las bolsas y las especulaciones financieras. Este año 2020 estaremos asistiendo al cierre de tres ciclos. Uno iniciado en 1981-1982 cuando Júpiter y Plutón se unieron conjuntamente con Saturno en LIbra en cuadratura a la posición actual. El segundo correspondiente al ciclo Júpiter Plutón y el tercero y que abarca un ciclo mayor que es el de Plutón, Saturno en Capricornio con Urano en Tauro. Haciendo un breve recorrido histórico del ciclo Júpiter Plutón menciono la denominada crisis de la Deuda del Tercer Mundo (América Latina) en 1981, triple conjunción Plutòn, Jùpiter, Saturno en Libra. En 1994 la devaluación del Yuan en China y la consecuente crisis asiática. con la Conjunción de Plutón-Júpiter en Sagitario. La unión de estos planetas en este signo no se había repetido desde el año 1758 en tiempos del inicio de la Revolución Industrial que trajo cambios estructurales sociales y de consumo acompañados de las teoría económica fisiocrática de Quesnay que en ese año 1758 publica las “tableau économique” (tabla económica).que establecían que cualquier política que produjera el efecto de ampliar el flujo circular era coherente con el Crecimiento económico, mientras que si lo limitaba, no lo era. Luego de Sagitario viene Capricornio que inicia un tiempo de limitación. Plútón y Júpiter volvieron a encontrarse en Sagitario por última vez en el año 2007-2008 tiempos en que se desarrolla la Crisis de las Hipotecas Subprime, un año antes de que Plutón ingresara en Capricornio sacando a la luz lo que ocultan los sistemas financieros dinamizado y amplificado por la presencia de Júpiter. Estos dos planetas están relacionados con los sistemas financieros y con la economía.

Hoy 2020 estamos en uno de esos momentos en que tres planetas relacionados con las estructuras política, económicas y la sociales se unen por última vez hasta dentro de 250 años en el signo de Capricornio. Todo el sistema económico tambalea, con la aparición del Coronavirus. Que si bien en términos de mortalidad de la población infectada es por ahora mucho menor a otras pandemias puso en alerta a todo el sistema financiero con grandes pérdidas incrementando la energía separativa y de conservación.

Estamos llegando al cambio de signo de los Nodos, y con ellos el escenario adquiere otros tonos. El 5 de Junio el Nodo Sur pasará al signo de Sagitario, que representa la expansión de fronteras, el comercio internacional, y los viajes a larga distancia. Esto incluye las aerolíneas, que en este momento ya están sufriendo grandes pérdidas por la paralización de los viajes internacionales. Pertenecemos a un mundo dinámico que tiene sus movimientos y ciclos de expansión y retraimiento. Estamos en el momento de retraimiento y de manipulación financiero. Marte está activando los cambios profundos y una nueva forma de entender la economía y las influencias que subyacen tácitamente a los mercados. El Coronavirus es un alerta y un despertador que llama y pone la atención sobre la interdependencia de las economías. a lo que viene quizás una mirada un poco más atenta a la sustentabilidad de las economías reales en el que las burbujas se desinflen y la realidad de las autonomías regionales comiencen a crecer no por conservación sino como re estructuración a partir de la propia pertenencia. Desde la independencia.

Mariana

Violencia y Femicidio. La máscara de la impotencia. 8 de Marzo 2020.

Este 8 de Marzo sin dudas va a marcar un momento muy importante para el derecho por el que nunca debieron luchar las mujeres, el derecho sobre su propio cuerpo y su propia vida. Las estructuras que buscan aún sostener y avalar el ultraje al cuerpo no han comprendido aún que el cuerpo es la prosa del mundo y no átomos de sensaciones, en palabras de Merleau Ponty,. Porque el cuerpo es la apertura al mundo vivido y cuando hablamos de conciencia del cuerpo hablamos de la conciencia del otro, porque siempre tras el cuerpo que se nos presenta como objeto hay un cuerpo sujeto. Violentarlo en cualquiera de las formas posibles, implica la supremacía de la dualidad, primer principio de los intentos de dominación.

Este 8 de Marzo se presenta con varias conjunciones, aspectos de dinamización. Conjunción de Urano – Venus, la conjunción de Quirón- Lilith y la conjunción Sol-Neptuno y con Luna Llena en Virgo. Todo esto en el escenario de la conjunción Plutón Júpiter. Con todo este coctel podemos pensar que estamos ante el inicio del fin de la polarización Femenino-Masculino entendida como lucha antagónica. Urano-Venus en Tauro nos presenta una nueva forma de entender los vínculos relacionales fundando su estabilidad en la libertad. Pero más allá de las configuraciones planetaria de este 8 de Marzo, estaremos transitando un período de exacerbación de la violencia, porque este año aún estamos en un tiempo en que la fragmentación y la división son las bases del poder, al menos y esperemos hasta el 2024 cuando Plutón ingrese en Acuario.

La violencia está tiñendo la sociedad, la vida cotidiana y la vida de las mujeres, sobre todo en estos días en que confluyen varios factores que apuntan a una confrontación muy intensa entre estos dos principios que debieran mantener un equilibrio, que al fin de cuentas es el equilibrio sobre el cual se sustenta el principio de vida. Pero lejos estamos de esto y la violencia es moneda de cambio. Podemos explicar este fenómeno desde la astrología, al menos en este 2020, pero nada justifica lo que sucede, sucedió y seguirá sucediendo. La gran influencia de energía capricorniana que estamos atravesando nos insta a centrarnos en nosotros para poder llevar adelante ese cambio de piel para poder ingresar a la energía de Acuario en diciembre de una forma liviana y dispuestos a comprender que todos formamos parte de la vida y que sólo podemos interactuar en la medida en que no responsabilicemos a otros de nuestras frustraciones.

Parte de la dificultad en relaciones con el otro que se presenta este año 2020 en que la presencia de Urano en Tauro, que de por sí ya es bastante desestabilizadora porque socava todo intento de afianzamiento desde la seguridad emocional y económica, está activando desde el grado 3°43 a la estrella fija Sharatan. Esta estrella responde a la naturaleza de Marte y de Saturno, esto hace que su energía sea violenta. Cuando se activa puede causar lesiones corporales (Tauro casa 2 el cuerpo físico) y derrotas sin escrúpulos. En el ámbito de la naturaleza trae destrucción por fuego o terremotos. Para entender lo que está pasando entre la energía femenina y masculina es importante saber que el signo de Tauro en el que se encuentra Urano activando esta estrella fija es territorio de Venusino (energía femenina). Mientras esto sucede Venus recién termina su paso por Aries, que le es propio a Marte y formó una cuadratura a Plutón y luego a Saturno. activados por Marte. Esto significa que Marte adquiere mucha potencia conjunto a Plutón para transformar estructuras de poder, mientras que cuando lo hace con Saturno: lucha por mantenerlas rígidas a través de la separación. Asíque es que estamos en una doble dinámica de transformación y permanencia. Entre tanto en el territorio de Marte (Aries), se encuentra Quirón con Lilith poniendo en evidencia y exacerbando el sentimiento de impotencia que genera la imposibilidad de logro de objetivos. Si bien Lilith en la mitología hace referencia a las mujeres, todos tenemos a Lilith en nuestra carta natal, porque el sentimiento primario de exclusión es un universal del ser humano., pero en territorio de Marte (Aries- masculino), el freno a la autoafirmación y el sentimiento de imposibilidad se maneja desde la deficiencia y la violencia.

Todo este combo planetario y la activación de la Estrella Sharatan genera un clima de concentración de violencia, esto a modo de explicación desde la astrología, y no de justificación, porque ninguna explicación justifica la eliminación de un cuerpo sujeto , sea mujer u hombre. Pero en vistas a las estadísticas pareciera que la energía masculina en su pura esencia y en momentos de una gran impotencia y disgregación social y pérdida de identidad como ahora, la forma de canalización es proyectada en el objeto cuerpo de deseo desublimando la frustración a través de la violencia.

Links sugeridos . Ni una Menos paremos la Violencia Lo Femenio y el Femicidio

Mariana