Solsticio y Eclipse de Sol en Cáncer del 20 y 21 de Junio.

Llegamos al último eclipse de Sol en Cáncer hasta 2029 que a su vez es la primera Luna Nueva en Cáncer de este año en el que habrá dos. Una es este Eclipse del 21 de Junio y la Segunda el 20 de Julio. O sea que la fuerza está dirigida a reconstruir pertenencia y a definitivamente dejar atrás una forma en la que hasta ahora abordábamos nuestra vida, nuestras metas y nuestros objetivos laborales, profesionales y de relaciones. Todo 2019 fue el año en que estuvimos re definiendo objetivos a través de la resignificación de nuestras bases, nuestra pertenencia y nuestras raíces. Internamente fue un proceso que requirió que rompamos con estructuras limitantes heredadas, adquiridas o desarrolladas para cumplir cierto rol en la vida. Luego, y cuando ya creíamos que todo estaba resuelto hubieron eventos a partir de Marzo 2020 que nos pusieron a prueba generando un freno en algunos casos y transformación en otros de nuestras actividades y proyectos, a nuestras vidas con la obligatoriedad saturnina de mirarnos hacia adentro y refrendar decisiones. 2020 es épocas de conjunciones de Plutón Júpiter y Saturno y esto indica cambios profundos que no se dan en unos meses, son ciclos de cierre y apertura a nivel colectivo que comprenden un proceso de varios años. En este caso hasta 2022 y luego a partir de 2026. Esta es una interpretación desde las vivencias personales y no desde la lectura socio política económica, esa lectura está en mi otra página web en www.lapoliticadesdeotramirada.com . Todos los Eclipses no tienen la misma intensidad, si bien cada uno cumple con su función de alinearnos, el efecto que podamos sentir está determinado tanto por la forma en que nos comprendemos, como por el grado de conciencia y claridad que tengamos sobre nuestro propósito. También y muy especialmente sobre la posición, puntos importantes y planetas que toque en nuestra Carta Natal.

En este caso el Eclipse del 21 de Junio es muy potente, no solo por la configuración e influencia de las Estrellas que activa, sino también porque se produce durante el Solsticio en el grado 0 de Cáncer. Esto marca la radicalidad de su significado. Los solsticios de Cáncer y Capricornio son cambios de balance, es el paso de la culminación del día o la noche más larga a volver a un estado de equilibrio cuando sean los equinoccios. Marca un punto de inflexión y culminación para iniciar otro. Es este caso por ser el Sol el que se encuentre eclipsado en el momento de mayor duración de la luz del día (se da en el hemisferio Norte) repercute fuertemente sobre las energías que representa el Sol: nuestra realización, sobre las figuras de autoridad y sobre la percepción que tengamos sobre ellas y sobre nuestra propia autoridad. Un Eclipse en Cáncer está vinculado con proteger lo que nos es importante en la vida y qué tan dispuestos estamos a sostenernos, a cuidarnos y a consolidar nuevas bases desde las cuales arraigarnos hacia adelante. Algo concluye. Cáncer es el signo regido por la Luna, y la Luna es la que va a eclipsar al Sol en este signo, algo en lo que creíamos o esperábamos de otros o de nosotros mismos desaparece para dejar espacio a una comprensión más interna de nuestras necesidades, prestarles atención y equilibrarnos emocionalmente. Es un retorno hacia nuestro interior para retomar la conciencia de lo que somos y hacernos cargo de lo que deseamos; qué tipo de vida queremos vivir, dónde, a quién o a quiénes consideramos nuestra familia, nuestros hijos. Como en Cáncer también se encuentra Mercurio que inició su retrógradación el 18 de Junio, la energía de este Solsticio y del Eclipse estará asociada a la protección y a la subsistencia emocional y económica que podamos brindarnos nosotros por nosotros mismos y a los propios. Va a ser muy necesario estar enfocados en lo que necesitamos para desarrollarnos y para volver a construir lo que nos nutre, que esta vez si o si deberá ser desde nuestra interioridad, desde la reformulación de nuestros afectos, porque en el afuera no los vamos a encontrar. Pero a pesar de que el Eclipse sea en Cáncer la energía separativa está presente, porque frente al eclipse, en Capricornio, está la conjunción de Plutón con Júpiter, los límites entre lo que es propio y lo que es distinto a nosotros, ajeno se marcará notablemente.

Estamos iniciamos una re construcción, un eclipse es un reseteo de la conciencia, pero pareciera que en estos momentos tenemos mayor claridad sobre lo que no queremos más que sobre lo que deseamos, porque nos está costando encontrar las herramientas necesarias para sentir que estamos avanzando en terreno sólido. Lo que pasa es que al momento del Eclipse habrá 5 planetas retrógrados. y los planetas retrógrados marcan procesos de introspección en los que necesitamos elaborar un proceso de evolución que nos está costando bastante por la confusión imperante a nivel económico, social y político. La información que recibimos constantemente es muy contradictoria. Ya no sabemos qué es mentira y qué es verdad, las normativas sobre la normalidad en la que vamos a vivir cambian todo el tiempo, no sabemos si lo que dice la OMS es así o no, si la información está manipulada o no, si la economía va a seguir siendo como la conocíamos o no. Si las empresas quiebran o son compradas por otros, etc etc. A nivel personal también lo vamos a sentir, porque un día podemos estar muy claros sobre las relaciones que tenemos, y al otro día cambia todo. Esta influencia es muy nociva y desestabilizante Urano tiene fuerza desde Tauro. Ante la incertidumbre la tendencia instintiva es a aislarnos para protegernos y esto puede retroalimentar el sentimiento de soledad y de desconexión. A cerrarnos, a protegernos de otros si nos sentimos amenazados, y la energía de conservación puede exacerbarse y ponernos reactivos e impulsivos por la cuadratura que forma Marte desde Piscis al Eclipse. Esto quizás comencemos a sentirlo con más fuerza sobre todo a partir del 28 de Junio cuando Marte (que ahora está en Piscis) ingrese en su signo: Aries. Cuando Marte está es su signo el proceso de acción por la individuación es muy fuerte tanto a nivel personal como social. Por eso es importante intentar tener la mayor claridad posible para dirigirnos hacia este proceso de re construcción que propone este periodo, hasta el 5 de Julio, aunque no sea sencillo transitar por caminos poco conocidos. Si no hacemos este gran esfuerzo todo lo que percibamos como limitación será intolerable a partir de mediados de Julio. Importante es tener en cuenta que con Mercurio retrógrado en Cáncer hasta el 12 de Julio nuestra mente va a estar dirigida a sostener cierta paz interna, a revisar vínculos con los que podremos contar hacia adelante y sobre todo a reordenarnos para terminar de eliminar lo que ya no tiene espacio hacia adelante a partir del 5 de Julio cuando se forme el eclipse de Luna en Capricornio. La influencia de Mercurio es importante si tenemos en cuenta que estamos con el Nodo Norte en Géminis, que está regido por este planeta.

Volviendo a este Eclipse y tomando como referencia a las Estrellas Fijas vemos que se forma junto a la Estrella Menkalinan que tiene una energía Marte-Mercurio y que por su naturaleza nos puede llevar a tener acciones precipitadas, discusiones y desacuerdos que desencadenan en decisiones imprudentes y precipitadas cuando sintamos amenazado nuestro bienestar. Cuando nos referimos a bienestar tenemos que mencionar a Venus que también está en fase retrógrada. Al momento del Eclipse se encuentra en el grado 5 de Géminis junto a la Estrella Prima Hyadum, si bien Venus en Géminis también responde al Nodo Norte, y desde esta posición marca la apertura a decisiones en relaciones y económicas que tenemos que abordar desde una perspectiva más amplia, la influencia de la Estrella Prima Hyadum tiñe a Venus de cierta confusión, indecisión y oscilación al momento de comunicarnos, expresarnos y tomar decisiones, aunque Venus ya esté resurgida luego del Venus Star Point como Lucero de la Mañana. Esta energía de oscilación e indecisión en la que pueden aparecer eventos, noticias o mensajes inesperados, se va a mantener hasta el momento del Eclipse del 5 de Julio. La recomendación sobre esto es que no nos precipitemos a decisiones imprudentes y precipitadas, porque está en nosotros darnos y dar opciones principalmente para estar preparados a atravesar momentos de incertidumbre, dudas y algunas reacciones muy individualistas que pueden ser tanto propias como de otros. Es así que en el ámbito de todo tipo de relaciones y acuerdos será un momento para conectarse desde lo simple y lo sencillo, sin buscar determinaciones concretas, pero sí reordenándonos internamente, reorganizando nuestro hogar, re viendo papeles pendientes, cuentas y deudas, porque es desde allí desde donde podremos rescatar auténtica pertenencia y seguridad, para luego poder tomar decisiones. Venus también está formando un sextil a Quirón, de algún modo estamos curando nuestro pasado en relaciones y auto estima, y lo haremos conectándonos a través de lo sencillo, lo simple, desde el disfrute, desde la palabra y los posibles acuerdos, aunque nos sea este el momento de tomar decisiones en este aspecto.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es a Saturno y a Urano. Saturno está a pocos días de reingresar a Capricornio junto a la Estrella Altair. A esta estrella se la asocia con movimientos bruscos que sacuden todas las estructuras, por eso puede traer movimientos de la tierra, erupciones o terremotos. Conmina al cambio. A nivel personal es una confrontación con nuestras propias estructuras y a sostener la desestabilización para poder crear otras. Recordemos que cerca del 22 de Marzo fue cuando comenzaron las cuarentenas, día en que Saturno ingresó en Acuario y pasó por este mismo grado en que se encuentra Altair. Ahora está formando un quincuncio al Eclipse (Sol-Luna). El quincuncio en sí es un aspecto alquímico y representa la posibilidad de regeneración para transmutar el nivel de conciencia, pero para ello es necesario el ejercicio de la voluntad y del autocontrol personal destinado a generar nuevas estructuras internas desde una manera diferente de manifestar nuestra identidad. Por eso vuelvo a remarcar que estamos iniciando un proceso de reconstrucción de estructuras, por ahora a nivel interno y que verá sus frutos a partir de mediados de Enero 2021. Quizás parezca muy lejano, pero con todo lo que viene hasta ese momento es importante tener en cuenta que en la medida en que podamos centrarnos en nuestros objetivos y afectos reales, verdaderos y concretos podremos hacer un buen trabajo de aquí a Enero 2021.

Por su parte Urano desde Tauro mantiene su sextil a Mercurio, en este momento retrógrado, y esto nos tiene que hacer ser más cuidadosos al momento de expresarnos, pensar por qué lo hacemos y con quién lo hacemos. Es un buen momento de inspiración pero quizás no de expresarlo abiertamente, porque no siempre se mantendrán las cosas como lo pensamos. Y sobre todo porque Urano está transitando por el grado de la Estrella Schedir, que está asociada al placer pero con limitaciones. Tauro, el signo en el que se encuentra Urano es el de la economía y de la capacidad de generar recursos y estabilidad no sólo económica sino emocional, y en este momento se encuentra limitada. Esta Estrella también está asociada a a las transgresiones de los que manejan el poder y la autoridad y por esto muchos pactos, acuerdos y asuntos económicos y afectivos van a entrar en revisión. A nivel personal vamos a sentirnos limitados y frustrados por no poder expresarnos espontáneamente, disfrutar, salir. encontrarnos libremente con otras personas. Pero esto va a pasar, pero quizás estemos necesitando este gran momento de introspección para valorar lo que es posible, para encontrar dentro nuestro, de nuestro hogar y de lo que consideremos familia, el motivo e inspiración por lo que de ahora en más vale la pena construir hacia adelante. Muchas máscaras van a caer y algunos nos sentiremos decepcionados y solos, pero este tiempo es tiempo de cambio y no siempre lo que pasó es mejor que lo que viene, porque lo que viene ahora lo podemos construir de acuerdo a experiencias vivenciadas. Trae dolor, trae miedo, angustia y aislamiento, pero nos abre a una nueva etapa de nosotros mismos de la que saldremos transformados. Aunque tenemos que saber que de ahora al 5 de Julio cuando sea el último eclipse de Luna en Capricornio la sensación de incertidumbre puede profundizarse, porque estamos en mitad de la tormenta.

Mariana

Link ¿Qué es un Eclipse de Sol? Determinismo o Libre Albedrío

¿Qué es un Eclipse de Sol? Determinismo o Libre Albedrío.

Los Eclipses son momentos de mucha concentración de energía, en los que se manifiestan situaciones que deben finalizar para que otras aparezcan, más allá de la naturaleza de cada una de ellas. Vivimos una vida en tiempos disgregados, porque en la cotidianidad nos manejamos un tiempo que nuestra mente lo interpreta como lineal. Si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia representación y vivencia del tiempo nos damos cuenta que difiere bastante del tiempo interno que experimentan otras personas, incluso muchas veces difiere de la forma en que lo percibimos nosotros de acuerdo a las vivencias que experimentemos en distintos momentos.

Los Eclipses alinean la percepción lógica que tenemos del tiempo representada por el Sol, con la intuición de nuestro tiempo interno, representada por la Luna. Existe un ritmo y un tiempo interno en la vida de cada uno de nosotros que responde a un propósito que se encuentra representado por las configuraciones de la Carta Natal. Cuando se forma un Eclipse de Sol, la Luna pasa delante del Sol mostrando la más perfecta armonía planetaria, ocultándolo. Porque la proporción de la distancia con el tamaño están relacionadas. Este pasaje perfecto acontece cuando los Nodos están presentes, sino estaríamos hablando de una Luna Nueva. Los Eclipses son momentos de gran conexión con la unidad entre lo que sentimos y lo que pensamos. Es un llamado a alinear nuestra acción …. queda en nosotros tomar decisiones. Esta es la clave de la comprensión entre lo que podemos entender como determinación y libre albedrío.

Estamos determinados a ser libres, y esa libertad implica el camino del encuentro con nuestro propósito. Por eso muchas veces en los momentos de Eclipses sentimos dolor, angustia, miedo…., porque nos están alineando. Nos portan a un estado de conexión con la interioridad sensible y a la pregunta por el propósito de nuestra vida. Es como un velo que cubre nuestras creencias para conectarnos con nuestra intuición. A través del Sol manifestamos nuestro propósito, y cuando la Luna se interpone ante el Sol refrendamos si ese propósito que pensamos lógicamente y que asumimos es el que vibra con nuestro sentimiento, si nos es propio. Al correrse el velo cuando finaliza el ocultamiento resurge el recuerdo de lo que habíamos olvidado que somos. Está en nosotros seguir ese proceso o no. De hecho son momentos de finales y cambios. Desde la Astrología antigua se habla de los Eclipses Totales o Anulares de Sol desde el Antiguo Testamento y se los asocia con procesos de muerte de los soberanos, con crisis y catástrofes que de una forma u otra generan cambios. Por ejemplo la profecía de Isaías sobre la caída del Rey Nabucodonosor en Babilonia cuando dice :”… Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros, no darán su luz; y el Sol se oscurecerá al nacer, y la Luna no dará resplandor.”; O en el caso de la devastación de la tierra por las langostas predicha por Jehová a Joel. (Joel 2, 30/31) “Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El Sol se convertirá en tinieblas…….” Luego Ptolomeo hace una clasificación de los Eclipses y el carácter y alcance de los cambios de acuerdo al signo en que se produzcan, la magnitud y las estrellas y planetas que intervienen según dignidad y triplicidad.

Los Eclipses nos acompañan de la misma forma en que lo hacen todos los planetas y astros desde la eternidad de los tiempos y tienen una cadencia que es predecible. Todo tiene su tiempo y todo momento de cambio genera un sentimiento de crisis, porque se produce un cambio sobre lo que pensábamos que era inamovible, sobre la forma en que habitualmente estamos acostumbrados a movernos, en las relaciones, en lo económico. Si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia representación y vivencia del tiempo nos damos cuenta que difiere bastante del tiempo interno que experimentan otras personas. Los Eclipses son una alineación, una ley divina del eterno movimiento. En un Eclipse de Sol, la Luna pasa delante del Sol mostrando la más perfecta armonía planetaria, ocultándolo. Porque la proporción de la distancia con el tamaño están relacionadas. Este pasaje perfecto acontece cuando los Nodos están presentes, sino estaríamos hablando de una Luna Nueva.

Los eclipses nos abren a la experiencia de sabernos determinados a vivir y a ser libres de elegir lo que deseamos ser y ser capaces de aceptar los cambios que debemos transitar. Si nos quedamos en el miedo, estamos negando nuestra pertenencia a la vida, porque la vida es acontecer y en ese acontecer podemos elegir .

Mariana.