Luna Nueva en Libra, El Amor como esa incógnita que se abre sobre cada uno de nosotros. 28 de septiembre 2019

Esta Luna Nueva en Libra nos habla de la comunicación y del compromiso en los vínculos. Sin dudas vivimos en momentos en que las relaciones es uno de los paradigmas que se presenta como una de las incógnitas sin posibilidad de resolución. Pareciera que en relaciones la apertura al Amor queda mediada por la posibilidad o imposibilidad propia de saltar las vallas del miedo, porque el otro aparece como un factor desestabilizador de nuestras propias angustias, recelos y experiencias. Nada es seguro si no es controlable pero, pensado en esos términos, no existe nada mas inseguro que el Amor. Porque es allí donde finalmente vemos reflejada la vulnerabilidad de necesitar un otro como compàñero, que serà ante quien nos mostremos como somos. La imposibilidad (Quiròn en Aries) se convierte en virtualidad que suplanta el encuentro. Las comunicaciones vía whatsApp esconden y tergiversan el involucramiento del poder de la mirada y de la presencia del cuerpo que acompaña la emisión de la palabra. Todo bajo un manto de respeto a la intimidad del otro, del que finalmente nunca sabemos si se molesta por una llamada que interrumpe su labor o su descanso. Todo está pulcramente medido, se puede escribir, grabar y borrar buscando la forma de decir-escribir en forma correcta lo que queremos expresar y que finalmente se reflejarà tras la impoluta pantalla del destinatario. La palabra se torna mediada y los emojis representan una simbología con carácter de universalidad y entendimiento. Quiròn desde Aries en oposición a la unión del Sol y la Luna en Libra nos muestra que algo en las relaciones no está herido y nos duele. Esta Luna es la puerta de ingreso al mes de Octubre, mes en el que estaremos tomando decisiones cuando el 31 de Octubre Venus y Mercurio se vuelvan a encontrar en el signo de Escorpio, transformaciones que implican lo que queremos y deseamos compartir con otro. Esta unión ya se produjo el 24 de julio en Cáncer cuando supimos què tipo de relación necesitamos. Luego el 13 de septiembre en Virgo cuando comenzamos a accionar y organizarnos para sostener relaciones y la última el 31 de Octubre en Escorpio cuando comenzaremos a analizar (con la retrogradaciòn de Mercurio hasta el 20 de Noviembre) si aquellas relaciones permiten un compromiso o no. Porque lo mejor que podríamos hacer es que a partir de allí estemos en condiciones de comenzar a construir una nueva realidad (para los eclipses de Diciembre y Enero). Hoy, dìa de la Luna Nueva, con Mercurio en tensiòn a Plutón, tendremos que cuidarnos de no caer en conversaciones o nudos mentales que remueven las obsesiones mas primitivas o infantiles. Si bien es momento de aclarar, re orientar o re tomar esas conversaciones con las que luego evaluaremos la posibilidad concreta de esas relaciones, tendremos que tener la precaución de hacerlo desde un espacio de construcción. Para una Luna en Libra las decisiones del amor y de las relaciones pasan por el equilibrio que se pueda generar a través de ellas, y no por la emoción. Pero Plutón está a punto de comenzar directo y se encuentra en tensión (cuadratura), y Urano desde Tauro se encuentra en quincuncio a la Luna (una posición sumamente incómoda). Esta combinación genera mucha inestabilidad y necesidad de resolución inmediata para intentar encontrar y sentir cierto grado de estabilidad para poder hacer pie y sentir que podemos confiar. Muchas cosas se ponen en juego con esta Luna, pero hay una que es sobre la que primero debemos poner atención, como nos manejamos, que aceptamos y que estamos dispuestos a ver de nosotros mismos frente a un otro.

Disfrutemos del Amor desde una Nueva forma autèntica de sentir… Mariana

Anuncios

Algo se modifica en las relaciones que comienza viendo al otro como esa parte de ti. Equinoccio 23 de septiembre 2019

Hay un aroma que comienza a presentarse…. y que lo podemos sentir en el momento en que podemos detenemos en la demora y posar la mirada sobre el otro. Pareciera que inicia un proceso en el que los aromas buscan comprenderse para no mezclarse, sino para compartirse. Este es el clima en el que comenzamos a movernos marcado por el ingreso del Sol en el signo de Libra donde ya se encontraban Venus unido a Mercurio. Por como se presentan las posiciones y relaciones planetarias, y dentro del contexto en el que van marcando su ritmo, estamos en tiempos de reflexión sobre temas vinculares. ¿Cómo es posible que de lo que más se alimenta el alma, sea una de las cosas más complejas en nuestras vidas?. Vivimos en una sociedad del vértigo en el que el instante reemplaza a la permanencia. El instante se presenta como determinante, y suponemos y esperamos que ese instante que esté por suceder supere la amargura y decepción del que ya pasó. Los instantes rompen la narrativa a la efímera espera del cumplimiento de la promesa y esperanza del encuentro del sentido màgico (cuadratura Júpiter-Neptuno), creando en su lugar mayor desorientación, falta de sentido y mayor proyección sobre el otro como aquel que debe colmar las expectativas. Es tan alto el miedo a la soledad y a la frustración que los escondemos tras certezas y debajo de un sistema de control y limitación sobre las reales posibilidades de que el otro sea y se manifieste en su mejor condición. El otro posicionado desde la anulación opera como negatividad plena e impenetrable que alimenta en nosotros un mayor estado de soledad e imposibilidad de compartir. Quedamos reducidos y atrapados en la autoreferencialidad, limitados a una única y clausurada forma de reconocernos dentro de lo igual. Todo otro queda finalmente reducido a una amenaza desestabilizadora que a su vez, se refugia en su propia mismidad en una supuesta libertad enmascarada.

Este Equinoccio habla de la transformación que podemos generar sobre cada uno de nosotros para comprender que la vulnerabilidad es un espacio de crecimiento que a su vez es la del otro. La cuadratura que Mercurio y Venus tienen con Saturno, Plutón y el Nodo Sur al momento en que se enfrentan a Quirón es un maravillosi, aunque doloroso momento para comprender que en los vínculos nos transformamos, pero que esto no implica anularse ni anular. Es tiempo para examinar què y desde donde estamos dispuestos a acordar. No es lo mas fácil ni sencillo, porque acordar es ver al otro y verse a si mismo para desde la mayor honestidad estar dispuestos a comprender que el sostenimiento de la condición del ser del otro es de la única manera en que se puede construir en el tiempo, cambiando los instantes por continuidad para comenzar a caminar el sendero de la narrativa. Decir, actuar y amar a través de la limitación como creación de sentido de lo relacional. El límite es la preservación y la elección libre, porque solo en la preservación desde la apertura es desde donde podremos elegir real y verdaderamente la forma de vinculo que deseamos. Dejando atrás la violencia que genera el encierro en las pautas infantiles que en este tiempo pueden volver a salir a la luz.

La permanencia no es sostenimiento….. es la posibilidad de transformación y de elección libre.

Mariana

El despertar de Saturno- ¿Ilusión o Realidad? Después de la Luna Llena en Piscis. 18 de septiembre

La Luna del 14 de septiembre marcó el momento en que nos encontramos con la posibilidad de poner fin a procesos y mecanismos ilusorios bajo los cuales justificamos de una u otra forma el sentirnos imposibilitados. Porque la Luna Llena en Piscis puso en primer plano el sentimiento y la sensación de desamor y de soledad como uno de los síntomas de esta época en que no tenemos más opción que encontrarnos cara a cara con esa necesidad interior imposible de ser colmada por ninguna relación, ningún trabajo, ni ninguna riqueza extraordinaria, porque responde a la profunda e intensa pregunta del sentido y del por qué de nuestras vidas. Piscis representa la casa 12: ese anhelo de unión perfecta e ideal con un sentido de pertenencia mayor a la individualidad que experimentamos previo a nuestro nacimiento. Del 10 al 13 de septiembre fueron días muy desestructurantes y colmados de desánimo, en los que tuvimos que intentar no olvidarnos de nuestras prioridades, esforzándonos por poner orden interno para comenzar a construir el camino concreto que nos saque del contacto con ese desamor al que nos puede conducir la realidad concreta. El amor incondicional que busca Piscis solo lo podremos sentir en tanto lo construyamos consciente. Requiere de un real compromiso y verdad, primero con nosotros para luego compartir con el otro. Ya con Mercurio y Venus unidos en el signo de Libra, (casa de Venus, diosa del amor y de las relaciones) y Saturno despertando podremos comenzar a construir, si no quedamos atrapados por la proyección y la evasión, ese camino que nos permita tender redes reales junto a otros. Pero sin olvidarnos que primero tenemos que hacernos cargo de nuestra propia sensación de desamor.

El ciclo retrógrado de Saturno finaliza el 18 de septiembre luego de haber tenido 4 meses (desde el 28 de abril) para tomar contacto y aprender que la diferencia entre la ilusión y la realidad se encuentra únicamente en nuestra capacidad y potencia de descartar todo aquello que sostengamos para evitar un gran cambio en nuestra estructura interna. Puede ser por miedo al fracaso, a ver la realidad tal y como es, o por evitar hacernos cargo de la enorme tarea que supone elevar el deseo y la imaginación por sobre la fantasía. Del 18 de septiembre al 24 de diciembre comenzamos otra etapa con otra energía a través de la cual, si comprendemos que la frustración no surge del desear sino de un exceso de expectativas sin las acciones reales y adecuadas, podremos comenzar a re orientarnos hacia el compromiso concreto y real con cada uno de nosotros y de trabajar por el deseo concreto y tangible encontrando el equilibrio entre lo real y lo ilusorio junto a aquellas personas con las que sepamos que compartimos los mismos ideales de concreción, dejando atrás, con el cuarto menguante de Luna en Géminis del 22 de Septiembre, emocionalidades cargadas de desamor del pasado. ¿Tenemos claro lo que queremos construir?

Mariana, #horóscopo #astrología #astrology #astrologyposts #astrocoaching #saturnoencapricornio #astrologiahumanista #relaciones