Eclipse de Luna en Capricornio, Un vuelta de página. 5 de Julio 2020

Eclipse de Luna en Capricornio

Los Eclipses desencadenan hechos o eventos, y cuando son de Luna esos eventos son internos, emocionales. Para la astrología la Luna en Capricornio se encuentra en exilio, porque su lugar natural es Cáncer, su opuesto, en donde se encuentra el Sol. Cuando la Tierra se interpone entre estas dos luminarias nos fuerza a comprobar nuestras Memorias y Emociones en el aquí y ahora. Como la Luna es la referencia de lo que nos nutre y es el refugio del Alma al que recurrimos, cuando se encuentra en exilio y eclipsada nos conecta con nuestras necesidades más arcaicas de autoprotección y auto subsistencia. Con este Eclipse se cierra el ciclo Cáncer-Capricornio que nos llevó a desprendernos de auto exigencias hacia el afuera para mirarnos y darnos cuenta de que la seguridad sólo la vamos a encontrar en nuestro interior. De hecho en el afuera ya no podemos encontrar estabilidad. Basta ver a nuestro alrededor los sucesos que han llevado a hacer temblar las estructuras políticas y económicas.

Si bien el Eclipse se forma en Capricornio-Cáncer los Nodos ya se encuentran el eje Géminis-Sagitario y esto da otra dinámica. La de saber que en estos momentos proyectarnos a un futuro a largo plazo es una tarea que se dificulta, porque la incertidumbre sobre el futuro es muy fuerte.

Si no tenemos un por qué, no tenemos un cómo y lo interesante que trae este cierre de ciclo es el sextil de Venus desde Géminis a Marte en Aries. Los sextiles son posibilidades concretas que nos impulsan a ponernos en movimiento, y a encontrar formas distintas (Géminis) de ir (Marte en Aries) por nuestros deseos (Venus). Pero no todo es sencillo en este 2020 y la parte que nos queda por recorrer tiene características muy especiales. Cuál es la principal ??? : – No permitirnos permanecer en el mismo lugar de la misma forma.
Tener claridad sobre este punto nos va a servir muchísimo para la energía que comenzó con el ingreso de Marte en Aries en sextil a Saturno desde el 28 de Junio junto con la segunda conjunción de Plutón con Júpiter ambos retrógrados.
Para entender…. Toda nuestra energía puede estar disponible hacia la concreción de metas, y tenemos que estar dispuestos a demoras que nos obliguen a encontrar alternativas, o de lo contrario, toda esa energía puede convertirse en reactividad, sobre todo a partir de fines de Agosto, porque vamos a sentirnos limitados por decisiones externas a nuestra voluntad…y eso va a suceder!!!! Vienen meses de mucha tensión y tenemos que estar lo más centrados posibles. Para eso lo importante es no permanecer en el mismo lugar de la misma forma y aunque nos condicione, no nos distraigamos con el afuera porque va a ser muy contradictorio. Ahora sí construyamos una red de pertenecía en la cual apoyarnos junto a quienes están cercanos emocional y afectivamente a nosotros, pero no desde dependencias emocionales, porque este Eclipse libera a la Luna (Urano desde Tauro forma un trígono a la Luna). Todos de una u otra forma estaremos con mucha energía ariana y esto es trabajando por nuestras seguridad personales. La dinámica será quiero estar contigo, pero sin tí. Aunque esto más adelante cambie, cuando nos demos cuenta de que desde la individualidad no podremos construir nada.

La astrología no deja de sorprenderme, y les comento: creo que todos conocemos el libro “1984” de George Orwell, bueno, Por otra parte todos los Eclipses pertenecen a una familia de eclipses que nacen y mueren luego de cumplir un ciclo de 71 eclipses, a la que se la denomina SAROS. Este eclipse del 5 de Julio pertenece a la serie SAROS 149 que tuvo su nacimiento (1er eclipse) el 13 de Junio de 1984. No es solo una mera casualidad, Existe una sincronía con la realidad a la que recién estamos comenzando a adaptarnos a tratar de vivir esta Nueva Realidad, en la que tenemos que gestionar permisos de circulación, la nueva moda de los barbijos, controles de salud, Apps de control, etc etc… Pareciera que hemos perdido la capacidad de cuidarnos y debemos ser cuidados. ¿Es realmente así un lugar posible de pertenencia? De una forma u otra todos estamos sintiéndonos exiliados de lo que era nuestra vida, por opción u obligación nos estamos alejando de lo conocido y de una forma habitual de vida. Ese es el sentimiento de la Luna en Capricornio tener que generar su propio destino desde el exilio, y es lo comienza ahora. Esto nos abre una puerta muy interesante hacia un desarrollo personal incalculable hacia adelante, pero NO sin costos,sin dolor, sin pérdidas e incertidumbre. Nos obliga a mirarnos y a confrontar lo que somos y lo que hacemos para ser lo que deseamos. Si bien este Eclipse cierra la serie Cáncer/Capricornio y podríamos pensar que la tensión va a estar disminuyendo, no va a ser así. Venimos de un Eclipse de Sol en Cáncer que disminuyó nuestra vitalidad y ahora tenemos que reconstruirnos. Marte desde Aries está ávido por expresar su voluntad y lo vamos a sentir. Un gran final al que le falta aún un capítulo que viviremos en Noviembre.

Mariana

Solsticio y Eclipse de Sol en Cáncer del 20 y 21 de Junio.

Llegamos al último eclipse de Sol en Cáncer hasta 2029 que a su vez es la primera Luna Nueva en Cáncer de este año en el que habrá dos. Una es este Eclipse del 21 de Junio y la Segunda el 20 de Julio. O sea que la fuerza está dirigida a reconstruir pertenencia y a definitivamente dejar atrás una forma en la que hasta ahora abordábamos nuestra vida, nuestras metas y nuestros objetivos laborales, profesionales y de relaciones. Todo 2019 fue el año en que estuvimos re definiendo objetivos a través de la resignificación de nuestras bases, nuestra pertenencia y nuestras raíces. Internamente fue un proceso que requirió que rompamos con estructuras limitantes heredadas, adquiridas o desarrolladas para cumplir cierto rol en la vida. Luego, y cuando ya creíamos que todo estaba resuelto hubieron eventos a partir de Marzo 2020 que nos pusieron a prueba generando un freno en algunos casos y transformación en otros de nuestras actividades y proyectos, a nuestras vidas con la obligatoriedad saturnina de mirarnos hacia adentro y refrendar decisiones. 2020 es épocas de conjunciones de Plutón Júpiter y Saturno y esto indica cambios profundos que no se dan en unos meses, son ciclos de cierre y apertura a nivel colectivo que comprenden un proceso de varios años. En este caso hasta 2022 y luego a partir de 2026. Esta es una interpretación desde las vivencias personales y no desde la lectura socio política económica, esa lectura está en mi otra página web en www.lapoliticadesdeotramirada.com . Todos los Eclipses no tienen la misma intensidad, si bien cada uno cumple con su función de alinearnos, el efecto que podamos sentir está determinado tanto por la forma en que nos comprendemos, como por el grado de conciencia y claridad que tengamos sobre nuestro propósito. También y muy especialmente sobre la posición, puntos importantes y planetas que toque en nuestra Carta Natal.

En este caso el Eclipse del 21 de Junio es muy potente, no solo por la configuración e influencia de las Estrellas que activa, sino también porque se produce durante el Solsticio en el grado 0 de Cáncer. Esto marca la radicalidad de su significado. Los solsticios de Cáncer y Capricornio son cambios de balance, es el paso de la culminación del día o la noche más larga a volver a un estado de equilibrio cuando sean los equinoccios. Marca un punto de inflexión y culminación para iniciar otro. Es este caso por ser el Sol el que se encuentre eclipsado en el momento de mayor duración de la luz del día (se da en el hemisferio Norte) repercute fuertemente sobre las energías que representa el Sol: nuestra realización, sobre las figuras de autoridad y sobre la percepción que tengamos sobre ellas y sobre nuestra propia autoridad. Un Eclipse en Cáncer está vinculado con proteger lo que nos es importante en la vida y qué tan dispuestos estamos a sostenernos, a cuidarnos y a consolidar nuevas bases desde las cuales arraigarnos hacia adelante. Algo concluye. Cáncer es el signo regido por la Luna, y la Luna es la que va a eclipsar al Sol en este signo, algo en lo que creíamos o esperábamos de otros o de nosotros mismos desaparece para dejar espacio a una comprensión más interna de nuestras necesidades, prestarles atención y equilibrarnos emocionalmente. Es un retorno hacia nuestro interior para retomar la conciencia de lo que somos y hacernos cargo de lo que deseamos; qué tipo de vida queremos vivir, dónde, a quién o a quiénes consideramos nuestra familia, nuestros hijos. Como en Cáncer también se encuentra Mercurio que inició su retrógradación el 18 de Junio, la energía de este Solsticio y del Eclipse estará asociada a la protección y a la subsistencia emocional y económica que podamos brindarnos nosotros por nosotros mismos y a los propios. Va a ser muy necesario estar enfocados en lo que necesitamos para desarrollarnos y para volver a construir lo que nos nutre, que esta vez si o si deberá ser desde nuestra interioridad, desde la reformulación de nuestros afectos, porque en el afuera no los vamos a encontrar. Pero a pesar de que el Eclipse sea en Cáncer la energía separativa está presente, porque frente al eclipse, en Capricornio, está la conjunción de Plutón con Júpiter, los límites entre lo que es propio y lo que es distinto a nosotros, ajeno se marcará notablemente.

Estamos iniciamos una re construcción, un eclipse es un reseteo de la conciencia, pero pareciera que en estos momentos tenemos mayor claridad sobre lo que no queremos más que sobre lo que deseamos, porque nos está costando encontrar las herramientas necesarias para sentir que estamos avanzando en terreno sólido. Lo que pasa es que al momento del Eclipse habrá 5 planetas retrógrados. y los planetas retrógrados marcan procesos de introspección en los que necesitamos elaborar un proceso de evolución que nos está costando bastante por la confusión imperante a nivel económico, social y político. La información que recibimos constantemente es muy contradictoria. Ya no sabemos qué es mentira y qué es verdad, las normativas sobre la normalidad en la que vamos a vivir cambian todo el tiempo, no sabemos si lo que dice la OMS es así o no, si la información está manipulada o no, si la economía va a seguir siendo como la conocíamos o no. Si las empresas quiebran o son compradas por otros, etc etc. A nivel personal también lo vamos a sentir, porque un día podemos estar muy claros sobre las relaciones que tenemos, y al otro día cambia todo. Esta influencia es muy nociva y desestabilizante Urano tiene fuerza desde Tauro. Ante la incertidumbre la tendencia instintiva es a aislarnos para protegernos y esto puede retroalimentar el sentimiento de soledad y de desconexión. A cerrarnos, a protegernos de otros si nos sentimos amenazados, y la energía de conservación puede exacerbarse y ponernos reactivos e impulsivos por la cuadratura que forma Marte desde Piscis al Eclipse. Esto quizás comencemos a sentirlo con más fuerza sobre todo a partir del 28 de Junio cuando Marte (que ahora está en Piscis) ingrese en su signo: Aries. Cuando Marte está es su signo el proceso de acción por la individuación es muy fuerte tanto a nivel personal como social. Por eso es importante intentar tener la mayor claridad posible para dirigirnos hacia este proceso de re construcción que propone este periodo, hasta el 5 de Julio, aunque no sea sencillo transitar por caminos poco conocidos. Si no hacemos este gran esfuerzo todo lo que percibamos como limitación será intolerable a partir de mediados de Julio. Importante es tener en cuenta que con Mercurio retrógrado en Cáncer hasta el 12 de Julio nuestra mente va a estar dirigida a sostener cierta paz interna, a revisar vínculos con los que podremos contar hacia adelante y sobre todo a reordenarnos para terminar de eliminar lo que ya no tiene espacio hacia adelante a partir del 5 de Julio cuando se forme el eclipse de Luna en Capricornio. La influencia de Mercurio es importante si tenemos en cuenta que estamos con el Nodo Norte en Géminis, que está regido por este planeta.

Volviendo a este Eclipse y tomando como referencia a las Estrellas Fijas vemos que se forma junto a la Estrella Menkalinan que tiene una energía Marte-Mercurio y que por su naturaleza nos puede llevar a tener acciones precipitadas, discusiones y desacuerdos que desencadenan en decisiones imprudentes y precipitadas cuando sintamos amenazado nuestro bienestar. Cuando nos referimos a bienestar tenemos que mencionar a Venus que también está en fase retrógrada. Al momento del Eclipse se encuentra en el grado 5 de Géminis junto a la Estrella Prima Hyadum, si bien Venus en Géminis también responde al Nodo Norte, y desde esta posición marca la apertura a decisiones en relaciones y económicas que tenemos que abordar desde una perspectiva más amplia, la influencia de la Estrella Prima Hyadum tiñe a Venus de cierta confusión, indecisión y oscilación al momento de comunicarnos, expresarnos y tomar decisiones, aunque Venus ya esté resurgida luego del Venus Star Point como Lucero de la Mañana. Esta energía de oscilación e indecisión en la que pueden aparecer eventos, noticias o mensajes inesperados, se va a mantener hasta el momento del Eclipse del 5 de Julio. La recomendación sobre esto es que no nos precipitemos a decisiones imprudentes y precipitadas, porque está en nosotros darnos y dar opciones principalmente para estar preparados a atravesar momentos de incertidumbre, dudas y algunas reacciones muy individualistas que pueden ser tanto propias como de otros. Es así que en el ámbito de todo tipo de relaciones y acuerdos será un momento para conectarse desde lo simple y lo sencillo, sin buscar determinaciones concretas, pero sí reordenándonos internamente, reorganizando nuestro hogar, re viendo papeles pendientes, cuentas y deudas, porque es desde allí desde donde podremos rescatar auténtica pertenencia y seguridad, para luego poder tomar decisiones. Venus también está formando un sextil a Quirón, de algún modo estamos curando nuestro pasado en relaciones y auto estima, y lo haremos conectándonos a través de lo sencillo, lo simple, desde el disfrute, desde la palabra y los posibles acuerdos, aunque nos sea este el momento de tomar decisiones en este aspecto.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es a Saturno y a Urano. Saturno está a pocos días de reingresar a Capricornio junto a la Estrella Altair. A esta estrella se la asocia con movimientos bruscos que sacuden todas las estructuras, por eso puede traer movimientos de la tierra, erupciones o terremotos. Conmina al cambio. A nivel personal es una confrontación con nuestras propias estructuras y a sostener la desestabilización para poder crear otras. Recordemos que cerca del 22 de Marzo fue cuando comenzaron las cuarentenas, día en que Saturno ingresó en Acuario y pasó por este mismo grado en que se encuentra Altair. Ahora está formando un quincuncio al Eclipse (Sol-Luna). El quincuncio en sí es un aspecto alquímico y representa la posibilidad de regeneración para transmutar el nivel de conciencia, pero para ello es necesario el ejercicio de la voluntad y del autocontrol personal destinado a generar nuevas estructuras internas desde una manera diferente de manifestar nuestra identidad. Por eso vuelvo a remarcar que estamos iniciando un proceso de reconstrucción de estructuras, por ahora a nivel interno y que verá sus frutos a partir de mediados de Enero 2021. Quizás parezca muy lejano, pero con todo lo que viene hasta ese momento es importante tener en cuenta que en la medida en que podamos centrarnos en nuestros objetivos y afectos reales, verdaderos y concretos podremos hacer un buen trabajo de aquí a Enero 2021.

Por su parte Urano desde Tauro mantiene su sextil a Mercurio, en este momento retrógrado, y esto nos tiene que hacer ser más cuidadosos al momento de expresarnos, pensar por qué lo hacemos y con quién lo hacemos. Es un buen momento de inspiración pero quizás no de expresarlo abiertamente, porque no siempre se mantendrán las cosas como lo pensamos. Y sobre todo porque Urano está transitando por el grado de la Estrella Schedir, que está asociada al placer pero con limitaciones. Tauro, el signo en el que se encuentra Urano es el de la economía y de la capacidad de generar recursos y estabilidad no sólo económica sino emocional, y en este momento se encuentra limitada. Esta Estrella también está asociada a a las transgresiones de los que manejan el poder y la autoridad y por esto muchos pactos, acuerdos y asuntos económicos y afectivos van a entrar en revisión. A nivel personal vamos a sentirnos limitados y frustrados por no poder expresarnos espontáneamente, disfrutar, salir. encontrarnos libremente con otras personas. Pero esto va a pasar, pero quizás estemos necesitando este gran momento de introspección para valorar lo que es posible, para encontrar dentro nuestro, de nuestro hogar y de lo que consideremos familia, el motivo e inspiración por lo que de ahora en más vale la pena construir hacia adelante. Muchas máscaras van a caer y algunos nos sentiremos decepcionados y solos, pero este tiempo es tiempo de cambio y no siempre lo que pasó es mejor que lo que viene, porque lo que viene ahora lo podemos construir de acuerdo a experiencias vivenciadas. Trae dolor, trae miedo, angustia y aislamiento, pero nos abre a una nueva etapa de nosotros mismos de la que saldremos transformados. Aunque tenemos que saber que de ahora al 5 de Julio cuando sea el último eclipse de Luna en Capricornio la sensación de incertidumbre puede profundizarse, porque estamos en mitad de la tormenta.

Mariana

Link ¿Qué es un Eclipse de Sol? Determinismo o Libre Albedrío

¿Qué es un Eclipse de Sol? Determinismo o Libre Albedrío.

Los Eclipses son momentos de mucha concentración de energía, en los que se manifiestan situaciones que deben finalizar para que otras aparezcan, más allá de la naturaleza de cada una de ellas. Vivimos una vida en tiempos disgregados, porque en la cotidianidad nos manejamos un tiempo que nuestra mente lo interpreta como lineal. Si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia representación y vivencia del tiempo nos damos cuenta que difiere bastante del tiempo interno que experimentan otras personas, incluso muchas veces difiere de la forma en que lo percibimos nosotros de acuerdo a las vivencias que experimentemos en distintos momentos.

Los Eclipses alinean la percepción lógica que tenemos del tiempo representada por el Sol, con la intuición de nuestro tiempo interno, representada por la Luna. Existe un ritmo y un tiempo interno en la vida de cada uno de nosotros que responde a un propósito que se encuentra representado por las configuraciones de la Carta Natal. Cuando se forma un Eclipse de Sol, la Luna pasa delante del Sol mostrando la más perfecta armonía planetaria, ocultándolo. Porque la proporción de la distancia con el tamaño están relacionadas. Este pasaje perfecto acontece cuando los Nodos están presentes, sino estaríamos hablando de una Luna Nueva. Los Eclipses son momentos de gran conexión con la unidad entre lo que sentimos y lo que pensamos. Es un llamado a alinear nuestra acción …. queda en nosotros tomar decisiones. Esta es la clave de la comprensión entre lo que podemos entender como determinación y libre albedrío.

Estamos determinados a ser libres, y esa libertad implica el camino del encuentro con nuestro propósito. Por eso muchas veces en los momentos de Eclipses sentimos dolor, angustia, miedo…., porque nos están alineando. Nos portan a un estado de conexión con la interioridad sensible y a la pregunta por el propósito de nuestra vida. Es como un velo que cubre nuestras creencias para conectarnos con nuestra intuición. A través del Sol manifestamos nuestro propósito, y cuando la Luna se interpone ante el Sol refrendamos si ese propósito que pensamos lógicamente y que asumimos es el que vibra con nuestro sentimiento, si nos es propio. Al correrse el velo cuando finaliza el ocultamiento resurge el recuerdo de lo que habíamos olvidado que somos. Está en nosotros seguir ese proceso o no. De hecho son momentos de finales y cambios. Desde la Astrología antigua se habla de los Eclipses Totales o Anulares de Sol desde el Antiguo Testamento y se los asocia con procesos de muerte de los soberanos, con crisis y catástrofes que de una forma u otra generan cambios. Por ejemplo la profecía de Isaías sobre la caída del Rey Nabucodonosor en Babilonia cuando dice :”… Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros, no darán su luz; y el Sol se oscurecerá al nacer, y la Luna no dará resplandor.”; O en el caso de la devastación de la tierra por las langostas predicha por Jehová a Joel. (Joel 2, 30/31) “Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El Sol se convertirá en tinieblas…….” Luego Ptolomeo hace una clasificación de los Eclipses y el carácter y alcance de los cambios de acuerdo al signo en que se produzcan, la magnitud y las estrellas y planetas que intervienen según dignidad y triplicidad.

Los Eclipses nos acompañan de la misma forma en que lo hacen todos los planetas y astros desde la eternidad de los tiempos y tienen una cadencia que es predecible. Todo tiene su tiempo y todo momento de cambio genera un sentimiento de crisis, porque se produce un cambio sobre lo que pensábamos que era inamovible, sobre la forma en que habitualmente estamos acostumbrados a movernos, en las relaciones, en lo económico. Si nos detenemos a reflexionar sobre nuestra propia representación y vivencia del tiempo nos damos cuenta que difiere bastante del tiempo interno que experimentan otras personas. Los Eclipses son una alineación, una ley divina del eterno movimiento. En un Eclipse de Sol, la Luna pasa delante del Sol mostrando la más perfecta armonía planetaria, ocultándolo. Porque la proporción de la distancia con el tamaño están relacionadas. Este pasaje perfecto acontece cuando los Nodos están presentes, sino estaríamos hablando de una Luna Nueva.

Los eclipses nos abren a la experiencia de sabernos determinados a vivir y a ser libres de elegir lo que deseamos ser y ser capaces de aceptar los cambios que debemos transitar. Si nos quedamos en el miedo, estamos negando nuestra pertenencia a la vida, porque la vida es acontecer y en ese acontecer podemos elegir .

Mariana.

El trabajo del Alma y la Mente con el Eclipse de Luna Llena en Sagitario 5 de Junio 2020.

El Eje Géminis Sagitario está fuertemente signado por una etapa de revisión sobre nuestras creencias que implica un alto grado de evolución hacia el aprendizaje sobre lo que somos, cómo pensamos, cómo nos relacionamos. El inicio de este camino se abre con el Star Point en Géminis del 3 de Junio (link) y se profundiza con el primer eclipse del 5 de Junio de Luna Llena en Sagitario. No estamos viviendo momentos que podamos llamar de paz y armonía y cada vez parece más difícil encontrarla fuera de nosotros. Un gran desbalance entre nuestra voluntad y la realidad se manifestó plenamente con la pandemia. Hemos tenido que subsumir derechos individuales, modificar modalidad de relacionamiento. Nos encontramos y reconocimos desde un lugar que nunca hubiésemos imaginado. Cambió la realidad y forzadamente para bien o para mal, nuestros hábitos con una dureza y crudeza inimaginables de la que aún recién estamos iniciando un período de duelo. La economía está en un franco proceso de transformación. Nuestra capacidad de resiliencia se puso a prueba y para sobrellevarla nuestra identidad tuvo que reforzarse y muchos sistemas de creencias en las que confiábamos comenzaron a mostrarse inadecuados, sin respuestas u obsoletos. No somos los mismos que antes de Marzo y nuestros vínculos también han sufrido modificaciones, pero sobre todo el vínculo en referencia a la credibilidad sobre la transparencia de los gobiernos. No sabemos si nos cuidan o nos controlan y esos límites son muy peligrosos sobre todo con Saturno en Acuario (Link ingreso de Saturno en Acuario). El rostro tapado que fue siempre el símbolo de sometimiento femenino o la imagen repudiada y condenada cuando eran usadas por los manifestantes contra el sistema, ahora es lo que llamamos nueva normalidad.

Por otra parte la economía (Venus-Mercurio) y la salud (Mercurio y Quirón) jugaron su juego en manos de los especialistas y ninguna triunfó. La confusión generalizada lleva a encontrar respuestas dentro nuestro y aunque muchas veces nos cueste es la tarea que tenemos que abordar. Una cierta calma imperó en los peores momentos de las cuarentenas, pero comienzan a salir a la luz el gran disconformismo, incertidumbre y la desigualdad social que se profundizó aún más frente a la pandemia y a la retracción económica.

Una fuerte T cuadrada que se forma entre la oposición entre el Sol y en que el vértice es Marte, la Luna, el Sol-Venus y la Luna en cuadratura a Marte activa y profundiza la desintegración que quizás no la veamos ahora, pero sí cuando Marte llegue a Aries y en Agosto y Septiembre formen cuadratura a Júpiter-Plutón y Saturno en Capricornio. El peligro es que la ira y la frustración puedan derivar en un gran relativismo dogmático y los conflictos entre la Falsedad y la Verdad estará a la orden del día. Finalmente luchas vanas y sin sentido porque el camino es hacia la renovación. El regente de este Eclipse de Luna Llena en Sagitario es Júpiter que se encuentra retrógrado nuevamente muy cerca de Plutón también retrógrado y esto nos lleva a re estructurar sentido, a conectarnos con las bases de una nueva estructura (Link Reflexión y Ajustes con Plutón, Saturno y Júpiter Retrógrados), Por otro lado el trígono de Mercurio en Cáncer a Urano en Tauro, nos impulsa a la innovación, a llevar adelante los cambios necesarios para reconstruir estabilidades perdidas. pensar nuevas formas más dinámicas, pero no menos profundas, hacia el futuro siempre y cuando tengamos claridad en el sentido que buscamos para nuestra vida. Esa es la clave para este año. Reconstruir sentido y el Venus Star Point del 3 de Junio en Géminis es un excelente prólogo para esta serie de Eclipses.

Mariana

Por consultas sobre el Eje Géminis Sagitario y su influencia en la Carta Natal Personal pueden comunicarse conmigo.

VENUS STAR POINT EN GÉMINIS. 3 de Junio 2020. Unificación del deseo y la conciencia.

El Venus Star Point es el encuentro de Venus con el Sol. Del encuentro entre el deseo y la conciencia surge una Venus renovada. Este 3 de Junio se produce esa mágica unión en la que Venus cambia su dinámica interna, porque en los 8 días que dura el proceso de ocultamiento de este planeta se genera una transformación y su energía se re orienta. Venus es tanto la Estrella de la Mañana como la Estrella Vespertina. La danza entre el deseo -Venus- y la conciencia -Sol- marca ciclos y estamos iniciando uno de ellos que será a su vez protagonista del primer eclipse de la serie Géminis-Sagitario de 2020. Venus en su fase aún Retrógrada tendrá su encuentro con el Sol en el signo de Géminis en el que el Nodo Norte comienza a sentirse. Este encuentro marca el inicio de un nuevo ciclo de 8 años en la serie de los Venus Star Point.

Y este año es interesante porque si levantamos la carta astral del momento en que se forma el Venus Star Point vemos que la Luna está en Escorpio en oposición a Urano en Tauro. Tauro es el domicilio en el que Venus expresa su sensualidad de forma más pura y concreta (a diferencia de cuando se encuentra en Libra). La Luna en Escorpio cuando está en su vibración más alta nos conecta con nuestro poder y capacidad de transformación para aceptar que algo tiene que morir en nosotros para dar lugar a la increíble posibilidad del mayor acto creativo, el amor, la energía creativa absoluta. Porque finalmente el Amor en su sentido más amplio de fuerza vital es lo que nos permite la interacción con el afuera, rompiendo las barreras narcisistas. Ese el verdadero poder transformador de la energía amorosa, el intercambio, el poder sentir placer por un otro distinto a mí mismo. Ese es el verdadero acto creativo. No hay creación desde el solipsismo, no desde la búsqueda del placer individual, y menos cuando el concepto de amor está enmarcado y fundado en el sacrificio y el olvido de lo propio para sostener engaños y burbujas. Iniciamos un ciclo de cambio profundo sobre la valoración que tenemos respecto a las relaciones personales, respecto al dinero, al trabajo y hacia lo que realmente aporta algo a nuestras vidas, y el Amor es parte de esta re estructuración. En ese mágico pasaje que transitaremos del 3 al 11 de Junio, cuando Venus se transforme de ser Estrella Vespertina a ser Estrella de la Mañana serán 8 días en los que en el ocultamiento de Venus estaremos contactando con nuestras ambigüedades y dudas. Géminis es un signo dual que está regido por Mercurio el mensajero de los dioses al que Zeus le obsequia el Caduceo símbolo de la unión entre dos ámbitos, lo terrenal y lo divino. Esta es una analogía perfecta para el eje nodal Géminis Sagitario. Géminis representa lo cercano, lo circundante, lo práctico, lo inmediato y Sagitario los fundamentos últimos, la ideología, las normas, los principios. Si no aprendemos a negociar entre idealización y realidad continuaremos eternamente desconectados del instinto del principio de vida. Estamos en tiempos de Eclipses en Nodos Géminis-Sagitario. Mercurio, el regente de Géminis, se encuentra en Cáncer en el momento del Star Point en cuadratura a Quirón en Aries. La cuadratura es un aspecto de tensión que nos interpela a la resolución sobre las limitaciones que sentimos. Es una conexión fundamental para desterrar los engaños que sostenemos para sentirnos pertenecientes a algo o a alguien para evitar el vacío y la soledad que sentimos cuando nos alejamos de nuestro poder creativo y nos manejamos pura y exclusivamente con la razón. Estamos atravesando un periodo de toma de conciencia de nuestros propias dudas y contradicciones. Todos estamos en un momento de dualidad en el que nos urge re encontrarnos con lo que nos es propio, nuestras auténticas relaciones, nuestra forma de movernos libremente en las calles, re encontrarnos con las personas que nos son propias. La Luna en Escorpio en oposición a Urano en Tauro marca ese momento de inflexión en el que hacemos ese paso por el Hades, territorio plutoniano, para transformamos y tomar conciencia de nuestro verdadero deseo en una búsqueda interna a través de un tiempo de introspección en el que estaremos sintiendo nuestra alma dirigida a reconstruir lo que nos es valioso compartir y crear junto a otros. Vamos en busca de evidencias y realidades, que aún están en penumbras, no de juicios abstractos porque las palabras necesitan actos concretos que le otorguen existencia.

Podemos sentirnos ausentes del mundo por unos días para elaborar nuestras propias dualidades para introducirnos en la experiencia de entender y abrirnos a nuestros propios deseos y poder expresarlos. La energía de Venus está asociada al amor, pero no tenemos que restringir el concepto de amor únicamente al enamoramiento que podamos sentir por una persona, sino que representa la potencia de vida. Para los griegos el Amor estaba asociado al Logos, a la Idea de Bien como principio del movimiento que mueve sin ser movido. El concepto de Amor podemos asociarlo a la sabiduría, entendida como conciencia de saber lo que somos y lo que deseamos. Pero el Amor tiene muchas aristas y muchas formas de manifestarse que se corresponden con la vestimenta que asume Venus según el signo en que se encuentra. El Amor va más allá de la idea moderna de Venus como la diosa del Amor idealizado, porque el Amor es pulsión y supervivencia, es lo que nos conecta con la vida. La Venus del Romanticismo es muy distinta a Afrodita (diosa Griega). Afrodita implica y subsume la sexualidad como principio de Amor erótico. Este año este Venus Star Point tiene una relevancia fundamental, porque forma parte del eclipse que abre la serie Géminis-Sagitario del 5 de Junio, la búsqueda de libertad y la caída de verdades.

Artículo sobre el ciclo Star Point

Mariana

VENUS STAR POINT. La danza de la proporción áurea.

Venus identifica la energía a través de la cual nos conectamos con lo que nos atrae, lo que nos da placer, la forma en que expresamos nuestra afinidad con la armonía y el bienestar en la vida. Venus es el nombre latino de la diosa Afrodita griega. El Venus Star Point se produce en el momento en que Venus se une al Sol en su continua danza de regeneración del principio de vida: la fuerza erótica de atracción y deseo hacia la creación de vida. La vida, es el arte de la interpretación del sentido y Venus como arquetipo de la belleza entendida como belleza de la armonía de la existencia, es el impulso del Eros, de la pulsión erótica de vida. Representa el movimiento alquímico del paso de la nada al ser como acto creativo de conciencia sobre la armonía de la existencia. Entre ambos en su continuo movimiento alrededor del Sol conforman una particular figura que dibujan en el transcurso de un ciclo de 8 años. Cada ciclo se inicia con la alineación de las elípticas de Venus, la Tierra y el Sol en un punto; a partir de ese momento van conjuntamente diseñando 5 encuentros mágicos que conforman los vértices de una estrella de 5 puntas, en geometría llamado pentagrama. En esa figura queda manifestada la proporción que rige el mundo, el número áureo o Phi y que encierra los interrogantes de la existencia. La armonía del número áureo o Phi surge de la proporción entre el tiempo en que la Tierra da una vuelta al Sol (365,256 días) y lo que le lleva a Venus hacerlo (224,701 días). La división de estos dos tiempos es 0,615187, 8-13. El tiempo que le lleva a la Tierra dar 8 vueltas alrededor del Sol, a Venus 13, y en ese ciclo Venus y el Sol se unen 5 veces. O sea que son 5 alineaciones en 8 años vueltas de la Tierra y 13 de Venus. La sucesión áurea es: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, …etc. Esta proporción es la que rige la figura geométrica del pentágono (estrella de cinco puntas) y que está presente en la naturaleza, en el cuerpo humano, en la música, en el arte. Recordemos que Leonardo Da Vinci y su obra el hombre de Vitrubio, muestra la proporción como la medida de la perfección, la armonía de la perfección, la belleza Para Pitágoras, maestro de Platón (el círculo órfico), la proporción áurea es el ritmo de la partitura de la armonía de la relación del hombre con el cosmos

Esa poesía universal que atraviesa todas las cosas se refleja en infinidad de lenguajes, pero sin dudas es la potencia creadora venusina del arte de la existencia la que expresa la dinámica de la dualidad entre lo individual y lo colectivo como continua retroalimentación y como canal por el cual el trasfondo común (planetas transpersonales Urano, Neptuno y Plutón) se manifiesta en cada proceso colectivo (Júpiter y Saturno) como analogía de ese común denominador en el que nos encontramos como parte constitutiva del mundo para que nuestra psique que tiene formas definidas que son las energías de los Planetas personales: Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte, de los que surge la fuerza y la forma de nuestro actuar concreto. A estas formas son a lo que llamamos arquetipos no como representación sino como analogía y sincronicidad. Los arquetipos se manifiestan desde la idea de tiempo como un continuo tiempo en el ahora de la historia personal de la conciencia individual.

Star Point 3 de Junio 2020

Mariana