Solo desde una nueva perspectiva podemos ponernos en movimiento. Luna Nueva en Sagitario 26 de Noviembre hacia Eclipse 5 de Junio 2020.

En medio de la tensionante y conflictiva cuadratura que Marte desde Escorpio forma con Urano en Tauro que nos puede tener muy ansiosos, inquietos e irritables, en especial a los signos fijos: Acuario, Leo, Escorpio y Tauro, se forma esta Luna Nueva. Todos estos sentimientos nos muestran la urgencia con la que tendremos que estar abordando un cambio de perspectiva sobre cómo adecuamos nuestra voluntad de acción (brújula personal) frente a una realidad concreta y cambiante. El choque de intereses y voluntades es un despertar a la acción en la que si no controlamos la remoción emocional, los miedos, y las viejas pautas puede ser muy destructiva sobre nosotros o sobre otros. Pero dependerá de cada uno de nosotros la dirección que le demos a la energía disponible. Y desde aquí es desde donde podemos comprender la influencia de la Luna Nueva en Sagitario del 26 de Noviembre. Toda Luna Nueva es la unión del Sol con la Luna, es un reset. Cuando se produce en Sagitario está relacionado con los valores y principios desde los cuales transitamos la vida. En esta Luna en particular la presencia junto al Sol y la Luna de Júpiter y de Palas Athenea le otorga un plus adicional desde el que podemos elevarnos por sobre nuestro propio fundamentalismo y seguridad de seguir encapsulados y protegidos en esquemas de pensamiento o por el contrario permanecer, desde la soberbia de nuestros principios inmutables en medio de la lucha y enfrentamiento que propone Marte-Urano.

La figura de Palas Athenea es muy interesante y aún más en esta lunación. Palas es la diosa de la guerra, la estrategia y la sabiduría, que emerge a la vida desde la frente de Zeus (Júpiter), regente de Sagitario. En su soberbia por sostenerse en su reinado y su miedo a la profecía que auguraba que nacerían hijos más poderosos que él que lo derrocarìan, lo mismo que hizo él con su padre Cronos-Saturno. Es así que Júpiter se traga a Metis quien ya estaba embarazada de Palas Athenea que emerge a la vida desde su frente. Finalmente y para no entrar en el análisis de este mito, lo que sí es importante es que Palas Athenea formó parte del los dioses del Olimpo y su lugar fue al lado de Zeus (Júpiter). Este 26 de Noviembre la presencia de Palas Athenea junto a la Luna y el Sol es un puente directo hacia la comprensión y sabiduría de que solamente desde un cambio de perspectiva que surja de nuestro interior podremos ir transitando en forma renovada este periodo hasta el 5 de Junio 2020 (primer eclipse con el cambio de Nodos a Géminis y Sagitario). Cuando hablamos de estrategia, estamos hablando de sentido, porque cualquier estrategia que diseñemos si no está sustentada por el sentido será muy difícil de sostener. El Alma necesita un sentido que la acompañe y esta es la función de esta Luna Nueva luego de la unión de Júpiter con Venus en el último grado de Sagitario el 24 y 25 de noviembre. Para el 26 Venus ya estará en el signo de Capricornio con su deseo de concreción y estabilidad formando un trígono a Urano en Tauro. Y volvemos a Urano que estará recibiendo un aspecto de tensión desde Marte que nos lleva a actuar diferente, y otro desde Venus que trae la posibilidad de conectarnos (trígono), de abrirnos a nuevas ideas, nuevas perspectivas y a descubrir esos nuevos recursos o personas que serán necesarios para que a futuro veamos materializados nuestros proyectos. Mercurio aún se encuentra en Escorpio y en aspecto con Neptuno que inicia directo en Piscis. Este es un factor de cuidado, porque será importante procesar algunas ilusiones que veremos caer ante la realidad que cada vez se presenta con más fuerza y crudeza. Es así que si podemos conectarnos con el sentido profundo y dirección de nuestra vida, desde una nueva perspectiva y valoración sobre nuestras posibilidades concretas y reales, tendremos la enorme posibilidad y las herramientas necesarias para hacerlo (Júpiter en Capricornio), sabiendo que tendremos que despojarnos definitivamente de algo dentro nuestro que funciona y opera como limitante, este será el gran trabajo a abordar de Diciembre a Marzo 2020 para recuperar nuestra fragmentación. .

Trabajar el deseo es algo que quizás en esta época de la inmediatez cueste, porque implica tener confianza en un futuro distinto. Muy difícil en momentos en que todas las estructuras sociales están en crisis. El sentido no se construye en forma artificial, emerge luego de habernos desapegado de las frustraciones y de las ilusiones para poder elegir libremente nuestro camino.

Mariana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .