Mes Virgo, sintonizando con el 3er Chakra. El cuerpo es la voz del Alma

Con tantos planetas en Virgo y con los eclipses en Capricornio junto a Plutón y Saturno es un excelente momento para prestar especial atención a las somatizaciones corporales, a la autoexigencia y sentimiento de frustración. Porque la frustración no solo se genera por los acontecimientos de una sociedad que está en su final de ciclo, sino por la forma en que, más allá de lo concreto del mundo y de la vida cotidiana, somos capaces de gestar el discernimiento y trabajar por nuestro bienestar. El cuerpo es el envase del alma, sólo podemos vivir encarnados en la materia. El cuerpo es la voz del Alma, de los deseos, de las necesidades y gracias a él tenemos sensaciones, placeres concretos, abrazo, encuentros. Mercurio en Virgo es preciso, al igual que el mecanismo de los cuerpo vivos. Cuidar el cuerpo y mantener el equilibrio es cuidar el Alma y la posibilidad de encuentro con otros.

El 23 de Agosto inicia el mes Virgo con la particularidad de la formación de un Stellium de planetas (Sol,Marte,Venus y unos días después Mercurio). Virgo está vinculado a la función del Intestino delgado que discrimina los líquidos, sales, vitaminas útiles para el cuerpo y desecha lo sólido que no es necesario para un primer proceso de desarrollo. La glándula asociada con el proceso digestivo es el páncreas encargada de controlar los niveles de glucosa en el organismo. Estos órganos están relacionados con el 3er chakra: Plexo Solar, identificado con la Valentía, la Fuerza y la estrategia, las metas y los Logros. Todo nos remite a la forma por la cual concebimos y nos ubicamos en la relación que constituimos entre el mundo externo y nosotros. Virgo, el Intestino Delgado-Páncreas y el 3er Chakra responden a procesos de asimilación de la relación que generamos y construimos con el medio en que nos movemos, con el trabajo y con la propia capacidad de discriminación y discernimiento entre el cuerpo y lo externo, clave para un equilibrio entre la salud corporal y mental. Virgo es la frontera entre el Yo individual, en su desarrollo y afirmación a través de sus actos concretos y la vinculación con otros (Libra).  Cuando este Chakra está en equilibrio  se tiene discernimiento (capacidad que permite distinguir entre lo que se quiere y lo que necesita) y, por tanto, beneficia la capacidad de gestionar en forma eficiente y distendida nuestras obligaciones diarias, podemos poner ordenen a nuestros pensamientos y sentir que fluimos con la vida y en forma empática. Porque seguimos siendo nosotros en cada proceso de asimilación de lo que es parte de nuestro desarrollo. En cambio cuando la vida se presenta como algo externo a nuestro ser, cuando nos ejercemos demasiadas exigencia que nunca llegan a colmar nuestra exigencias más profundas y en respuesta a ello proyectamos la autoexigencia no satisfecha hacia los demás a través de enjuiciamientos, y nos privamos de satisfacer nuestras necesidades mínimas de bienestar, el páncreas y el intestino comienzan a sufrir desequilibrios. Como Virgo y el 3er chakra son la forma en que apreciamos la vida, el desequilibrio se manifiesta a través de dolencias y enfermedades como molestias intestinales, dolor de hombros, de abdomen, de oídos, imposibilidad de flexionar la cintura, inflamación de amígdalas y diabetes. No podemos organizar nuestros pensamientos y quedamos enredados en miedos, falta de confianza y limitaciones sin poder coordinar las acciones necesarias para el logro de objetivos.

Para activar el 3er Chakra: Es muy buena la exposición al Sol, con respiraciones a través del diafragma y con música relajante de orquesta. Cuando el tercer chakra se encuentra en equilibrio mejora el respeto hacia los demás porque no tenemos conflictos con la autoestima, nos sentimos más seguros y expresivos. Y los retos de la vida son desafíos que podemos asumir, porque tomaremos los propios.

“El verdadero secreto de la felicidad es exigirse así mismo y no a los demás”. “La libertad es aquella facultad que aumenta la utilidad de todas las demás facultades” Emmanuel Kant.

Anuncios

Glándula Tiroides y Tauro Venus y Mercurio. Equilibrio entre lo que decimos y no decimos. 5to Chakra.

El poder de la palabra tiene la potencia de crear. La palabra es una herramienta que cada uno decide cómo la utiliza, para crear, para reprochar, para callar. Es importante en la comunicación no solo lo que decimos, sino lo que expresamos, lo que no decimos y cómo lo hacemos. Todos nos comunicamos…. todos somos seres creativos. La comunicación está articulada a través de la glándula tiroides, ubicada tras el hueso Ioides en la tráquea, debajo de la laringe, 5to Chakra. Cuando la expresión creativa esa particularidad que nos representa, sea a través de la palabra, de nuestro trabajo, del arte, la danza, la pintura, de la escritura, etc etc, se encuentra bloqueada estamos frenando o reteniendo nuestra creatividad. Esto produce desregulación en el funcionamiento de esta glándula desbalanceando el metabolismo y liberación de energía. El 5to. chakra es el de la garganta y oídos, responde al del poder personal, a nuestros valores y creencias (Tauro), que se transforman en expresión y comunicación (Mercurio) El mundo en el que vivimos es despersonalizante, pero en la medida en que cada uno de nosotros esté correctamente equilibrado, esto irá cambiando. Plutón, Saturno y Mercurio en Capricornio son protagonistas de los eclipses con el nodo sur,. Intentemos otras formas de comunicación que sean concretas, reales, bellas (Tauro/Venus), que generan los cambios sobre nuestras propias estructuras creativas, para liberarlas. Estamos cerca de que el Sol ingrese en Acuario y Mercurio lo haga el 24 de enero y Urano ingrese en Tauro. Tomemos en cuenta el valor de la palabra y su sonoridad, es un buen ejercicio para discriminar realmente si lo que escuchamos y nos dicen tiene valor y verdad.

Mariana

Repercusiones en el cuerpo. Saturno en Capricornio y Júpiter en Sagitario.

Es interesante hacer un repaso sobre la importancia del músculo Psoas. Este músculo es conocido en la cultura Taoista,  músculo del Alma. Del buen estado de este músculo depende la salud física y emocional. Es el músculo que conecta la columna con las piernas.  Cuando este músculo se tensa, produce contracción y acortamiento, rompiendo el equilibrio, la estabilidad. Produciendo sensación de peligro constante ante la apertura emocional. Las causas emocionales que producen tensión y el acortamiento son: Relaciones no resueltas, miedo a las pérdidas, miedo al aislamiento, sensación de abandono. El planeta Saturno rige los huesos, la estabilidad, la estructura y la retracción muscular. Júpiter es el regente de la cadera, los muslos, el sacro y el coxis,  donde tiene la inserción el Psoas.  Es un músculo instintivo que regula la sensación de seguridad propia y hacia los otros. Cuando está tensionado agrava los problemas de confianza en otros, y retroalimenta la reactividad a todo lo que es percibido como inseguridad personal, produciendo problemas en la glándula supra renal encargadas de regular la reacción al estrés.  La actividad que se está presentando en el signo de Capricornio con la presencia de Saturno, Plutón y el Nodo Sur  quienes en el año 2019 estarán en un grado de proximidad tal que forzarán la transformaciones de las estructuras. Será un año en el que la flexibilidad es un aspecto a tener muy en cuenta. Otra función del Psoas al igual que el trapecio y los omóplatos, es la de recoge las toxinas emocionales. Mantener este músculo fuerte nos ayudará a equilibrar y evitar que se produzcan o se intensifiquen problemas de ciática, de cadera, tensión nerviosa, problemas digestivos y colon irritable. Sin dudas el Psoas es un músculo rector para el equilibrio necesario entre cuerpo y emoción, y este 2019 estará muy marcada la tensión emocional si resistimos los cambios de estructuras. Habrá mucha necesidad de sentido de pertenencia y la angustia que puede presentarse ante la falta de encontrarlo nos puede resentir en nuestra seguridad interna. Fechas más tensas: Enero hasta mediados de Febrero; Junio; Septiembre Octubre. El Alma merece cuidado, seamos flexibles con nuestras propias inseguridades y no las proyectemos en otros. Asumámoslas y trabajemos en nuestro desarrollo.

Mariana