Marzo. El mes en el que estrenamos los cambios. Nada puede seguir como estaba….

Llegamos muy rápidamente al mes de Marzo. Si miramos un poco para atrás pareciera que Enero fue hace mucho tiempo. Es que estamos construyendo otro tiempo, el tiempo de reunificación interna. Febrero configuró ese momento de reorientación al darnos cuenta de que el camino de reconstrucción lo podemos comprender solamente desde la unidad que podamos conformar en el infinito e interminable proceso de una constante apropiación de la vida en nuestras manos. Aunque parezca sencillo quizás sea lo más complejo, porque implica animarnos a conocernos y a jugar el juego de darle sentido a través de la unificación de las variables que condicionan nuestro presente. Sólo el entender este aquí y ahora como una reconfiguración de nuestra historicidad nos otorga libertad interna. Febrero fue el mes en que necesitamos respondernos a nosotros mismos por el sentido originarios. Sentir que aunque las infinitas preocupaciones del día a día están presentes, las podemos abordar desde el deseo y no desde la absoluta obligación o desde la confrontación. Este proceso es el de despojarnos de la historicidad, no de la historia.

Marzo tiene como escenario la primera conjunción Júpiter Plutón acompañada por Marte en Capricornio, esto es que el crecimiento y la transformación de nuestras estructuras económicas, profesionales y relacionales requieren de un gran cambio de conciencia. Nada puede ya quedar como estaba. Iniciamos la toma de decisiones. Para comenzar a analizar este mes podemos ver que inicia con la Luna transitando por el signo de Tauro en sextil a Neptuno que se encuentra muy activo. Recordemos que estamos todavía bajo la influencia de la última Luna Nueva en PIscis y estamos en camino hacia la Luna Llena en Virgo el 9 de Marzo en la que Neptuno será protagonista en una conjunción al Sol y oposición a la Luna, La Luna en Virgo nos incita a una reorganización entre lo interno y lo externo y con las características con que se presenta esta Luna Llena en Virgo es una clarísima llamada a dejar atrás el perdernos en la mirada de otros para concentrarnos profundamente en la organización que necesitamos para transitar este mes de Marzo que será decisivo para el trayecto hasta la primer semana de Septiembre cuando Marte haga su conjunción con Lilith en Aries, previo a su retrogradación, momento en que tendremos que poner en juego nuestro deseo y nuestra voluntad para darle cauce a cierta frustración que podamos estar viviendo o sintiendo si no estamos comprometidos con ese sentido final que implica comprender que no podemos guiarnos pura y exclusivamente por esquemas principistas o máximas absolutas, abstractas, el Nodo Sur ya estará en Sagitario. La forma en que podamos resolver nuestros principios con lo concreto de las relaciones y vida cotidiana resultará de como gestionemos este mes de Marzo. Tenemos que estar abiertos a la disposición de la flexibilidad, no entendida como claudicaciones sino como crecimiento propio. Urano es cambio y en Tauro nos está sometiendo a crear nuevas estabilidades y nos mueve hacia otros espacios, a ir más allá de lo conocido.

En Marzo Venus y Marte comienzan a tomar un interesante protagonismo. Mencioné que el mes comienza con Luna en Tauro y si hablamos de Tauro estamos haciendo referencia directa a Venus por ser su regente y a Urano porque se encuentra en este signo. La cuadratura que Venus, antes de abandonar Aries estará formando para unirse con Urano en Tauro, es de un gran poder transformador y de depuración. Queramos o no, seamos más o menos conscientes estuvimos y aún estamos atravesando una crisis interna (crisis entendida como cambio) que nos acerca a descubrir que la satisfacción del deseo inmediato no llena nuestra alma, porque muchas veces sólo es una huida al enfrentamiento de no poder saciar nuestros deseos más profundos, que sólo se consiguen aceptando los procesos de transformación. Es el momento de reorganizarnos y revalorizar los vínculos a través de nuestra determinación de lo que somos y de lo buscamos compartir. Esta la cuadratura de Venus con Plutón va a estar acompañada por el sextil de Neptuno a Mercurio que aun se encontrará retrógrado hasta el 9 de Marzo. Los sextiles no son posibilidades, son sucesos por los cuales ya en este mes tenemos que ponernos en marcha, con decisiones concretas. Siguiendo su recorrido Venus el 4 de Marzo formará una cuadratura con Saturno y este punto marca un momento importante de toma de conciencia de la imperiosidad de una nueva forma de organización interna, donde el secreto está en la negociación que seamos capaces de llevar adelante (Venus-Plutón), en primera instancia con nuestras urgencias de satisfacción irracional y luego con la relación que tengamos con otros y con la realidad. Porque puede pasar que alguna situación nos pone un freno, la realidad se presenta tal como es para poner a prueba nuestra capacidad de flexibilidad y de reorganización, o en su defecto de frustración (Venus-Saturno). Sobretodo teniendo en cuenta que el 8 de Marzo ya desde Tauro y un día antes de que Mercurio inicie directo en Acuario se une con Urano en sextil al Nodo Norte. Si por alguna razón pensábamos que no teníamos que generar cambios, en esos días nos va a quedar más que claro. La dinámica cambia, se pueden presentar nuevas oportunidades y negociaciones importantes. Pero para esto se requiere haber asumido y asimilado que una parte nuestra ha quedado definitivamente atrás.

Veremos cómo cada uno puede llevar adelante este proceso tan importante para lo que viene en Septiembre. Pero los cambios están más que presentes y para ello es imprescindible haber comprendido lo que nos dejó la unión de Venus con Lilith y Quirón en Aries (Link) una apertura disposicional a sabernos vulnerables, eso nos trae seguridad y valoración interna, pero ya no desde el sostenimiento o sometimiento, o desde la obstinación, sino desde comprender que la libertad radica en la posibilidad del cambio interno.

Por otro lado Marte permanecerá todo Marzo en Capricornio haciendo contacto con Júpiter y con Plutón (con Saturno lo hará ya estando ambos en Acuario) al finalizar Marzo. Esos contactos son impulsos a concretar y diseñar nuestros deseos, no como fantasmas irrealizables, sino posibles en la medida en que confiemos plenamente en el vínculo que podemos generar entre lo que buscamos y lo que hacemos. Con Júpiter-Plutón, muchas condiciones han cambiado y seguirán cambiando, pero nosotros también lo hemos hecho y eso nos tendría que estar acercando a esa nueva identidad que no es más que la libertad de ser posibles en un desarrollo propio y junto a otros desde una nueva realidad.

Mariana

Links: 2020 Año en dos Actos Lilith Quirón en Aries

Luna Llena en Leo 9 de Febrero 2020. El impulso de comprometernos a ser.

Existen muchas formas de definir lo que somos. Cada vez que nos interrogamos o respondemos a la pregunta de qué o quiénes somos la respuesta puede comenzar por nuestro nombre seguida de la definición de nuestra profesión o trabajo al que nos dedicamos. En el caso en que respondemos con nuestro nombre, lo hacemos automáticamente, porque desde que surgimos al mundo fue la forma en que nuestros padres nos otorgaron una identidad. Luego de esto el proceso de identificación de nosotros mismos pasa por la apropiación de ese nombre a través del cual nos vinculamos con nuestra identidad. Existe un proceso de apropiación de la designación que se hizo sobre cada uno de nosotros. Tomando el tema de esta Luna Llena en Leo la podemos asumir como un momento de culminación de un proceso de apropiación de nuestra identidad, despojada de las posibles designaciones que otros han hecho sobre nosotros y de las cuales en mayor o menor medida nos hemos hecho cargo. El dolor y angustia de no ser es un eje que nos atraviesa transversalmente cuando nuestra identidad queda desvinculada de la apropiación que nosotros podemos hacer de ella. Leo es el regente de la casa 5, ese ámbito de nuestra vida vinculada a la identidad, al goce y a nuestras creaciones, La Luna, la seguridad emocional está en Leo y desde allí buscamos ser reconocidos por lo que somos., y el Sol desde Acuario iluminándola le recuerda que la única forma de brillar es a través de la autenticidad de animarnos a ser lo que somos. Cuando pensamos en el significado de la frase “ser lo que somos” no implica conformismo, sino que sólo llegamos a ser auténticamente lo que somos, cuando nos conectamos con nuestros miedos, frustraciones y limitaciones para apropiárnoslas y desde allí comenzar el proceso de individuación y liberación para sentirnos adecuados y pertenecientes a un futuro posible de ser construido. Todo este proceso está secundado por la unión de Quirón, Lilith y Venus en Aries. Podés escuchar los Podcast sobre este tema específico en el siguiente Link; Venus en Aries y la dinñamica Venus Marte 2020

Otro aspecto que nos marca la necesidad interna de conectarnos con nuestra auténtica identidad y a animarnos a pensar algo distinto sobre un futuro que ahora puede presentarse cautivo del presente, es el sextil de Júpiter en Capricornio a Neptuno en Piscis. Si bien Capricornio y Piscis son dos energìas muy distintas, forman un sextil entre ellas y esto nos recuerda que ninguna realización es sólo por arte de magia ni por redención, pero que tampoco resultan del cumplimiento del deber hacerlo por el deber mismo o impuesto; sino que surgen del total convencimiento de que lo que hacemos y deseamos está alineado con nuestro deseo y que tiene un sentido y fundamento que lo sustenta. Cuando perdemos el sentido de la unidad con nuestro ser y nuestra alma, nos sentimos desalineados con la vida. con los afectos y buscamos salidas escapistas y mágicas que nos saquen de un estado precario en el que nos sentimos nómadas de nuestra vida.

Esta Luna Llena en Leo es una ventana a conectarnos con el compromiso hacia nuestro verdadero y auténtico sentido de libertad en la pertenencia a nosotros mismos, en la medida en que comprendamos nuestros miedos y limitaciones para trascenderlos, conectándonos con el amor y respeto a nosotros y lo que podemos ser.

Mariana

Primera semana de Febrero. Cara a Cara con nuestros objetivos. Lilith en Aries

Inicia un mes en el que dos áreas de nuestra vida que van a tener mucha relevancia y que son determinantes para lo que resta del año, Esas áreas son las que están referidas a las posibilidades económicas, con qué contamos y nuestros recursos interno. Otra área es la de indagar sobre nuestra capacidad de ponernos en acción por lo que queremos. Los pendientes uno a uno van a ponerse delante nuestro para que tomemos conciencia de ellos. El sentimiento de que hay algo que no podemos superar o en que nos sentimos impotentes, o que sabemos que ya no queremos que suceda más, más allá de lo que hayamos logrado o no, Nos vamos a estar enfrentando a lo que podríamos llamar una frustración. Algo que no hemos podido lograr debido a una traba o miedo interno a traspasar una forma que tenemos de entender cómo tienen o deberían ser las cosas. En cierta forma nos enfrentamos con un mal llamado sentimiento de incapacidad que nos paraliza. Mercurio entra en Piscis el 3 de febrero y nuestra energía mental estará más suave, y nos conecta con un visión idealista y romántica sobre un tiempo futuro, a través de un sextil a Urano en Tauro para encontrar la forma de concretarlo. Esta semana hay otro movimiento importante que es el ingreso de Venus en Aries el 7 de Febrero. Como toda influencia no tiene una sola forma de ser interpretada, porque depende del proceso interno que estamos haciendo. Con Venus en Aries podemos ponernos muy impacientes porque desde Aries, Venus busca satisfacer sus deseos en forma inmediata sin querer quedar sometida a tiempos y deseos de otros o al tiempo natural en que se desarrollan los sucesos. Todo tiene un tiempo de elaboración, de ejecución y de realización, sobre todo con Júpiter y Saturno en Capricornio. Si acaso adoptamos el camino de la inmediatez entre el deseo y el resultado, sin evaluar si nuestras acciones están realmente destinadas a objetivos concretos y tangibles, el sentimiento de incapacidad o de imposibilidad ganarán terreno y nos puede llevar a un fuerte disgregamiento interno y al abismo del sinsentido. Como así también a enfrentamientos con otros por sentir que es un afuera condicionante, limitante y determinante que no nos permite avanzar o no nos consideran. En cambio si asumimos que para salir de una situación en la que no queremos permanecer el camino es activar nuestra propia iniciativa y motivación traspasando el límite de nuestra frustración, habremos comprendido el significado de la unión de Lilith, Quirón y Venus en Aries que estaremos viviendo estos días. Poder identificar esa parte nuestra que nos paraliza y nos lleva a un no ser posibles para transformarla en una toma de conciencia de lo logrado hasta ahora, para que a partir de allí podamos encontrar formas distintas de ponernos en manejarnos cuando Marte ingrese en Capricornio el 17 de Febrero. Este año Venus en su paso por los signos, va por delante de Marte. Si tenemos en cuenta que Venus es lo que deseamos y queremos, podemos deducir que Marte que la sigue detrás es el ejecutor de los deseos venusinos. Es importante tener en cuenta la dinámica entre estas dos energías, sobre todo sabiendo que Venus y Marte van a retrogradar este año. Venus lo hará en Géminis y Marte en Aries o sea que nuestra elecciones estarán puestas en duda y por ende nuestra capacidad de accionar por ellas. Por eso es tan importante no evadir permaneciendo en la inacción fundada en la determinación, para que cuando llegue el momento de las retrogradaciones que será entre Mayo y Noviembre, lo destinemos a encontrar alternativas y no a mantenernos en indefiniciones, inseguridades y dudas.

Pensemos que 2019 estuvo signada hasta agosto y septiembre por la cuadratura de Júpiter desde Sagitario a Neptuno en Piscis la que nos pudo haber situado en una extrema idealización y falta de objetividad sobre lo que podemos manifestar.Ahora comienza la fase siguiente de la relación entre Júpiter y Neptuno, porque ya Júpiter desde Capricornio se encuentra en sextil a Neptuno. El sextil es una influencia de dinamismo que nos lleva a ir hacia objetivos que anhelemos vinculados al crecimiento y expansión. Esto va a estar presente en gran parte de este año 2020. De aquí la necesidad de tener metas y objetivos claros. El camino hacia donde vamos es a tratar de encontrar espacios de libertad muy diferentes a aquellos que se identifican con un desborde individualista de la satisfacción completa e inmediata de los deseos a partir de la rebeldía. Es tiempo de reconstrucción, y ese tiempo de va a intensificar a partir del 17 de febrero cuando Marte ingrese en Capricornio. Esto nos lleva a sentirnos con más obligaciones y mayores restricciones, porque ese proceso nadie lo puede hacer por nosotros. Aún estamos con una gran influencia de Capricornio que se va a activar aún más cuando Marte llegue a este signo el 17 de Febrero, el mismo día en que Mercurio inicia su retrogradación en Piscis. Un cambio de dinámica en la que nos podemos sentir con muchas dudas e incertidumbres y con nuestra mente y comunicaciones pueden ser poco clara e imprecisas, utilicemos este tiempo para revisar lo que realmente nos paraliza i nos mantiene en un mismo lugar.

La importante de la primer quincena es que tenemos la posibilidad de tomar contacto con aquella situación en la que no queremos permanecer y tendremos el tiempo de conectarnos con las herramientas necesarias para poder tomar acciones concretas pese a nuestro sentimiento de frustración interna. La primer semana de Febrero Venus estará transitando los últimos grados de Piscis y desde esta posición se conecta con los planetas en Capricornio (Saturno y Plutón) mientras Lilith se une a Quirón en Aries; muy buena influencia para comprender lo que tenemos que cambiar y el compromiso que eso significa. Es excelente para perdonarse a uno mismo pero no para autojustificarse, sino para hacerse responsable.

Mariana

EQUINOCCIO Y LUNA LLENA EN LIBRA. EL DILEMA DE LAS RELACIONES. 20 marzo 2019.

Iniciamos el año astrológico con una Luna Llena en Libra, indicador de que el tinte del año será en el plano relacional. La paradoja detrás de esta Luna, en que sincronizan dos principios, el de inicio de año con el de cierre (Luna Llena) de heridas sobre nuestras relaciones, marcando claramente un antes y un después en la forma en que manejaremos nuestros vínculos. De alguna forma esta Luna nos evidencia en qué medida hemos dejado o no atrás viejas heridas emocionales. La influencia del entorno astral muestra una gran tensión entre lo que deseamos, cómo lo construimos y desde qué expectativa. El hecho de estar abandonando el origen más profundo de la construcción de los vínculos emocionales, nos genera una polarización tanto interna como externa. La presencia de los Nodos en el eje Cáncer Capricornio, y en este mismo signo la conjunción de Saturno con Plutón es una gran fractura con lo que en algún momento pensamos que debía o tenía que ser de alguna forma determinada. Muchas veces nos resistimos a la experiencia de encontrarnos en plena libertad de decisión y elección porque esto implica evaluar y poner en claro qué tipo de compromiso tenemos con nosotros mismos. Palas Atenea (sabiduría y estrategia) en el signo de Libra se encuentra retrógrada, significando este análisis sobre la relación que somos capaces de generar y sostener con nuestro deseo. Esta Luna Llena del 20 de Marzo es la primer Luna de una serie de tres en que el dilema de la libertad en las relaciones se resolverán finalmente el 27 Octubre. Construir vínculos desde la libertad (Venus está en Acuario junto a LIlith) implica un compromiso que quizás aún no estemos tan decididos a asumir, tengamos en cuenta que Marte está en Tauro que es una fuerza unidireccional. A su vez Juno en Géminis genera dualidad y no estar fijo a una forma determinada. En este esquema las relaciones que generen dependencia (estar pendiente) ya no sean tan atractivas, porque en su esencia implican relaciones de poder y de verticalidad. Las relaciones que se generen en este tiempo, tienen que poder ser de igual a igual, sin estar pendiente, sino de poder fluir, de sentirse perteneciente y no pertenecido. La igualdad es dignidad (Marte trígono Plutón) y el Amor merece la mayor cuota de dignidad entre las personas. Urano abandonó Aries, en los vínculos ya no hay reactividad. Urano en Tauro (Venus regente) en cuestiones de Amor plantea la construcción lenta, y si gozamos en ese estar construyendo, permaneceremos, si no, simplemente no. Sobre todo cuando Venus-Lilith en Acuario forma un semisextil separativo a Plutón. Qué significa esto? Que Venus (Amor y Valoración) está en una fase de transformación. Ya tuvo su encuentro con Plutón y el Nodo Sur del 15 al 20 de febrero cuando rompió con dependencias. Estos 15 días hasta el 5 de Abril muchos temas en relaciones saldrán a la luz para luego poder tomar decisiones.

Si te interesa leer las influencia signo por signo de esta Luna podés entrar en Instagram Zonas_Humanas_Astrologia

Mariana

Marte conjunción Urano y Cuarto creciente en Tauro. El momento en que ya estamos viviendo otra realidad. Estrella Mirach. 12 de Febrero 2019

Llegamos al momento en que si por alguna circunstancia no quisimos, no pudimos o nos resistimos a tomar conciencia de que estamos viviendo otra realidad de la que se presentaba como posible, a la que estábamos acostumbrados, llegó. La unión de Marte y Urano este año es de una significación importantísima, porque es la última vez que se reunirá en el el signo de Aries hasta dentro de 84 años. A esto se le une que se da en un grado crítico de Aries que es el 29. El grado 29 del signo de Aries (del Yo soy) es lo que podríamos visualizar como la disolución, el caos necesario para el resurgimiento concreto y real. Está asociado a la valentía, y desde la interpretación astrológica, animarse a ser lo que se es. Hay mucha tensión que nos está llevando, queramos o no, a impulsarnos a ser lo que nos hace auténticos. Cuando la realidad se hace cada vez más asfixiante nuestra fuerza de supervivencia se multiplica. Es tiempo de acción por el cambio y de concentrarnos en nuestros ideales y objetivos (Neptuno sextil Saturno). Estamos en un momento de gran confrontación entre el Eros o pulsión de vida y Thánatos (pulsión de conservación-muerte). Este cuarto creciente de Luna en Tauro es un llamado al instinto de supervivencia y cuando sucede esto es cuando nos vemos obligados a sacar a la luz la mejor versión de nosotros mismos, ser lo que somos. Si no existe algo que nos movilice, un proyecto hacia el futuro concreto y real, por el cual tengamos deseos de volcar nuestra energía, quedamos atrapados en la naturaleza entrópica propia de un sistema. Todo sistema sin retroalimentación tiende a su degeneración y a su muerte. Estamos con Sol en Acuario, los cambios y la urgencia de futuro están presentes. Cuando hay un por qué y un hacia a dónde, el caos (Urano) se organiza y somos capaces de ingresar a nuestro sistema (a nuestra vida), la cuota de retroalimentación para dirigirlo. No acallemos el instinto (Vesta y Mercurio están unidos en Piscis) porque será una guía en este proceso de creación de una realidad que podremos sostener solamente desde la llama interna que se encuentra en nuestra Alma despojada de todo condicionamiento. El proceso de individuación lo estuvimos viviendo los últimos dos años con el Nodo Norte en Leo, ahora tenemos que cuidar lo que descubrimos. El grado 29 también está presente cuando miramos a Quirón y vemos que se está despidiendo de Piscis para ocupar el lugar que deja Urano. Empieza otra etapa, en la que los que intenten mostrarnos las soluciones como una cuestión de fe dejarán de tener representación y autoridad porque llegó el momento en el que estamos construyendo nuestros propios sistemas que nos llevan a evaluar en qué ámbito nos sentimos inferiores y dominados para generar las estrategias y salir de allí. El instinto está unido a la supervivencia de lo colectivo ante la hostilidad y violencia del sistema (social, personal o intrafamiliar) que tiende a la exclusión (lilith en Acuario). El cuarto creciente en Tauro nos propone un camino hacia un ordenamiento (Luna Llena en Virgo del 9 de febrero) que no provendrá del afuera, sino que habrá que construirlo y para construir es necesario manifestar, hablar, comunicar solo lo comunicable a quien deba ser comunicado. Porque las palabras tienen carga de direccionalidad y lanzadas al viento quedan sin materialidad. Con la conjunción Marte Urano podemos sentir mucha inquietud y tensión si estamos pasivos. Pero mucha energía y determinación para inicios, originalidad y recursos para ponernos en movimiento y encontrar las forma de un camino distinto para llegar a donde nos dirigimos. Las repuestas están dentro nuestro, no las esperemos de otros. Nuestro instinto está muy abierto. Dejar la emocionalidad es una de las claves, porque podríamos caer en un mar de confusión y desánimo, Venus está en Capricornio y no está dispuesta a dejarse influenciar por el romanticismo. Busca concretar proyectos y relaciones que aporten estabilidad.

Aspectos más técnicos desde la astrología: La unión de Marte con Urano es una unión muy fuerte, de mucha energía que busca liberarse, es explosiva. En el grado 29 en que se da esta conjunción se encuentra la estrella Mirach asociada a lo Afortunado. Pero qué significa esto? Unido a los acontecimientos que se están sucediendo que para resumirlos es que Plutón está en conjunción al Nodo Sur en camino a la conjunción con Saturno: fin y cambio de estructuras. Venimos de un Eclipse de Sol en Leo el 21 de Enero, luego la Luna Nueva en Acuario del  4 de Febrero con Lilith como protagonista, que marcaron grandes finales a sostener lo insostenible, y para finalizar este período estamos con la conjunción de Marte y Urano en Aries en cuadratura a los Nodos Cáncer Capricornio. Sin dudas otra realidad ya está ante nosotros que nos desafía a ser lo que somos, a ser la retroalimentación de nuestra propia vida, ver nuestras debilidades para saber de nuestras necesidades, expresarlas, y canalizarlas con acciones. Sin esto se nos hará difícil entender que tenemos la inmensa responsabilidad de cuidarnos y recrearnos.

Mariana

Lilith, el espacio oculto de la la libertad y el deseo. En Acuario 2019

El recorrido desde hoy 29 de enero hasta que se retire de Acuario el 4 de Mayo nos marca el camino hacia el re encuentro y acuerdo en las acciones a seguir para sostener aquello que nos es propio (Lilith sextil Marte). Acuario trae claridad y personas nuevas; Marte acción dirigida. La capacidad de acción de Marte en Aries y la convicción de que estamos dispuestos a ir por aquello que nos es propio. Para esto hay que comenzar por uno mismo. La libertad comienza en la unidad interna. El 23 de Marzo tendremos un momento de confrontación, y aquí habrá que ir con cuidado y seguros, porque lo que empecemos hoy tendrá un momento para acomodar, porque toda libertad necesita ser sostenida en forma realista (Lilith cuadratura Marte). Pero este día Lilith estará muy ocupada y cuando se cuadra con Marte en Tauro estará en conjunción con Venus en Acuario (búsqueda de libertad en el amor y lo económico se pondrán sobre la mesa). A su vez estarán en sextil a Urano en Tauro, y es cuando veremos la forma concreta de anclar en la realidad la unificación interna y con ello los proyectos y un nuevo inicio de realidad.

Lilith o la Luna Negra, representa la lucha por la libertad. Algunos la interpretan como rebeldía, por el mito fundacional hebreo en el cual Lilith fue la primer mujer de Adán (antes que Eva). Lilith no aceptó la ley de Dios que indicaba dejarse poseer sexualmente de acuerdo a la voluntad de Adán, porque sería aceptar la desigualdad sustancial entre hombre y mujer. Huye del paraíso porque se negó a estar en condiciones de inferioridad a Adán. El castigo infringido por Dios, fue la muerte de sus hijos, desde allí, el mito relata que se convirtió en una asesina de los niños recién nacidos y de las madres. En términos interpretativos significa que Lilith es el lado oscuro que se opone al principio lunar, concebido desde reglas patriarcales. Lilith representa ese punto en el nos replanteamos hasta qué punto le tememos al “castigo” que pudiéramos recibir por rebelarnos a lo establecido. Pero ya no hablamos del castigo de otros sino del propio que ejercemos a través del conflicto surgido entre nuestra propia naturaleza (a la que le huimos) y la adaptación a lo esperado por otros sobre nosotros. La sexualidad y el deseo del cuerpo es otro de los temas que abarca Lilith y está referido a las represiones internas y miedos de aceptar el deseo. La sexualidad y el cuerpo han sido espacios de manifestación del hombre como instinto de supervivencia, que han sido regulados como forma de pertenencia a determinada cultura o religión. Apropiarse del cuerpo y de la sexualidad, (los espacios más privados del hombre) fueron claras manifestaciones de poder.