Marte conjunción Urano y Cuarto creciente en Tauro. El momento en que ya estamos viviendo otra realidad. Estrella Mirach. 12 de Febrero 2019

Llegamos al momento en que si por alguna circunstancia no quisimos, no pudimos o nos resistimos a tomar conciencia de que estamos viviendo otra realidad de la que se presentaba como posible, a la que estábamos acostumbrados, llegó. La unión de Marte y Urano este año es de una significación importantísima, porque es la última vez que se reunirá en el el signo de Aries hasta dentro de 84 años. A esto se le une que se da en un grado crítico de Aries que es el 29. El grado 29 del signo de Aries (del Yo soy) es lo que podríamos visualizar como la disolución, el caos necesario para el resurgimiento concreto y real. Está asociado a la valentía, y desde la interpretación astrológica, animarse a ser lo que se es. Hay mucha tensión que nos está llevando, queramos o no, a impulsarnos a ser lo que nos hace auténticos. Cuando la realidad se hace cada vez más asfixiante nuestra fuerza de supervivencia se multiplica. Es tiempo de acción por el cambio y de concentrarnos en nuestros ideales y objetivos (Neptuno sextil Saturno). Estamos en un momento de gran confrontación entre el Eros o pulsión de vida y Thánatos (pulsión de conservación-muerte). Este cuarto creciente de Luna en Tauro es un llamado al instinto de supervivencia y cuando sucede esto es cuando nos vemos obligados a sacar a la luz la mejor versión de nosotros mismos, ser lo que somos. Si no existe algo que nos movilice, un proyecto hacia el futuro concreto y real, por el cual tengamos deseos de volcar nuestra energía, quedamos atrapados en la naturaleza entrópica propia de un sistema. Todo sistema sin retroalimentación tiende a su degeneración y a su muerte. Estamos con Sol en Acuario, los cambios y la urgencia de futuro están presentes. Cuando hay un por qué y un hacia a dónde, el caos (Urano) se organiza y somos capaces de ingresar a nuestro sistema (a nuestra vida), la cuota de retroalimentación para dirigirlo. No acallemos el instinto (Vesta y Mercurio están unidos en Piscis) porque será una guía en este proceso de creación de una realidad que podremos sostener solamente desde la llama interna que se encuentra en nuestra Alma despojada de todo condicionamiento. El proceso de individuación lo estuvimos viviendo los últimos dos años con el Nodo Norte en Leo, ahora tenemos que cuidar lo que descubrimos. El grado 29 también está presente cuando miramos a Quirón y vemos que se está despidiendo de Piscis para ocupar el lugar que deja Urano. Empieza otra etapa, en la que los que intenten mostrarnos las soluciones como una cuestión de fe dejarán de tener representación y autoridad porque llegó el momento en el que estamos construyendo nuestros propios sistemas que nos llevan a evaluar en qué ámbito nos sentimos inferiores y dominados para generar las estrategias y salir de allí. El instinto está unido a la supervivencia de lo colectivo ante la hostilidad y violencia del sistema (social, personal o intrafamiliar) que tiende a la exclusión (lilith en Acuario). El cuarto creciente en Tauro nos propone un camino hacia un ordenamiento (Luna Llena en Virgo del 9 de febrero) que no provendrá del afuera, sino que habrá que construirlo y para construir es necesario manifestar, hablar, comunicar solo lo comunicable a quien deba ser comunicado. Porque las palabras tienen carga de direccionalidad y lanzadas al viento quedan sin materialidad. Con la conjunción Marte Urano podemos sentir mucha inquietud y tensión si estamos pasivos. Pero mucha energía y determinación para inicios, originalidad y recursos para ponernos en movimiento y encontrar las forma de un camino distinto para llegar a donde nos dirigimos. Las repuestas están dentro nuestro, no las esperemos de otros. Nuestro instinto está muy abierto. Dejar la emocionalidad es una de las claves, porque podríamos caer en un mar de confusión y desánimo, Venus está en Capricornio y no está dispuesta a dejarse influenciar por el romanticismo. Busca concretar proyectos y relaciones que aporten estabilidad.

Aspectos más técnicos desde la astrología: La unión de Marte con Urano es una unión muy fuerte, de mucha energía que busca liberarse, es explosiva. En el grado 29 en que se da esta conjunción se encuentra la estrella Mirach asociada a lo Afortunado. Pero qué significa esto? Unido a los acontecimientos que se están sucediendo que para resumirlos es que Plutón está en conjunción al Nodo Sur en camino a la conjunción con Saturno: fin y cambio de estructuras. Venimos de un Eclipse de Sol en Leo el 21 de Enero, luego la Luna Nueva en Acuario del  4 de Febrero con Lilith como protagonista, que marcaron grandes finales a sostener lo insostenible, y para finalizar este período estamos con la conjunción de Marte y Urano en Aries en cuadratura a los Nodos Cáncer Capricornio. Sin dudas otra realidad ya está ante nosotros que nos desafía a ser lo que somos, a ser la retroalimentación de nuestra propia vida, ver nuestras debilidades para saber de nuestras necesidades, expresarlas, y canalizarlas con acciones. Sin esto se nos hará difícil entender que tenemos la inmensa responsabilidad de cuidarnos y recrearnos.

Mariana

Anuncios

Luna Nueva en Acuario 4 de febrero 2019 La libertad es un valor a construir. Encuentro de dos lunas

Acuario terminó su etapa de Nodo Sur y se convierte en protagonista de esta Luna Nueva que no solo da por finalizado el período de eclipses que fue bastante movilizador, sino que además en el mismo momento en que se unen el Sol y la Luna, Lilith y Mercurio lo hacen en Acuario. Esta combinación saca a la luz y nos permite comprender con claridad la frustración y apatía que llevamos contenida desde principios de Agosto de 2018, Lilith en Acuario está referido directamente a lo social, al sentimiento de desintegración de los principios básicos de igualdad y libertad como ideales de vida que pregona Acuario y que los sistemas políticos y económicos han abandonado. A nivel personal es darnos cuenta y de hacernos responsables y de que de alguna manera hemos entregado u olvidado nuestro poder de expresar nuestro potencial creativo como agentes de cambio. Ya no alcanza con sentirnos libres interiormente (Nodo norte en Leo), sino que esa libertad se construye mancomunados en una comunidad de pertenencia (Nodo Norte en Cáncer) que abogue por el real desarrollo de los individuos.

Esta Luna Nueva se forma en el grado 15.45 de Acuario en la simbología de los grados de los signos corresponde a “un mar borrascoso y un barco que está siendo llevado hacia uno u otro lado por las olas, que deberá pasar por muchos cambios y por severas pruebas. Su destino no es otro que la lucha por la existencia”. Pero no hay existencia sin libertad y esa es la lucha, salir del caos y la frustración hacia la proyección de objetivos a largo plazo . Los eclipses nos despojaron de algo que ahora toca re-direccionar. De acuerdo a la ubicación de Acuario en tu carta será el sector en el que te sientes frustrado y que ahora salen a la luz. Las dos Luna, la Blanca y la Negra unidas para reflejase mutuamente e iniciar un camino de unificación interna objetiva, para trabajar y lograr cierta estabilidad en el periodo que continua (Venus en Capricornio) Trabajar sobre los desacuerdos y sentimientos de frustración propios será imprescindible para poder plasmar objetivos en la realidad (el 14 de febrero Marte entra en Tauro) , intentemos no quedar en las manos de Morfeo (Júpiter cuadratura Neptuno) porque podemos ser arrastrados por engañosos profetas o simplemente por nuestros sueños. La energía del cambio y la activación la aporta la conjunción de Urano con Marte. La conciencia de que somos responsables como individuos de la calidad de nuestras amistades, de nuestras relaciones y de nuestras sociedades nos lo proporciona el sextil de Neptuno a Saturno. La conjunción de Plutón y Saturno se está formando y con ello ya anuncia un final y una gran transformación. Pero nosotros somos los responsables de la calidad de esa transformación que se verá entre Diciembre 2019 y Enero de 2020. Este año es el arduo camino de construir junto a otros por el bien de todos.

Me gustaría contextuar en qué ciclo estamos viviendo debido a la conjunción de Saturno y Plutón, que marca un ciclo de 36 años. Estamos en el borde entre una finalización y el inicio de uno de esos ciclos. El ciclo anterior se verificó entre 1982 y 1983(conflicto en Medio Oriente, Guerra de Malvinas). Ciclos anteriores fueron 1947 (consolidación de la guerra fría), 1914 (inicio 1ra guerra mundial). Toda época que finaliza trae lo peor de sí, la máxima tensión, llevando a extremos las situaciones para que permita surgir otro proceso. Los acontecimientos se van apresurando y rápidamente nos vamos encontrando en realidades y situaciones que requieren replantearnos nuestros valores y, en concreto, el sentido de libertad que deseamos construir para nuestro futuro.

Mariana. Por cualquier consulta pueden escribirme a biografiaelmovimiento@gmail.com

Lilith, el espacio oculto de la la libertad y el deseo. En Acuario 2019

El recorrido desde hoy 29 de enero hasta que se retire de Acuario el 4 de Mayo nos marca el camino hacia el re encuentro y acuerdo en las acciones a seguir para sostener aquello que nos es propio (Lilith sextil Marte). Acuario trae claridad y personas nuevas; Marte acción dirigida. La capacidad de acción de Marte en Aries y la convicción de que estamos dispuestos a ir por aquello que nos es propio. Para esto hay que comenzar por uno mismo. La libertad comienza en la unidad interna. El 23 de Marzo tendremos un momento de confrontación, y aquí habrá que ir con cuidado y seguros, porque lo que empecemos hoy tendrá un momento para acomodar, porque toda libertad necesita ser sostenida en forma realista (Lilith cuadratura Marte). Pero este día Lilith estará muy ocupada y cuando se cuadra con Marte en Tauro estará en conjunción con Venus en Acuario (búsqueda de libertad en el amor y lo económico se pondrán sobre la mesa). A su vez estarán en sextil a Urano en Tauro, y es cuando veremos la forma concreta de anclar en la realidad la unificación interna y con ello los proyectos y un nuevo inicio de realidad.

Lilith o la Luna Negra, representa la lucha por la libertad. Algunos la interpretan como rebeldía, por el mito fundacional hebreo en el cual Lilith fue la primer mujer de Adán (antes que Eva). Lilith no aceptó la ley de Dios que indicaba dejarse poseer sexualmente de acuerdo a la voluntad de Adán, porque sería aceptar la desigualdad sustancial entre hombre y mujer. Huye del paraíso porque se negó a estar en condiciones de inferioridad a Adán. El castigo infringido por Dios, fue la muerte de sus hijos, desde allí, el mito relata que se convirtió en una asesina de los niños recién nacidos y de las madres. En términos interpretativos significa que Lilith es el lado oscuro que se opone al principio lunar, concebido desde reglas patriarcales. Lilith representa ese punto en el nos replanteamos hasta qué punto le tememos al “castigo” que pudiéramos recibir por rebelarnos a lo establecido. Pero ya no hablamos del castigo de otros sino del propio que ejercemos a través del conflicto surgido entre nuestra propia naturaleza (a la que le huimos) y la adaptación a lo esperado por otros sobre nosotros. La sexualidad y el deseo del cuerpo es otro de los temas que abarca Lilith y está referido a las represiones internas y miedos de aceptar el deseo. La sexualidad y el cuerpo han sido espacios de manifestación del hombre como instinto de supervivencia, que han sido regulados como forma de pertenencia a determinada cultura o religión. Apropiarse del cuerpo y de la sexualidad, (los espacios más privados del hombre) fueron claras manifestaciones de poder.