Luna Nueva en Acuario 4 de febrero 2019 La libertad es un valor a construir. Encuentro de dos lunas

Acuario terminó su etapa de Nodo Sur y se convierte en protagonista de esta Luna Nueva que no solo da por finalizado el período de eclipses que fue bastante movilizador, sino que además en el mismo momento en que se unen el Sol y la Luna, Lilith y Mercurio lo hacen en Acuario. Esta combinación saca a la luz y nos permite comprender con claridad la frustración y apatía que llevamos contenida desde principios de Agosto de 2018, Lilith en Acuario está referido directamente a lo social, al sentimiento de desintegración de los principios básicos de igualdad y libertad como ideales de vida que pregona Acuario y que los sistemas políticos y económicos han abandonado. A nivel personal es darnos cuenta y de hacernos responsables y de que de alguna manera hemos entregado u olvidado nuestro poder de expresar nuestro potencial creativo como agentes de cambio. Ya no alcanza con sentirnos libres interiormente (Nodo norte en Leo), sino que esa libertad se construye mancomunados en una comunidad de pertenencia (Nodo Norte en Cáncer) que abogue por el real desarrollo de los individuos.

Esta Luna Nueva se forma en el grado 15.45 de Acuario en la simbología de los grados de los signos corresponde a “un mar borrascoso y un barco que está siendo llevado hacia uno u otro lado por las olas, que deberá pasar por muchos cambios y por severas pruebas. Su destino no es otro que la lucha por la existencia”. Pero no hay existencia sin libertad y esa es la lucha, salir del caos y la frustración hacia la proyección de objetivos a largo plazo . Los eclipses nos despojaron de algo que ahora toca re-direccionar. De acuerdo a la ubicación de Acuario en tu carta será el sector en el que te sientes frustrado y que ahora salen a la luz. Las dos Luna, la Blanca y la Negra unidas para reflejase mutuamente e iniciar un camino de unificación interna objetiva, para trabajar y lograr cierta estabilidad en el periodo que continua (Venus en Capricornio) Trabajar sobre los desacuerdos y sentimientos de frustración propios será imprescindible para poder plasmar objetivos en la realidad (el 14 de febrero Marte entra en Tauro) , intentemos no quedar en las manos de Morfeo (Júpiter cuadratura Neptuno) porque podemos ser arrastrados por engañosos profetas o simplemente por nuestros sueños. La energía del cambio y la activación la aporta la conjunción de Urano con Marte. La conciencia de que somos responsables como individuos de la calidad de nuestras amistades, de nuestras relaciones y de nuestras sociedades nos lo proporciona el sextil de Neptuno a Saturno. La conjunción de Plutón y Saturno se está formando y con ello ya anuncia un final y una gran transformación. Pero nosotros somos los responsables de la calidad de esa transformación que se verá entre Diciembre 2019 y Enero de 2020. Este año es el arduo camino de construir junto a otros por el bien de todos.

Me gustaría contextuar en qué ciclo estamos viviendo debido a la conjunción de Saturno y Plutón, que marca un ciclo de 36 años. Estamos en el borde entre una finalización y el inicio de uno de esos ciclos. El ciclo anterior se verificó entre 1982 y 1983(conflicto en Medio Oriente, Guerra de Malvinas). Ciclos anteriores fueron 1947 (consolidación de la guerra fría), 1914 (inicio 1ra guerra mundial). Toda época que finaliza trae lo peor de sí, la máxima tensión, llevando a extremos las situaciones para que permita surgir otro proceso. Los acontecimientos se van apresurando y rápidamente nos vamos encontrando en realidades y situaciones que requieren replantearnos nuestros valores y, en concreto, el sentido de libertad que deseamos construir para nuestro futuro.

Mariana. Por cualquier consulta pueden escribirme a biografiaelmovimiento@gmail.com

Anuncios