EQUINOCCIO Y LUNA LLENA EN LIBRA. EL DILEMA DE LAS RELACIONES. 20 marzo 2019.

Iniciamos el año astrológico con una Luna Llena en Libra, indicador de que el tinte del año será en el plano relacional. La paradoja detrás de esta Luna, en que sincronizan dos principios, el de inicio de año con el de cierre (Luna Llena) de heridas sobre nuestras relaciones, marcando claramente un antes y un después en la forma en que manejaremos nuestros vínculos. De alguna forma esta Luna nos evidencia en qué medida hemos dejado o no atrás viejas heridas emocionales. La influencia del entorno astral muestra una gran tensión entre lo que deseamos, cómo lo construimos y desde qué expectativa. El hecho de estar abandonando el origen más profundo de la construcción de los vínculos emocionales, nos genera una polarización tanto interna como externa. La presencia de los Nodos en el eje Cáncer Capricornio, y en este mismo signo la conjunción de Saturno con Plutón es una gran fractura con lo que en algún momento pensamos que debía o tenía que ser de alguna forma determinada. Muchas veces nos resistimos a la experiencia de encontrarnos en plena libertad de decisión y elección porque esto implica evaluar y poner en claro qué tipo de compromiso tenemos con nosotros mismos. Palas Atenea (sabiduría y estrategia) en el signo de Libra se encuentra retrógrada, significando este análisis sobre la relación que somos capaces de generar y sostener con nuestro deseo. Esta Luna Llena del 20 de Marzo es la primer Luna de una serie de tres en que el dilema de la libertad en las relaciones se resolverán finalmente el 27 Octubre. Construir vínculos desde la libertad (Venus está en Acuario junto a LIlith) implica un compromiso que quizás aún no estemos tan decididos a asumir, tengamos en cuenta que Marte está en Tauro que es una fuerza unidireccional. A su vez Juno en Géminis genera dualidad y no estar fijo a una forma determinada. En este esquema las relaciones que generen dependencia (estar pendiente) ya no sean tan atractivas, porque en su esencia implican relaciones de poder y de verticalidad. Las relaciones que se generen en este tiempo, tienen que poder ser de igual a igual, sin estar pendiente, sino de poder fluir, de sentirse perteneciente y no pertenecido. La igualdad es dignidad (Marte trígono Plutón) y el Amor merece la mayor cuota de dignidad entre las personas. Urano abandonó Aries, en los vínculos ya no hay reactividad. Urano en Tauro (Venus regente) en cuestiones de Amor plantea la construcción lenta, y si gozamos en ese estar construyendo, permaneceremos, si no, simplemente no. Sobre todo cuando Venus-Lilith en Acuario forma un semisextil separativo a Plutón. Qué significa esto? Que Venus (Amor y Valoración) está en una fase de transformación. Ya tuvo su encuentro con Plutón y el Nodo Sur del 15 al 20 de febrero cuando rompió con dependencias. Estos 15 días hasta el 5 de Abril muchos temas en relaciones saldrán a la luz para luego poder tomar decisiones.

Si te interesa leer las influencia signo por signo de esta Luna podés entrar en Instagram Zonas_Humanas_Astrologia

Mariana

Anuncios

Luna Nueva en Piscis- Un re-encuentro desde lo nuevo que somos. Urano en Tauro- Mercurio Retrógrado.

La llegada del mes de Marzo nos coloca en la impostergable sensación de retirarnos, de encontrarnos con aquellas personas y situaciones con las que vibramos en una misma frecuencia. El escenario en el que las alas neptunianas cobijarán el encuentro de la Luna con el Sol, nos invita a la introspección en soledad o junto a otros iguales, a aislarnos para re conectarnos con nuestro lado más intuitivo y sensible. Permitirse la sensibilidad es una forma de vida que no condice con la realidad de la cotidianidad que vivimos, en un mundo convulsionado, inseguro y agresivo. Cuando se forme la Luna Nueva, Mercurio estará retrógrado ,  Quirón ya en Aries, Urano ingresando en Tauro y Neptuno unificando la unión como totalidad de Luna/Sol. Los inicios que marcan las Lunas Nuevas son parte de finales, desde esta premisa podemos decir que estamos en un gran cierre de despedida de un ciclo en el que estuvimos cambiando una parte muy arraigada de nuestra concepción qué somos y qué queremos ser. La búsqueda de una nueva identidad significó una limpieza de los patrones en los que en general nos justificamos, un pasado, otros culpables de nuestra situación, etc etc. Empezamos ahora otra época, en la cual ya sabemos por lo menos que los cambios dependen de nuestra forma de procesar los acontecimientos y de cómo nos brindamos estabilidad material y emocional a nosotros mismos. La cuadratura Venus-Urano también está marcando un fuerte deseo de libertad, esa libertad interna que sólo podremos conquistar sabiendo que, como las estructuras, razones y principios en las que nos sostuvimos ya no serán los mismos, las tendremos que crear y trabajar para que tomen cuerpo. Muchas personas estarán sintiendo esta cuadratura como ruptura de relaciones, hartazgo en los trabajos, o necesidad de cambios de lugar, pero no es tiempo aún de decidir esos cambios tan abruptos, porque el sentido es crear y no destruir. Recordemos que Mercurio estará retrógrado hasta el 28 de marzo y que una cuadratura entre Júpiter y Neptuno está activa. Esta cuadratura es la que nos puede hacer pensar y creer que las cosas son de una forma, y en realidad no lo son. Las salidas escapistas y mágicas son salvavidas de plomo, que cuando se desintegran nos encontramos con la realidad, que es completamente distinta a la que nos imaginamos. Si somos capaces de encontrarnos y de sostener lo que realmente queremos para nuestra vida, esta es una lunación fantástica para apoyarnos en el sextil que forman Neptuno y la Luna Nueva con Saturno en Capricornio, porque solamente con la atención y la dedicación constante y realistas podremos lograr los objetivos trazados. Con la suficiente flexibilidad para afrontar los cambios internos y externos.

Seamos lo suficientemente cautos para no ser engañados ni engañarnos. Es tiempo de soñar y trabajar por los sueños. No de creer que sólo por imaginar se hace real. Utilicemos este tiempo para conectarnos, de inspirarnos, para desarrollar proyectos, para lanzarlos o hacerlos conocer luego del 28 de marzo.

LINKS; El Cambio es difícil, no cambiar es fatal. Sinapsis a la interioridad, Mercurio Retrógrado 5 de marzo

Mariana

Luna Nueva en Sagitario. Animarse a la Expansión y al Sentido. Luna de la Verdad. 7 de diciembre 2018

Para introducir los aspectos más importantes de la Luna Nueva en Sagitario me gustaría hacer una breve introducción sobre lo que es la Felicidad. a Júpiter se lo asimila a la expansión, alegría, felicidad y abundancia (entre otras cosas). Traigo este tema porque la pregunta por la felicidad puede tener innumerables respuestas, pero todas y cada una de ellas son variaciones sobre dos ejes fundamentales. La Pertenencia y el Sentido. Si analizamos momentos en los que podemos identificar como felices, notaremos que están íntimamente relacionados con momentos en los que somos uno con lo que hacemos. Es un estado de conciencia en la que la conciencia como ego no interviene. Cuando sentimos que pertenecemos a algo mayor que nuestra individualidad, podemos y de hecho lo hacemos llevar una vida comprometida con lo que hacemos, con nuestros afectos, con nuestra ideología, con las amistades y con lo que consideremos familia. En ese momento podremos percibir que la noción de tiempo cambia. es como si se parara. Pero el tiempo no se detiene, lo que detenemos es nuestro proceso de conciencia sesgada, para introducirnos en uno más amplio: el sentido de pertenencia y de sentido,  y porque es en el fluir cuando estamos creciendo. Júpiter y Sagitario encierran estos principios, el símbolo de Sagitario es una flecha lanzada hacia un objetivo, con el ánimo de la expansión del área de acción y de experiencia, a través del conocimiento del sentido de la vida. Porque toda acción tiene una teleología, un por qué. Dejar lo conocido para introducirnos en un estadio mayor de conciencia es parte de este proceso de Júpiter en Sagitario, con la sincronicidad de los Nodos Cáncer / Capricornio, que impulsará a salir de antiguas estructuras y verdades que ya tenemos adquirida, para crear una nueva estabilidad y seguridad vital. Esto es un proceso dinámico, pero con objetivos claros (a diferencia de Neptuno), de integrarnos en un proceso mayor al que estamos viviendo. Júpiter es el Gran Maestro del crecimiento hacia el futuro. Pero todo crecimiento y aprendizaje tiene que estar guiado y dirigido y aquí es importante la figura de Saturno y de Plutón, quienes desde Capricornio marcarán la necesidad de constancia y tenacidad para la generación de esa ampliación que irán marcando la consolidación de este proceso a principios de 2020. Que el planeta Marte al momento de la lunación se encuentre unido a Neptuno y ambos en cuadratura al Sol y la Luna en Sagitario, puede darnos una inmensa energía impulsiva sin dirección, que te coloque en actitudes y pensamientos autoritarios y fundamentalistas sin poder comprender las motivaciones y causas de la acción de otras personas, en el caso en que tu nivel de conciencia no esté abierto y dispuesto a la integración. Pero si estás dispuesto a llevar adelante ese salto de conciencia al que nos invita esta Luna, podrás encontrar la maravilla del dinamismo y de la posibilidad de poner en marcha nuevas áreas de experiencia. Otro aspecto importante es la Cuadratura de Quirón a los Nodos (Artículo), recordándonos que estamos en un momento de evolución y que somos nosotros siempre los que decidimos nuestro nivel de conciencia, sin esperar ni con la necesidad de quedar como víctimas.  Es una Luna Nueva de apertura, propicia para inicio de estudios, viajes reales o de conciencia, para relacionarnos más allá de las personas con que lo hacemos habitualmente. Inicia el año de Júpiter con sus beneficios, sus desafíos y frustraciones. 

Les dejo un Saludo, Mariana

Galería

Cuando necesitas ayuda, comienza el crecimiento. Nodos Cáncer-Capricornio. Cierre de ciclos 2009-2018

El ingreso de los Nodos a Cáncer y Capricornio, es empezar a preguntarse por lo que realmente necesitamos. Venimos de vivir con una energía muy fuerte con un impulso motivador de individuación, de encontrar aquello más propio y auténtico de nuestra naturaleza. No fue fácil, porque para esto hubo que aceptar qué parte de nosotros manteníamos oculta. Ese proceso nos reflejó lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. En 13 junio 2018 tuvimos una Luna Nueva en Géminis (puedes leer el link) en la cual pudimos comenzar a adaptar nuestros procesos mentales a esa nueva realidad, luego con la Luna Nueva de Eclipse en Cáncer (link para leer) del 12 de Julio comenzamos a sentir la íntima necesidad de comenzar el proceso de cuidado, y las preguntas sobre ¿cómo quiero vivir? se hicieron más y más importantes. La acción estuvo desdoblada en dos direcciones, entre ir hacia lo nuevo con la inestabilidad que ello significa, o permanecer atrincherados en posiciones extremas, para enfrentarnos con lo que estábamos dejando atrás. En ese momento la tensión se hizo más fuerte. Quizás no todos comprendimos el proceso, aunque lo sintiéramos, provocando mucho desgaste de energía, y sentir que estábamos perdiendo el rumbo de lo que realmente era importante. Hoy, ya con los Nodos en Cáncer/Capricornio, con Júpiter en Sagitario y a 3 días de la Luna Llena en Géminis, estamos cerrando por un lado el ciclo que comenzó el 13 de Junio. Pero hay un cierre mayor que está relacionado con hechos y sucesos de agosto 2009 cuando la relación de los Nodos estaban invertidos (Nodo Norte en Capricornio-Nodo Sur en Cáncer), en esos años la adaptación fue hacia sostener ciertas estructuras o volviendo a generar similares. El sentido del deber hacia lo familiar y lo conocido tuvo preponderancia. Ahora los Nodos cambian su dirección y la atención estará dirigida a generar hogar, familia, trabajo, dejando atrás todo lo que no responde a lo que estos conceptos significan. No toda familia legal es familia. No toda casa es hogar y no todo trabajo es en el que nos desarrollamos. Las estructuras seguirán, pero con otro significante. Pero para llegar a esto estamos reviviendo heridas que han quedado ocultas bajo la tensión que generó la retrogradación de Marte en Acuario y el ingreso de Urano en Tauro., a través del retorno de Quirón en Piscis. Este proceso no retrotrae a revivir dilemas de lo que no nos sentimos con ánimo a vivir. Pero con este retorno de Quirón a Piscis y de Urano a Aries, volvemos a enfrentar nuestras formas e ideologías con los otros y a revivir la herida del miedo a la separación, porque el anhelo instintivo es permanecer unidos a un todo común. Pero justamente eso es de lo que debemos distanciarnos para poder decidir a qué queremos pertenecer.  El cierre de este proceso estará presente con la Luna Nueva en Sagitario el 7 de diciembre. Es allí donde iniciamos la posibilidad de un nuevo enfoque de lo que vamos a estar trabajando este año 2019.  Cáncer y Capricornio son signos Cardinales, con la particularidad de generar los cambios. Cáncer  representa las relaciones con el hogar, los padres, las raíces, donde encontramos refugio, la necesidad emocional  (dónde vivimos, dónde habitamos). Es así que vamos a estar trabajando las necesidades más primarias de protección. Esto es un camino de evolución con un caudal enorme de liberación. Salir de la culpa para sentir lo que necesitamos y construirlo. Saber de dónde venimos nos permite saber a dónde queremos ir y qué es lo que necesitamos, alejados de lo que las estructuras sociales o tradicionales esperan de nosotros. Serán momentos de encontrar refugio en la emoción y en el sentimiento de pertenencia a lo propio. Saber qué es lo que necesitamos emocionalmente nos permite crecer, evolucionar y construir nuestro propio espacio de habitabilidad. Iniciamos otro periodo, seguros de lo que somos y decididos a cuidarlo, estar pendiente de lo cercano, pero con la presión que ejercerá el pasado, Salir de la seguridad para ingresar a la propia seguridad.

Podés seguirme en Intagram:  https://www.instagram.com/zonas_humanas_astrologia/

Mariana

Saber dónde estamos para dirigirnos hacia lo que somos. Semana previa al eclipse Sol en Leo del 11 de Agosto

Cuando de ocho planetas seis de ellos Quirón se encuentran retrógrados cuando estamos en la semana del último Eclipse con Nodo Norte en Leo (11 de agosto) no hay dudas de que estamos viviendo un momento que no es de los más habituales pero que justamente y por esa razón es un momento de reflexión que abre un espacio que nos permite ver más allá de lo que estamos acostumbrados o que nos permitimos ver. Los primeros 15 días de agosto son para estar en reflexión e introspección y en lo posible no tomar decisiones desde la impaciencia o la intolerancia o que no tengan retorno. Tantos planetas retrógrados es indicador de re-direccionamiento directo sobre la vida, porque estamos en un reseteo emocional que nos coloca en el umbral del conocimiento de que no solo las cosas que pasan están relacionadas con ese entramado mayor que habitamos y en el que nos movemos, sino que lo que sucede y nos sucede está íntimamente relacionadas con cómo interactuamos en él. Evaluar que es lo que estamos construyendo (Saturno retrógrado en Capricornio), qué tenemos que transformar (Plutón retrógrado en Capricornio). Cómo hacerlo de una forma distinta a la que estamos acostumbrados (Marte retrógrado en Acuario). Dónde nos quedamos engañados en ilusiones (Neptuno retrógrado en Piscis).  Cómo asimilamos los cambios (Urano retrógrado en Tauro). Cómo  lo comunicamos (Mercurio retrógrado en Leo) y por último qué nos impide llevarlo a cabo (Quirón retrógrado en Aries). Que surgen dudas, seguro. Que tenemos incertidumbre, miedo de equivocarnos, desasosiego, cansancio, sin lugar a dudas. Pero aunque puede ser difícil siempre es mejor conectarnos en forma armoniosa y sana con nuestra valoración, porque es desde allí desde donde somos capaces de construir. Retomar el rumbo acorde a nuestra naturaleza, dar pasos en lo desconocido, nos tensiona.  La ansiedad puede aparecer en diversas formas en estos días, pero es importante comprender que cada decisión y cada paso que estamos dando tienen que estar guiados por el sostenimiento de objetivos que estén basados en la rotura de condicionantes.  Pensar y estar dispuestos a saber sobre qué es lo que tenemos que cambiar estará muy activo en esta primer quincena de Agosto,  y la clave sobre este punto está en saber dónde está ubicado Tauro (valoración, recursos, perseverancia, gozo) en nuestra Carta.  Como todavía estamos en caminos turbulentos es importante guiarnos con la ayuda de Palas (diosa de la sabiduría) que desde Acuario este 8 de agosto hace conjunción exacta con Mercurio y Urano (descubrir, comprender) algunos acontecimientos que tuvieron su desarrollo desde Mayo y con más fuerza en el eclipse del 27 de Julio  Por otra parte si bien la cuadratura entre Marte y Urano todavía está vigente, la presencia de Venus desde Libra la suaviza, porque Venus nos contacta con lo que deseamos y nos da el equilibrio para asumirlo. Como Venus es uno de los dos planetas que se encuentran directos, nos hace vuelver la mirada y el sentir hacia las relaciones, pero sobre el sentido con lo cual las estaremos valuando en su justo valor. Cuando Venus hizo su ingreso en Libra el 6 de Agosto, se encontró con la oposición a Quirón en Aries (toda la semana), lo que nos enfrenta a realmente discernir (Mercurio Rx en Leo) por qué estamos, sostenemos y queremos estar con otros en relación y qué es lo que estamos intentando sanar y rescatar de nosotros en ellas, o de qué queremos evadirnos y como contra parte de este planteo, qué lugar le otorgamos y nos otorgan en ellas. Semana del 6 al 10 de Agosto, es una semana que nos prepara para los inicios que marcará el Eclipse del 11 de Agosto y que tendrá su repercusión a mediados de Enero de 2019. Aunque estos días se sumen a las tensiones, novedades, situaciones y vivencias que recorrimos desde Mayo es una semana de mucho aprendizaje interno, porque nos da la posibilidad de replegarnos para comprender los cambios que debemos hacer para que lo que iniciemos sea duradero y que esté en consonancia con nuestros anhelos. Ser pacientes con las demoras, ser paciente con las reacciones y tratar de actuar desde la acción y no la reacción es lo que nos trae al equilibrio. Estamos caminando en arenas movedizas y los bastones en que antes nos apoyábamos ya no están. No construyamos otros bastones, sino un camino firme para continuar junto a otros.

Link reomendado: Emociones y estabilidad estarán a prueba

Buena Semana, Mariana

¿Cómo nos vamos acomodando? Iniciar desde otra perspectiva. 20 al 23 de mayo.

Si bien el balance entre la necesidad de no descuidar nuestra emocionalidad, armonizar nuestra noción de hogar estará tironeada por la energía de necesidad de libertad e independencia gestando una nueva idea de lo que es familiar estarán presentes por varios meses, estos días serán ideales para intentar comprender y buscar esas nuevas formas que intentarán ese preciado equilibrio entre la independencia/ libertad versus la estabilidad y cuidado que necesitamos. Estaremos viviendo entre el anhelo de seguridad y el anhelo de lo nuevo, hacia donde estamos yendo, que aún no es concreto. Como el Sol entra en Géminis en buen aspecto con Marte en Acuario serán días para expresar tanto lo que queremos como a comenzar a dejar de lado lo que no.  Como estamos aclarando internamente los cambios que fueron protagonistas de los últimos veinte días, tenemos que centrarnos en nuestra capacidad de discernir y de reorganizar qué es lo que estamos viviendo. El cuarto creciente que se forma el día martes 22 a última hora, será propicio para comprender que si bien hay nuevas vías que transitar,  tendremos que limitarnos a  las que son posibles, reales y concretas. Mucho tiempo hemos pasado intentando comprender lo que subyace, pero ahora ya es tiempo de ocuparnos de trabas que nos imposibilitan un nuevo comienzo. Es tiempo de accionar sobre los proyectos propios y sobre el futuro. Pero,  no nos olvidemos que Venus está trabajando desde Cáncer intentando espacios de unión, de necesidad de hogar, de cuidado, por lo que será interesante el día miércoles 23 porque tendremos la oportunidad de contactar y abordar las diferencias con otros. Encontrar la verdad y asumir que ya no es momento de sostener lo que no modifica, sino de liberar. Comunicar en forma clara y concreta. Este miércoles hay muchos aspectos armónicos para acuerdos, pero siempre teniendo en cuenta que estamos muy vulnerables y sensibles, por lo cual sería interesante (apoyados por Quirón en Aries y Luna en Virgo) saber que es fundamental para que un acuerdo sea tal, centrarnos en la seguridad sobre nuestra capacidad y no sentirnos carentes de amor propio. Todos estamos transitando cambios y sensación de inestabilidad. Esto será muy importante a tener en cuenta, porque estamos en momentos de expansión de nuestra conciencia, de salirnos de lo conocido. Estos movimiento tan fuertes y profundos generan falta de confianza en nuestras capacidades y miedo al riesgo. Es recomendable no entrar en antiguas batallas, esas que han diseñado y que acompañaron gran parte de nuestra vida. El enfrentamiento estará centrado en nosotros y en la capacidad de encontrar ese nuevo fundamento (propio) que otorgue verdad a nuestra vida y a nuestras relaciones (Júpiter en Escorpio oposición Mercurio Tauro- Quirón en Aries-Urano en Tauro).

Mariana