Luna Nueva en Sagitario. Animarse a la Expansión y al Sentido. Luna de la Verdad. 7 de diciembre 2018

Para introducir los aspectos más importantes de la Luna Nueva en Sagitario me gustaría hacer una breve introducción sobre lo que es la Felicidad. a Júpiter se lo asimila a la expansión, alegría, felicidad y abundancia (entre otras cosas). Traigo este tema porque la pregunta por la felicidad puede tener innumerables respuestas, pero todas y cada una de ellas son variaciones sobre dos ejes fundamentales. La Pertenencia y el Sentido. Si analizamos momentos en los que podemos identificar como felices, notaremos que están íntimamente relacionados con momentos en los que somos uno con lo que hacemos. Es un estado de conciencia en la que la conciencia como ego no interviene. Cuando sentimos que pertenecemos a algo mayor que nuestra individualidad, podemos y de hecho lo hacemos llevar una vida comprometida con lo que hacemos, con nuestros afectos, con nuestra ideología, con las amistades y con lo que consideremos familia. En ese momento podremos percibir que la noción de tiempo cambia. es como si se parara. Pero el tiempo no se detiene, lo que detenemos es nuestro proceso de conciencia sesgada, para introducirnos en uno más amplio: el sentido de pertenencia y de sentido,  y porque es en el fluir cuando estamos creciendo. Júpiter y Sagitario encierran estos principios, el símbolo de Sagitario es una flecha lanzada hacia un objetivo, con el ánimo de la expansión del área de acción y de experiencia, a través del conocimiento del sentido de la vida. Porque toda acción tiene una teleología, un por qué. Dejar lo conocido para introducirnos en un estadio mayor de conciencia es parte de este proceso de Júpiter en Sagitario, con la sincronicidad de los Nodos Cáncer / Capricornio, que impulsará a salir de antiguas estructuras y verdades que ya tenemos adquirida, para crear una nueva estabilidad y seguridad vital. Esto es un proceso dinámico, pero con objetivos claros (a diferencia de Neptuno), de integrarnos en un proceso mayor al que estamos viviendo. Júpiter es el Gran Maestro del crecimiento hacia el futuro. Pero todo crecimiento y aprendizaje tiene que estar guiado y dirigido y aquí es importante la figura de Saturno y de Plutón, quienes desde Capricornio marcarán la necesidad de constancia y tenacidad para la generación de esa ampliación que irán marcando la consolidación de este proceso a principios de 2020. Que el planeta Marte al momento de la lunación se encuentre unido a Neptuno y ambos en cuadratura al Sol y la Luna en Sagitario, puede darnos una inmensa energía impulsiva sin dirección, que te coloque en actitudes y pensamientos autoritarios y fundamentalistas sin poder comprender las motivaciones y causas de la acción de otras personas, en el caso en que tu nivel de conciencia no esté abierto y dispuesto a la integración. Pero si estás dispuesto a llevar adelante ese salto de conciencia al que nos invita esta Luna, podrás encontrar la maravilla del dinamismo y de la posibilidad de poner en marcha nuevas áreas de experiencia. Otro aspecto importante es la Cuadratura de Quirón a los Nodos (Artículo), recordándonos que estamos en un momento de evolución y que somos nosotros siempre los que decidimos nuestro nivel de conciencia, sin esperar ni con la necesidad de quedar como víctimas.  Es una Luna Nueva de apertura, propicia para inicio de estudios, viajes reales o de conciencia, para relacionarnos más allá de las personas con que lo hacemos habitualmente. Inicia el año de Júpiter con sus beneficios, sus desafíos y frustraciones. 

Les dejo un Saludo, Mariana

Anuncios

Cuando por última vez volvemos la mirada sobre nuestro pasado. Quirón retrógrado 5 de Julio

A la danza de planetas retrógrados (Neptuno, Plutón, Saturno, Júpiter y Marte) este 5 de Julio se le une Quirón. Para hablar de Quirón, tenemos que estar dispuestos a considerar que es un puente entre el pasado (saturno) y el presente (urano). Un punto de inflexión entre el orden la limitación y el sufrimiento del cambio y la reforma; pero sobre todo un enfocar sobre qué es lo que hacemos por los demás que no podemos hacer por nosotros y a eso yo lo llamo puente. Poner el foco sobre las áreas de nuestra vida y de nuestra emoción en las cuales no podemos observar nuestras necesidades y que por no poder atenderlas nos producen reactividad. Porque en el momento en que no somos capaces de enfrentar las propias debilidades y las proyectamos sobre los demás estamos provocando reactividad y falsa omnipotencia, colocando a los demás en un sitio que no les es propio y en consecuencia somos nosotros quienes nos colocamos en lugares de proyección constante que nos mantienen exiliados de nuestra identidad. Cuando Quirón entró en Aries  el 17 de abril (Link por signos)  venía de recorrer desde 2011 el signo de Piscis correspondiente a finales, a lo que está oculto a lo que se encuentra en el inconsciente y a los miedos, Durante esos 7 años el proceso estuvo dirigido a ponernos en contacto y disolver ese pasado que de alguna forma permanecía presente confundiendo cuales son nuestros límites y los de los otros. El breve tiempo transcurrido entre el 7 de abril y el 5 de Julio tuvimos la oportunidad de haber experimentado lo que significa posar la mirada sobre la propia capacidad de ser y de sentir y saber que ese paso sólo depende de la seguridad sobre nuestras capacidades y de la capacidad de dirigirnos hacia la autoafirmación y compartir con un otro (proyección sobre Libra). Ahora que comenzará su retrogradación para volver a ingresar en Piscis (retorno) el día 25 de Septiembre, lo hará junto a la Luna Llena en Aries para dar un cierre al ciclo de cómo nos concebimos y percibimos (nosotros y los otros). Será el tiempo de dirigirnos hacia el pasado, hacia los miedos para evaluarlos desde la experiencia de los dos meses en que transitó por Aries. Esta mirada será quizás como una última despedida que puede estar teñida de la nostalgia, del dolor y del sufrimiento interno que significa saber que no existirán excusas, más allá de nuestra propia voluntad de existir, para lo que podemos o queremos ser. En el paso retrógrado de Quiron, tendrán lugar los eclipses de apertura de los nodos Cáncer/Capricornio (cuidar de nosotros/apego a estructuras heredadas) y el cierre de los correspondientes a Leo/Acuario (identidad/apego a las ideas del colectivo) que ayudarán a reforzar junto con Urano en Tauro y el comienzo del ciclo directo de Júpiter en Escorpio (10 de Julio) lo que es necesario animarse a reconocer en nosotros, lo que nos mantuvo retenidos tanto en el ámbito de la valoración (monetaria y emocional) como en la disolución de la identidad. Es interesante destacar que la próxima vez que Quirón ingrese en Aries será dentro de 50 años (Mayo de 2068). Unos cuantos de nosotros estaremos experimentando por segunda vez este proceso, el anterior fue en Abril de 1968, de muy pequeños y otros de jóvenes. El efecto por el nivel de conciencia y las alineaciones que acompañan será muy distinto. Hay que animarse, porque seguro que algo del año 1968 quedó en proceso de elaboración y nunca es demasiado tarde!!!!!

Mariana

Luna Nueva en Tauro- Ingreso de Urano en Tauro. ¿Estamos listos para los cambios y para una nueva estabilidad?

A la preguntarnos de qué es lo que va a cambiar con este importante evento entre la Luna Nueva en Tauro y el ingreso de Urano al signo de Tauro, podríamos responder según el Signo, Ascendente y la Luna de cada uno el ámbito de la vida que estará por varios años en permanente modificación. Pero el sentido ultimo de la astrología no es sólo ubicar estas áreas, sino lo que implica en profundidad un cambio de este tipo. Desde la Luna Llena en Libra del 31 de marzo (Link: Amores, Tensiones, Placer ) que fuimos sintiendo, aquellos que se lo permitieron, las áreas que estarán puestas en juego en este nuevo período que tendrá su primeras manifestaciones en estos próximos seis meses. Los cambios se darán, no hay chance de que la tranquilidad taurina no se vea sacudida por la energía uraniana. Cambios en lo económico, en las formas de comprensión de la estabilidad, cambios en la valoración que nos concedemos, qué nos merecemos, cuál es nuestra capacidad de generar recursos. Todos estos temas estarán vigentes hasta Noviembre de 2018 destinados a evaluar profundamente en qué nos estamos negando a cambiar. Plantearnos nuestros proyectos de estabilidad real y no aquellos en que nos escudamos para evitarnos la confrontación con las necesidades reales. En el mundo las economías cambian y las necesidades se re-estructurarán. Se presentarán enfrentamientos tanto en lo personal como en lo colectivo por el poder económico, los recursos y el poder financiero (no nos olvidemos que Júpiter se encuentra en Escorpio en oposición a Tauro), ecos del período 1935 a 1942: xenofobia, recursos, conservadorismo.  La búsqueda de una nueva estabilidad es el reto. Otras formas de acción son necesarias que tiendan a lo práctico, a permitir la manifestación de la potencia de cada uno de nosotros. Evitar los pensamientos obsesivos y recurrentes es un buen antídoto que nos evitará anclarnos en la permanencia de aquellas personas o situaciones que no acompañen los estados de placer, gozo, vinculación y crecimiento conjunto. Estaremos casi obligados a alejarnos de todo aquello que se mantenga como estaba. Si bien no basta sólo con cambiar la forma de pensar para transforma la realidad, es importante que nos posicionemos desde otros parámetros porque esto es lo que nos permitirá no quedar disueltos en ella. Ese es el gran poder de cambio y transformación de Urano en Tauro. Ir por lo que valoramos, no claudicar en nuestra vitalidad, porque muchos de los cambios a los que nos veremos destinados nos transformarán fuertemente y para ello tenemos que saber lo más concreto posible hacia dónde nos dirigimos. Link. Cómo se presenta 2018: una nueva melodía   ; Te animas a otro texto de tu vida

Mariana