Luna Nueva en Piscis… Reformulaciones Internas 12 y 13 de Marzo


Ilusiones o Decepciones?….. Reformulaciones o Finales?
Las respuestas están íntimamente unidas a la convicción que tengamos sobre hacia dónde estamos yendo. Este es unos de los planteos de esta Luna Nueva en Piscis junto con el comienzo de sentir la falta de algo más significativo que el día a día. Y eso más abarcativo es el sentimiento de comunión con el sentido en una instancia más profunda que la cotidianidad. Es del plano del amor en toda su manifestación. Entonces la pregunta sería…. qué necesitamos para recuperar el sentimiento de empatía con la vida. Quizás esa sea una de las razones más críticas que se pueden estar presentando, más allá de lo bien, mal o regular que se nos estén presentando la vida y sus circunstancias.
Por eso es un momento de reformulación de creencias, y esto es para poder darle contenido y dirección a ese clima interno que nos puede estar vulnerando por dentro.
Con esta Luna del 12 y 13 de Marzo en que Venus Luna Sol y Neptuno están en Piscis, es ideal para conectarse con lo que estamos agradecidos, porque sólo desde ese agradecimiento, que implica reconocimiento, podemos rescatar lo sustancial e importante. Un sextil de Plutón a la Luna Nueva en Piscis llama a reformular y a transmutar las decepciones e incertidumbres en una nueva visión a futuro sobre la cual trabajar.

Mariana

Luna Nueva en Piscis. El resurgir de una nueva forma de la individualidad -La interna-

Quizás parezca contradictorio proponer el concepto de individualidad en una Luna Nueva en Piscis. Porque a Piscis se lo entiende y comprende desde aquella pérdida de identidad que ni siquiera a veces puede ser pensada. En este momento esta Luna Nueva en Piscis nos trae otra propuesta, otra energía y otro dinamismo. Llegamos al fin del recorrido anual del Sol a través de todo el zodiaco, desde su inicio el 20 de Marzo de 2019.( Link) Lo que sucede es que este año astrológico que en un mes culmina hemos transitado el camino hacia la construcción de una nueva identidad. No es que hayamos dejado de ser lo que somos, sino que hemos dejado de identificarnos con lo que no somos., recorriendo un arduo camino de desmitificación de nuestra historia. Cada uno de nosotros somo seres históricos que nos desarrollamos en un tiempo, y ese tiempo tiene una espacialidad porque nuestra vida, nuestra producción y nuestra acción se desarrolla en un mundo concreto con relaciones concretas. Y es el tiempo lo que le da unidad a la estructura del desarrollo de la vida. El tiempo puede ser cuantificado objetivamente a través de los calendarios, los relojes. Pero existe un tiempo subjetivo que es la unidad de nuestra estructura de sentido que es lo que estuvo sufriendo fuertes rupturas en todo 2019. Este 23 de febrero nos marca la finalización (no la disolución) de ese proceso que venimos viviendo con la presencia de los eclipses en Cáncer-Capricornio, con la presencia de Saturno y Plutón en Capricornio y las alineaciones que se estuvieron dando en este año.

La unión de la Luna con el Sol en Piscis en trígono al Nodo Norte en Cáncer nos conecta con la posibilidad de re encontrar la unidad de la temporalidad de nuestra individualidad, y de sentirnos unidos hacia lo que buscamos intencionar para nuestra vida concretamente, sin mediaciones. Es muy interesante ver cómo existe una correlatividad en las alineaciones planetarias, y en este caso si nos detenemos en la posición de Marte que está en Capricornio unido (conjunción) con el Nodo Sur en Capricornio haciendo un sextil a la Luna Nueva, podemos darnos cuenta de que existe una sincronía con lo que estamos viviendo. Creo que cada uno de nosotros sabe que llegó el momento en que nos tenemos que desprender de lo que construimos como un falso Ego porque desde esa construcción originada en la necesidad de separación y distinción como proceso de identificación, quizás en algún momento nos sirvió, pero ya no, porque seguir en esa postura nos anula. Tengamos en cuenta que Marte también está haciendo una cuadratura (tensión) a la unión de Quirón con Lilith -(Link),

El 9 de Febrero tuvimos la Luna Llena en Leo, que marcó un impulso interno de comprometernos a ser, que fue el punto culmine de apropiación de nuestra identidad, en este proceso de reconstrucción que se puso en marcha con el ingreso de Júpiter en Capricornio. Ahora con la Luna Nueva en Piscis con las características ya mencionadas y con Mercurio Retrógrado en Piscis, disfrutemos del proceso de internalización de nuestra individualización, dejemos atrás el miedo a sentirnos separados de lo que no nos es propio, para tomar contacto con la importancia de comprender el tiempo interno. No para quedarnos perdidos en él o en nuestras alucinaciones fantásticas, o ensoñaciones sobre la imposibilidad de lo posible, sino para encontrar el fundamento de la unicidad en el disfrute de la vida. Una vida en la que estamos destinados a desarrollarnos encerrados en los conceptos de tiempo y espacio. Pero sabiendo que el contenido a ese destino lo configuramos nosotros, le otorgamos significatividad. Hacia el cambio de sentido y la significación estamos yendo en este movimiento cíclico de los Nodos que están culminando su paso por el eje Cáncer Capricornio para ingresar en Géminis-Sagitario en Junio. Los Nodos son el contramovimiento complementario del movimiento de los planetas. Porque el movimiento de los Nodos lo podemos contemplar como es el tiempo objetivo, se mueve en sentido horario, y el movimiento de los planetas en anti horario, es el tiempo que tenemos que internalizar desde la apropiación.

Mariana

Luna Nueva en Piscis- Un re-encuentro desde lo nuevo que somos. Urano en Tauro- Mercurio Retrógrado.

La llegada del mes de Marzo nos coloca en la impostergable sensación de retirarnos, de encontrarnos con aquellas personas y situaciones con las que vibramos en una misma frecuencia. El escenario en el que las alas neptunianas cobijarán el encuentro de la Luna con el Sol, nos invita a la introspección en soledad o junto a otros iguales, a aislarnos para re conectarnos con nuestro lado más intuitivo y sensible. Permitirse la sensibilidad es una forma de vida que no condice con la realidad de la cotidianidad que vivimos, en un mundo convulsionado, inseguro y agresivo. Cuando se forme la Luna Nueva, Mercurio estará retrógrado ,  Quirón ya en Aries, Urano ingresando en Tauro y Neptuno unificando la unión como totalidad de Luna/Sol. Los inicios que marcan las Lunas Nuevas son parte de finales, desde esta premisa podemos decir que estamos en un gran cierre de despedida de un ciclo en el que estuvimos cambiando una parte muy arraigada de nuestra concepción qué somos y qué queremos ser. La búsqueda de una nueva identidad significó una limpieza de los patrones en los que en general nos justificamos, un pasado, otros culpables de nuestra situación, etc etc. Empezamos ahora otra época, en la cual ya sabemos por lo menos que los cambios dependen de nuestra forma de procesar los acontecimientos y de cómo nos brindamos estabilidad material y emocional a nosotros mismos. La cuadratura Venus-Urano también está marcando un fuerte deseo de libertad, esa libertad interna que sólo podremos conquistar sabiendo que, como las estructuras, razones y principios en las que nos sostuvimos ya no serán los mismos, las tendremos que crear y trabajar para que tomen cuerpo. Muchas personas estarán sintiendo esta cuadratura como ruptura de relaciones, hartazgo en los trabajos, o necesidad de cambios de lugar, pero no es tiempo aún de decidir esos cambios tan abruptos, porque el sentido es crear y no destruir. Recordemos que Mercurio estará retrógrado hasta el 28 de marzo y que una cuadratura entre Júpiter y Neptuno está activa. Esta cuadratura es la que nos puede hacer pensar y creer que las cosas son de una forma, y en realidad no lo son. Las salidas escapistas y mágicas son salvavidas de plomo, que cuando se desintegran nos encontramos con la realidad, que es completamente distinta a la que nos imaginamos. Si somos capaces de encontrarnos y de sostener lo que realmente queremos para nuestra vida, esta es una lunación fantástica para apoyarnos en el sextil que forman Neptuno y la Luna Nueva con Saturno en Capricornio, porque solamente con la atención y la dedicación constante y realistas podremos lograr los objetivos trazados. Con la suficiente flexibilidad para afrontar los cambios internos y externos.

Seamos lo suficientemente cautos para no ser engañados ni engañarnos. Es tiempo de soñar y trabajar por los sueños. No de creer que sólo por imaginar se hace real. Utilicemos este tiempo para conectarnos, de inspirarnos, para desarrollar proyectos, para lanzarlos o hacerlos conocer luego del 28 de marzo.

LINKS; El Cambio es difícil, no cambiar es fatal. Sinapsis a la interioridad, Mercurio Retrógrado 5 de marzo

Mariana

Amor y Relaciones: delicado equilibrio entre frustración- restricción y libertad 23 de marzo al 1 de abril. Sanos silencios como forma de expresión.

Cuando hablamos de amor hablamos de Venus, pero tiene distintas formas de mostrarse según el signo en el que se encuentre. Venus en Aries como en estos días, es una Venus deseosa de expresar su amor, lo que quiere y desea en forma inmediata desde la sinceridad más simple, casi sin registro de que la paciencia y la espera son parte necesaria de la construcción de cualquier vínculo. Los días 19 al 21 de marzo la cercanía de Venus y Mercurio nos dieron días en los cuales los encuentros, los vínculos gozaron de la frescura, la sinceridad y la simpleza del gozo del encuentro, de la seducción del deseo y de la comunicación. Sin resquemores, sin especulaciones. Poco a poco esta unión se fue disolviendo, Mercurio entra retrógrado y se hacen presentes la frustración, los obstáculos, los miedos manipulatorios y las comunicaciones se trastocan, se tiñen de miedos ocultos, de ocultamientos. Se hace evidente que el dilema deseo-libertad si no ha sido trabajado intensamente se transforma en dominación, poder y distanciamiento. El miedo a expresar y el miedo a sentir oculto genera ruptura y deslealtad. Incongruencias internas que paralizan. La Luna Llena en Piscis del 17 de marzo  fue una luna que nos inspiró a animarnos a la posibilidad de nuevos inicios, ahora tendremos que saber y aprender a saber manejar los impulsos y reacciones que puedan hacerse presentes en esta semana del 23 al 1 de abril, ante una realidad que se puede sentir limitante y por lo tanto frustrante para la impaciente Venus en Aries relacionada con Plutón (transformación) desde Capricornio unido a Marte (acción). Es interesante mantener a raya la obsesión y el impulso de reacción, porque a partir del 1 de Abril Venus cambia sus vestiduras y se presenta tolerante, paciente y segura de que el gozo y el amor concreto serán aquellos  que perduren y para esto son imprescindible los cambios, la libertad interna, y la apertura a nuevas dimensiones del amor cuando en su paso toque a Urano y a Eris el día 29 de marzo, días en los que podemos acercarnos a la idea de que es mejor dejar de lado aquello que nos trae discordia y desunión interna en pos de las metas a largo plazo que fijamos con los Eclipses y la Luna Nueva en Piscis.

Mariana

Luna Nueva Piscis. Re-conexión y encuentros con nuestra otra versión.

En el fin del año astrológico estamos vivenciando dos inicios que evidencian un gran potencial. La luna nueva que se presenta con varios aspectos nos induce a disolver las ambigüedades. Todo lo que actuó como desencadenante de enormes des-conexión y que nos pudo haber llevado a sentirnos  sumergidos en el anhelo de escape (Link) como única vía posible de aplacar el dolor profundo de sentirnos en el sinsentido, podrá quedar asumido, liberado.  De este modo y asumiendo nuestra vulnerabilidad y la de los que nos rodean podremos reconocernos plenamente desde la exquisita unidad de la individuación. Reafirmar la confianza y el compromiso con nuestros proyectos y con las relaciones reales y sinceras, será un acto imprescindible para aplacar los arrebatos que se den ante la premura con la cual queremos encontrar soluciones prácticas (Marte cuadratura Saturno)  que se manifiestan como rebeldía ante el comprender que la vida en el fondo conlleva el desgarro de saber de limites, de esperas y de sostenimientos. En Seguir leyendo “Luna Nueva Piscis. Re-conexión y encuentros con nuestra otra versión.”