Amor y Relaciones: delicado equilibrio entre frustración- restricción y libertad 23 de marzo al 1 de abril. Sanos silencios como forma de expresión.

Cuando hablamos de amor hablamos de Venus, pero tiene distintas formas de mostrarse según el signo en el que se encuentre. Venus en Aries como en estos días, es una Venus deseosa de expresar su amor, lo que quiere y desea en forma inmediata desde la sinceridad más simple, casi sin registro de que la paciencia y la espera son parte necesaria de la construcción de cualquier vínculo. Los días 19 al 21 de marzo la cercanía de Venus y Mercurio nos dieron días en los cuales los encuentros, los vínculos gozaron de la frescura, la sinceridad y la simpleza del gozo del encuentro, de la seducción del deseo y de la comunicación. Sin resquemores, sin especulaciones. Poco a poco esta unión se fue disolviendo, Mercurio entra retrógrado y se hacen presentes la frustración, los obstáculos, los miedos manipulatorios y las comunicaciones se trastocan, se tiñen de miedos ocultos, de ocultamientos. Se hace evidente que el dilema deseo-libertad si no ha sido trabajado intensamente se transforma en dominación, poder y distanciamiento. El miedo a expresar y el miedo a sentir oculto genera ruptura y deslealtad. Incongruencias internas que paralizan. La Luna Llena en Piscis del 17 de marzo  fue una luna que nos inspiró a animarnos a la posibilidad de nuevos inicios, ahora tendremos que saber y aprender a saber manejar los impulsos y reacciones que puedan hacerse presentes en esta semana del 23 al 1 de abril, ante una realidad que se puede sentir limitante y por lo tanto frustrante para la impaciente Venus en Aries relacionada con Plutón (transformación) desde Capricornio unido a Marte (acción). Es interesante mantener a raya la obsesión y el impulso de reacción, porque a partir del 1 de Abril Venus cambia sus vestiduras y se presenta tolerante, paciente y segura de que el gozo y el amor concreto serán aquellos  que perduren y para esto son imprescindible los cambios, la libertad interna, y la apertura a nuevas dimensiones del amor cuando en su paso toque a Urano y a Eris el día 29 de marzo, días en los que podemos acercarnos a la idea de que es mejor dejar de lado aquello que nos trae discordia y desunión interna en pos de las metas a largo plazo que fijamos con los Eclipses y la Luna Nueva en Piscis.

Mariana

Mercurio Retrógrado. Dónde van las palabras? Evitar la discordia.

El valor de la palabra pareciera detenerse, la intensión que lleva la maravilla de la comunicación puede quedar devaluada, mal interpretada y distorsionada. La comunicación clara es un arte, porque implica la unión indisoluble de lo que se siente y se piensa. Solo de esa manera podemos expresarnos claramente y sinceramente. Cuando otros factores subrepticiamente se escabullen en el hilo de unión entre ser pensar y sentir, se resquebraja la magia de la palabra. Las palabras debilitadas quedan en el olvido del dolor y el disvalor. Esto es lo que pone de relieve este tránsito de Hermes/Mercurio encargado de distribuir el poder del comunicarnos, de la conexión entre idea, pensamientos, sentires y expresarnos. Discernir se hace nebuloso y dificultoso. Encontramos resistencias externas e internas. Desde el 23 de marzo hasta el 15 de abril son días para ser lo más claros posibles, el cuidado en lo que comunicamos es imprescindible. Este periodo está muy influenciado por repensar temas pendientes relacionados con la propia capacidad de acción y a partir de allí alejarnos de involucramientos de con lo caducó, con un discurso vacío que una y otra vez se reitera y que merma la fuerza y la capacidad de emprendimiento, para dejar paso a poder enfocarnos con amplitud y disponibilidad completa sobre lo realmente importante. Todo este proceso es un proceso interno, que tendrá su momento cúlmine  del 1 al 15 de abril. La primera fase (del 23 marzo al 1 de abril) es importante no focalizarnos en el afuera, evitar estériles discusiones y reacciones sino volver nuestra reflexión intentando la claridad interna que nos va a costar mucho sostener. Comunicar lo necesario e imprescindible, en tanto que por dentro ponemos orden. Estamos en un inicio de año con una dinámica dual. Por un lado la urgencia de sentir que ya hemos resuelto inestabilidades y ver resultados y por el otro el del movimiento estancado, ralentizado que nos remite hacia lo interno del pensamiento, los miedos y temores. Luego del 1 de Abril ya tendremos una somera idea de lo que puede sobrevivir a esta retrogradación, la validez de lo dicho será la única construcción posible sobre todo de nuestra dirección de vida, volviendo la mirada hacia el por qué del peso de las palabras vacías dichas y escuchadas siguen teniendo cabida, siguen teniendo el poder de ser emitidas.  El vacío es un espacio de construcción y creación, tratemos de evitar de llenarlo de palabras muertas, vacías y denigradas. Cuando el 15 de Abril finalice el periodo retro, podemos tener otra lectura de las palabras, está en nosotros la disposición a la re-lectura de los discursos, de las relaciones vacías, de las que solo quedan en palabras para reformularlas o alejarnos. Evitar que Eris (discordia) se nos haga carne, porque nos aleja y disgrega. El camino de lo releído abre abismos y vacíos que pueden ser maravillosos momentos de creación o finales. De la nada nada surge, y es momento de surgir. Demos valor, materialización  y concreción a lo que decimos y nos dicen. A lo que pensamos y expresamos. Desde la valoración del discursos palabras perduran y otras se desintegrarán en la triste y amarga realidad de no ser. Resultados y pruebas sobre este periodo tendrán lugar entre el 10 y 14 de Mayo cuando el Mercurio Urano y Luna se encuentren y activen a Eris.  Estamos releyendo acontecimientos de fines de septiembre y octubre 2016, prestemos atención, a lo dicho a lo no dicho y a cómo nos suenan y resuenan hoy palabras de esos momentos.

En todo el trayecto de Mercurio entre los días 23 de marzo y 15 de abril estará tocando los grados en los que los nodos Leo-Acuario se encontraban al momento de los Eclipses del 31 de enero, del 15 de febrero, recordándonos las puertas a traspasar. Lo que estemos procesando en este periodo se volverá a activar con los eclipse que tendrán lugar el 13 y 27 de Julio.

Mariana

 

 

Plutón Directo -27 septiembre 2016 Urano y Eris-25 de septiembre 2016

erisLlegamos a fines de septiembre, luego del último eclipse   y de semanas y meses en los que hemos tenido que movernos con demasiadas tensiones, hemos estado intentando reorganizar áreas de vida, regenerando o descartando relaciones con otros a nivel vínculo y sobre todo la relación más importante de la cual las demás se derivan, la relación concreta con nosotros mismos. Este proceso ha estado guiado por varios planetas, Neptuno nos ha mostrado muy de soslayo que es posible trasponer alguna limitaciones mucha veces auto-impuestas. Extender los propios límites de la conciencia interna. Los principios tan rígidos que una vez nos sirvieron se van desdibujando. Neptuno retrógrado nos sumerge en una nebulosa,  la niebla sigue estando, lo que nos motiva a mantener los pies sobre la tierra pero permitiendo y aceptando la amplitud que nos concede, aunque nos sintamos atravesados por la neblina del dios de los mares.

Urano Retrógrado desde Aries y en conjunción a Eris (Diosa de la Discordia- el Urano femenino- Diosa ubicada más allá de Plutón, en la órbita de Bobe, por lo tanto mucho más visceral, más profunda), esta semana con mayor intensidad nos mostrarán en qué aspectos nos sentimos dejados de lado, no incluidos, no tenidos en consideración. Algo parecido vivimos o sentimos en Junio 2016 y se nos volverá a presentar en Marzo 2017.

La energía de Urano retrógrado junto a Eris es una combinación que si no la sabemos manejar, internalizar y darle la debida canalización, nos coloca en situación de descontento e ira sobre nosotros mismos, enfrentándonos con el afuera en vez de utilizar esta unión como fuerza y enfrentamiento con lo originario de nosotros para desde allí construir. La fortaleza de esta unión es destruir las representaciones arcaicas de nosotros mismos, preguntarnos quiénes somos realmente y avanzar en esa dirección. Motivo por el cual la sensación es luchar o morir, pero en este sacudón, la ayuda del eterno maestro sanador Quirón, quien desde un sextil le dará una buena perspectiva, y la vida (de acuerdo a la evolución interna de cada individuo) irá tomando una inclinación  favorable aunque muchas veces la vivenciaremos como dolorosa y desgarradora.

A estos acontecimientos en los que nos encontramos danzando entre energías planetarias, debemos tener presente que esta semana (27 de septiembre), Plutón despierta y comienza a tomar su camino directo. Cabe señalar que el viaje retrógrado de este planeta, para el año 2016 inició el 18 de abril y se ha mantenido así hasta este 27 de septiembre cuando por fin retoma su viaje directo. Hay que estar atentos, estos momentos son de redefinición de ciertas situaciones importantes que nos ayudarán a manejar las fuerzas de los años restantes en los que Plutón habitará el signo de Capricornio, hasta 2024, aunque en el camino tendremos algunas oportunidades más.

Plutón en Capricornio nos enseña que las transformaciones son necesarias y deben ser sostenidas. No es sencillo ni fácil, sobre todo porque Capricornio es un signo que nos exige. Muchos hechos que nos enfrentarán se nos harán presentes como dificultades, por eso es imprescindible la acción de Neptuno quien desde una cuadratura al Plutón que despierta, nos ayuda (si nos animamos) a comprender este proceso con otra mirada,  con una mirada desde el alma para comprender la evolución más allá de los impedimentos que nos ofrece la transformación a la que estamos expuestos,  para el que la quiera tomar y siempre dependiendo de cómo esté ubicado Plutón y Capricornio en nuestra Carta Astral. Lo que sin duda este despertar nos solicita para transitarlo en forma productiva, es cuidar e incrementar nuestra emocionalidad y nuestra Alma. Es muy probable que al modificarse las estructuras, también se modifique nuestro entorno. Tenemos que estar dispuestos a aceptarlo y aprender a soltar aquello que ya no nos acompaña.  Como me dijo una vez un maestro y persona muy querida para mí : “Un emotivo adiós a los que se van y una cálida bienvenida a los que llegan”, y yo agregaría: Una cálida bienvenida a nosotros mismos.

Ver Retrogradaciones del Alma.