Energía Leo previa a la Luna Llena en Acuario del 3 de Agosto 2020. El silencio regenerativo de la individualidad

La entrada del Sol en Leo luego de la última Luna Nueva en Cáncer del 20 de Julio pone en movimiento una fortísima energía de manifestación de lo que somos, de nuestro verdadero y auténtico ser, pero ya no desde la pura individualidad, sino de cómo ser lo que somos como individuos determinados junto a otros, esto implica un intenso cambio de roles y una seguridad muy fuerte sobre lo que somos y sobre todo sobre nuestra autoestima para identificar con claridad lo que nos hace vibrar y lo que nos hace sentir habitantes y creadores de nuestra vida.

Estamos siendo testigos de un profundísimo cambio de estructuras y ante este nuevo escenario si no logramos destronar nuestro Ego, que no es más que la cara oculta de Leo, que responde a lo que buscamos que otros reconozcan de nosotros, nos va a costar mucho conectarnos con el sentido de nuestra existencia. Estamos obligados a recorrer un nuevo camino, y si miramos para atrás es como si las seguridades en las que nos apoyábamos ya no son suficientes o dejaron de tener el significado que tenían. Muchas cosas quedaron atrás, y con ellas una forma de sentir de pertenencia no solo al mundo, sino a nuestra propia vida, a nuestros afectos y a las motivaciones por las cuales encontramos cada día el motivo y el ánimo para construir esa vida que deseamos vivir con sentido. Esta primera parte del mes Leonino nos pone cara a cara entre lo que pretendemos ser y lo que somos y la aceptación final de que algo definitivamente queda atrás para permitirnos avanzar. Nos guste o no estamos en un cambio de época que marca fuertemente nuestras vidas y nuestros sentires. Cuando el Sol entra en Leo que es su signo de residencia nos movilizamos hacia buscar identificarnos con nuestra individualidad, con lo que nos hace ser únicos, y es ahora cuando podremos constatar hasta qué punto nuestra identidad es esa que construimos.

Estos últimos meses estuvimos en un tiempo de espera que fue un momento de transición de espera, que se transformó en cotidianidad. Y en general cuando nuestra expectativa está dirigida hacia un tiempo futuro sin tiempo, el tiempo presente se licua lo existente y podemos caer en una crisis de vacío. Cuando el vacío se hace presente el Ego inicia su manifestación como búsqueda de anclaje y de sentido. Un sentido que termina haciéndonos esclavos porque nos priva de la libertad de expandir nuestras infinitas posibilidades y nos perpetúa en el infierno de lo igual, de lo mismo, y de desintegración de la autoestima.

Marte es la energía de ejecución del Sol. Todo el mes de Leo tanto Marte como el Sol estarán formando un trígono: Marte en Aries y el Sol en Leo, ambos signos de Fuego que buscan manifestación y acción de individuación. El tema será poder discernir ciertamente desde dónde lo haremos esta vez. Porque si bien el trígono entre Marte y el Sol es un aspecto fluido ambos planetas a su vez van a estar produciendo aspectos de tensión que pueden provocarnos profundas crisis de identidad y de sentido. Dos ámbitos que han estado en un importante proceso de transformación y cambio.

La semana del 27 de Julio al 3 de Agosto vamos a necesitar tiempo interno y tiempo de soledad y silencio, brindarnos un espacio de reconstrucción respetar nuestra necesidad de reorganizarnos interna antes de asumir compromisos. Poder disfrutar del silencio de la mente no será fácil de conseguir pero nos va a ser necesario para lograr una regeneración creativa previa a la Luna Llena en Acuario del 3 de Agosto, porque según la identificación que obtengamos de esa semana previa es como iremos adentrándonos en la energía Acuario / Tauro que será la que gobierne el año 2021: Estabilidad y Libertad.

Mariana

Estamos atravesando un tiempo en el que tenemos que construir no solo lo propio, sino un nuevo sentido de pertenencia, y es aquí donde puede manifestarse una profunda crisis de identidad, porque queramos o no, lo hayamos buscado o no. todos vamos a estar preguntándonos o cuestinando nuestro ser.

En este año 2020 la clave era el sentido y ahora se nos plantea el dilema de sostener el sentido. Del por qué hacemos lo que hacemos. Nos interpela sobre nuestra identidad más profunda y sobre nuestra capacidad de procurarnos lo que necesitamos. El amor es un punto

Eclipse de Luna en Capricornio, Un vuelta de página. 5 de Julio 2020

Eclipse de Luna en Capricornio

Los Eclipses desencadenan hechos o eventos, y cuando son de Luna esos eventos son internos, emocionales. Para la astrología la Luna en Capricornio se encuentra en exilio, porque su lugar natural es Cáncer, su opuesto, en donde se encuentra el Sol. Cuando la Tierra se interpone entre estas dos luminarias nos fuerza a comprobar nuestras Memorias y Emociones en el aquí y ahora. Como la Luna es la referencia de lo que nos nutre y es el refugio del Alma al que recurrimos, cuando se encuentra en exilio y eclipsada nos conecta con nuestras necesidades más arcaicas de autoprotección y auto subsistencia. Con este Eclipse se cierra el ciclo Cáncer-Capricornio que nos llevó a desprendernos de auto exigencias hacia el afuera para mirarnos y darnos cuenta de que la seguridad sólo la vamos a encontrar en nuestro interior. De hecho en el afuera ya no podemos encontrar estabilidad. Basta ver a nuestro alrededor los sucesos que han llevado a hacer temblar las estructuras políticas y económicas.

Si bien el Eclipse se forma en Capricornio-Cáncer los Nodos ya se encuentran el eje Géminis-Sagitario y esto da otra dinámica. La de saber que en estos momentos proyectarnos a un futuro a largo plazo es una tarea que se dificulta, porque la incertidumbre sobre el futuro es muy fuerte.

Si no tenemos un por qué, no tenemos un cómo y lo interesante que trae este cierre de ciclo es el sextil de Venus desde Géminis a Marte en Aries. Los sextiles son posibilidades concretas que nos impulsan a ponernos en movimiento, y a encontrar formas distintas (Géminis) de ir (Marte en Aries) por nuestros deseos (Venus). Pero no todo es sencillo en este 2020 y la parte que nos queda por recorrer tiene características muy especiales. Cuál es la principal ??? : – No permitirnos permanecer en el mismo lugar de la misma forma.
Tener claridad sobre este punto nos va a servir muchísimo para la energía que comenzó con el ingreso de Marte en Aries en sextil a Saturno desde el 28 de Junio junto con la segunda conjunción de Plutón con Júpiter ambos retrógrados.
Para entender…. Toda nuestra energía puede estar disponible hacia la concreción de metas, y tenemos que estar dispuestos a demoras que nos obliguen a encontrar alternativas, o de lo contrario, toda esa energía puede convertirse en reactividad, sobre todo a partir de fines de Agosto, porque vamos a sentirnos limitados por decisiones externas a nuestra voluntad…y eso va a suceder!!!! Vienen meses de mucha tensión y tenemos que estar lo más centrados posibles. Para eso lo importante es no permanecer en el mismo lugar de la misma forma y aunque nos condicione, no nos distraigamos con el afuera porque va a ser muy contradictorio. Ahora sí construyamos una red de pertenecía en la cual apoyarnos junto a quienes están cercanos emocional y afectivamente a nosotros, pero no desde dependencias emocionales, porque este Eclipse libera a la Luna (Urano desde Tauro forma un trígono a la Luna). Todos de una u otra forma estaremos con mucha energía ariana y esto es trabajando por nuestras seguridad personales. La dinámica será quiero estar contigo, pero sin tí. Aunque esto más adelante cambie, cuando nos demos cuenta de que desde la individualidad no podremos construir nada.

La astrología no deja de sorprenderme, y les comento: creo que todos conocemos el libro “1984” de George Orwell, bueno, Por otra parte todos los Eclipses pertenecen a una familia de eclipses que nacen y mueren luego de cumplir un ciclo de 71 eclipses, a la que se la denomina SAROS. Este eclipse del 5 de Julio pertenece a la serie SAROS 149 que tuvo su nacimiento (1er eclipse) el 13 de Junio de 1984. No es solo una mera casualidad, Existe una sincronía con la realidad a la que recién estamos comenzando a adaptarnos a tratar de vivir esta Nueva Realidad, en la que tenemos que gestionar permisos de circulación, la nueva moda de los barbijos, controles de salud, Apps de control, etc etc… Pareciera que hemos perdido la capacidad de cuidarnos y debemos ser cuidados. ¿Es realmente así un lugar posible de pertenencia? De una forma u otra todos estamos sintiéndonos exiliados de lo que era nuestra vida, por opción u obligación nos estamos alejando de lo conocido y de una forma habitual de vida. Ese es el sentimiento de la Luna en Capricornio tener que generar su propio destino desde el exilio, y es lo comienza ahora. Esto nos abre una puerta muy interesante hacia un desarrollo personal incalculable hacia adelante, pero NO sin costos,sin dolor, sin pérdidas e incertidumbre. Nos obliga a mirarnos y a confrontar lo que somos y lo que hacemos para ser lo que deseamos. Si bien este Eclipse cierra la serie Cáncer/Capricornio y podríamos pensar que la tensión va a estar disminuyendo, no va a ser así. Venimos de un Eclipse de Sol en Cáncer que disminuyó nuestra vitalidad y ahora tenemos que reconstruirnos. Marte desde Aries está ávido por expresar su voluntad y lo vamos a sentir. Un gran final al que le falta aún un capítulo que viviremos en Noviembre.

Mariana