Solsticio 22 de Diciembre 2019. El punto de inicio de encuentro con el sentido de futuro.

El solsticio es el momento en que cambia la polaridad energética, llegamos a un clímax en el que replanteamos lo hecho hasta ahora hacia lo que vendrá. El ingreso del Sol en Capricornio da inicio a este solsticio al que este año se le añade un plus que viene de la mano de la unión de Plutón con Saturno que, como ya sabemos, marca el final de toda estructura caduca para dejar espacio a un nuevo principio de realidad. Esto implica que habrá una marcada necesidad de aislamiento interno (Luna Escorpio trígono Nodo Norte en Cáncer) para poder identificar qué emociones son las que nos invaden y perturban, porque sin este análisis profundo no tendremos la suficiente claridad y despego que posibilite ese salto hacia una visión a futuro. Con la fuerte influencia de Júpiter en Capricornio el concepto de Esperanza no está sostenida en la espera de lo que ocurrirá como auto cumplimiento…, sino que toma fuerza performativa que nos posiciona a tomar responsabilidad sobre la confianza de futuro dirigida a a hacerlo realidad.

Este solsticio marca tres meses (hasta el 20 de abril 2020) en que vamos a sentir muy profundamente la necesidad de liberarnos de esas estructuras caducas pero aún nos sentiremos sin las herramientas suficientes y con bastante incertidumbre y miedos. El sentimiento de no pertenencia y de soledad pueden imponerse sobre nuestra voluntad y llevarnos a grandes cuestionamientos sobre el sentido del esfuerzo al que estaremos sometidos, básicamente porque nos sentiremos sin contención ni emocional ni social. El sextil de Neptuno desde Piscis a Plutón en Capricornio nos aleja de los sistemas y modelos consumistas, para dirigir la energía a la construcción de estabilidad económica y emocional interna. Enero, Febrero y Marzo son los meses para conectar con el sentido y el por qué interno, para que cuando sea el Equinoccio del 20 de Marzo, con el ingreso del Sol en Aries, inicio del año Astral) con Quirón desde Aries en cuadratura a los Nodos (Cáncer-Capricornio) y nos conecte con lo que tenemos que dejar atrás para avanzar, no desperdiciemos la energía de la conjunción Júpiter, Marte y Plutón en Capricornio en sostener lo insostenible y utilicémosla para comenzar la real transformación a través del cambio de la valoración que le damos al instante para sostener lo que realmente permanecerá.

Mariana