Generación 2005/2010. Cuarentena y la representación de Quirón en Acuario.

Tras la pandemia y las prolongadas cuarentenas y más allá del plano económico y social, surge silenciosamente la representación de la generación nacida con Quirón en Acuario.

Quirón ubicado en el signo de Acuario plantea el dilema de la falta de libertad de ser sí mismo. Si bien es natural y necesaria la pertenencia a lo grupal y comunitario para el desarrollo como individuo, esos ámbitos nunca llegan a representar quiénes son y menos aún lo que realmente piensan. Por eso pueden caer en la sobre identificación con estereotipos sociales provenientes de luchas que en el fondo no son las propias como símbolo de pertenencia, pero que no manifiestan su propia singularidad individual.

La capacidad de hiper adaptabilidad a un mundo de la imagen, del consumo exacerbado y de la representación recrudece aún más la problemática quironiana en Acuario de poder identificarse desde la individualidad con la sociedad. Esto ya nos da un cuadro de situación de la vivencia de los nacidos entre 2010 y 2015. Si tenemos en cuenta que en esos años también Neptuno transitaba Acuario esas características se profundizan aún más y los instala en una peligrosa vivencia del sacrificio personal ante situaciones comunitarias.

Neptuno en Acuario en general produce un sentimiento de inconformidad con la realidad incapaz de inclusión y que los lleva a no expresar abiertamente sus sentimientos y emociones, produciendo un gran sentimiento de soledad e incomprensión. Los valores sociales están cambiando y la solidaridad entre las personas está disminuyendo, creando un escenario desfavorable para quien tiene características tan exacerbadas de generosidad como es el caso de ese nativo.

Quien nació con Neptuno en Acuario posee una inagotable generosidad, que muy difícilmente puedan expresar en toda su magnitud generando una pseudo adaptación. De este modo termina siendo normal percibir en quien posee esta posición cierta apatía, soledad y también un alejamiento de las relaciones sociales. con fuertes intentos de escapar del mundo tal como se presenta, Si a esto le sumamos que entre 2005 y 2010 Urano estaba ubicado en signo de Piscis (O sea que el regente de Acuario está en el signo de Piscis, y el de PIscis-Neptuno- en el de Acuario) que a demás de poseer una extrema sensibilidad y empatía, tienen una gran percepción que nunca saben si es real o no, porque siempre necesitan sentirse validados y apreciados. Las depresiones y desilusiones no son fáciles de sostener para esta generación, y menos expresables abiertamente, porque siempre tienen que estar de una u otra forma comprendiendo o sosteniendo emocionalmente situaciones ya sean personales, sociales o de sus padres de forma callada y por lo bajo. Padres que en líneas generales rondan los 40-45 años y que son de la generación de Urano en Tauro quienes tienen que lidiar con temas económicos, de sustentación y autovaloración.

Si bien la Pandemia afectó la realidad de todos y va a cambiar el funcionamiento de la vida, de las sociedades y de la economía, estos jóvenes han tenido que desprenderse violentamente de su núcleo más cercano de sociabilización en una de las edades más difíciles. Tuvieron que dejar atrás los primeros pasos hacia una incipiente independencia que se logra en el caminar por las calles hacia sus escuelas o hacia la casa de algún amigo, para encontrarse con jóvenes de su propia edad y poder construir su mundo a través del intercambio de ideas, de sueños o de enamoramientos para permanecer en un estado de encierro e incertidumbre en un mundo en el que aún no tienen ni voz ni voto. Esta vivencia los lleva a tener que seguir sosteniendo la emocionalidad y la adaptabilidad no pudiendo expresar abiertamente la frustración y desilusión.

Pareciera que la activación de Acuario producida por el ingreso de Saturno en Marzo de 2020 activó fuertemente las características quironianas en Acuario. La unión de Saturno y Quirón dejan una huella que se decodifica como represión y represión proveniente del afuera representado por Saturno. Límites y reglamentaciones que coartan la libre expresión.

Lo importante de esto es que esta generación es la que va a desarrollarse en un nueva realidad, en la que tendrán que reconstruir una nueva trama social que se comprometa firmemente las instituciones que no han sabido responder a las circunstancias presentes de manera positiva y que han requerido del aislamiento como única forma de intento de controlar los contagios masivos que no sólo colapsan el sistema sanitario, político y económico, sino la trama social y afectiva.

Son los que van a construir silenciosamente cambios y transformación a partir del ingreso de Urano en Géminis y Neptuno en Aries en 2026. Son la generación que comprenderá finalmente que la libertad comienza en un espacio de interioridad sin buscar oprimir a otro.

Mariana

Coronavirus. Recordando que somos una Totalidad y que la economía es vulnerable- Júpiter /Plutón Marzo 2020, Coronavirus

Sigilosamente Neptuno desde Piscis se hizo presente entre medio de la conjunción de Plutón y Saturno en Capricornio. Mientras los Estados protegen cada vez con mayor énfasis sus economías y sus fronteras y las ideologías toman un tinte cada vez más conservador, algo se despierta y nos recuerda que somos una unidad. La profundización de la brecha entre los que acceden al Estado de Bienestar instaurado por los países occidentales luego de finalizada la Segunda Guerra mundial, como frontera, límite y diferenciación con los países detrás de la Cortina de Hierro en momentos de la conjunción Saturno-Plutón en Leo, que no solo está siendo amenazada por el crecimiento y expansión del propio sistema que ya no puede ofrecer posibilidades de acceso a toda la población, sino por lo que no puede ser controlado. La dinámica Júpiter -Neptuno presente en la mayoría de las pandemias que pusieron en alerta el sistema, se hace presente una vez más con la aparición del Coronavirus poniendo en evidencia la vulnerabilidad y susceptibilidad de la interdependencia en los que se fundan los sistemas económicos financieros. La Conjunción Plutón Saturno Júpiter en Capricornio y Urano en Tauro pre anunciaba una crisis económica a nivel mundial. Y es lo que comienza a manifestarse en estos días. La caída de las bolsas a nivel mundial es el indicador de un freno a la economía mundial y con esto las burbujas comienzan a desinflarse La semicuadratura de Urano con Neptuno pone de manifiesto el poder oculto del mundo de las finanzas y de la economía. Muestra sus partes más oscuras, no olvidemos que estamos ante la conjunción de Plutón con Saturno en Capricornio con Urano en Tauro indicadores de la transformación no solo de un sistema político sino económico que dará inicio a otro. Aunque parezca muy lejano igual configuración se presentaba en el año 1285 el el siglo XIII con el surgimiento de la burguesía y el comienzo de una economía monetaria luego de que la caída de los sistemas feudales y de la migración de la población del campo a las ciudades y el consecuente cambio y transformación de la matriz productiva. Siguiendo la sincronicidad entre la historia y la astrología encontramos que la anterior conjunción entre Saturno y Plutón en Capricornio con la presencia de Urano en Tauro fue en 1517 año en que podemos ubicar los orígenes históricos del capitalismo actual en su primera etapa. En ese momento tomó la dimensión de un Capitalismo Nacionalista en el que su principal característica fue unir los intereses del Estado con el de los industriales. Es decir se valía del uso del aparato estatal para impulsar las empresas nacionales dentro y fuera del territorio, que luego tiene una decisiva transformación en lo económico, social y tecnológico en 1771 con la conjunción Júpiter Plutón en Capricornio, aumentando exponencialmente la acumulación de capitales y consolidó al capitalismo.liberal.

Júpiter y Plutón marcan ciclos económicos. La fuerza de Neptuno saca a la luz lo que se esconde tras los números, las bolsas y las especulaciones financieras. Este año 2020 estaremos asistiendo al cierre de tres ciclos. Uno iniciado en 1981-1982 cuando Júpiter y Plutón se unieron conjuntamente con Saturno en LIbra en cuadratura a la posición actual. El segundo correspondiente al ciclo Júpiter Plutón y el tercero y que abarca un ciclo mayor que es el de Plutón, Saturno en Capricornio con Urano en Tauro. Haciendo un breve recorrido histórico del ciclo Júpiter Plutón menciono la denominada crisis de la Deuda del Tercer Mundo (América Latina) en 1981, triple conjunción Plutòn, Jùpiter, Saturno en Libra. En 1994 la devaluación del Yuan en China y la consecuente crisis asiática. con la Conjunción de Plutón-Júpiter en Sagitario. La unión de estos planetas en este signo no se había repetido desde el año 1758 en tiempos del inicio de la Revolución Industrial que trajo cambios estructurales sociales y de consumo acompañados de las teoría económica fisiocrática de Quesnay que en ese año 1758 publica las “tableau économique” (tabla económica).que establecían que cualquier política que produjera el efecto de ampliar el flujo circular era coherente con el Crecimiento económico, mientras que si lo limitaba, no lo era. Luego de Sagitario viene Capricornio que inicia un tiempo de limitación. Plútón y Júpiter volvieron a encontrarse en Sagitario por última vez en el año 2007-2008 tiempos en que se desarrolla la Crisis de las Hipotecas Subprime, un año antes de que Plutón ingresara en Capricornio sacando a la luz lo que ocultan los sistemas financieros dinamizado y amplificado por la presencia de Júpiter. Estos dos planetas están relacionados con los sistemas financieros y con la economía.

Hoy 2020 estamos en uno de esos momentos en que tres planetas relacionados con las estructuras política, económicas y la sociales se unen por última vez hasta dentro de 250 años en el signo de Capricornio. Todo el sistema económico tambalea, con la aparición del Coronavirus. Que si bien en términos de mortalidad de la población infectada es por ahora mucho menor a otras pandemias puso en alerta a todo el sistema financiero con grandes pérdidas incrementando la energía separativa y de conservación.

Estamos llegando al cambio de signo de los Nodos, y con ellos el escenario adquiere otros tonos. El 5 de Junio el Nodo Sur pasará al signo de Sagitario, que representa la expansión de fronteras, el comercio internacional, y los viajes a larga distancia. Esto incluye las aerolíneas, que en este momento ya están sufriendo grandes pérdidas por la paralización de los viajes internacionales. Pertenecemos a un mundo dinámico que tiene sus movimientos y ciclos de expansión y retraimiento. Estamos en el momento de retraimiento y de manipulación financiero. Marte está activando los cambios profundos y una nueva forma de entender la economía y las influencias que subyacen tácitamente a los mercados. El Coronavirus es un alerta y un despertador que llama y pone la atención sobre la interdependencia de las economías. a lo que viene quizás una mirada un poco más atenta a la sustentabilidad de las economías reales en el que las burbujas se desinflen y la realidad de las autonomías regionales comiencen a crecer no por conservación sino como re estructuración a partir de la propia pertenencia. Desde la independencia.

Mariana

Cuadratura Júpiter Neptuno 2019 Para los nacidos entre 1975 y 1981. Urano en Tauro. Revisión y Reorietación.

Las personas nacidas entre 1975 y 1981 por configuración generacional comparten a Neptuno en Sagitario en los grados 11 a 22 y a Urano en Escorpio entre los 0 y 30 grados, marcando una época en el que la búsqueda de la verdad no se encontraba en su seno familiar, ni en la sociedad, sino en la propia capacidad de confiar en que un mundo mejor es posible y que ello sólo es posible a través de la formación continua y de la apertura a nuevos ideales de lo que significa el progreso en la vida. En la gran mayoría de los casos los secretos familiares, la tradición y las restricciones fueron el origen de las fobias (Urano en Escorpio) porque era un espacio peligroso. Criados en hogares donde el concepto de familia discrepaba mucho del ideal al que las personas con Neptuno en Sagitario aspiraban. En 2019 el ingreso de Urano en Tauro hace oposición al Urano de nacimiento (Escorpio) unido a la cuadratura que Neptuno desde Piscis está haciendo al Sagitario Natal. Es el momento de confrontar los ideales, de evaluar si los logros alcanzados son los que fueron originalmente, pero sobre todo y como mayor fuerza la oposición de Urano desde Tauro que hace que surjan los miedos, los fantasmas y la realidad de que muchas veces pensando que la sociedad, instituciones y organizaciones en las que desempeñan sus tareas, son otras formas de restricción. La mayoría de los profesionales de esta generación trabajan en grandes multinacionales que no hacen más que reproducir los viejos esquemas de destrucción de la individualidad al igual que las familias de origen. La realidad se presenta como cruel, despersonalizante y saturada. Aunque se haya alcanzado cierto grado de éxito, está surgiendo la necesidad de rever y re diseñar un futuro diferente. Momento de detenerse y darle otro objetivo a la vida. Este es un año clave para esto, porque la activación que genera Júpiter desde Sagitario en cuadratura a Neptuno en PIscis pone en primer plano este momento. Produciendo una gran sensación de vacío unida a una necesidad de escapar de lo cotidiano y de la abulia que se produce por la desilusión a través de ideales que con el tiempo no sean posible de concretarse. Es un gran momento para repensar el sentido de la vida, de lo logrado y de construir esos nuevos ideales, no desde el escapismo, sino desde lo que los que tienen a Neptuno en Sagitario saben hacer muy bien. Formarse para una nueva etapa que tendrá su mejor momento a partir de 2026.

Si estás interesado en ver este ciclo en stu carta natal y en tu vida, podés contactarte conmigo.

Un cariño, Mariana

La Generación X. Nacidos entre 1991 a 1995 y el desafío de transformarse para ser. 2019

Los nacidos entre 1991 y 1995 o los llamados Generación X son partícipes del inicio de un nuevo ciclo planetario representado por la unión de Urano y Neptuno en Capricornio. Esta unión se da cada 172 años.

Pero qué significa? Neptuno es idealización, movimientos de masa, romanticismo, necesidad de sentirse perteneciente a algo mayor que uno mismo y evasión; Urano es cambio y rebeldía, revoluciones, idealismo, comunidad, pero no como proceso de transformación sino cambios súbitos y repentinos. Cuando ambos se ubican en Capricornio (estructuras, sociedad, deber ser y gobiernos) se manifiesta como un configuración que necesita derribar lo establecido para formar otras mejores, más perfectas e incluyentes. Es la necesidad imperiosa de nuevas estructuras sociales con un alto grado de idealismo. Esa generación carga con tener que romper los modelos vigentes por otros nuevos, pero como estamos en un ciclo en el que se siente que todo ha fracasado, el idealismo queda en rebeldía, frustración y evasión. Cómo es un sistema estructurado en el que se encuentre la libertad? y qué se hace con esa libertad?. Para comprender esta configuración hay que entender el papel de Urano y de Neptuno en Capricornio. Urano rompe toda estructura dominante, patriarcal y sin sentido, en la búsqueda de otras que sean propias e igualitarias, basadas en la dignidad e igualdad de condiciones humanas para toda la comunidad. A su vez Neptuno en Capricornio es la necesidad de que existan estructuras seguras para poder disolverse en ellas y saciar el instinto más primario de estar unidos, de sentir saciadas las necesidades básicas para poder desarrollarse. Internamente el conflicto y desafío a resolver está en romper el dilema de la dependencia (Neptuno) y libertad (Urano) en un sistema en vías de desintegración, que no los contiene. Con qué herramientas cuentan para romper la paradoja que significa construir nuevas estructuras con la vivencia de que finalmente correrán la misma suerte de la historia que los precede, tanto social como a nivel familiar? No existe un modelo contra el cual revelarse, porque los modelos están en decadencia, se caen solos, y en esa vorágine propia de las estructuras perimidas por sostenerse en su decadencia, generan sistemas de exclusión. Hace falta un otro que no pertenezca. Lo distinto es utilizado para preservarse y seguir sosteniendo un supuesto esquema de reglas. La sensación de extrañeza que produce vivir en exilio, si no está bien canalizada por la acción de Saturno genera evasión (Neptuno) o rebeldías utópicas (Urano) y desintegración (Plutón en Escorpio). Los sistemas políticos y económicos ya no representan las necesidades de los ciudadanos, y menos los ideales de aquellos de quienes tienen en su configuración a Plutón en Escorpio como es el caso de los llamados Generación X. Es bueno saber que donde se encuentre Plutón en nuestra carta radica nuestro poder de transformación o de destrucción, es la que regula la dinámica del poder, donde quedamos sometidos o buscamos someter. Salir de la extrañeza de sí mismos y de la vida requiere tomar el poder de transformación en nuestras manos y ser responsables de los cambios de los sistemas caducos, pero dentro del sistema, y para esto es imprescindible anclar nuestro Yo aceptando la debilidad y fragilidad que todos tenemos. Ser honestos con lo que necesitamos, nos fortalece, no desde la dependencia, sino desde saber qué es lo que nos es propio y en dónde tenemos base real. El problema es cuando es difícil de encontrarla cuando Neptuno predomina. Estos chicos de 23 a 27 años tendrán que construir un sistema que les sea propio, y transformar la acción Uraniana de rebeldía a inspiración y creación. Los tránsitos de 2019 están para eso. Para generar esa gran transformación y resolver la paradoja, sabiendo que con la rebeldía utópica solo siguen alimentando a un sistema que intentará sostenerse, porque esa rebeldía no genera transformación, sólo los mantiene en una visión nihilista. Estamos en tiempos de transformación de estructura (Nodo Sur y Plutón en Capricornio. Este año estarán en una encrucijada porque se enfrentarán con ese salto cuantitativo que estarán obligados a hacer, para enfrentarse con sus propios ideales, sus limitaciones, sus miedos y dependencias emocionales. Pero esto es lo que les abrirá las puertas a creer en sí mismos (Júpiter en Sagitario) y desde allí iniciar un nuevo camino hacia 2024 y 2026 años claves para los sistemas actuales. El consejo es acompañarlos para que puedan atravesar este proceso, que tengan espacios reales y seguros como plataforma de transformación para que encuentren un camino creativo propio para comenzar su tarea de crear su propio futuro a través de una realidad con reglas consensuadas que no funcionen como limitantes, sino como contenciones reales para el desarrollo de la vida.

Mariana-