Cuando el yo defiende la valoración y el impulso de vida. Venus Star Point. Avant de Júpiter en Escorpio

Cómo se rescata lo que somos en sociedades excluyentes?  En tiempos de fin de ciclos la encrucijada se presenta en la paradoja de ser uno mismo enfrentado a lo que se propone como única posibilidad viable de pertenencia. Estamos finalizando una temporada en la que pertenecer implica aceptar. El paradigma de estos días transcurre en no sentir la exclusión por no sentirte partícipe de un sistema que enarbola principios morales basados en ilusiones alejados de la realidad cotidiana. Pertenecer a una comunidad implica responder a un sistema jurídico, que debiera garantizar el bien común y los derechos básicos de habitabilidad en una comunidad. Pero los Nodos están finalizando su estancia en Leo y Acuario conjuntamente con Júpiter finalizando su paso por Escorpio. Todo  para pasar a otro estadio en el que esas estructuras ya no tienen validez, porque empezaremos a cuidar lo propio y todo aquello que nos nutre y en lo que sentimos familiaridad, porque finalmente es allí donde podemos desarrollar nuestro potencial. La oposición de Urano con Venus  al mismo tiempo en que Mercurio Retrógrado se unió con Júpiter en Escorpio  nos brinda la posibilidad de vivenciar tan profundamente la contradicción entre el medio en que vivimos y nuestras necesidades de pertenencia, que es un buen momento para hacer una pausa y redireccionar. ¿ACEPTAMOS NUESTRA INTUICIÓN O NOS AMOLDAMOS A UNA REALIDAD QUE NOS PRESENTAN COMO LA ÚNICA POSIBLE? Tengamos en cuenta que Mercurio entró en Sagitario, y las verdades no quedarán calladas. Tenemos que saber que con Júpiter ingresando en Sagitario el 8 de noviembre, las posiciones ideológicas de aquellos que no se han transformado y enfrentado consigo mismo cuando Júpiter transitó  Escopio, tenderán a sostener sus posturas como absolutas. Pero esta no es la misión de Júpiter en Sagitario. La versión más elevada de este signo es ampliar fronteras, tanto mentales como de saber. Y el saber no es cerrado y obtuso, sino que es posibilidad de  apertura a la inclusión de otros. Enfrentemos lo que somos para poder trascenderlo y no quedarnos encerrados en justificar sin ver otras perspectivas. Toda idealización, tendrá su cuota de frustración. Cerremos ciclos.

Mariana

 

Anuncios

Luna Llena en Tauro. Marca entre el antes y el después. 24 de octubre 2018

El mes de Mayo marcó el inicio de un tiempo distinto en el que día a día aprendimos a desandar caminos conocidos para abrirnos a nuestra capacidad de transformación. Pero no solo eso, sino que en ese camino que transitamos fue en pos del encuentro con lo que somos, que muchas veces se encontraba muy lejos de lo que manifestábamos. Fue un proceso de aprendizaje sobre el miedo a desprendernos de lo que no nos corresponde, sea porque aceptamos esa determinación o porque la asumimos como forma de subsistencia. Esta Luna Llena en Tauro es la última lunación con los Nodos en Leo y Acuario de los que tanto hablamos, pero también es la última con Júpiter en Escorpio. Esto ya marca un final y un cierre de ciclo, pero como todo cierre de un gran ciclo en el que sin dudas salimos transformados, es una gran Marca, así como lo fue el ingreso de Urano en Tauro el 15 de Mayo. Urano y Venus son co pratonistas principales en la complementación que representa el enfrentamiento de la Luna y el Sol y de la Gran Cruz Cósmica (cuadraturas en signos fijos). La Luna unida a Urano en Tauro nos impulsa a encontrar espacios nuevos de libertad, pero enfrentada al Sol junto a Venus Retrógrado nos recuerda que la vida se comparte, y que en ese compartir que nos completa es de individuo a individuo. Limpios en la mayor manera posible de condicionantes que traemos y adquirimos como una posible forma de subsistencia. Éste es el gran legado de estos 5 meses del paso de Urano por Tauro, que volverá en Marzo 2019 que complementó perfectamente con el paso de los Nodos en Leo y Acuario,  y que con esta Luna nos ponen en primer plano, formando parte de la Cruz Cósmica, previa al ingreso de los Nodos a Cáncer y Capricornio. Pueden haber imprevistos?, Si. Podemos sentirnos agotados?, Si. Podemos sentirnos inseguros?, Si. Pero seguramente estaremos más seguros de lo que no queremos y esa es la llave para el ingreso de Júpiter en Sagitario, porque junto los Nodos Cáncer- Capricornio, tendremos la enorme posibilidad de cuidar a quienes y lo que nosotros podemos hacer para cuidar nuestra expansión. Acuario-Leo-Escorpio y Tauro serán los signos y ascendentes que más sentirán este cierre, pero fueron los que más transformación interna han transitado. Los 15 días que transcurrirán hasta el 7 de noviembre con la Luna Nueva en Escorpio que da el momento de apertura hacia 2019.

Mariana

Empezamos a despertar a lo nuevo. Semana para reorganizar. 20 al 26 agosto.

Haciendo una rápida mirada sobre los últimos tres meses podemos darnos cuenta de que no solo estamos necesitando un espacio de asimilación emocional sino, y más que nunca, asegurarnos que lo único estable que tenemos es la seguridad de nuestra capacidad de transformación. Cuando las estructuras reales o proyectadas fueron cayendo una a una, lo único que queda en pié es nuestra capacidad de transformarnos. Esa transformación es el poder discernir entre lo que encontramos cuando miramos la realidad  tal cual se presenta ante nosotros y aquella que desde nuestra intencionalidad encontramos y configuramos. Ahora que Mercurio inició su ciclo directo y luego de haber sido protagonista del eclipse del 11 de agosto,  despertamos a una nueva forma de comprender cómo lo no resuelto se manifiesta como límite -por ahora lo seguiremos sintiendo de esa forma, hasta que Marte inicie directo el 27 de agosto-. Esta semana es ideal para comenzar a tomar contacto con ese proceso cotidiano tan necesario para construir. Muchas veces luego de tantos disturbios, tantos sucesos y cambios, quedamos agotados y con la sensación de que no vamos a poder con lo que viene. Es por eso que es ahora el momento para tranquilizarnos, reencontrarnos, perdonarnos y tenernos paciencia para poder darnos cuenta dónde se alojan nuestras inseguridades. Esta semana empieza a configurarse un gran trino de tierra, compuesto por el Sol en Virgo, Saturno en Capricornio y Urano en Tauro . Este Gran Trino se perfeccionará los días 24, 25 y 26 de agosto. La figura de  Gran Trino es una fuerte energía de manifestación de talento y como se forma en signos de Tierra, nos conecta con la materialidad y la factibilidad de nuestros procesos creativos.  Por eso es importante que tengamos en cuenta qué es lo que queremos hacer y sobre todo con qué herramientas, recursos  y elementos contamos para ello. Como el Sol entra en Virgo el 23 de agosto, tenemos la posibilidad concreta de trabajar, organizarnos y elegir cuáles son las acciones que debemos llevar adelante, y sobre todo de disponer de dedicación y tiempo. Esto es importante porque como conjuntamente a este gran Trino, Júpiter y Neptuno también hacen su trabajo. Cuando estos dos planetas se conectan el canto de las sirenas se hace sentir. Y al igual que los compañeros de Ulises podemos quedar atrapados bajo el encanto de lo irreal  y aquello que en un momento era posible con el trabajo sostenido, los objetivos claros y la dedicación y constancia necesarios, disuelto en lo ilusorio de lo profético de un salvador. El amor está presente esta semana, pero tengamos nuestros recaudos porque cuando Venus se cuadra con Plutón la valoración está en juego y con ello las disputas. A nivel económico no es una semana fácil, y hay que manejarse con cuidado. La pulsión por imponer nuestro orgullo nos distrae de lo importante. Es por es que lo mejor es  concentrar  la energía en nuevos proyectos y nuevas formas de manifestar lo que emergió luego de dos años de re encuentro con nuestro ser, porque lo que viene es empezar a cuidar lo que ya sabemos que necesitamos y a trabajar para conseguirlo sostenerlo Pero para esto falta un poquito pero no quiere decir que ya tenemos que estar dispuestos Akwid tenemos que estar dispuestos a cuidar de nosotros mismos de lo propio de lo que conseguimos porque si no somos nosotros quienes sabemos lo que necesitamos quedamos en el deseo de otro,  no sólo en el plano del amor, sino en el trabajo, la familia, amistades. Porque una vida vivida es una vida habitada.

Mariana   Mas info en post Instagram @zonas_humanas_astrologia

Primera Semana de Abril. Preguntar por el amor es preguntar por la vida. Venus en Tauro. El presente es la realidad y construimos desde la realidad. Puente al 2020

Iniciamos Abril, que se presenta como un mes de inicios, y siempre que hay inicios es preguntarse por iniciar que…? Todo interrogante que nos plantea inicios nos pone en evidencia la carencia y es justamente con lo que tenemos que desarrollar. Sentir carencia es saber lo que queremos y eso es lo que nos permite centrarnos en el objetivo. En general el término carencia está teñido con un halo de merma, de falta, de pérdida y de no haber logrado objetivos. Sería muy interesante y enriquecedor tomar la significación de carencia con el saber de nuestros deseos para ir por ellos, este giro, que no es fácil requiere de saber de frustraciones, de negaciones y de límites. Estos adjetivos que calan y tienen su origen en nuestra alma son los que nos dan la oportunidad de lograr ponernos en movimiento. Estamos en tiempos de una realidad concreta que no podemos obviar. Los planetas que habitan Capricornio (Saturno-Marte y Plutón) no son de los que la hacen fácil. Nos exigen que no nos distraigamos de la realidad. No son momentos para sostener idealizaciones, estamos lejos de pensar que podemos olvidarnos de lo que cada uno es y desea. Esta semana es un tamiz que nos confronta con nuestro propósito, con nuestro potencial para ir por lo que deseamos (venus en Tauro). Esto nos puede enfrentar con frustraciones, con desengaños y con saber que lo más difícil es enfrentarnos con nuestros deseos que devela nuestras carencias. Traspasar límites, fronteras, que al fin y al cabo somos nuestros limites y nuestras limitaciones. Estamos terminando 7 años (Urano en Aries), en donde luchamos despiadadamente por nuestra individualidad pero este tiempo está terminando y Urano es despiadado en algunos aspectos: nos despierta y nos impulsa, pero donde quedamos luego de haber descubierto lo que realmente queremos. Los cambios vienen y tenemos que estar dispuestos a disfrutarlos porque por suerte Venus ingresó en Tauro y Venus con piel taurina va en busca de nuestro valor para regenerarnos y determinarnos por lo que queremos en gozo. La sensualidad, lo erótico serán guías importantes para encontrarnos con nuestro deseo en forma real. La estética está unida al amor, al placer al contacto real con la piel, con el cuerpo y con el valor que nos damos y damos a nuestras relaciones. La búsqueda de la armonía será indispensable pero sin olvidar que no debemos llevarnos por los caminos fáciles y dóciles. Salir de los engaños es clave para manifestar la espléndida sensualidad que nos plantea Venus. Hasta el 26 de abril disfrutemos del contacto que podemos generar con otros, más allá de las frustraciones que puedan darse en el camino. Enfrentarnos a la frustración es salir de la zona de la ilusión y desde allí transformarnos en seres posibles, seres reales y concretos. Enfrentarnos y llevarnos a la confrontación con que esto es lo que es y esto es lo que quiero y cómo hago para conseguirlo, para cumplir las metas es lo importante de esta semana. Estamos en Mercurio retrógrado que nos instala en un momento para evaluar todo tipo de relaciones (Luna en Libra del 31 de marzo). El presente es la realidad, y nos muestra claramente nuestros sistemas de boicot sobre los objetivos, sobre aquello que queremos lograr y de las acciones que llevamos adelante para impedirlo. Ahora es el momento de enfrentarnos a ello y a resurgir plenos en octubre 2018. Aunque este mes sea difícil y sepamos que muchas cosas cambiarán, estemos seguros y conscientes sobre lo que buscamos, es la única forma de llegar enteros a Julio en primer término. Enfrentemos sin dudas lo que se presenta nebuloso, no es tiempo de sostener incertidumbres.  Estamos cerrando equívocos de 2016, no los arrastremos.  No quedemos con deudas pendientes.

Discernir entre lo pasajero y lo permanente. Palas-Júpiter; Vesta-Marte-Quirón-Urano. Previo a Luna Nueva en Piscis 17 de marzo

Saber y aclararse desde dónde nos estamos comunicando. Quizás en estos días en particular haya sido una tarea ardua, difícil y agotadora poder entablar una real comunicación. Una fuerte tendencia a imponer en forma unidireccional estuvo, y en parte sigue presente. Nuestras palabras y nuestras acciones no estuvieron plenamente abiertas y al servicio de comunicarnos con nuestros interlocutores, sino que fueron canales a través de los cuales manifestamos y evidenciamos nuestras dinámicas más escondidas, más profundas y más dolorosas. Las palabras fueron medios a través de las cuales su intencionalidad como significante,  fue la de comunicar la angustiante necesidad de resguardarnos del contacto con las mudas necesidades profunda e intensas en las que ciegamente habitamos. Pero, como cuanto más intentamos negar a través de la desvalorización y de la categorización, más nos negamos la posibilidad de una sincera y profunda transformación, quedamos sumidos y encerrados en una angustia sin vos, sin palabra. Poco a poco este mecanismo se irá desarmando en la medida en que podamos encontrar en nuestros propios recursos la capacidad de encontrar soluciones, que sin duda requerirán de saber del tiempo. Es momento de tener que sostener tenaz y pacientemente lo que nos motiva, para poder realizarnos y reforzar la seguridad y estabilidad emocional.  Preguntarnos:  ¿Qué es lo que no nos permite contactarnos desde el amor? y ¿Por qué muchas veces pretendemos resistir desde el ocultamiento del dolor que provoca saber que para vivir necesitamos del amor de y hacia el otro?. No somos débiles por esto, sino que parte del trabajo de Palas Atenea desde Tauro en contacto con Júpiter en Escorpio es la de saber que somos uno con nosotros mismos, para ser con el otro. Que no podemos obtener la seguridad (económica y emocional) si no aceptamos nuestras inseguridades, nuestros miedos y la necesidad de compartir la vida desde el amor.  Marte se encuentra en buena comunicación con Urano (la unión de ambos provoca mucha energía que es necesaria canalizar) que si está bien dirigida nos permite romper con limitaciones que busquen imponernos, pero para ello tenemos que tener plena conciencia de nuestras debilidades, cuidarlas, aceptarlas y fortalecernos desde allí. No es una semana fácil, es una semana de palabras mudas, porque hieren al ser dirigidas para protegerse. Es importante comprender esto y hacernos conscientes antes de la Luna Nueva en Piscis, cuando tenemos la posibilidad de  iniciar un periodo de real necesidad de unión.

Mariana

Sanas distancias para aclarar la mente y las emociones. Júpiter inicia retrogradación y Mercurio en sombras 9 de marzo-

Cuando Júpiter está en Escorpio como en este  año, marca el momento de sacar a la luz todo aquello que estuvo oculto.  Si bien crea cierta incomodidad nos pone en contacto con la regeneración.  Las deudas tanto emocionales como de dinero no pasan desapercibidas. Lo que no se quiere ver y sentir se hace presente. El comienzo del periodo de retrogradación marca el inicio de un tiempo de afianzar los cambios que hemos llevado adelante y abre un tiempo de reflexión sobre aquellos que aún no hemos o no pudimos hacer. Es un tiempo en el cual podemos comprender que no podemos pasar este periodo, que se extiende hasta el 10 de Julio,  sin descartar lo que ya no pertenece a nuestro entorno y sin transformar profundamente nuestras propias dependencias e inseguridades que tienen efectos paralizadores porque impiden la libertad de ser lo que somos. Tomemos estos cuatro meses para reflexiones sobre aquello que nos mantiene en un espacio interno de limitación. Exploremos nuestros propios condicionamientos limitantes y a traves de ellos nuestra propia fuerza de generación y fundamentación de nuestras decisiones y de nuestra vida, con la suficiente sinceridad y crítica sobre la parte que nos pertenece. La regeneración personal implica un balance sobre nuestra vida, nuestras relaciones, nuestros objetivos y nuestro presente. Cuando Júpiter el día 10 de Julio concluya este período, lo hará en el mismo lugar en el que se encontraba el día 8 de Diciembre, momento en que se encontraba unido a Vesta -preservación de nuestra alma- (Ver Fechas importantes de Diciembre 2017), y Mercurio se encontraba retrógrado en el signo de Sagitario (signo natural de Júpiter). Ayer 8 de marzo Mercurio inició en Aries su periodo de sombra. Esto quiere decir que Mercurio comenzó a recorrer una senda que volverá a andar dos veces más.  Este doble movimiento de Júpiter y Mercurio, refuerza notablemente la tendencia al diálogo interno y a la reflexión sobre temas referidos a inversiones, endeudamientos, sociedades, estudios, sistema de creencias y en primer Seguir leyendo “Sanas distancias para aclarar la mente y las emociones. Júpiter inicia retrogradación y Mercurio en sombras 9 de marzo-“