Hablemos de Amor en sintonía con lo propio. Preguntar por el amor. Luna Llena en Acuario 7 de Agosto.

Estamos en el signo de Leo que marca fuertemente el eje con Acuario. Amor hacia sí-Amor colectivo.  Estos dos signos y este dilema serán el escenario en el cual los eclipses desplegarán su potencial. ¿Es necesario preguntarse por el Amor y por los sufrimientos o heridas que damos por seguro que son producto del amor?. Lo que hiere, lo que hace sufrir no es amor. Quizás podríamos identificarlo con apegos, fantasías, personas a las cuales le colocamos nuestro deseo de querer. Existe una arcaica concepción del amor que subyace a lo concebido como el Amor inalcanzable,  que responde a una indefectible vinculación con lo agonizante y el dualismo entre lo sacrificante y lo sacrificado. En esa intrínseca experiencia de la vivencia del amor, radica  esa idea vinculada al ideal romántico, el cual necesita inexorablemente la pre existencia de un héroe o heroína, capaz de otorgarle el sentido a la existencia a través de un rescate novelesco. La secuencia narrativa de esta idea de amor lleva implícita la necesaria presencia de un rescatador y de un rescatado en pos de la resolución simbólica de la idea romántica.

Con los eventos de este mes que acabamos de iniciar, pero que representa una temporalidad  bisagra en la conciencia de la mayoría de los hemos transitado el duro, difícil y crudo recorrido de estos meses pasados. De todos aquellos que hemos permitido confrontarnos con lo más descarnado de nuestras almas, de nuestros deseos y de nuestros propósitos,  para finalmente encontrarnos. Nada más y nada menos que con nosotros mismos. Entonces nos encontramos con que la ecuación salvador/salvado ya no nos es convocante y no la sostenemos.  Los cuentos de príncipes y princesas responden a modelos perimidos, y esa identificación es la que se quiebra cuando nos preguntamos simplemente por el Amor.

Esta es la propuesta que nos ofrecen estos eclipses en Acuario/Leo, La modificación de la noción colectiva fundada en arquetipos de idealización, para darle paso a la manifestación de la vocación por ser nosotros mismos. No es necesaria la polaridad rescatador/rescatado, sino la del enriquecimiento del deseo que se deje y que pueda habitarse pura y exclusivamente dentro del ámbito amoroso.

El 7 de agosto es un buen momento para experimentar el preguntarnos por cuánto nos amamos y cuánto somos capaces de amar. En cuanto tengamos en claro estas dos premisas, el sufrimiento abandona el amor, porque en el amor no hay espacio para sufrir ni para la carencia. El amor es pleno, muy sencillo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s